Faja Lumbar Deportiva

34,95

Costes de Envío Solo 3,99€ | Envío Gratis a Partir de 30€
Envío en solo 24-48H
Compra Segura
Garantía de 2 años
Devolución Asegurada
Atención Especializada

Los clientes que vieron este producto también compraron

Tabla de tallas

Tabla de tallas Faja Lumbar Deportiva

TALLA S M L XL
CM 70-83 84-92 93-105 106-115
IN 27.5-32.5 33-36 36.5-41 41.5-45
¿DÓNDE SE MIDE?
Se mide la circunferencia de la zona más ancha: (*Ver imagen)
Hombres: Cintura
Mujeres: Cadera
*Nota: Si después de medir estás entre dos tallas, elige la talla mayor

Faja Lumbar Deportiva

¿Cómo usar la faja lumbar deportiva?

Características de la faja deportiva para la espalda

Faja Lumbar Deportiva

Máxima Calidad

Faja Lumbar Deportiva

Varios Colores y Tallas

Faja Lumbar Deportiva

Velcro Extra Fuerte

Faja Lumbar Deportiva

Almohadilla Extraíble

Faja Lumbar Deportiva

Tejido Antibacteriano

Faja Lumbar Deportiva

Máximo Soporte

Faja Lumbar Deportiva

Unisex y Diseño Deportivo

Faja Lumbar Deportiva

Tejido Elástico

Faja Lumbar Deportiva

Ergonómico y Ajustable

Faja Lumbar Deportiva

Regalo: Muñequera

Faja Lumbar Deportiva

Packaging Personalizado

Faja Lumbar Deportiva

Destacados

¿Qué usos y beneficios tiene la faja lumbar deportiva?

¿Para qué sirve?

  • Hinchazón e inflamación: esta prenda sirve como muro de contención para mantener controlada la inflamación postoperatoria y por lesiones físicas leves. Cuando se trata de lesiones graves, lo más recomendado es no utilizar la faja lumbar por cuenta propia para no entorpecer el proceso natural desinflamatorio.
  • Dolor agudo o crónico: al mantener estable la temperatura en la espalda, la compresión aumenta la irrigación sanguínea lo que disminuye el dolor crónico por lesiones. Esta terapia va a permitir la transmisión de nutrientes en todo el cuerpo, incluso en el área donde la persona sienta la molestia.
  • Ciática: la faja permite reducir el movimiento en la espalda, esto evitará una menor presión en la raíz nerviosa de la zona lumbar. Al haber menor presión, los nervios se regeneran y es posible que la recuperación sea más efectiva porque cuando un nervio se daña, es necesario acudir a cirugía.
  • Lumbalgia: en esta lesión, la faja sirve para evitar que los músculos completen su trabajo de estabilizadores de la zona lumbar. Facilita el trabajo de las fibras musculares y hace que la carga sea menor, recuerda que todo tejido necesita estar en reposo para evitar reincidencias futuras de la misma lesión.
  • Hernia discal: cuando un disco se desplaza, la faja contribuye a que haya la menor cantidad posible de movimientos bruscos. Ayuda a mantener el disco en su lugar e impide que el disco se deforme, en estos casos es necesario retirarlo y colocar un sustituto de material biocompatible.
  • Hernia inguinal: va a proteger la membrana que cubre el área intestinal y urinaria, la faja cubre casi toda la cintura y solo dejará expuesto parte de la ingle tanto en hombres como mujeres. Evitará la sobrecarga de trabajo en los tejidos ubicados en esa zona y el dolor por caminar no será tan intenso.
  • Contracturas musculares: si requieres mantenerte activo, la faja reducirá la carga de tensión de los músculos y mantendrá una temperatura acorde para su recuperación. Cuando la terapia de frío no funciona, entonces el calor hace que las fibras se relajen y sientas que la tensión va disminuyendo.
  • Tensión en la espalda: la tensión es energía acumulada por fatiga, las fajas lumbares mantienen comprimidos los músculos para reducir movimientos excesivos involuntarios. Si no estás acostumbrado a utilizarla, recuerda no apretar mucho la faja para que siga fluyendo la sangre.
  • Lesiones por sobrecarga: esta faja evitará que la columna sufra por levantar un peso excesivo, sin que el cuerpo esté preparado. Sirve como herramienta de prevención, aunque si ayudas con tus piernas al levantar el objeto de gran peso, verás que la espalda trabaja menos y la cuidas mejor.
  • Contusiones y traumatismos: las hemorragias internas, moretones y edemas son más fáciles de controlar cuando hay una compresión mediante fajas lumbares. Estas mantienen los músculos bien agrupados y con una temperatura que les ayudará a evitar las características de los traumatismos.
  • Postoperatorio: luego de una cirugía, se recomienda el uso de fajas para mantener los órganos y tejidos en su lugar mientras dure el proceso de cicatrización. También es una herramienta útil para la correcta cicatrización porque evita que la piel se mueva y se abra, lo que implica la pérdida de los puntos de sutura.

