🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en el boxeo

Es el deporte de todos los tiempos, la historia del boxeo data de hace 5 mil años por registros de dibujos rupestres en Argelia. El riesgo es máximo ya que dos hombres o mujeres en un estado de forma de élite, se enfrentan a golpes en el cuadrilátero, por lo que es de lo más normal que surjan varias lesiones.

A continuación te mostramos las lesiones más comunes en el boxeo, además de enseñarte a prevenir este tipo de lesiones y cómo aplicar el método PRICE como forma de primeros auxilios para minimizar el impacto de cada una de ellas al máximo.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes en el boxeo y deportes de contacto?

Lo primero que debes saber es que los daños faciales abarcan un 51% de las lesiones que se registran en el boxeo, producto de los golpes recibidos. También son frecuentes las dolencias en manos y muñecas por una mala técnica del atacante. En el boxeo las lesiones de todo tipo son muy comunes ya que en esencia el deporte se basa en ocasionar daño contundente al rival, así que son muchas las dolencias que padecerán los boxeadores.

Laceraciones

Los cortes en el cuadrilátero son de lo más comunes. Muchos de ellos no son producto de un solo golpe, sino de una combinación de ellos que van haciendo que la zona se hinche hasta que la piel cede y la sangre busca una salida por un corte que posteriormente genera una hemorragia externa.

Si hay algo de lo que un boxeador debe cuidarse es de las laceraciones faciales, en especial en el pómulo y la ceja ya que la sangre que emanan dificulta la visión durante el combate, lo que a su vez reduce sus reflejos y facilita al contrario conectar más golpes. Por lo general se tratan con grapas y mentol para suprimir tanto la inflamación como el sangrado.

Contusiones

Muchos de los golpes recibidos por un boxeador o luchador no se ven a simple vista. Especialistas advierten que estos síntomas “salen con el tiempo”, es decir, los signos suelen aparecer más adelante. El cerebro es la principal víctima de las contusiones y pese a que tiene al cráneo para protegerlo, la fuerza del golpe puede causar la inconciencia inmediata.

Este es uno de los mayores factores de riesgo de este deporte ya que pueden ocasionar daños en los órganos internos, o en el sistema nervioso que se reflejarán en el futuro. Un ejemplo claro es el de Mohamed Ali, el mejor boxeador de todos los tiempos, quien en sus últimos días tuvo un estilo de vida diezmado por el Parkinson.

Codo de tenista

Conocida médicamente como epicondilitis lateral, se trata de una lesión en la que los tejidos epicóndilos se irritan, lo que causa mucho dolor y limita considerablemente la movilidad de esta articulación y de toda la extremidad. Esta es una lesión que ocurre generalmente por el desgaste y no es algo que se vea durante un combate.

El tratamiento que se suele realizar es el reposo y masajes terapéuticos de modo que se vaya reduciendo la inflamación poco a poco. En cuestión de un par de semanas se podrá continuar con el entrenamiento previo que todo boxeador necesita antes de una pelea. Si el dolor es muy intenso se suele recurrir al uso de analgésicos.

Esguinces

Un esguince ocurre cuando una articulación realiza un movimiento no natural de forma brusca, lo que hace que tanto los tendones como los ligamentos de la misma se estiren en exceso y se genere un desgarro. Estos pueden ser de 3 grados siendo los dos primeros en caso de desgarros leves o parciales, mientras que el de tercer grado se diagnostica cuando el desgarro es total.

Para los esguinces más leves se suele recurrir al uso de una férula o soporte para inmovilizar la articulación, de modo que el reposo sea el mejor aliado mientras los tejidos se desinflaman y regeneran por su cuenta. Al quitar este apoyo se procede a realizar masajes terapéuticos hasta que la recuperación sea total.

En caso de los desgarros de tercer grado la situación cambia ya que es una lesión mucho más grave que en más del 50% de los casos requiere de una operación. En el boxeo, las lesiones de este tipo suelen darse en las muñecas, manteniéndose en los grados 1 y 2 en la gran mayoría de los casos.

