🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en el tenis

El tenis es uno de los deportes más populares a nivel mundial, pero a su vez es de los más exigentes técnicamente. En él se realizan una repetición continua de movimientos que generan una sobrecarga en el hombro, codos y muñecas. Requiere de una excelente preparación física, y si no se cuenta con ella lo más probable es que ocurran algunas lesiones.

En el presente post queremos darte a conocer las principales lesiones de tenis que pueden padecer los deportistas profesionales y amateurs. También, queremos que conozcas las medidas de prevención y como tratarlas. ¡Acompáñanos a conocer más sobre este excelente deporte!

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al tenis?

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al tenis?

Cuando se practica el tenis se producen lesiones debido a cambios bruscos en el ritmo de los movimientos, esfuerzos excesivos o traumatismos. Al ser un deporte tan completo intervienen todas las partes del cuerpo y por lo tanto cualquiera puede lesionarse. Las zonas más comunes para lesionarse son el hombro, el codo, la muñeca y el tobillo, estas son sus lesiones más frecuentes:

Hombro dislocado

El hombro es una de las partes más afectadas en el tenis porque tiene una movilidad y amplitud superior a cualquier articulación. Esta lesión también se le conoce como luxación de hombro por tenis, generada por realizar posiciones muy forzadas.

En este caso, cuando se tiene el brazo levantado en rotación externa y ejerciendo una potencia máxima de golpe provoca la separación. La cabeza del húmero y la cavidad glenoidea de la escápula se separan generando la luxación. Esto ocurre con mayor frecuencia en caídas, golpes directos, o movimientos bruscos sin el entrenamiento y la técnica adecuada.

Microinestabilidad del hombro

Se trata de una consecuencia de lesiones a repetición a nivel del hombro y es muy frecuente entre los tenistas. Se considera una alteración a nivel anatómico de la articulación del hombro y se conoce también como subluxaciones del hombro. Esta provoca que la porción superior del húmero se mueva con anormalidad y se salga de la cavidad glenoidea con facilidad.

Suele aparecer con mayor frecuencia entre los 20 y 60 años de vida y en personas con prácticas deportivas exigentes. Su característica principal es que genera subluxaciones o sensación de salida de la cabeza del húmero con regreso de la misma espontáneamente. Por eso, ocasiona una desagradable sensación de malestar, signo de “brazo muerto” por la imposibilidad de moverlo y a veces dolor intenso.

Lesión SLAP

Su nombre deriva del acrónimo en inglés “Lesión Labrum de Anterior a Posterior”. Son lesiones que afectan la inserción del labrum superior de la articulación entre el húmero y la escápula llamada glenohumeral. El labrum es un fibrocartílago que rodea la cavidad glenoidea y es donde encajará y asentará la cabeza del húmero.

Esta lesión es provocada por caídas sobre el hombro con el brazo extendido o por movimientos repetitivos de lanzamiento. Se genera un dolor intenso en el hombro sobre todo al realizar movimientos por encima de la cabeza. Esto ocasiona inestabilidad, rigidez, debilidad y sensación de chasquidos al mover la articulación.

Epicondilitis lateral o codo de tenista

Se trata de la patología más frecuente en los tenistas, provocada por una sobrecarga de la articulación del codo. Es una lesión muy dolorosa donde ocurre inflamación y microdesgarros en las fibras musculares extensoras del brazo. Por lo general, ocurre cuando no se realizan las técnicas adecuadas en la práctica del tenis.

Entre sus síntomas destaca el ardor o dolor en la zona exterior del codo y la debilidad muscular para el agarre. Suelen empeorar al realizar alguna actividad con el antebrazo como sacudir el brazo, girar la muñeca o sostener la raqueta.

Tendinitis de muñeca

La muñeca está conformada en su mayoría por tendones que conectan los músculos con los huesos. Ellos son quienes reciben el impacto de los movimientos repetitivos que ocasionan el impacto de los tendones sobre los huesos y otros tejidos. Por eso, las muñecas de los tenistas es una de las partes más susceptibles a lesiones por sobrecarga, traumatismos repetidos o procesos degenerativos.

El síntoma característico de la tendinitis de muñeca es el dolor intenso en la muñeca que suele empeorar con los movimientos. También, puede haber inflamación, enrojecimiento, crujido, chasquido, limitación y debilidad para realizar los movimientos.

