🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Manos y muñecas

La anatomía de la muñeca, mano y dedos es muy compleja, porque confluyen 27 huesos y una gran cantidad de músculos y ligamentos que se usan en los movimientos biomecánicos. Esta parte articular del cuerpo humano es propensa a sufrir todo tipo de lesión, desde quebraduras, tendinitis y hasta bursitis.

Si quieres saber más acerca de los tratamientos que existen para poner en remisión las enfermedades de la muñeca será importante que continúes es leyendo. Te explicaremos, de forma detallada, todas las terapias complementarias y no invasivas que puedes elegir. Además, encontrarás los mejores productos que te ayudarán a combatir el dolor.

Partes y anatomía de la mano

La anatomía de la mano está compuesta por las siguientes partes:

Huesos y articulaciones

Los huesos que conforman la muñeca se pueden dividir en dos grupos de acuerdo con su ubicación con respecto al radio y cúbito.

Si se tiene en cuenta la distancia proximal de esta estructura ósea del antebrazo, los huesos de la muñeca son:

  • Escafoides: 3 de sus 6 caras son articulares, por lo que tiene contacto con los huesos radio del antebrazo, el semilunar, el trapezoide, el trapecio y el grande. Es el hueso que más probabilidades de fracturarse tiene.
  • Semilunar: Su nombre deriva de la forma que presenta este hueso, es compacto, cuboide y esponjoso. Sus carillas se emparentan con el radio, grande, ganchoso, escafoides y piramidal. Dos de estas carillas no son articulares.
  • Piramidal: Al igual que el hueso anterior este tejido óseo tiene su nombre debido a su forma. Cuenta con 6 carillas, de las cuales 3 son articulares. Se conecta con el pisiforme, el semilunar y el ganchoso.
  • Pisiforme: Este hueso se encuentra en la parte externa de la muñeca y puede formar el grupo con ubicación distal, pero se lo considera dentro de este sector. Está al lado del ganchoso y del piramidal. Es un hueso estratégico porque contiene el músculo aductor del meñique y el cubital anterior. Sus cuatro carillas dan lugar al nervio cubital y a la arteria que lleva el mismo nombre.

Considerando la distancia distal, la estructura ósea de la muñeca está formada por:

  • Trapecio: Articula con el primer metacarpiano del dedo pulgar. Además, se conecta con el escafoides y el trapezoide. Forma parte de la importante articulación trapezometacarpiana.
  • Trapezoide: Articula con el segundo metacarpiano del dedo índice. De sus 6 carillas, 4 son articulares debido a que se conecta con el hueso trapecio, el grande y el escafoides.
  • Grande: Este hueso da lugar a la articulación con el segundo, tercer y cuarto metacarpiano del dedo corazón o mayor. Cuatro carillas son articulares y se relaciona con el escafoides, el semilunar, el trapezoide y el ganchoso.
  • Ganchoso: Se encarga de la articulación del cuarto y quinto metacarpiano de los dedos anular y meñique. Tiene relación con el hueso grande, el pisiforme, el piramidal y el semilunar.

En cuanto a los huesos que conforman la mano se puede distinguir, desde un recorrido proximal a distal, los siguientes:

  • Metacarpos: También llamados metacarpianos, son cinco huesos y conforman la palma de la mano. Se los cuenta desde la parte del dedo pulgar hacia al meñique. Son los encargados de producir la articulación entre la palma de la mano y la muñeca. Están recubiertos de tendones que restringen los movimientos de los dedos.
  • Falange proximal: Corresponde una por cada dedo. Se relacionan con cada uno de los metacarpos formando articulaciones entre los metacarpianos y las falanges medias.
  • Falange media: En este caso la cantidad de huesos es menor a las otras falanges, debido a que el pulgar no cuenta con este tejido óseo. Su acción es la de producir movimientos entre la falange proximal y la falange distal de cada dedo.
  • Falange distal: Este hueso se encuentra uno por cada dedo formando el último eslabón de los huesos digitales. También se puede nombrar a este hueso como falangeta o falange ungueal. Se articula con la falange media y en el caso del dedo pulgar con la falange proximal.
  • Sesamoideo externo: Es un pequeño hueso que se encuentra entre diferentes articulaciones de las manos, su trabajo es similar al de una polea. Esto quiere decir que disminuye la tensión en los ligamentos y otros músculos cuando se realizan determinados movimientos.