Fractura de nariz

Una de las lesiones más comunes que de hecho ha creado un estereotipo llamada “nariz de boxeador”, que ocurre cuando recibes un fuerte golpe que rompe el tabique y hace que se note desviado. Si el desvío no se trata se crea un nódulo de cartílago en la nariz que se nota a simple vista.

Es una lesión que no interrumpe la actividad competitiva, de hecho se considera “parte del oficio” y se procede a tratar después del combate aunque muchos luchadores no le dan mucha importancia. Sin embargo, representa un problema para la calidad de vida ya que la capacidad de respirar por las fosas nasales se complica y en el futuro con total seguridad se requerirá de una operación para corregir el problema.

Lesiones en los ojos

Estas ocurren en un 14% de los combates. Se debe a que al contrincante le conviene que el contrario no tenga buena visibilidad y le cueste conectar un buen golpe que lo pueda tumbar. Las lesiones en los ojos no suelen ser factor para detener una pelea, a menos que así lo elija el boxeador lesionado.

En un combate los entrenadores le piden a sus boxeadores que ataquen esta zona debido a las ventajas que ofrece que el rival pierda visibilidad ya que no solo afecta la misma, sino también los reflejos y facilita conectar golpes al atacar ese lado de la cara.

Luxaciones

Quizás por una estrepitosa caída en la lona, aunque esta está adaptada para amortiguar las caídas, a los boxeadores también se les puede dislocar un hombro. Las luxaciones ocurren, en promedio, en un 3,8% de los casos, siendo una de las menos comunes pero también de las más complicadas porque limitan mucho la movilidad del boxeador.

En este deporte se suelen observar en los hombros y ocurre cuando el húmero se sale de su posición, aunque muchos optan por regresarlo a su lugar rápidamente para continuar el combate.

Inconsciencia

Es el temido “KO” o “Knock Out”. Imagina que un golpe de 700 kilogramos de fuerza impactara en tu rostro. Es la joya de la corona para todo boxeador, ganar en pocos rounds gracias a un fuerte golpe en el rostro. Este puede ocurrir por dos razones; la primera es un fuerte golpe en la cabeza que genere una conmoción cerebral que literalmente “apague” los sentidos y la conciencia del rival.

El segundo motivo es por desgaste, después de varios minutos de combate si se han recibido muchos golpes el cuerpo se debilita y al recibir un ultimo envite del rival nos “desconectamos” ya que nuestro cuerpo no soporta ni el dolor ni mucho menos la fatiga.

Fracturas

En las costillas, esta es la zona que más suele fracturarse en un boxeador y aunque muchos ni se dan cuenta, es un factor de riesgo ya que si uno de estos huesos se sale de su posición al romperse por completo, puede perforar y dañar otros órganos vitales como los riñones, hígado o pulmones.

Sin embargo, una fractura en las costillas no siempre necesita detener el combate ya que la fuerza de voluntad del deportista desea continuar, pero lo más indicado es que el entrenador solicite parar la pelea por la integridad de su boxeador.

Mejores productos para recuperación de lesiones en boxeo

Más vendidos

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos boxeo u otros deportes de lucha?

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos boxeo u otros deportes de lucha?

Prevenir lesiones en un deporte como el boxeo es complicado, si la esencia del mismo es generar suficiente daño al rival como para dejarlo fuera de combate. Por eso es importante entrenar el cuerpo para minimizar al máximo el impacto de los golpes que recibimos.

Calentamiento

Cuando un boxeador requiere de mayor resistencia necesita una buena condición física, con buenas sesiones de carrera. Este  calentamiento ideal para conseguir que el cuerpo aguante largos combates. Entrenadores deportivos combinan técnicas de estiramientos dinámicos de las piernas y finalizan un calentamiento general del cuerpo para obtener mejores resultados. Por el contrario, estiramientos estáticos no son recomendados.

Enfriamiento

Pese a lo que puedas pensar, tu cuerpo no pierde cualidades cuando baja la actividad física. Al contrario, enfriar tu cuerpo permite que disminuya adecuadamente la frecuencia cardíaca y se estiren los músculos ya calentados. Una buena forma de enfriar el cuerpo es caminar y estirar los músculos, así se evita la fatiga y las fluctuaciones en la presión arterial.

