🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en los gemelos

Los gemelos son músculos fuertes y resistentes, por lo que sus lesiones suelen estar asociadas al desgaste por la realización de actividades físicas y deportivas. De ellos depende el impulso al caminar o correr, la estabilidad corporal y el movimiento del tobillo.

En este artículo aclaramos tus dudas sobre cuáles son las lesiones más frecuentes en los gemelos, así como las principales causas que generan dolor en este grupo muscular y qué síntomas debes atender para evitar que haya una lesión crónica.

¿Qué tipos de lesiones de gemelos podemos sufrir?

¿Qué tipos de lesiones de gemelos podemos sufrir?

Los gemelos son músculos que se conectan con dos articulaciones, la rodilla y el tobillo, y permiten la movilidad tanto de la pierna, al estar conectado al fémur, como del tobillo al estar conectado al tendón de Aquiles. A continuación conocerás las lesiones más frecuentes.

Sobrecargas musculares

Cuando el cuerpo no está preparado para soportar grandes esfuerzos físicos, los gemelos son los músculos que soportan gran parte de la intensidad de la actividad física. Es poco probable que fuera del mundo deportivo, los gemelos terminen lesionados, aunque si es posible en algunos trabajos que requieren de exigencia física constante.

Al haber una sobrecarga, los músculos se fatigan y sientes un debilitamiento de la pierna debido a la tensión excesiva de los gemelos. Incluso puedes llegar a sentir que el músculo se ha desplazado hacia su parte superior, la sensación se le conoce como gemelo subido.

Calambres

Los calambres musculares son pequeñas contracciones que se presentan después de una actividad física intensa. Quizás por correr una mediana distancia para alcanzar un autobús o subir varios pisos de un edificio. Todos estos, son movimientos que activan los gemelos y pueden lesionarlos si no se tiene un estado de forma óptimo.

Es una molestia que dura apenas unos pocos días. Lo más común es que sean contracciones que desaparezcan por completo después de un buen reposo durante dos o tres días. Durante un calambre hay un dolor intenso y persistente.

Contracturas

Las contracturas musculares también son contracciones involuntarias y persistentes, pero ocurre en el mismo instante de la actividad física. Es frecuente en los deportistas aficionados que se exigen más de lo que sus cuerpos están preparados y sin realizar un calentamiento adecuado.

A diferencia de los calambres, las contracturas son más intensas y producen más dolor. Con las manos puedes notar que la parte posterior de la pantorrilla se encuentra tensa. Afecta la mecánica del movimiento de la pierna y los síntomas pueden durar un máximo de siete días.

Desgarros

Los gemelos pueden romperse de forma parcial o total si el esfuerzo físico ha sido muy intenso y repentino. Por eso comentamos que son lesiones propias de deportes como el fútbol o el atletismo, en los que los movimientos como sprints, arrancadas, saltos y paradas repentinas están relacionados con ellos. Aunque la edad y la pérdida de elasticidad en los músculos puede hacernos más propensos a sufrir estas lesiones.

Al romperse las fibras de los gemelos, es preciso un reposo de varias semanas, y cuando la rotura es total es momento de someterse a una intervención mediante artroscopia para reparar las fibras dañadas.

Microrrotura fibrilar

Antes de que haya un desgarro total, puede haber unas pequeñas roturas en las fibras del músculo. En esos casos el músculo afectado se inflama y hay un pequeño dolor cuando se continúa con la movilidad. A veces molesta al caminar cuando la lesión se produce en la pantorrilla.

Una elongación excesiva en el gemelo altera el funcionamiento de sus fibras y en los tejidos asociados y conectados a estos. Un reposo de varios días debe ser suficiente para dar paso a la regeneración de las células dañadas.

Fractura de tibia o peroné

Si bien estos huesos son muy fuertes, padecer una contusión directa durante la práctica de algún deporte o un accidente en casa, o incluso, sufrir enfermedades degenerativas como la osteoporosis o artritis, pueden hacer que estos se fracturen con facilidad. El peroné es el hueso que más suele lesionarse, en especial en la parte baja, justo antes de su conexión con la articulación del tobillo.

Una fractura puede ser parcial o total, lo que determinará si basta con inmovilización y compresión, o hay que recurrir a la cirugía para poder sanarla. Se trata de una lesión grave y debemos acudir al médico lo antes posible para que pueda tratarnos de forma correcta.

Tendinitis del tendón de Aquiles

Se trata de la inflamación del tendón que conecta el talón con los tobillos, siendo un tejido esencial para el funcionamiento de la articulación del tobillo. Cuando ocurre una tendinitis se siente rigidez y un dolor intenso en la parte baja de la pantorrilla, que en el caso de ser muy fuerte, puede incluso irradiar a la parte superior de los gemelos.

El uso de un calzado inadecuado, exceso de movimientos repetitivos o la practica deportiva intensa sin una buena preparación suelen ser los causantes de este tipo de dolencia, que si bien no afecta directamente al músculo del gemelo, está muy relacionado con el.