Capsulitis en dedos

Es una de lesiones de mano más frecuente en el tenis provocada por los impactos de la raqueta, pelotas, traumatismos y caídas. En ella se inflama la capsula articular, que es una membrana que envuelve la zona de unión de dos huesos o más. Su función es amortiguar los impactos de los movimientos impidiendo que los huesos de los dedos de la mano se muevan.

Cuando el impacto es mayor de lo que puede soportar la cápsula de los dedos, esta se rompe liberando el líquido sinovial. De esta forma, se produce un aumento de volumen, dolor e imposibilidad de mover los dedos. Aunque no es una lesión tan grave suele generar mucho dolor y molestias.

Lumbalgias

La lumbalgia es una lesión común en los jugadores de tenis y se producen en la mayoría de los casos por causas mecánicas. Golpear la pelota con fuerza requiere del impulso de todo el cuerpo de forma potente desde los pies hasta la mano. En la zona lumbar también se realizan esfuerzos y movimientos rotatorios muy bruscos.

La región lumbar no se encuentra preparada para realizar movimientos de amplio rango, sobre todo rotatorios. El impacto que ellos generan daña las carillas articulares de las vértebras y en muchos casos los discos vertebrales. Esto produce un dolor intenso a nivel lumbar que puede ser incapacitante y puede irradiarse a los glúteos y piernas.

Rotura de menisco

Las rodillas también sufren los impactos de las prácticas del tenis, siendo la rotura de menisco una de las más frecuentes. Las lesiones surgen posteriores a movimientos bruscos de giro y extensión a nivel de la rodilla acentuándose con el peso del cuerpo. Por lo general, ocurre una rotura o desgarro a nivel de los meniscos que pueden ser fisuras pequeñas, roturas parciales o totales.

También, pueden producirse lesiones por aplastamiento cuando se presentan caídas sobre los pies con las rodillas extendidas. Se manifiesta presentando un dolor difuso de rodillas, aumento de volumen y limitación de la movilidad a la extensión. Provoca sensación de fallo en las rodillas y chasquido claramente audible al realizar un movimiento.

Lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla

Aunque la lesión no es tan común en los tenistas, puede presentarse resultando una gran pesadilla. Esta afección puede generarse por estiramiento, desgarro o rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Esto ocurre principalmente cuando se realizan paradas abruptas, variaciones de dirección repentinas o realizar saltos y caer de pie. Puede sentirse un chasquido fuerte en la rodilla, dolor intenso, aumento de volumen rápido, limitación para mover e inestabilidad de la rodilla.

Rodilla de saltador

También conocida como tendinitis rotuliana, una lesión en el tendón que une a la rótula con el hueso de la tibia. El tendón rotuliano se encarga de trabajar en conjunto con los músculos de la rodilla para permitir correr, patear y saltar. La lesión de este tendón se produce en la práctica de deportes que generan gran impacto en las rodillas como el tenis.

La sobrecarga de esta articulación por movimientos repetitivos y frecuentes como correr y saltar generan microrroturas a nivel del tendón. Esto provoca pérdida del soporte y mayor rigidez en la rodilla, dolor intenso al estirar la pierna, sentarse, saltar y agacharse.

Desgarro o rotura de los músculos isquiotibiales

El desgarro o rotura de los músculos isquiotibiales también es una de las lesiones más frecuentes en el tenis. Se produce por realizar movimientos como correr velozmente y realizar salidas o detenciones bruscas y rápidas. Estos movimientos generan un excesivo estiramiento o tensión de este grupo de músculos.

Su principal causa es la falta de estiramientos de los músculos antes de iniciar cualquier práctica deportiva. Esto ocasiona un dolor agudo y repentino con una sensación de desgarro o estallido en la parte posterior del muslo. También, pueden aparecer moretones, aumento de la sensibilidad, hinchazón, debilidad e incapacidad de sostener el peso de la pierna.

Esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo se producen por un esfuerzo excesivo de esta articulación y producto de una torcedura por inestabilidad. La consecuencia directa es un estiramiento o desgarro de los ligamentos que le aportan estabilidad y unión a los huesos del tobillo. En el tenis se originan posterior los saltos con giro que realizan los tenistas para tomar un mayor impulso.

La inestabilidad puede forzar de manera excesiva los ligamentos al punto de causar de un estiramiento leve hasta una rotura. La característica del esguince de tobillo es dolor al realizar movimientos, aumento de volumen, hematomas, inestabilidad en el tobillo y crujido.