Una de las características por las que se distingue el ser humano del resto de las especies es por la capacidad de articular los 27 huesos de sus manos. Te mostraremos a continuación cuáles son y cómo se llaman estos cuerpos articulares.

En la muñeca se encuentran estas articulaciones:

  • Radiocubital: Esta articulación permite el movimiento del cúbito y radio del antebrazo lo cual ayuda a la articulación radiocarpiana.
  • Radiocarpiana: Este cuerpo permite el movimiento entre el radio y el escafoides y el radio con el semilunar. Es común encontrar el nombre de cada una de estas articulaciones se denominen radioescafoidea y radiosemilunar.
  • Intercarpiana: El movimiento del hueso semilunar, con el piramidal, el pisiforme, el ganchoso y el hueso grande se producen gracias a la acción de esta articulación.
  • Carpometacarpiana: Estas articulaciones se encuentran en la unión del hueso ganchoso, el grande, el trapezoide y el trapecio con los metacarpos de la mano. Es posible distinguir a cada una de estas articulaciones uniendo el nombre de los huesos que unen.

Las articulaciones de la mano son:

  • Carpometacarpiana: Es la que hace posible mover los huesos carpianos con cada uno de los metacarpos de la palma de la mano.
  • Metacarpofalángica: La unión entre los metacarpianos y las falanges proximales se pueden mover gracias a esta articulación.
  • Interfalángica proximal: Es posible encontrar esta articulación en la Unión de las falanges proximal con las medias.
  • Interfalángica distal: Esta articulación permite mover las falanges medias con las falanges distales de los dedos.
  • Interfalángica proximal-distal: A diferencia de los anteriores cuerpos articulares, esta articulación se presenta una por cada mano, ya que es la encargada de mover la falange proximal con la distal del dedo pulgar.

Huesos y articulaciones de la mano y la muñeca

Músculos

Los músculos de la mano y muñeca son:

  • Oponente del pulgar: Nace en el tubérculo y tensores del trapecio y en el ligamento anular del carpo. Se inserta en el primer metacarpiano. Su acción es la de girar el pulgar para tocar la palma de la mano y los otros dedos.
  • Abductor corto del pulgar: Su recorrido es de El escafoides y el ligamento anular hasta la primera falange del pulgar. Su trabajo es la de alejar el pulgar de la palma de la mano.
  • Flexor corto del pulgar: Desde el hueso grande, el retináculo de los flexores y el tubérculo del trapecio nace este músculo. Se inserta en el sesamoideo y en la primera falange. Su abajo consiste en la flexión del dedo pulgar.
  • Aductor del pulgar: Nace en la primera fila de los carpianos, en el escafoides. Se inserta en el oponente del pulgar llegando hasta el tubérculo externo de su base. La acción que realiza este músculo es controlar los movimientos en la aducción.
  • Abductor del dedo meñique: Su nacimiento se produce en el hueso pisiforme y se inserta en la quinta falange proximal de dicho dedo. Su función es equilibrar los movimientos en meñique.
  • Flexor corto del dedo meñique: Desde la apófisis del ganchoso hasta el borde cubital de la primera falange del meñique se puede encontrar a este músculo. Su acción consiste en mantener un equilibrio en la flexión de este dedo.
  • Oponente del dedo meñique: Nace en el hueso ganchoso y se inserta en la diáfisis del quinto metacarpiano. Su función consiste en girar el dedo meñique al enfrentarlo con el pulgar.
  • Lumbrical: Es un conjunto de 4 músculos ubicados en la parte dorsal de la mano. Nacen en cada uno de los flexores profundos de los dedos para flexionar y extender la primera falange.
  • Interóseo palmar: También es un conjunto de músculos, pero en este caso son tres. Se originan en los metacarpianos hasta las falanges proximales de los dedos índice, anular y meñique.
  • Interóseo dorsal: Este músculo se encuentra en cada uno de los dedos desde los metacarpos hasta la primera falange. Regulan los movimientos abductores y flexores de la mano.
  • Flexor cubital del carpo: Es un músculo del antebrazo que se inserta en el pisiforme, en el ganchoso y en el quinto metacarpiano. Su acción es la de flexionar y controlar los movimientos de la muñeca.
  • Flexor superficial: La acción que realizan estos músculos es la de flexionar el antebrazo y los dedos. El recorrido de este tejido se origina en la apófisis coronoides del cúbito y en el epicóndilo medial del húmero hasta el ligamento de las falanges medias.
  • Flexor profundo: Estos músculos tienen su nacimiento en el ligamento interóseo, en el cúbito y en la aponeurosis antebraquial. Se insertan en la tercera falange de los dedos, excepto del pulgar.
  • Palmar corto: Es un músculo interno y de tamaño pequeño. Su origen se produce en la aponeurosis palmar y se inserta en la parte profunda de la capa de la piel, llamada dermis.
  • Palmar mayor: Nace en la epitróclea del codo y se inserta en el segundo metacarpo la mano. La flexión de la muñeca está relacionada con la acción de este músculo.

Músculos de la mano y la muñeca

Ligamentos

Los ligamentos que se encuentran en la muñeca y manos desde la cara palmar son:

  • Tejidos que unen el radio con los huesos carpianos y metacarpianos: radioescafocapitate, radioescafosemilunar, radioluno triquetral, ulnotriquetal, ulnolunate y triquetocapitate. Su función es darle estabilidad a la muñeca y limitar algunos movimientos.
  • Ligamentos que mantienen los huesos metacarpianos y carpianos con el cúbito del antebrazo: Cúbito piramidal y cúbito semilunar.

Teniendo en cuenta la cara dorsal de la mano y muñeca, es posible encontrar los siguientes ligamentos:

  • Intercarpiano dorsal: Es el encargado de unir el hueso semilunar con el escafoides.
  • Radiopiramidal: Este ligamento une el hueso radio con el piramidal para limitar y estabilizar la muñeca.
  • Radiosemilunar: El hueso semilunar se encuentra unido al antebrazo por medio de este ligamento.
  • Radioescafoideo: El escafoides y el radio se unen por medio de este tejido.
  • Colateral radial: Es un ligamento que nace en la zona del codo y trabaja con la articulación del dedo pulgar desde el radio.
  • Colateral cubital: El pulgar también recibe la inserción de este ligamento que nace en el hueso cúbito del antebrazo. Su trabajo es la flexión y extensión derecho dedo.

Ligamentos y tendones de la mano y la muñeca

Mejores productos para el alivio del dolor de manos, muñecas y dedos

Más vendidos

Biomecánica de la mano, dedos y muñeca

Los movimientos de la muñeca y la mano según la biomecánica son los siguientes:

  • Flexión: Se produce esta acción cuando se lleva la palma de la mano hacia la parte anterior del antebrazo. Esto se logra gracias a la tensión que producen los ligamentos ubicados en los huesos piramidal, trapecio y trapezoide para mover el hueso escafoides. La amplitud desde movimiento puede llegar hasta los 90°.
  • Extensión: Es el acto contrario a la flexión. Consiste en colocar la mano, en su área dorsal, lo más cerca posible de la parte superior del antebrazo. Este movimiento se puede ejecutar con una amplitud que logra llegar hasta los 85°. El radio, el semilunar y el escafoides son los huesos que actúan con los ligamentos para esta tarea.
  • Abducción: Consiste en colocar la palma de la mano hacia el suelo y moverla, de forma paralela al cúbito y radio, hacia el tronco. Esto se logra entre 15 y 25° de amplitud gracias a las articulaciones que mueven los huesos carpianos, el escafoides y el semilunar.
  • Aducción: Esta acción trata de colocar la mano de la misma manera que en la abducción, pero girarla hacia el lado opuesto. Es decir, mover hacia la parte externa del tronco del cuerpo.

La biomecánica del cuerpo también permite movimientos en los dedos, los cuales detallamos a continuación: 

  • Abducción: Cuando se separan los dedos de la mano logrando la máxima abertura se conoce a este arco con el nombre de abducción.
  • Aducción: Se trata de juntar los cuatro dedos manteniendo el pulgar separado de la palma de la mano.
  • Extensión: Si se coloca la mano en posición de adopción y se mueve el pulgar hacia la palma se produce el movimiento de extensión.
  • Flexión: Mover los cinco dedos hacia la palma provoca que los músculos flexores de la mano puedan realizar esta acción biomecánica.
  • Palmar: Este movimiento permite tocar las huellas dactilares del dedo índice con la del pulgar.
  • Lateral: Esta acción biomecánica coloca el pulgar al lado de la falange del índice.
  • Flexión interfalángica del pulgar: Es posible mover el dedo pulgar entre las dos falanges de manera de formar un ángulo de 90°. La extensión será el movimiento contrario.
  • Flexión metacarpofalángica de cada dedo: Mover a 90 grados cada uno de los dedos en relación de la falange con los metacarpianos provoca en nombre de este movimiento. La extensión metacarpofalángica es la acción contraria a esta tarea biomecánica.
  • Flexión interfalángica proximal y media de cada dedo: Cuando se mueve cada uno de los dedos entre las falanges proximal y media se conoce como flexión (o extensión, en el caso contrario) de los dedos.
  • Flexión interfalángica distal: Para realizar este movimiento es necesario doblar la falange media y distal manteniendo la falange proximal recta en relación con los metacarpianos. Se puede realizar este movimiento en todos los dedos, salvo en el pulgar.
  • Aducción de la metacarpofalángica: Este movimiento consiste en mover cada uno de los dedos hacia la parte externa de la mano entre las falanges proximales y los metacarpianos. Volver a la posición inicial se conoce con el nombre de abducción metacarpofalángica.
  • Agarre cilíndrico: Consiste en mantener los cuatro dedos curvos y el pulgar por debajo, tal como se hace cuando se coge un objeto cilíndrico.
  • Gancho: A diferencia del agarre cilíndrico el dedo pulgar se aleja de su posición inferior. Es decir, consiste en recoger todos los dedos y dejar levantado el pulgar.
  • Agarre de punta: Este movimiento se diferencia del palmar debido a que no se tocan las huellas dactilares sino los extremos de las uñas.
  • Esférico: Muy parecido al agarre cilíndrico, pero en este caso la palma de la mano se encuentra hacia arriba.

Lesiones de manos y muñecas más comunes

Mira a continuación cuáles son los tipos de lesiones de las manos, dedos y muñecas más comunes.

