🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en la gimnasia

La gimnasia es un deporte que requiere concentración y disciplina. Como en cualquier otro deporte se necesita entrenamiento arduo y mucho trabajo en músculos y articulaciones, y sobre todo se necesita estar enfocado al 100% para que todo el cuerpo esté apto, ya que la exigencia no solo es física sino también mental por el peligro que representa.

Siendo un deporte tan exigente a nivel físico y mental, las lesiones están muy presentes en cualquiera de sus modalidades. Es por ello que en el siguiente artículo vamos a enseñarte las lesiones más comunes que puede sufrir un gimnasta, así como los métodos de prevención y recuperación más efectivos.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando practicamos gimnasia deportiva?

Debido a la exigencia a la que es llevado nuestro cuerpo al practicar la gimnasia, es posible que suframos de alguna lesión, ya sea en el calentamiento o en alguna competición. Aquí te mostraremos cuales son las lesiones que afectan comúnmente a los gimnastas.

Espondilosis lumbar

La espondilosis es la lesión que afecta más a los gimnastas. Debido a que en este deporte se debe extender la espalda muchas veces y de forma repetida, este movimiento genera la ruptura de la lámina de las vertebras, por lo que la articulación queda separada del resto. Y aunque muchas personas nacen con este tipo de defecto, otras lo desarrollan debido a la practica de algunos deportes, entre ellos la gimnasia.

El principal síntoma es un dolor fuerte en la espalda baja, llegando en ocasiones a sentir dolor en los glúteos. Al no ser una dolencia que aparece por una acción fortuita, es importante también que acudas al fisioterapeuta para que pueda evaluar tu cuerpo en profundidad y de este modo tener un diagnóstico más exacto.

Lumbalgia

La gimnasia es un deporte casi simétrico, por lo que doblar o arquear la espalda para hacer una serie de movimientos es habitual en cada uno de los ejercicios. Por ende, los lumbares debemos ejercitarlos de manera correcta antes de cada rutina, realizar los calentamientos necesarios para no dañar los ligamentos, y prepararlos para la exigencia a la que serán sometidos.

Esta lesión puede ocasionar molestias en el atleta, pero es importante que una vez diagnosticada, se proceda a cumplir con el descanso requerido, ya que, si no le damos reposo al músculo para su recuperación, podríamos sufrir de lesiones lumbares a largo plazo. Normalmente los dolores producidos por la lumbalgia son tratados con descanso.

Desgarro del Labrum

La lesión de Labrum, es una lesión del hombro que muy frecuentemente aparece en los gimnastas, sobre todo los que practican barras o anillas, debido al impacto que se generan sobre la articulación.

Esta lesión también es conocida como lesión SLAP, donde se muestra que el Labrum se ha desgarrado del hombro anterior hacia el posterior, lo que genera un intenso dolor de hombro. Las causas de esta lesión pueden ser las caídas sobre el omóplato, sobre el brazo extendido, o también por realizar movimientos repetitivos por encima de la altura de la cabeza.

Luxación de codo

Esta representa la segunda luxación más frecuente, después de la del hombro, siendo la gimnasia una de las principales disciplinas en las que se padece. Esta lesión aparece por la separación que hay entre los huesos húmero, cubito y radio, y será muy notable ya que el codo se mostrará un poco deforme debido a que algunos de los huesos estarán fuera de su articulación correspondiente.

En la gimnasia suele provocarse debido a caídas sobre la mano extendida. Cuando esto sucede, el húmero queda en una alineación incorrecta con la articulación. El codo también puede dislocarse al realizar saltos hacia atrás, debido a que en estas rutinas apoyamos la mano con nuestro brazo extendido. Una vez diagnosticada esta lesión, es importante hacer una radiografía para descartar desgarre en los ligamentos.

Esguince de muñeca

El esguince de muñeca afecta muy habitualmente a los gimnastas, ya que, la articulación está expuesta a movimientos repetitivos que le generan una tensión de fuerza 2 veces mayor que el peso del cuerpo.