Equipamiento adecuado

Comencemos por los protectores bucales. Su material resistente permite que las mucosas, los dientes, la lengua y la mandíbula aguanten los constantes golpes del rival. Su uso es obligatorio en combate y es importante que en entrenamiento se utilice para acostumbrar la mordida.

Luego los vendajes, que deben cubrir los nudillos para reducir la fricción de la piel dentro del guante y permite que el golpe del atacante non sea tan dañino. Los pantaloncillos en todo deporte de contacto debe tener una buena elástica en la cintura y estar hechos de una tela transpirable.

Otro artículo indispensable son los guantes que son acolchados para que los golpes de los boxeadores no hagan tanto daño en la piel, lo que reduce considerablemente las laceraciones.

Nutrición e hidratación

Más que comer en gran cantidad, hay que hacerlo al menos cinco veces al día con una dieta que debe estar ideada por un nutricionista deportivo. El propósito es que el boxeador gane masa muscular, por ello se prefieren las carnes blancas que se digieren mejor y son procesadas rápidamente por el organismo: el pollo, el pavo y el pescado son los alimentos ideales.

Sobre las proteínas, los huevos, el atún y la mantequilla de cacahuete son estupendas en las mañanas, cuando el cuerpo las procesa mejor para transformarlas en fuerza. Además, todos necesitamos vitaminas y las verduras son esenciales para obtenerlas, en los almuerzos quedan geniales.

La hidratación debe ser constante. Aunque no lo creas, un galón de agua es la cantidad correcta para un boxeador en plena jornada de entrenamiento. Durante las peleas, si lo has notado, es preferible bebidas especiales que contengan electrolitos y minerales como el sodio y el potasio. Aunque el agua es buena, no contiene estos minerales que son esenciales para mantener el cuerpo excelentemente hidratado.

Estado de forma

Los ejercicios para ganar fuerza y resistencia debe estar combinados con los ejercicios de agilidad. Abdominales, bíceps, pectorales, espalda deben estar perfectamente definidos y deben responder a los movimientos cortos y explosivos que requiere un boxeador.

Y para mantenerse en forma luego de un combate, existen tres técnicas altamente efectivas para recuperar el estado físico de un boxeador o apoyarlo en sus lesiones. La primera es la electrólisis percutánea terapéutica que estimula con ondas eléctricas los músculos, es bastante utilizada contra la tendinitis y rotura de fibras musculares.

También está la fibrólisis diacutánea que elimina adherencias fibrosas o corpúsculos irritados mediante el uso de ganchos sobre la piel. y en tercer lugar, cuentas con el Kinesiotaping (vendaje neuromuscular), es la aplicación de vendas y elásticas que estimulan la circulación de la sangre.

Terapias de recuperación

Si ya has sufrido una lesión y necesitas recuperarte lo antes posible de esta, existen una serie de terapias ideales para conseguir este objetivo, las cuales te mencionamos a continuación:

  • Uso de terapias de frío y calor: aplicar frío en el área afectada contribuye a estrechar los vasos sanguíneos, así se evita que la sangre se acumule en la parte del cuerpo que resultó lesionada. Al bajar el flujo de sangre, se reduce la inflamación. Cuando se plica hielo en las primeras 24 o 48 horas baja el daño al tejido secundario y alivia al atleta el dolor. El calor tiene un efecto contrario, lleva más sangre a la zona lesionada y lleva los nutrientes que requieren los tejidos para sanar.
  • Uso de prendas de compresión: estas prendas se utilizan para mejorar el rendimiento en competición y para recuperarse con mayor rapidez luego de una lesión. Se trata de un tipo de ropa ajustada al cuerpo o a una parte del cuerpo como piernas y brazos, que beneficia pues reduce la fatiga y baja el efecto onda, es decir las vibraciones que genera el cuerpo al correr. Las prendas compresivas reducen la hinchazón e inflamación tras una lesión. Se emplean también como apoyo durante sesiones de fisioterapias. Ellas aceleran la recuperación de los músculos tras hacer ejercicios intensos o de calentamiento. Existen medias, mallas y camisetas compresivas que tienen el mismo efecto en las respectivas áreas que protegen.
  • Terapia de acupresión: En esta terapia se emplean los pulgares, dedos y las palmas de las manos. Es similar a la acupuntura, pero no utiliza agujas para la recuperación de las personas. La meta es manipular en el deportista puntos de energía “chi” y desbloquear esta energía que puede estar acumulada en partes del cuerpo como las articulaciones. La acupresión trabaja sobre puntos locales y puntos de activación: los primeros son los puntos donde la persona siente dolor o molestia; los segundos son los puntos ubicados junto a los puntos locales, sirven de guía al terapeuta.
  • Masaje deportivo: los masajes son constantes en la vida de un boxeador pues ellos contribuyen a la recuperación muscular después de un combate en el que casi todo el cuerpo termina lleno de contusiones. Las técnicas más usadas son amasamiento, estiramiento y percusiones, las cuales tienen un efecto relajante en los tejidos musculares.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en el boxeo?