Tendinitis de Aquiles

Es una patología o lesión que provoca inflamación y dolor a nivel del tendón de Aquiles, específicamente en el talón del pie. El tendón de Aquiles es una banda fibrosa que une los músculos de la pierna con los huesos del pie. Esta conexión permite levantarse en la punta de los pies, caminar, saltar y correr.

Se presenta en corredores que aumentan o disminuyen la intensidad de sus carreras de forma repentina. En el caso del tenis, se presenta con mayor frecuencia en personas que suelen practicar el deporte solo los fines de semana. Produce un dolor leve en la parte posterior de la pierna o arriba del tobillo y rigidez durante las mañanas.

Fascitis plantar

Una de las afecciones más comunes que pueden presentarse en la práctica del tenis o cualquier deporte. Se produce por la inflamación de una estructura que se encuentra en el pie llamada fascia plantar. Ella se encarga de conectar los huesos del talón con los dedos de los pies formando el arco del pie.

La inflación de la fascia plantar se produce debido a la tensión y excesiva estirada que se genera al correr o saltar. Es muy común en personas que no están acostumbradas al esfuerzo excesivo o con deformidades del arco plantar sin el calzado adecuado. El dolor intenso se presenta al apoyar, saltar o andar descalzo y existe mucha sensibilidad en el arco plantar.

Fracturas de huesos

Representan las lesiones menos frecuentes en la práctica del tenis, pero no quiere decir que no puedan ocurrir. Se producen cuando se presentan caídas, golpes, impactos en zonas susceptibles como los hombros, codos, muñecas, manos, tobillos, entre otras. Cuando ocurren son las lesiones que más generan impedimento de prácticas del tenis por más tiempo.

Provocan un dolor muy intenso acompañado la deformidad del miembro o zona afectada. También, produce crujir o crepitar en la articulación o hueso con imposibilidad de realizar movimientos. Requiere de una valoración médica de urgencias e inmovilización de la parte afectada.

Mejores productos para recuperación de lesiones en tenis

Más vendidos

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos tenis?

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos tenis?

El tenis es una actividad muy divertida, sin embargo, requiere que se practique en condiciones físicas óptimas y las técnicas adecuadas. La mayoría de las lesiones de este deporte pueden evitarse si se siguen ciertas normas y recomendaciones:

Calentamiento

El tenis es un deporte que requiere de un estado de preparación integral al momento del iniciar cualquier partido o práctica. Este proceso de preparación se conoce como calentamiento y genera efectos importantes en el organismo acondicionándolo para el esfuerzo físico que hará. El principal efecto es proporcionar un mayor flujo sanguíneo a los músculos garantizando un aporte de oxígeno adecuado. También, una mejor flexibilidad, sobre todo a nivel de miembros superiores e inferiores.

En el calentamiento deben realizarse los siguientes ejercicios:

  • Trotar: El trote es un ejercicio que acondiciona en un 70% toda la musculatura del cuerpo, lo que mejora la condición física del deportista. Se puede iniciar con un trote suave e ir aumentando la intensidad para aumentar el rendimiento.
  • Ejercicios de resistencia: Posteriormente se deben realizar ejercicios que mejoren el rendimiento del deportista. Se pueden combinar ejercicios como correr, saltar la cuerda, uso de cables y poleas y levantamientos de peso del propio cuerpo. De esta forma se gana resistencia cardiovascular y pulmonar.
  • Estiramientos suaves: Los estiramientos son esenciales para que los músculos obtengan mayor flexibilidad durante la práctica deportiva. En el tenis es importante estirar desde los músculos del cuello, hasta el tobillo y el pie.

El calentamiento es una etapa que debe durar aproximadamente 15 minutos. Sin embargo, el tiempo va a depender de la intensidad y la duración de la actividad que se va a realizar. El momento preciso es cuando la persona comienza a sudar, pero todavía no se siente cansado.

Enfriamiento

Después de practicar el deporte también es necesario realizar técnicas de enfriamiento adecuadas para permitir una buena recuperación de los músculos. Eso permite maximizar el rendimiento en prácticas posteriores y reducir las probabilidades de parecer lesiones futuras.

Lo ideal es tomarse 15 minutos después de practicar el ejercicio para realizar una actividad suave como caminar y estirar los músculos. El estiramiento es muy importante sobre todo en los músculos que se han usado en la práctica deportiva. En el tenis es conveniente enfriar los músculos del hombro, del brazo, codo, antebrazo, tendones de muñeca y tobillos y columna.