¿Qué beneficios tiene?

  • Soporte y estabilidad: una de las funciones centrales de la faja es evitar movimientos desbalanceados que afecten la integridad de las vértebras y los discos intervertebrales. Recuerda que las vértebras están separadas por los discos, pero en realidad son piezas individuales con movimientos articulados entre sí y que siempre se debe procurar mantenerlos unidos.
  • Compresión: la fuerza que ejerce la faja ayuda a mantener una postura correcta y firme, lo que ayuda a los músculos y tejidos blandos a no sobrecargarse de trabajo. Son útiles para cualquier área de tu vida en la que se requiera agacharse, inclinarse y hacer giros con el tronco.
  • Alivio del dolor: el dolor intenso baja cuando la temperatura del cuerpo aumenta y se mantiene constante. Regular el flujo de sangre en los músculos de la zona lumbar es parte del proceso de alivio del dolor y la inflamación, ambos están asociados cuando se presenta una lesión.
  • Prevención de lesiones: en tu jornada laboral, si requieres hacer torsiones, estar mucho tiempo de pie o sentado, te ayudará a distribuir mejor la carga de trabajo en la espalda. En el mundo deportivo, las fajas ayudan a soportar las exigencias de la disciplina que practicas.
  • Mejora la higiene postural: caminar, sentarse y estar de pie son acciones que a menudo hacemos de forma incorrecta, esta faja ayuda a mantener la columna derecha y protege la médula espinal de compresiones que pueden alterar su funcionamiento. Cuando la columna se desvía, puede adoptar esa postura por largo tiempo y ocasionar más lesiones.
  • Reduce la tensión: si los músculos se estiran demasiado, se acumula una alta tensión en ellos, por eso las fajas disminuyen la carga de trabajo muscular. Estas prendas cuidan la capacidad de flexibilización y elasticidad en los músculos de la espalda baja.
  • Acelera la recuperación: tras una lesión leve o moderada, la faja reduce los movimientos involuntarios que comprometen las estructuras dañadas. Procuran un reposo necesario a la espalda, cuando la espalda no se relaja no habrá posibilidad de tener una mejor recuperación de la dolencia.
  • Minimiza las vibraciones: con las fajas baja la probabilidad de tener calambres, que generan vibraciones en las fibras y las activan hasta generar un desgaste importante en ellas. Cualquier movimiento de giro o inclinación, hará que las fibras vibren con el estiramiento.
  • Mantiene el calor corporal: El material de la faja debe permitir incrementar la temperatura sin necesidad de sudar, esto es gracias a que están fabricadas de telas transpirables, pero que tienen  la capacidad de incrementar y mantener un correcto calor corporal.

¿Cuándo usar?

  • Vida diaria: esta faja te ayudará a modificar tu postura en tu vida cotidiana; sin embargo, ningún tipo de faja se debe utilizar a diario ni todo el día, ya que cuando la faja se utiliza en exceso, termina ocasionando problemas permanentes en la circulación.
  • Actividades laborales: son excelentes para ayudar a personas que están todo el día de pie o sentados. Además, reducen el trabajo muscular cuando se levantan objetos pesados. También pueden ser utilizadas cuando tienes una lesión leve por razones deportivas y necesitas seguir activo en tu dinámica del día a día.
  • Golf: reducen la tensión en la columna durante el swing o golpe a la pelota. Evita que las repeticiones de este movimiento ocasionen lesiones. Con la experiencia y el pasar de los años, el golpe a la pelota puede generar problemas como desplazamientos de discos y compresión medular.
  • Running: la faja mantiene la estabilidad en la espalda en cada zancada al trotar o correr, evita que los órganos sufran con el desbalance de la columna. Las fajas lumbares protegen los órganos internos abdominales del choque que supone trotar durante largos lapsos y tramos, tampoco es recomendable usar faja en todas las carreras.
  • Ciclismo: corrige las posturas irregulares del ciclista cuando una lesión obliga a un trabajo desbalanceado de la espalda y la cadera. También protege la zona lumbar por el peso que ella soporta de todo el cuerpo en posición inclinada, cuando la espalda tiene una faja, el trabajo de las piernas es mejor.
  • Yoga y gimnasia: evitan que las lesiones y las posturas intensas dificulten los movimientos naturales del yoga y la gimnasia. Sirve mejor como herramienta correctiva, puesto que no es recomendable utilizar las fajas cuando se practican estos deportes a modo profesional.
  • Tenis, bádminton y deportes de raqueta: contribuyen a que la espalda se relaje cuando el jugador finaliza un entrenamiento exhaustivo o termina un partido con una lesión lumbar. Tampoco es recomendado usar faja en la cancha para intentar ocultar una lesión, esto puede generar males mayores.
  • Crossfit, halterofilia y Fitness: baja la probabilidad de que haya contracturas y lumbalgia por el levantamiento de peso excesivo o cuando el atleta no tiene la experiencia suficiente. También ayuda a mantener una correcta postura corporal para lograr un mayor rendimiento del atleta.
  • Escalada, senderismo y deportes de montaña: cuando el peso del cuerpo recae en los brazos y los hombros, la espalda también intenta ejercer presión para lograr un balance. En caso de lesiones, ayuda a relajar los músculos lumbares para que puedan regenerarse mejor.
  • Deportes de equipo: si practicas deportes como fútbol, baloncesto, balonmano, rugby, béisbol, lacrosse, hockey sobre hierba y voleibol, entre otros, sin duda esta faja de entrenamiento puede ayudarte a realizar tu deporte favorito protegiendo la espalda de posibles lesiones.
Faja Lumbar Deportiva

