🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones de rodillas

Al hablar de la rodilla en realidad se hace mención a dos articulaciones compuestas debido a que son tres los huesos que están unidos: la rótula, la tibia y el fémur. Es la articulación que genera mayor estabilidad a la persona cuando camina, trota y corre por lo que es susceptible a sufrir lesiones.

Te mostraremos cuáles son las lesiones más frecuentes en la rodilla, las principales razones por las que duele esta articulación, a cuáles síntomas debes estar atento y cómo aplicar el método PRICE a modo de primeros auxilios. Y en caso de una lesión, te dejamos una lista de los mejores productos para lograr una mejor recuperación.

¿Qué tipos de lesiones de rodilla podemos sufrir?

¿Qué tipos de lesiones de rodilla podemos sufrir?

Cualquier tipo de lesión se clasifica por su gravedad e impacto en el cuerpo. Las dolencias suelen ser generadas por sobrecarga de tensión muscular o por sedentarismo, que provocan a que los tejidos blandos estén inactivos y poco preparados ante un esfuerzo físico repentino.

Fatiga muscular

Es común que, ante un exceso de actividad física, el cuerpo responda con cansancio muscular, debilidad y aumento de la temperatura corporal en la articulación. En estos casos es recomendable tomar un descanso para la recuperación de las fibras, acompañado de una buena hidratación y alimentación.

Cuando la actividad física continúa con una intensidad moderada y el músculo sigue fatigado, es probable que la tensión que genera la actividad recaiga sobre los tendones y ligamentos, entonces puede producirse una lesión mayor.

Esguinces

Si la pierna realiza una rotación excesiva y repentina mientras el pie está fijo en el suelo, se genera un esguince que afecta la movilidad de la articulación de la rodilla. Le sigue un proceso inflamatorio que duele en exceso y causa una deformación en la rodilla.

Durante un esguince se estira uno o varios ligamentos hasta ocasionar desgarros en su estructura. Si se trata de un esguince de grado III, requiere de una cirugía para reparar el ligamento afectado. Para los esguinces de grado I y II, con la aplicación de hielo, descanso y compresión serán suficientes para sanarlos.

Desgarros

Estos pueden ocurrir a nivel muscular y en los ligamentos que recubren la articulación. Cuando la persona no realiza ninguna actividad deportiva, los desgarros se presentan después de movimientos repentinos y bruscos que fuerzan los tejidos inactivos causados por el sedentarismo.

Un desgarro puede ser parcial, que implica la lesión en algunas fibras, y total cuando el tejido se rompe por completo. Estirar en exceso el tejido deja como consecuencia un desgarro. Dependiendo de la gravedad de esta lesión, será obligatorio pasar por quirófano o no.

Daño al fibrocartílago

A la parte de la rodilla compuesta por fibrocartílagos se le llama menisco. Cada rodilla tiene dos meniscos y su función es amortiguar el movimiento e impacto para evitar que los huesos choquen entre sí en las flexiones, extensiones y durante movimientos como caminar y saltar.

Si los meniscos se lesionan, sentirás una inflamación en la rodilla y un fuerte dolor que se agudiza cuando intentas girar el torso y la rodilla en sí. En la mayoría de los casos, por no decir todos, se requerirá de una cirugía para reparar los tejidos rotos.

Bursitis

En las rodillas también hay bursas, estas son bolsas llenas de líquido sinovial que sirven para evitar el roce interno entre los huesos. Cuando esta bolsa recibe un fuerte golpe o se desgasta por la intensa actividad física, esta parte de la articulación se inflama. Si el reposo y las terapias complementarias no resuelven el problema, se debe acudir a un drenaje para expulsar de la rodilla el exceso de líquido y así aliviar el dolor.

Rotura de ligamentos

Aunque las lesiones en los ligamentos suelen estar asociadas a la fatiga muscular, los ligamentos en sí también se lesionan por un desgaste debido a movimientos repetitivos e intensos. Son lesiones muy comunes en la práctica deportiva. Otro motivo puede ser un fuerte traumatismo en la rodilla, dañando sus ligamentos.

El ligamento cruzado anterior es el que más se lesiona por razones deportivas. Si se tiene esta lesión se pierde la estabilidad al caminar, correr y saltar, además, al continuar la actividad se intensifica el dolor y la inflamación articular. El paso por el quirófano es inebitable.

Dislocaciones

Cuando un hueso se sale de su lugar habitual en la articulación, se habla de una luxación o dislocación. Esta se clasifica en luxación parcial si el desplazamiento es leve y total cuando el hueso se sale por completo. El hueso que más se disloca es la rótula, te das cuenta porque se hace imposible caminar y flexionar la rodilla. La única forma de solucionar este daño es reubicar de forma mecánica el hueso a su sitio habitual, de inmediato baja la intensidad del dolor.