Los ejercicios de enfriamiento más recomendados son:

  • Trote y caminata ligera: Se deberá iniciar con un trote ligero que vaya disminuyendo en intensidad hasta llegar a una caminata suave. La idea es bajar gradualmente el ritmo cardiaco hasta llegar al estado de reposo.
  • Levantamiento de hombros y brazos: Mientras se realiza la caminata suave se puede levantar los hombros y brazos por encima de la cabeza en varias oportunidades. Esto ayuda a que la sangre acumulada en los músculos se mueva junto con otros desechos del metabolismo muscular.
  • Movimientos de estiramientos y rotativos: Se pueden realizar movimientos de estiramiento y rotatorios a nivel del tronco, piernas y pies. Esto ayuda a prevenir la rigidez y el entumecimiento muscular posteriormente.

Entre los beneficios que aportan el enfriamiento y el estiramiento después de cualquier práctica deportiva es reducir el dolor muscular. Esto es importante, sobre todo al día siguiente, ya que mejora considerablemente la flexibilidad y elasticidad del cuerpo.

Equipamiento adecuado

El tenis requiere indudablemente el uso de un equipamiento apropiado, podría decirse que es fundamental para cualquier jugador de tenis. No solo involucra la comodidad al jugar, sino previene considerablemente las lesiones. El equipamiento adecuado incluye desde la ropa deportiva, calzados, hasta las raquetas y demás indumentaria.

  • Ropa: A la hora de iniciar las prácticas es muy importante sentirse cómodo, por eso una ropa deportiva adecuada es esencial. La ropa de tenis tiene la característica que debe ajustarse bien al cuerpo y ofrecer libertad a los movimientos. La tela debe ser suave y cómoda y que no genere fricción en la piel. También, debe ser completamente transpirable, debe poder adsorber el sudor y aportar suficiente aire fresco. El diseño debe ser el adecuado, en la actualidad existen variedad de diseños y colores.
  • Zapatillas de tenis: El calzado es un equipamiento esencial de la práctica del tenis ya que proporcionan libertad de movimiento, comodidad y previenen lesiones. Un buen calzado te ayuda a conseguir un agarre perfecto en la cancha para que puedas alcanzar cada una de las pelotas. Además, protegen al pie, los músculos de la pierna y articulaciones de futuras lesiones durante cada práctica de juego. Para escoger los zapatos adecuados debes fijarte que aporten estabilidad, amortiguación, tracción, durabilidad, encaje, que sean livianos y duraderos. Debes recordar que las zapatillas de tenis deben soportar los bruscos cambios de dirección y que te aporten cierto nivel de flexibilidad.
  • Raquetas: La raqueta es el accesorio de tenis más importante a la hora de practicar el deporte en la cancha. Existe un amplio stock de raquetas en el mercado deportivo por eso escoger una a veces suele ser abrumador. La mayoría de los jugadores suelen seleccionar la raqueta más vendida que encuentran en las tiendas. Sin embargo, es muy importante conocer las características para encontrar la mejor y más adecuada. Lo primero que se debe tomar en cuenta es el mango, debe generar una conexión perfecta entre la mano y la raqueta. También, debes fijarte en la cabeza, es el tamaño de la cara de la raqueta e influye en control y aceleración de la pelota. Existen diferentes tamaños, las raquetas grandes son para jugadores principiantes y las pequeñas son para los jugadores profesionales.
  • Pelotas de tenis: Las pelotas de tenis también tienen una influencia importante en la práctica de tenis. Existen 5 modelos de pelotas de tenis y su color amarillo le da la visibilidad necesaria al momento de jugar en la cancha. Están compuestas por el núcleo que influye en el peso, rebote y una capa de fieltro que aporta durabilidad y resistencia.

Nutrición e hidratación

El tenis es un deporte muy exigente y debido a sus características de alta intensidad genera un gasto calórico acentuado. Es por eso que, los tenistas deben mantener una alimentación muy equilibrada, variada y adaptada al gasto energético del deportista. Una ingesta adecuada de nutrientes mantiene en buen estado sus músculos y ligamentos y evita futuras lesiones.