El esguince de muñeca es producido por el fuerte estiramiento de los ligamentos que están sosteniendo la articulación. Es muy fácil diagnosticarla, por el dolor que aparece cuando se hace algún movimiento. Esta lesión se puede tratar fácilmente, pero también es importante hacerlo al momento y no postergarla, ya que podría convertirse en una dolencia crónica que podría traer serias consecuencias.

Lesión de ligamentos cruzados

Esta lesión se debe al desgarro de los ligamentos que estabilizan la articulación de la rodilla, teniendo la función es mantener unidos los huesos fémur y la tibia. Al momento de romperse los ligamentos, las personas escuchan un chasquido en la rodilla, seguido de un fuerte dolor que les impide caminar.

Entre las causas principales que producen esta lesión se encuentran, el cambio de dirección repentinamente y en velocidad, mal apoyo sobre la extremidad inferior cuando caemos después de un salto o simplemente un golpe directo en la rodilla.

Esguince de tobillo

Esta lesión ocurre cuando la articulación realiza un movimiento que por naturaleza no puede hacer, lo que genera una extensión exagerada de los ligamentos que termina por desgarrarlos parcial o totalmente. Si practicas gimnasia seguramente sabrás que muchas veces es necesario utilizar una protección en el tobillo o tobillera que pueda protegerte de torceduras o esguinces al momento de caer sobre los pies.

Generalmente los esguinces representan un porcentaje alto y común entre la comunidad de gimnastas. Es por ello que debes contar con una rutina de ejercicios que te permitan entrenar la forma en que debe impactar tu pie sobre el suelo, esto disminuirá grandemente el riesgo de lesionarte.

Rotura del tendón de Aquiles

La rotura del tendón de Aquiles también es una lesión que afecta a los gimnastas. Y es que, en la rutina de saltos debemos tener una buena posición de caída, ya que es nuestro tendón quien amortigua todos esos golpes, por lo que es importante “saber caer bien”.

Nuestro tendón es el encargado de impulsarnos al caminar, por lo que está sometido a enormes cargas de trabajo. Una vez roto este tendón, es casi imposible caminar debido al dolor que se genera al mover el pie. Por lo que antes de empezar tus rutinas es importante calentar bien el tendón de Aquiles, incluso debes usar zapatos adecuados para evitar una lesión como esta.

Mejores productos para recuperación de lesiones en gimnasia

Más vendidos

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos gimnasia rítmica o deportiva?

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos gimnasia rítmica o deportiva?

Grandes gimnastas actuales como Simone Biles o Carlos Yulo, llevan una rutina que les permite prevenir las diferentes lesiones que suelen aparecer cuando entrenan o compiten. Ya sea que realices esta actividad como aficionado o con pretensiones profesionales, es indispensable que conozcas la forma correcta de preparar tu cuerpo.

Calentamiento

El calentamiento es primordial al realizar una actividad tan exigente como la gimnasia deportiva, ya que los músculos y articulaciones deben estar preparados, no solo para realizar los saltos, sino también para soportar el aterrizaje. Este calentamiento dependerá del tipo de gimnasia que se practique, ya sea artística, rítmica o cualquier otra.

Los ejercicios básicos para preparar tu cuerpo para una sesión de entrenamiento son:

  • Estiramiento articulado: se procede a estirar cada músculo y articulación para darle elasticidad a los tendones y ligamentos que la componen, de modo que el riego sanguíneo en ellos sea el mejor posible, estén preparados para toda la tensión que recibirán.
  • Carrera corta por 10 minutos: como una forma de activar todo el sistema cardíaco para que el mismo proceda a circular mejor la sangre por todo el cuerpo y estemos más lúcidos y con músculos perfectamente lubricados.
  • Ejercicios de memoria muscular: antes de intentar realizar un salto o acrobacia, lo mejor es simularlos de forma lenta y controlada para activar la memoria muscular de modo que al hacerlos a alta velocidad podamos despegar y aterrizar de buena manera.

Los estiramientos deben realizarse de forma ordenada, comenzando por las articulaciones inferiores como los tobillos y rodillas, hasta finalizar en las más altas como el cuello y los hombros.