Tipos de lesiones de las manos, dedos y muñecas

Conoce las lesiones que se producen por diferentes enfermedades:

  • Artrosis de manos y muñecas: Se puede generar por diferentes factores, siendo el más común en la edad avanzada del paciente. Las consecuencias que trae esta dolencia degenerativa es la rigidez articular, el dolor y la inflamación. Esto se debe al desgaste que se produce en los cartílagos articulares y en los huesos.
  • Tendinitis en manos y muñecas: La inflamación generada por la acumulación de sustancias tóxicas en las fibras tendinosas provocan un abultamiento en la zona que impide la movilidad normal en la mano y muñeca del paciente. Los tendones se lesionan por movimientos bruscos, repetitivos y por falta de actividad.
  • Esguince de manos y muñecas: Los traumatismos y caídas pueden provocar desgarros en los ligamentos. Esto hace que el paciente tenga en la zona afectada hematoma, inflamación, enrojecimiento y dolor agudo. Esta lesión impide realizar algunos movimientos debido a la rigidez causada.
  • Fracturas en manos y muñecas: El escafoides es el hueso más propenso a quebrarse cuando la persona cae con el brazo en extensión. Aunque también es posible encontrar a personas con las falanges y los metatarsos fracturados debido a la actividad que realiza o a los traumatismos que sufrieron.
  • Calambres en manos y dedos: La falta de electrolitos y minerales (potasio y selenio) pueden causar espasmos involuntarios en esta parte del cuerpo. Este síntoma puede ir acompañado de otros como el ardor y la falta de sensibilidad, lo cual puede advertir la presencia del síndrome del túnel carpiano o de otras dolencias.
  • Bursitis en manos y muñecas: Las bursas con líquido sinovial que se hallan en el conjunto de la mano puede inflamarse debido al exceso de este fluido. Esto generará rigidez e inflamación y, en algunos casos, un dolor sordo. Existen diferentes niveles de esta lesión que van aumentando en complejidad para entrar en remisión.
  • Luxación de muñeca: El desplazamiento que se produce entre los huesos carpianos de la muñeca, en especial el hueso grande y el semilunar con el cúbito, se conoce con el nombre de luxación de muñeca y en ocasiones se confunde con lo que comúnmente se le llama muñeca abierta. Este deslizamiento puede ser completo si ambas caras de los huesos dejaron de tener contacto, si esto no ocurre y existe una pequeña separación, se conoce a este traumatismo como subluxación de muñeca.

Lesiones deportivas en manos, dedos y muñecas

La muñeca es una de las zonas más afectadas en cuanto a las lesiones en la práctica de deportes debido a la alta exposición que este complejo tiene.

Te mostraremos las dolencias más frecuentes que hay en cada deporte:

  • Lesiones de manos y muñecas en el baloncesto: Las regiones cubital y dorsal de la muñeca son dos zonas muy afectadas en este tipo de deporte debido a la inflamación permanente que sufren los ligamentos y músculos de esta zona. Por otro lado, las articulaciones interfalángicas distal, interfalángica proximal y la del pulgar son propensas a sufrir bursitis.
  • Lesiones de manos y muñecas en el boxeo: Las dislocaciones en el carpo y los metacarpianos son lesiones frecuentes que sufren los boxeadores. Además, pueden sufrir de fracturas en las falanges y en los carpianos por golpes mal realizados. Por último, la bursitis y la tendinitis también son dolencias a las que se exponen estos atletas.
  • Lesiones de manos, dedos y muñeca en la escalada: El 40% de las lesiones que sufren las personas que practican este deporte están relacionadas con las falanges distales y proximales. Esto conlleva a la contractura de los músculos lumbrical, palmar y dorsal y a la aparición de esguinces en los ligamentos colateral cubital y en los que unen el radio con la mano.
  • Lesiones de manos y muñecas en la gimnasia: La tendinitis De Quervain es uno de los problemas más recurrentes que tiene estos deportistas. Además, el escafoides puede quebrarse con frecuencia. La bursitis y contractura muscular también puede aparecer debido a la recarga excesiva que tiene esta zona del cuerpo.
  • Lesiones de manos y muñecas en el golf: Los esguinces de los ligamentos de la muñeca y la tendinitis dorsal son contusiones comunes en los golpistas. Aunque también es posible encontrar rigidez muscular en los flexores y abductores del pulgar debido a los movimientos repetitivos y a la fuerza mal empleada en el agarre del palo.
  • Lesiones de manos y muñecas en el tenis: Las articulaciones interfalángicas y metacarpofalángicas, junto con la muñeca, son las zonas más afectadas en este deporte. Es posible encontrar a pacientes con tendinitis, contracturas musculares, esguinces y bursitis. Es poco común los traumatismos por fracturas.
  • Lesiones de manos y dedos en el voleibol: Los ligamentos radioescafoideos, colaterales y ulnotriquetal son los tejidos más expuestos a esguinces y roturas microscópicas. Además, los músculos palmar y lumbrical también pueden descargarse o sufrir contracturas. Las quebraduras en las falanges y en los carpianos también son viables.
  • Lesiones de manos y muñecas en el Yoga: La falta de elongación y calentamiento previo pueden provocar contracturas en los músculos de la mano y muñeca. Además, es posible la aparición de bursitis y tendinitis debido a los movimientos repetitivos en el Yoga. No es tan común encontrar fracturas en el escafoides ni en otro hueso.