Fracturas

Fuera de una posible caída, las fracturas más graves se generan en accidentes de tráfico donde el hueso se rompe en varias partes y afecta los tejidos blandos al salirse de la piel, a esto se le conoce como fracturas abiertas. Otra forma de fractura son las fisuras óseas que son solo visibles mediante radiografías. Si hay tejidos afectados, se procede a una operación para reparar los músculos y ligamentos circundantes.

Mejores productos para la recuperación de lesiones en las rodillas

Más vendidos

¿Cuáles son las causas del dolor en las rodillas?

¿Cuáles son las causas del dolor en las rodillas?

Una cosa son las lesiones en sí y otras los factores que suelen aumentar el riesgo de sentir dolor en la articulación de la rodilla. A continuación, revisa las posibles causas de dolores en la articulación de la rodilla:

Lesiones

La mayoría de las dolencias que vimos anteriormente se enmarcan en este apartado, se producen cuando por alguna eventualidad las partes que componen la rodilla se dañan y ocasionan dificultad en la movilidad. Las lesiones más graves son las luxaciones, esguinces y fracturas, porque altera de inmediato el funcionamiento de la rodilla. Sin embargo, los desgarros son consecuencia de no prestar atención al inicio del daño hasta que este avanza y se vuelve una lesión crónica.

Problemas asociados

Puede que tu rodilla sienta un daño colateral debido a una lesión inicial en la cadera o el pie. La pierna es una extremidad que trabaja en perfecta sincronía para todas las acciones, como caminar. Los problemas en los pies y en la cadera afectará el funcionamiento de la rodilla y deja como secuela inflamaciones y daños en los tejidos blandos. Esto ocurre cuando la lesión original no ha sido atendida ni diagnosticada de forma correcta.

Enfermedades degenerativas

Como la articulación es la unión de uno o más huesos, las enfermedades propias que atacan la estructura ósea también hará que otros componentes de la rodilla sufran. La osteoporosis y la artritis son las dolencias más frecuentes porque debilitan los huesos y los hace susceptibles a fisuras y fracturas. Son enfermedades que no tienen cura, pero el paciente puede hacer lento su avance y tener una calidad de vida más que aceptable.

Estado de forma

El que las articulaciones sean resistentes no significa que pueden soportar pesos extremos. El sobrepeso es una condición que va a atacar las extremidades inferiores, como la rodilla. Tener un correcto “Índice de Masa Corporal” aumenta la probabilidad de que las articulaciones funcionen correctamente y reduce el desgaste en los meniscos y ligamentos. Es recomendable hacer un mínimo de 40 minutos de actividad física moderada al día para mantener activo el cuerpo.

Mala nutrición e hidratación

Cuando no hay una correcta ingesta de alimentos en el cuerpo, no hay suficientes nutrientes para mantener saludables todos los tejidos ni recuperar las células dañadas, incluyendo las articulaciones. Si sufres de un accidente como caídas, es probable que tu cuerpo reaccione mejor si estás bien nutrido. Igualmente ocurre con el agua, esta se encarga de transportar mejor estos nutrientes por el torrente sanguíneo hasta las fibras musculares. Toma agua con regularidad, no permitas que el cuerpo te pida líquido y evita tener sed.

¿Cuáles son los síntomas del dolor en la articulación de la rodilla?

¿Cuáles son los síntomas del dolor en la articulación de la rodilla?

Con frecuencia una lesión crónica puede ser evitada si se presta atención a las señales iniciales. Te dejamos esta lista de los síntomas a los que debes estar atento en todo momento.

  • Inflamación: Va a ser el indicador común en cualquier lesión que tengas en casa o el trabajo. Si no sufriste de una caída o recibiste algún golpe fuerte en la rodilla, entonces el problema se debe a alguna enfermedad que está atacando la articulación.
  • Rigidez: Si te cuesta mover la pierna o sientes un sonido de “traqueo” también es señal de que algo no va bien en tu rodilla, puede que los meniscos estén lesionados o haya un desgaste en los cartílagos.
  • Debilidad: Esto se traduce en inestabilidad al estar de pie y caminar. Suele ser generado por la fatiga muscular, así que no debe tardar en sanar las fibras. Si persiste por más de 72 horas, busca apoyo profesional.
  • Chasquidos: Son sonidos que se escuchan tenuemente en la rodilla cuando la persona camina. Esto se debe a que los cartílagos ya están desgastados en extremo. Cuando un cartílago se daña no tiene reparación alguna, se procede al reemplazo del cartílago por una pieza artificial.
  • Deformidad: La inflamación y un daño severo en la articulación pueden hacer que esta se deforme, lo que obliga acudir de forma inmediata a un médico especialista.
  • Fiebre: Si hay una rotura de ligamentos es posible que se presenten un cuadro febril, en especial si esta no es atendida a tiempo.
  • Pérdida de movilidad: Tanto la tendinitis como un esguince puede hacer que tengas dificultades para estirar la articulación por completo.
  • Enrojecimiento: Un síntoma muy común en escenarios de esguince, fracturas, tendinitis y rotura de meniscos.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de rodilla?