Enfriamiento

El enfriamiento es tan importante como el calentamiento, ya que lesiones como las tendinitis o bursitis ocurren por no haber liberado tensión de los músculos y articulaciones después de una sesión intensa de entrenamiento. Por este motivo debemos asegurarnos de que la vuelta a la calma del cuerpo sea tan progresivo como calentamiento. Tomarnos nuestro tiempo para que el cuerpo regrese a un estado de reposo es indispensable para asimilar mejor las altas dosis de ácido láctico que generamos durante un entreno.

En la gimnasia se suele realizar caminatas o trote suave durante unos pocos minutos, para luego finalizar la sesión de entrenamiento con estiramiento general de todos los músculos y articulaciones que hemos activado, de modo que liberemos es tensión que han acumulado y estos puedan relajarse antes de entrar en un estado de reposo total.

Equipamiento adecuado

La gimnasia es un deporte en el que los movimientos deben ser precisos y con gran agilidad, por lo que llevar un equipamiento adecuado te ayudará a desenvolverte mejor y a evitar lesiones. Normalmente los gimnastas usan una vestimenta llamada leotardos. Estos pueden ser largos o cortos, y siempre son flexibles y dan una mejor comodidad para moverse.

En cuanto a las zapatillas, muchos optan por no llevarlas. Sin embargo, estas no permiten que resbales cuando corres y además protegen tus pies al momento del impacto en las caídas. Es importante que las zapatillas sean de suela anti resbalante ya que si resbalamos al aterrizar podemos causarnos mucho daño y lesionarnos.

Nutrición e hidratación

Tener una buena alimentación en la dieta es de suma importancia para mantener un buen estado de forma. La gimnasia requiere de una importante agilidad, por lo que la demanda que tendrá cuerpo será alta. Es por eso que debes mantener una nutrición equilibrada en grasas, carbohidratos y proteínas.

Consumir hidratos de carbono como pan y arroz integral nos aportará la energía suficiente para soportar arduas sesiones de entrenamiento. De la misma forma consumir grasas de buena calidad, tales como aguacate, frutos secos, semillas y aceite de oliva será esencial, así como mucha fruta y vegetales que aporten nutrientes de calidad que fortalezcan los músculos en todo sentido. Es recomendable acudir a un nutricionista que elabore un plan nutricional acorde a nuestras necesidades específicas.

La hidratación también debes tomarlo en cuenta. Durante un entreno, un atleta de este deporte suele consumir al menos un litro de agua distribuido a lo largo de una sesión en pequeños sorbos. Gracias a esto se consigue mejorar considerablemente la salud y resistencia de los músculos, evitando los temidos calambres musculares por deshidratación.

Estado de forma

La gimnasia exige estar en un correcto estado de forma ya que no solo requeriremos de una buena condición aeróbica sino también anaeróbica. Los gimnastas que realizan acrobacias en aros y barras, necesitarán de una resistencia muscular elevada y una fuerza suficiente para controlar perfectamente el peso de su cuerpo, por ello practican además de sus entrenamientos, muchos ejercicios de calistenia.

Por su parte los que practican disciplinas como gimnasia en suelo necesitarán una excelente coordinación para aterrizar de forma perfecta en cada acrobacia, mientras que los exponentes de la gimnasia artística o rítmica requieren además de fuerza mucha resistencia aeróbica para mantener el ritmo en una performance.

Uno de los aspectos más importantes en esta disciplina deportiva es la flexibilidad, ya que los atletas, tanto hombres como mujeres, deben realizar distintas acrobacias poniendo su cuerpo al límite, por tanto es necesario disponer de una excelente elasticidad y resistencia en los músculos y tendones.

Terapias de recuperación

Una vez que ya hemos sufrido una lesión tendremos que tener en cuenta que la recuperación también requiere de ciertos métodos para ayudarnos a volver a la acción lo antes posible.