Enfermedades y dolencias en manos, dedos y muñecas

Enfermedades y dolencias en manos, dedos y muñecas

Las enfermedades que pueden aparecer en las manos, dedos y muñecas (además de las mencionadas antes) suelen ser:

Síndrome del túnel carpiano

Es la compresión de una especie de túnel que crea el ligamento carpiano transverso y que contiene el nervio medio que va desde el antebrazo hasta el dedo pulgar, pasando por la articulación de la muñeca. Dicho nervio es el que permite la sensibilidad en parte de la mano y el movimiento en algunos dedos.

Parkinson

Es una enfermedad degenerativa y de tipo crónica que afecta al sistema nervioso central, la cual provoca que la dopamina en el organismo disminuya de forma considerable. Esto trae como consecuencia rigidez, temblor en las manos y pesadez en los movimientos articulares.

Esclerosis múltiple

Este cuadro afecta la médula espinal y las células del cerebro, lo cual tiene su origen en el sistema autoinmunitario. Uno de los síntomas que tiene esta enfermedad es la lentitud en los movimientos de la mano y muñeca debido a la debilidad y a la atrofia muscular que sufre la persona.

Fibromialgia

La fatiga y el estado de ánimo son síntomas característicos de esta enfermedad que afecta la estructura músculo-esquelética. Esto se ve reflejado en la lentitud de los movimientos y en la sensibilidad de las manos y muñecas.

Miositis

Las personas que sufren de esta enfermedad causada por una infección o de tipo autoinmune tienen grandes problemas para mover las manos y los dedos debido a la debilidad muscular que existe en todo el cuerpo.

¿Cómo podemos aliviar el dolor de manos y muñecas mediante terapias complementarias y no invasivas?

Conoce los diferentes tratamientos complementarios y no invasivos que te ayudarán a aliviar el malestar en las manos y muñecas:

Terapia de frío y calor

Esta terapia consiste en la aplicación de ambas temperaturas en las muñecas y manos. Esto se lo puede hacer por medio de bolsas de gel de frío y calor, las cuales traen en su versión multiusos la cantidad correcta de líquido que se puede enfriar y calentar en poco tiempo. La sesión desde comenzar con el calor y terminar con esta temperatura, pero hay que tener en cuenta en cada una no puede exceder los 5 minutos.

Terapia de compresión

La compresión consiste en mantener quietas las manos y muñecas con la presión justa. Para ello, es posible utilizar guantes de artritis, muñequeras y mangas de compresión, entre otras ropas compresivas. Esto ayuda a mejorar la circulación sanguínea sin romper los vasos capilares de la zona, lo cual disminuye el dolor y favorece los movimientos articulares.

Terapia de masaje

Los masajes se utilizan para estimular la dilatación de las paredes de los vasos sanguíneos y a disminuir la atención involuntaria en los músculos y tendones de las manos. Para ello se puede emplear masajeadores eléctricos o elegir a un profesional para la aplicación de esta técnica. Es importante consultar al médico antes de optar por esta práctica y así evitar futuras lesiones.