Como te comentamos anteriormente, las lesiones de tejidos blandos puedes abordarlas con el método de primeros auxilios llamado PRICE, este es una actualización del anterior método RICE, que son pasos a seguir para asegurar que no haya complicaciones futuras cuando sufrimos una lesión.

  • Protección: Cubrir la zona afectada con un vendaje clásico o un vendaje elástico, hará que evitemos posibles movimientos que compliquen la lesión y ala graven. Busca un sitio tranquilo donde puedas examinar la extremidad dañada.
  • Reposo: Es la parte más importante del proceso de recuperación inicial, los tejidos necesitan estar relajados para comenzar a regenerarse por completo. No se trata de no hacer nada, se busca reducir los movimientos de la extremidad.
  • Hielo: Si lo que deseas es reducir el dolor y la inflamación, el frío tiene este efecto positivo en el cuerpo, siempre que se trate de una lesión de tejidos blandos. No lo apliques directamente en la piel y procura aplicarlo durante 20 minutos como máximo al menos 3 veces al día.
  • Compresión: Sin duda, las prendas compresivas son las indicadas para otorgar una presión adecuada a la articulación de la rodilla. Con un vendaje elástico o una rodillera de compresión puedes proteger la articulación y ganar estabilidad.
  • Elevación: Procura elevar la pierna sobre un cojín, esto hará que la presión sanguínea se reduzca y aporte beneficios en el proceso de desinflamación de la rodilla, aliviando los hematomas que se puedan originar.

Lesiones deportivas de rodilla más comunes

Si lo que te apasiona son los deportes, debes ser consciente de tus capacidades y saber que las sobrecargas de tensión en la rodilla causan las muchas lesiones. Ya sea que practiques deportes de equipo como el fútbol o el baloncesto, te guste salir a correr o entrenes Crossfit, conocer que son y como prevenir las lesiones deportivas de rodilla será de vital importancia.

Dolencias de rodilla más comunes

Es importante que prestes atención a las siguientes señales que tu cuerpo te indica para que evites lesiones crónicas. Existen infinidad de dolencias y enfermedades que puedan hacer que te duela la articulación de la rodilla, presta atención a la siguiente lista y conoce más sobre ellas.

Referencias

  1. Hutchinson, M. R., & Ireland, M. L. (1995). Knee injuries in female athletes. Sports medicine19, 288-302. https://link.springer.com/article/10.2165/00007256-199519040-00006
  2. Muthuri, S. G., McWilliams, D. F., Doherty, M., & Zhang, W. (2011). History of knee injuries and knee osteoarthritis: a meta-analysis of observational studies. Osteoarthritis and cartilage19(11), 1286-1293. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1063458411002299
  3. Ng, J. W. G., Myint, Y., & Ali, F. M. (2020). Management of multiligament knee injuries. EFORT open reviews5(3), 145. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7144894/
  4. Cook, S., Ridley, T. J., McCarthy, M. A., Gao, Y., Wolf, B. R., Amendola, A., & Bollier, M. J. (2015). Surgical treatment of multiligament knee injuries. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy23, 2983-2991. https://link.springer.com/article/10.1007/s00167-014-3451-1
  5. Majewski, M., Susanne, H., & Klaus, S. (2006). Epidemiology of athletic knee injuries: A 10-year study. The knee13(3), 184-188. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0968016006000032
  6. Thacker, S. B., Stroup, D. F., Branche, C. M., Gilchrist, J., Goodman, R. A., & Kelling, E. P. (2003). Prevention of knee injuries in sports. Journal of Sports Medicine and Physical Fitness43(165-179). https://paulogentil.com/pdf/Prevention%20of%20knee%20injuries%20in%20sports.pdf
  7. Dehaven, K. E. (1980). Diagnosis of acute knee injuries with hemarthrosis. The American journal of sports medicine8(1), 9-14. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/036354658000800102
  8. Bollen, S. (2000). Epidemiology of knee injuries: diagnosis and triage. British journal of sports medicine34(3), 227-228. https://bjsm.bmj.com/content/34/3/227.2
  9. Skak, S. V., Jensen, T. T., Poulsen, T. D., & Stürup, J. (1987). Epidemiology of knee injuries in children. Acta orthopaedica Scandinavica58(1), 78-81. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/17453678709146348
  10. Stiell, I. G., Wells, G. A., Hoag, R. H., Sivilotti, M. L., Cacciotti, T. F., Verbeek, P. R., … & Michael, J. A. (1997). Implementation of the Ottawa Knee Rule for the use of radiography in acute knee injuries. Jama278(23), 2075-2079. https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/419439
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00