Los más importantes son:

  • Masaje Deportivo: Después de entrenar o participar en algún evento, es importante recibir un masaje que libere a los músculos de las tensiones. Este permite entrar en un estado de relajación y mantiene las articulaciones libres de espasmos y dolores musculares.
  • Uso de terapias de frío y calor: el uso de este tipo de terapia se utiliza mucho en las contusiones de los gimnastas, pues el frío ayuda como método de desinflamación de la lesión y el calor permite mejorar la circulación de la sangre, relajación del musculo lesionado y a disminuir el dolor.
  • Uso de prendas de compresión: las prendas de compresión ayudan a mantener los músculos estables. Su uso genera muchas ventajas en aquel que la utiliza. Estas se han vuelto muy popular entre los gimnastas, pues da sujeción a las distintas articulaciones del cuerpo y facilita la circulación de la sangre.
  • Uso de terapias de acupresión: Es una técnica medicinal de origen chino que permite tratar una zona del cuerpo con los dedos, las palmas de las manos y el codo, haciendo presión sobre la diversos puntos específicos en donde se acumula tensión. Este método permite aliviar dolor en las zonas tratadas y liberar el estrés al que puede ser sometido el musculo. En la gimnasia se utiliza luego de realizar las actividades de entrenamiento y pruebas.
  • Uso de termoterapia y crioterapia: El uso del método de la termoterapia (Calor) utilizado para tener una vasodilatación en la zona, con un efecto relajante. Por otro lado, la crioterapia (Frío) genera un efecto de vasoconstricción, y como resultado provoca un efecto antinflamatorio, analgésico los dolores musculares. Este método mejora el metabolismo y absorbe el edema en caso de un golpe. Este sistema de recuperación tiene resultados favorables al tratar los traumatismos de los gimnastas.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en la gimnasia?

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en la gimnasia?

El método RICE, actualizado recientemente como PRICE, es una serie de pasos de primeros auxilios que los especialistas recomiendan para tratar una lesión traumática los primeros minutos después de que esta se genera.

Los pasos son los siguientes:

  • Protección: según el tipo de lesión se procede a proteger la zona con un vendaje si se trata de un esguince o luxación, o incluso entablillarlo con un torniquete si se trata de una fractura. Con esto se busca que el gimnasta no sufra un nuevo golpe que agrave el dolor y la lesión parecida.
  • Reposo: mientras no se conozca el alcance de la dolencia, se tiene que guardar reposo dejando de usar la extremidad afectada lo máximo posible. Si es en las extremidades inferiores, lo más recomendado es incluso usar instrumentos de apoyo como muletas para no afincar la pierna.
  • Hielo: el hielo es un gran aliado de los gimnastas ya que permite reducir la inflamación generada en los primeros momentos de la lesión, y también alivia el dolor.
  • Compresión: con un vendaje o el uso de una prenda de compresión para la zona afectada se procede a hacer presión en la lesión para que la inflamación no siga avanzando, siempre teniendo cuidado de no apretar demasiado pues se podrían generar daños en los vasos sanguíneos.
  • Elevación: por último una vez la articulación o extremidad esté perfectamente protegida y controlada la inflamación, se busca elevarla por encima del nivel del corazón para que esta no inicie un nuevo proceso inflamatorio minutos después, esto gracias a que al realizar dicho paso el riego sanguíneo se reducirá en la zona.

¿Cuándo debemos acudir a un especialista para el tratamiento de lesiones en gimnastas?

A menos que sea una simple sensación de dolor leve en una articulación, siempre debemos acudir a un especialista que evalúe una lesión en cualquier parte del cuerpo. Esta es una disciplina a la que debemos tenerle mucho respeto, ya sea que seamos aficionados o tengamos pretensiones profesionales en el futuro.

Una luxación o un esguince, si bien puede ser tratada al momento, siempre dejarán posibles daños en los ligamentos y el alcance de dicho daño solo podrá ser evaluado por un especialista. Lo mejor es acudir cuanto antes de modo que si pasan los días y forzamos la articulación sin conocer la profundidad de nuestra lesión, posiblemente terminemos generando un problema mucho más grave que nos deje fuera de acción más tiempo del previsto.

Si no tratamos correctamente las pequeñas lesiones y dolencias producidas por los continuos entrenamientos y competiciones deportivas, estas lesiones se pueden volver crónicas y lastrarnos en una práctica deportiva sin dolor. Lo recomendable es recuperar por completa dicha dolencia para así, minimizar el riesgo que esta se vuelva a reproducir.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00