Lo ideal es que cada deportista realice un aproximado de 5 comidas al día de forma fraccionada y muy ordenada:

  • Carbohidratos: El consumo de carbohidratos es esencial para aportar la energía necesaria. Existen varias opciones de este grupo de alimentos como el arroz, la avena, la pasta, el pan y la quínoa. También, de fuente vegetal como la patata, legumbres, frutas y verduras. La ingesta deberá ser en dependencia de lo exigente de la práctica deportiva. En entrenamientos leves entre 5-7 gramos por kilogramo de peso corporal. En entrenamientos moderados a fuertes entre 7-10 gramos por kilogramo de peso corporal.
  • Proteínas: Las proteínas son esenciales para reparar el daño a nivel muscular. En combinación con los carbohidratos favorecer la adaptación y aumentar los efectos del entrenamiento. Las principales proteínas son carne de res, aves, pescado, huevos, lácteos, frutos secos y legumbres. La proporción deberá ser 1,2 -1,4 gramos por cada kilo de peso corporal al día.
  • Grasas o lípidos: Estos tienen una función importante, ya que aportan energía. Es importante que sean grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas como el aceite de oliva, frutos secos, pescados azules y el aguacate. Deberán representar entre el 20 y 30% de la ingesta calórica de la dieta.

¿Cómo se debe alimentar un tenista? Es importante que sepas que la alimentación antes de cada partido debe ser rigurosa, puedes seguir estas recomendaciones:

  • Alimentación durante cada entrenamiento: Antes de cada entrenamiento es necesario realizar una ingesta de alimentos rica carbohidratos 2-3 horas antes. En entrenamientos de alto rendimiento se deberán consumir entre 30-60 gramos por kilogramo de peso corporal, incluyendo una fruta o barrita energética.
  • Alimentación durante el partido: Dos días antes del partido lo mejor es realizar ingestas de carbohidratos entre 7-10 gramos por kilogramo de peso corporal. Después entre 2-4 horas antes del partido se deberá ingerir entre 2-4 gramos de carbohidratos por kilogramo de peso corporal. Deberá ser una comida rica en carbohidratos, moderada en cantidad de proteína y baja en lípidos o grasas. Durante el partido que pueden tener entre 60-90 minutos de duración se recomienda consumir 60-90 gramos por kilogramos de peso. Debe acompañarse el consumo de la comida con bebidas isotónicas, barritas deportivas y frutas.
  • Alimentación después del partido: Deberá cumplirse un esquema, dentro de la 1era hora se debe incluir hidratación y alimentación adecuada. La hidratación deberá cumplirse con bebidas de recuperación a base de sodio, proteína hidrolizada e hidratos de carbono. Más tarde, realizar una ingesta de comidas solidas rica en hidratos de carbono, con un elemento proteico que favorezca la recuperación celular.

Y, ¿Dónde dejamos la hidratación? La hidratación también es importante para un tenista, como todos los deportistas debe haber una ingesta de líquidos controlada. Por eso, es importante hidratarse antes, durante y después de cada partido.

  • Hidratación antes del partido: Se deberá beber un aproximado de 5-7 ml por kilogramo de peso antes de iniciar el partido. Eso corresponde entre 2-3 vasos de agua entre 3 y 4 horas antes del partido. También se puede sustituir un vaso por una bebida isotónica y una hora antes de iniciar beber 1 vaso de agua.
  • Hidratación durante el partido: Es recomendable beber entre 150-200ml por kilogramo de peso cada 15-20 minutos. Cuando la actividad física supere los 60-90 minutos se debe sustituir el agua por bebida isotónica para reponer los electrolitos perdidos en el sudor. Los electrolitos intervienen en el correcto funcionamiento muscular y en la fatiga por eso hay que tomarlos en cuenta.
  • Hidratación después del partido: Después de cada partido de tenis la hidratación deberá continuar de preferencia con bebidas isotónicas y mucha agua.

Estado de forma

El tenis es un deporte muy exigente a nivel físico y quienes lo practican deben estar en un estado físico óptimo. Sin embargo, el tenis no exige un prototipo de estado de forma corporal. Se puede ser un excelente jugador de tenis y tener características diferentes a otros tenistas en cuanto a medidas antropométricas.

En la práctica profesional del tenis se ha visto una tendencia de selección de tenistas con mayor altura. Se ha establecido que una estatura ideal es de aproximadamente 185 cm. Sin embargo, lo que realmente importa es la técnica y los gestos que desarrolle cada tenista.

La preparación física debe estar destinada a tener miembros superiores e inferiores bien desarrollados. La principal finalidad es lograr mayor velocidad, capacidad de reacción, cambios rápidos de velocidad y dirección. También, se debe prestar especial atención en la coordinación neuromuscular y ser capaz de poder disputarse en diferentes superficies y ambientes.

Terapias de recuperación

Las terapias de recuperación muscular son esenciales después de cualquier partido o simplemente después de un entrenamiento de tenis. El rendimiento y el desarrollo corporal van a depender en gran parte de la calidad y rapidez de la recuperación muscular. Cuanto más rápida sea la recuperación corporal aumenta la capacidad de poder entrenar nuevamente y menos probabilidad de lesionarte.