Trombosis venosa

El cuerpo está lleno de venas y arterias, y cuando en una de ellas se genera un coagulo que obstruye la sangre, se da lo que se conoce como trombosis venosa. Este es un problema serio, ya que dicho coagulo suele moverse por el torrente sanguíneo, pudiendo llegar hasta los pulmones, corazón o cerebro y causar daños graves para nuestra salud.

Si se localiza en los gemelos es una “buena” señal, ya que hay suficiente tiempo para tratarla antes de que llegue a algún órgano importante. Se sentirá un dolor que comienza como una leve molestia hasta que se intensifica e irradia hacia los pies.

Mejores productos para la recuperación de lesiones en los gemelos

Más vendidos

¿Cuáles son las causas del dolor en piernas y gemelos?

¿Cuáles son las causas del dolor en piernas y gemelos?

En el día a día, los gemelos se lesionan por un esfuerzo intenso y repentino. No es necesaria la repetición de movimiento pues, estos músculos se lesionan con esfuerzos repentinos y muy intensos. En el mundo deportivo, los duros entrenamientos y la falta de preparación muscular hacen que aumente el riesgo de sufrir lesiones en los gemelos.

Entrenamiento inadecuado

No basta con ser eficiente en el entrenamiento específico de cada disciplina deportiva, también es importante realizar un buen calentamiento antes de entrenar y un buen enfriamiento del cuerpo después de cumplir con una rutina de ejercicios. Los beneficios de cumplir con estas etapas son que el cuerpo quedará mejor preparado para una futuras sesión de entrenamiento y bajará la posibilidad de tener calambres y dolores por fatiga muscular.

Sedentarismo

Se estima que más de un 30% de la población del planeta no realiza actividades físicas que den un mínimo de movilidad a su cuerpo. Además de en otros factores, esto afecta en la flexibilidad, elasticidad y tono muscular. Se trata de un problema de salud pública que afecta el correcto funcionamiento de los huesos, articulaciones y tejidos blandos como los músculos. Si el cuerpo no está activo, las fibras se atrofian porque entienden que no es necesario su uso.

Mala nutrición

Las glucosas ofrecen el combustible que todos los músculos necesitan, estas provienen de los carbohidratos que las personas obtienen en cada comida, por eso es importante que mantengas una dieta equilibrada en busca de mantener sanos los músculos.

Las proteínas ofrecen reparación y construcción muscular y al agua va a permitir que haya una mejor circulación de los nutrientes en el organismo. Si no estás bien alimentado, se incrementa la posibilidad de que tu cuerpo no reaccione correctamente ante un incidente en casa o el trabajo y haya lesiones severas.

Obesidad

Según los últimos estudios, más de un 39% de las personas en el mundo tiene sobrepeso y más de 13% de ellas presenta obesidad. Como las piernas soportan todo el peso del cuerpo y mantienen el equilibrio al caminar, los gemelos deben estar en perfecto estado de forma para contribuir a su correcto funcionamiento. A mayor peso, habrá mayor desgaste de este grupo muscular, y por tanto, mayor riesgo de lesiones.

Atrofias musculares

Otro factor de riesgo son las enfermedades y dolencias genéticas que alteran el funcionamiento de los músculos. Una de ellas es la atrofia muscular, que supone la disminución de la masa muscular y que afecta su capacidad de estirarse y contraerse.

Pese a que los gemelos son masas fibrosas fuertes, no están exentas de sufrir infecciones que limitan su flexibilidad y funcionalidad. Siempre que haya señales de molestia o dolor, se debe acudir a un médico para realizar una exploración y un correcto diagnóstico.

¿Cuáles son los síntomas del dolor de gemelos y sóleos?

¿Cuáles son los síntomas del dolor de gemelos y sóleos?

Los dos gemelos y el sóleo conforman el grupo muscular del que hemos estado hablando. Cuando se acerca una lesión, debes estar atento a las siguientes señales, esto te ayudará a evitar futuras y posibles complicaciones.

  • Tirantez y acortamiento: Cuando los músculos están fatigados, afecta su correcto funcionamiento y una forma de notarlo es en las mañanas, cuando tu cuerpo está relajado. En estos momentos no hay razón para sentir tensión muscular, sin embargo, te cuesta extender la pierna.
  • Dolor en la espalda: Quizás sientas dolor en los gemelos, pero puede que no sea el origen del problema, sino que se deba a una ciática o hernia discal.
  • Dificultad para moverse: En especial al querer mover el tobillo te costará hacerlo. Los gemelos pasan por la articulación de la rodilla y por el tobillo, así que una fatiga muscular también limitará la flexión en las articulaciones.
  • Problemas circulatorios: En los casos extremos, la tensión muscular deja como consecuencia la compresión vascular y nerviosa en las zonas donde tiene presencia el arco tendinoso del músculo sóleo.
  • Incapacidad para ponerse de puntillas: Si el origen del dolor es una tendinitis aquilea, será difícil o imposible ponerse en la punta de los pies.
  • Mareos y dificultad para respirar: Si el motivo del dolor es una trombosis venosa, es posible que se sientan estos síntomas cuando el coágulo comienza a moverse por el torrente sanguíneo.
  • Deformidad: Ante un desgarro total de las fibras musculares, el gemelo se notará visiblemente deforme, por lo que iniciar el tratamiento de recuperación será de extrema urgencia para evitar daños permanentes.
  • Inflamación: Otro indicio de que se ha sufrido un desgarro o incluso puede ser indicativo de una fractura de tibia o peroné.
  • Calor y dolor al tacto: Cuando un hueso se fractura o los músculos se desgarran, es posible que se sienta dolor al tocar los gemelos y un aumento de temperatura en la zona lesionada.
  • Fiebre: Si el origen del dolor es una fractura que no se ha tratado como es debido o una rotura muy fuerte, se puede presentar un cuadro de fiebre.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones en las pantorrillas?