F.A.Q: Preguntas frecuentes

¿Cómo saber cuál es mi talla de faja lumbar deportiva?

Lo primero que debes hacer es conocer la talla de tu cintura (hombres) o cadera (mujeres), esto dará una idea de la talla de la faja lumbar que necesitas. Con una cinta métrica toma esta medida y sigue las indicaciones dadas en el manual para saber dónde debes medir. Para conocer el modelo y la talla de la faja, consulta la tabla con todas las medidas disponibles que hemos dejado más arriba.

Es recomendable estar de pie para tomar las medidas precisas, evita hacerlo después de comer o cuando sientas llenura, eso altera la medida. Recuerda que si sientes un hormigueo en la zona lumbar, entonces la faja está muy apretada, por lo que tener la medida precisa va a ser fundamental para obtener el resultado que estás buscando.

¿Cómo lavar y cuidar la faja para la espalda y cintura?

La mayoría de las telas de una faja son complejas de lavar o limpiar, como las prendas de Spandex o el Nylon. Si deseas evitar un daño en sus fibras, te recomendamos que sigas leyendo esta serie de sugerencias. Recuerda que aunque la faja no se ensucie, el sudor hará que se acumulen bacterias en ella y la piel va a sufrir las consecuencias de no mantener limpia esta prenda de compresión.

Las fajas no deben ser lavadas todos los días, solo debes colocarlas en agua y exponerlas a químicos de limpieza solo cuando sea necesario porque hay mal olor, porque se ha manchado y porque está llena de polvo que pueda generar alergias.

  • Lavar en agua fría en programas delicado
  • Lavar a mano preferiblemente
  • No usar lejía
  • No usar secadora
  • No planchar
  • No usar jabón con suavizantes
  • No usar cloro

¿Cómo saber si la faja lumbar es buena para mí?

A lo largo de este artículo, te hemos dejado una serie de sugerencias y posibles usos de las fajas lumbares. Revisa sus aplicaciones más comunes, según tu día a día y los beneficios que deseas conseguir. En caso de dudas, nuestra sugerencia es que busques apoyo de un especialista para saber si en tu caso es recomendable el uso de prendas compresivas lumbares. Cuando tengas lesiones graves y crónicas, el uso de las fajas lumbares deben estar indicados por tu especialista. Si no das un buen uso a la faja, puede haber complicaciones nuevas y complicaciones en las lesiones ya presentadas en tu cuerpo.

¿Cuál es la diferencia entre una faja deportiva y una faja ortopédica?

La principal diferencia es que las fajas ortopédicas buscan una descompresión en las vértebras de la zona lumbar, por razones músculo-esqueléticas o por alguna lesión, mientras que las fajas deportivas buscan aumentar el rendimiento del atleta y prevenir molestias en los tejidos blandos. Ambos modelos son similares, así que es bastante frecuente que te confundas al comprar la faja ideal para ti. Lee detalladamente las recomendaciones que te damos y verás que podrás adquirir el mejor producto para tu salud.

¿Cuál es la diferencia entre una faja deportiva y una faja reductora?

Las fajas reductoras tienen fines estéticos, moldean la silueta, ayudan a abrir los poros de la piel y esconden el exceso de grasa en el cuerpo. No existen fajas milagrosas para bajar de peso, eso debes tenerlo claro. Las fajas deportivas ayudan a evitar lesiones y a mantener una temperatura corporal regulada. Si deseas bajar algunas tallas de peso, lo mejor que puedes hacer es emplear la faja mientras realizas rutinas de ejercicios personalizadas para ti y una correcta dieta diaria que te permita eliminar las calorías que a tu organismo le sobran.