Terapia de acupresión

Ese tratamiento es una técnica medicinal china que se basa en la prisión estratégica que se realiza en diferentes lugares del cuerpo. Se puede recurrir a un profesional o elegir una técnica personal, para lo cual es necesario el empleo de algunos productos no invasivos. Este es el caso de las esterillas s de acupresión, de las bolas de masaje y de los ganchos masajeadores, los cuales ayudan a la estimulación nerviosa para disminuir la sensación de dolor.

Termoterapia

Una de las ventajas más importantes que tiene la aplicación de calor es la estimulación sanguínea para que se produzca el intercambio de nutrientes y oxígeno con los tejidos. Por lo que, la termoterapia se ha convertido en uno de los tratamientos más elegidos para las dolencias de dedos, manos y muñecas. Su aplicación debe ser supervisada por el médico para evitar complicaciones más severas. Su uso es muy simple, se puede hacer por medio de maniluvios o (algo más efectivo) por el empleo de productos no invasivos. Entre estos últimos se destacan los sacos térmicos para calentar en el microondas.

Crioterapia

Muchas personas creen que la crioterapia solo puede ser aplicada por medio de las cámaras frías o los baños helados, si bien estos son métodos efectivos y muy usados no son los únicos que brindan los beneficios antiinflamatorios del frío. También es posible aplicar en las manos y muñecas las bolsas de frío con geles, pero para esto es necesario consultar al médico antes de su empleo.

Electroestimulación muscular (EMS)

La electroestimulación muscular o EMS, es una terapia que consiste en estimular las contracciones musculares mediante el uso de electricidad, de modo que se consiga un efecto de actividad e hipertrofia como en el gimnasio, pero sin la necesidad de ir a ningún centro deportivo. Lo que significa que puedes poner a trabajar tus músculos sin salir de casa.

Electroterapia

Esta es una técnica que busca alivio a dolores y algunas dolencias físicas mediante la aplicación de energía eléctrica y electromagnética, entre otras variantes, a través de la piel con el uso de almohadillas conductoras llamadas electrodos. Es un tipo de terapia muy segura y que debe ser aplicada por un fisioterapeuta especializado en la manipulación de electricidad para tratar algunas clases de dolencias.

Terapia de liberación miofascial

La terapia funciona gracias a que, al liberar toda la tensión acumulada en una zona del tejido miofascial, que es una de las principales causas de dolor, así como estirar los tejidos para que se relajen y la dolencia se diluya, generando alivio. Sin embargo, esta puede no ser una cura total para la lesión, ya que llegados a este punto es posible que el problema se haya vuelto crónico.

Terapia de masaje de percusión

Los masajes de vibración o percusión son precisos, rítmicos y enérgicos golpes sobre el cuerpo para lograr alivio de algunos síntomas molestos cuando las fibras musculares se tensan, a menudo por una alta carga de trabajo sobre ellos y que ha dejado puntos gatillo en las fibras musculares.

Método R.I.C.E

Método R.I.C.E es el primero y más sencillo de los protocolos de tratamiento de lesiones leves. Aparece en el ámbito deportivo para abordar accidentes que suponen lesiones agudas. Durante muchos años, se considera el más idóneo tanto por su rapidez como por los resultados que presenta.

Terapia de puntos gatillo

Los puntos de dolor miofascial o puntos gatillo son nudos que se crean en los tejidos musculares más profundos, causando un intenso dolor. El dolor no siempre se manifiesta justo en la zona en la que se desarrolla el punto, sino que es este dolor es referido a zonas cercanas que aparentemente no parecen estar relacionadas. De hecho, se estima que más del 80% del dolor que causan se manifiesta en otras partes del cuerpo.