El método PRICE es un conjunto de pasos a seguir para ofrecer primeros auxilios en caso de lesiones menores. Fue dado a conocer a finales de los años 70. PRICE es una actualización del método RICE, como fue mejor conocido en esa década.

  • Protección: Cubre la pantorrilla con un vendaje de primeros auxilios para dar cierta compresión muscular y evitar que haya lesiones asociadas. Debes permanecer sentado o acostado para dar oportunidad al músculo de relajarse.
  • Reposo: Consiste en reducir al mínimo los movimientos voluntarios e involuntarios en la pierna. Cuando las fibras musculares se relajan, comienza el proceso de regeneración de las células dañadas.
  • Hielo: Tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico que te ayudará a aliviar el dolor en toda la pierna y a reducir la hinchazón localizada. Debes aplicarlo durante 15 a 20 minutos en cada sesión y al menos 3 veces al día.
  • Compresión: Protege la zona de la pantorrilla con prendas de compresión, estas prendas ofrecen la presión que necesitas para bajar el flujo de sangre. Si sientes hormigueo es porque la prenda ejerce excesiva presión.
  • Elevación: Sube la pierna sobre una cojín para que el efecto de la gravedad contribuya a bajar la presión sanguínea y a la reducción del dolor y la inflamación. Esta posición debes mantenerla durante 48 a 72 horas.

Lesiones deportivas de gemelo más comunes

Si sueles practicar deporte a modo de aficionado, estas son las lesiones a las que debes estar atento y prevenir para seguir con tu actividad física. Ya sea que juegues al fútbol, baloncesto o tenis, o incluso realices deportes menos intensos como el golf, las lesiones en las piernas, en especial del gemelo, nunca están exentas.

Dolencias de gemelo y piernas más comunes

Revisa estas señales a las que debes prestar atención para evitar complicaciones cuando tengas una dolencia en las pantorrillas o en los muslos. Conocer cuales son los síntomas y las causas de lesiones en los gemelos te hará prevenirlas de antemano y no recaer en futuras lesiones.

Referencias

  1. Campbell, J. T. (2009). Posterior calf injury. Foot and ankle clinics14(4), 761-771. https://www.foot.theclinics.com/article/S1083-7515(09)00077-1/fulltext
  2. Fields, K. B., & Rigby, M. D. (2016). Muscular calf injuries in runners. Current sports medicine reports15(5), 320-324. https://journals.lww.com/acsm-csmr/fulltext/2016/09000/Muscular_Calf_Injuries_in_Runners.9.aspx
  3. Bright, J. M., Fields, K. B., & Draper, R. (2017). Ultrasound diagnosis of calf injuries. Sports health9(4), 352-355. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1941738117696019
  4. Green, B., & Pizzari, T. (2017). Calf muscle strain injuries in sport: a systematic review of risk factors for injury. British journal of sports medicine51(16), 1189-1194. https://bjsm.bmj.com/content/51/16/1189?hootPostID=8dbac92262359e5c3a3438f4e11668c6
  5. Bryan Dixon, J. (2009). Gastrocnemius vs. soleus strain: how to differentiate and deal with calf muscle injuries. Current reviews in musculoskeletal medicine2(2), 74-77. https://link.springer.com/article/10.1007/s12178-009-9045-8
  6. Hägglund, M., Waldén, M., & Ekstrand, J. (2013). Risk factors for lower extremity muscle injury in professional soccer: the UEFA Injury Study. The American journal of sports medicine41(2), 327-335. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0363546512470634
  7. Van Middelkoop, M., Kolkman, J., Van Ochten, J., Bierma‐Zeinstra, S. M. A., & Koes, B. W. (2008). Risk factors for lower extremity injuries among male marathon runners. Scandinavian journal of medicine & science in sports18(6), 691-697. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1600-0838.2007.00768.x
  8. Prakash, A., Entwisle, T., Schneider, M., Brukner, P., & Connell, D. (2018). Connective tissue injury in calf muscle tears and return to play: MRI correlation. British journal of sports medicine52(14), 929-933. https://bjsm.bmj.com/content/52/14/929.abstract
  9. Orchard, J. W. (2001). Intrinsic and extrinsic risk factors for muscle strains in Australian football. The American journal of sports medicine29(3), 300-303. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/03635465010290030801
  10. Altman, A. R., & Davis, I. S. (2016). Prospective comparison of running injuries between shod and barefoot runners. British journal of sports medicine50(8), 476-480. https://bjsm.bmj.com/content/50/8/476.short
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00