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en el boxeo?

En ningún otro deporte es tan vital la asistencia primaria que en el boxeo. Te mostramos cómo aplicar el método PRICE que es la evolución del método RICE, más conocido en el mundo.

  • Protección: Suele hacerse después del combate ya que un vendaje o instrumento de sujeción no está permitido. Ya sea la muñeca, las costillas o el rostro, se aplican una protección para que la zona lastimada no vuelva a sufrir ningún daño.
  • Reposo: El reposo es relativo en las lesiones, pues en los primeros minutos debes permanecer tranquilo mientras examinan de qué tipo de lesión se trata. En pleno combate esto no es posible, pero después del mismo es indispensable que el boxeador guarde reposo por varios días o semanas para recuperarse por completo.
  • Hielo: Esto si puede hacerse sobre el ring en los descansos entre cada round, en especial en las costillas y los ojos se suele usar para bajar la inflamación al máximo.
  • Compresión: Al igual que con el primer paso, se debe esperar a que el combate termine para aplicar un vendaje o prenda de compresión que permita bloquear el avance de la inflamación. Dependiendo de la zona afectada se puede usar muñequeras, coderas de compresión o vendaje especializado.
  • Elevación: A veces necesitas combinar la elevación con suaves ejercicios de tu auxiliar. En el boxeo no es frecuentas que tengas que elevar la pierna, pero sí el brazo para asistir una lesión de hombro o muñeca por un mal golpe aplicado. La elevación beneficia el retorno venoso, es decir altera la circulación de la sangre para bajar la hinchazón de la lesión que tienes

¿Cuándo debemos acudir a un especialista para el tratamiento de lesiones en el boxeo, Kárate o lucha?

La mayoría de las lesiones son leves o moderadas en un combate profesional, sin embargo hay casos en los que se presentan fracturas y hasta la muerte ¿En qué casos debes ir de inmediato a urgencias?

Fracturas

La nariz y los dedos son las grandes víctimas en el boxeo. La nariz es un blanco fácil para el contrincante que busca hacerte el mayor daño posible, dentro de la legalidad de las reglas.

Al fracturarse la nariz, es crucial ir al médico y es bastante probable que requieras una o varias cirugías (rinoplastia) para corregir el problema. Otro motivo para ir al doctor sin excusas en cuando existe una costilla rota, ya que estas se encuentran muy cerca de los pulmones y otros órganos vitales, por lo que los fragmentos de huso pueden lastimarlos y empeorar la situación.

  • Cortes: Un combate continúa si las mejillas o las cejas se cortan, sin embargo cuando la lengua sangra debido a un golpe en la quijada, la pelea debe ser detenida de inmediato. Si un corte genera mucho sangrado y es evidente de que requiere muchos puntos de sutura, también es motivo para ir rápidamente a un médico.
  • KO: Un KO ocurre cuando recibimos un fuerte impacto que nos deja fuera de combate, ante semejante situación es evidente que se debe acudir al médico para realizar estudios que descarten daño en los órganos internos pero sobre todo en el cerebro, que es la parte que más sufre con los constantes golpes en la cara.
  • Daño en órganos internos: Un golpe en el abdomen puede ocasionar desde heridas en el hígado hasta perforaciones en los riñones, por lo que siempre después de un combate se debe hacer una revisión en esta área y, si se siente dolor interno, visitar a un especialista para descartar hemorragias internas que pueden resultar fatales.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00