Otras terapias alternativas efectivas

Además de los tratamientos mencionados hasta el momento, es posible aplicar otras técnicas no invasivas para mejorar los síntomas de las manos muñecas.

  • Remedios naturales con uso de plantas: Este tipo de tratamiento consiste en obtener los beneficios naturales de las plantas para mejorar los síntomas de dolor e hinchazón en las manos y muñecas. Por tal motivo se puede emplear, por medio de infusión, tisanas o maniluvios, plantas con efectos antiinflamatorios, refrescantes y tranquilizantes. Entre las más comunes se encuentran la melisa, la lavanda el tilo, y el boldo.
  • Acupuntura: Esta terapia busca el equilibrio mental del paciente para afrontar los dolores y entumecimiento de las manos, por medio de la estimulación nerviosa de las raíces que se encuentran en esta zona. Su aplicación debe ser aprobada por el médico.
  • Kinesioterapia: Por medio de movimientos que se realizan en la muñeca y mano es posible recuperar la amplitud articular o tratar deformaciones óseas que se produjeron en este complejo. Este tratamiento debe ser realizado por un profesional.
  • Aromaterapia: Con el uso de aceites, vapores y compuestos aromáticos es posible que el paciente obtenga una sensación de bienestar general mucho mayor. Paraíso se aplican difusores, vaporeras o pañuelos que deben ser inhalados por la persona.
  • Osteopatía: Antes de inclinarse por esta terapia es necesario consultar al médico para que decida si los movimientos, masajes y ejercicios que se practican en este tratamiento serán beneficiosos para las lesiones en las muñecas. En caso de ser posible esta terapia intentará que el propio cuerpo sea el protagonista en la remisión de la lesión.

Referencias

  1. Moran, C. A. (1989). Anatomy of the hand. Physical therapy, 69(12), 1007-1013. https://academic.oup.com/ptj/article-abstract/69/12/1007/2728477
  2. Schwarz, R. J., & Taylor, C. (1955). The anatomy and mechanics of the human hand. Artif. limbs2(2), 22-35. https://www.oandplibrary.org/al/pdf/1955_02.pdf#page=26
  3. Panchal-Kildare, S., & Malone, K. (2013). Skeletal anatomy of the hand. Hand clinics29(4), 459-471. https://www.hand.theclinics.com/article/S0749-0712(13)00056-5/fulltext
  4. Lewis, O. J., Hamshere, R. J., & Bucknill, T. M. (1970). The anatomy of the wrist joint. Journal of Anatomy106(Pt 3), 539. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1233428/
  5. Kijima, Y., & Viegas, S. F. (2009). Wrist anatomy and biomechanics. The Journal of hand surgery34(8), 1555-1563. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0363502309006418
  6. KAUER, J. M. (1980). Functional anatomy of the wrist. Clinical Orthopaedics and Related Research (1976-2007)149, 9-20. https://journals.lww.com/corr/Citation/1980/06000/Functional_Anatomy_of_the_Wrist.3.aspx
  7. Rettig, A. C. (1998). Epidemiology of hand and wrist injuries in sports. Clinics in sports medicine17(3), 401-406. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0278591905700922
  8. Logan, A. J., Makwana, N., Mason, G., & Dias, J. (2004). Acute hand and wrist injuries in experienced rock climbers. British journal of sports medicine38(5), 545-548. https://bjsm.bmj.com/content/38/5/545.short
  9. Angermann, P., & Lohmann, M. (1993). Injuries to the hand and wrist. A study of 50,272 injuries. Journal of hand surgery18(5), 642-644. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1016/0266-7681(93)90024-a
  10. Thomsen, J. F., Mikkelsen, S., Andersen, J. H., Fallentin, N., Loft, I. P., Frost, P., … & Overgaard, E. (2007). Risk factors for hand-wrist disorders in repetitive work. Occupational and environmental medicine64(8), 527-533. https://oem.bmj.com/content/64/8/527.short
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00