Entre las terapias de recuperación muscular tenemos:

  • Masaje deportivo: Se trata de un conjunto de técnicas que tienen como objetivo recuperar los tejidos y prepararlos para un futuro esfuerzo. Además, previenen lesiones futuras y están especialmente diseñados para los deportistas de alto rendimiento. Pueden ser de varios estilos como los masajes precompetición, recuperadores y de mantenimiento.
  • Uso de terapias de frío/calor: Aplicar frío y calor sobre los músculos luego de realizar un entrenamiento deportivo de alto rendimiento es una de las mejores opciones. El frío es un excelente calmante del dolor muscular, mientras que el calor mejora la circulación y relaja los tendones y músculos. La combinación de frío y calor favorecen la recuperación de los músculos, equilibran el sistema cardiovascular y el sistema nervioso autónomo.
  • Uso de prendas de compresión: Las prendas de compresión son un tipo de ropa deportiva que sirve para presionar los músculos durante la actividad física. En el tenis es muy útil porque permite una mejor circulación sanguínea mientras se entrena. Además, permite una mejor recuperación muscular reduciendo la fatiga ayudando a evitar considerablemente las lesiones.
  • Uso de terapias de acupresión: La acupresión es una terapia estrechamente ligada a la acupuntura, con la diferencia que no se realiza con agujas sino realizando presión. La manipulación se realiza con las manos y se enfoca en puntos locales y de activación, es decir, donde hay dolor. Su finalidad es mejorar el flujo de energía, liberar bloqueos y permitir un estado corporal saludable, armonioso y balanceado.
  • Uso de termoterapia y crioterapia: La termoterapia tratar las lesiones y fatigas musculares logrando un verdadero efecto terapéutico al dolor y un excelente relajante. Su mecanismo de acción es mediante la vasodilatación que provoca el calor a nivel muscular. La crioterapia genera el efecto de vasoconstricción, reduciendo el dolor y la inflamación, siendo útil evitando mayor daño en las lesiones deportivas.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en jugadores de tenis?

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en jugadores de tenis?

El método RICE es un protocolo de atención médica que está diseñado para permitir una recuperación adecuada después de presentar cualquier lesión. Es uno de los métodos más sencillos para usarse en el ámbito deportivo, sobre todo en caso de rehabilitación. Su nombre se debe a las iniciales de los pasos a seguir en inglés (Reposo “Rest”, Hielo “Ice”, Compresión “Compression”, Elevación “Elevation”)

Con los años se ha actualizado y se llama PRICE, pero el método RICE sigue siendo el más conocido por todos. En este caso se le ha incluido el primer paso que sería Protección “Protection”.

Este protocolo comprende una serie de pasos para evitar daños mayores en la zona:

  1. Protección (P): En esta esta se debe proteger la zona afectada sin llegar a inmovilizarla por completo. Se debe suspender el entrenamiento o partido inmediatamente y evitar cualquier tipo de movimiento que empeore la lesión. Seguidamente se deberá colocar un inmovilizador que pueden ser cabestrillos, soportes de articulación u ortesis.
  2. Reposo (R): Posteriormente se debe mantener la zona en total descanso, evitando realizar los movimientos habituales. La finalidad de esta modalidad de reposo es evitar la rigidez y mantener la flexibilidad de la parte lesionada. El tiempo deberá ser por 48 horas y tiene que combinarse con un vendaje funcional de forma temporal.
  3. Hielo (I): Seguidamente se debe emplear unas de las terapias más efectivas para disminuir el dolor y la inflamación, la crioterapia. Se inicia colocando compresas frías o bolsas de gel frío que se encuentren entre los 10-20 °C durante menos de 20 minutos. Pueden realizarse de 6 a 8 aplicaciones en la zona afectada durante el día y es importante jamás exceder los 20 minutos.
  4. Compresión (C): La compresión permite un mejor retorno de sangre al corazón y garantiza mayor estabilidad, firmeza de la parte afectada. Puede realizarse con un vendaje que ofrezca una presión justa para disminuir la inflamación y permite la circulación normal de sangre. La mejor opción es usar un vendaje elástico que permita fijar la posición de los tejidos, pero sin inmovilizar totalmente.
  5. Elevación (E): Todos los demás pasos deben combinarse con la elevación de la zona o parte del cuerpo lesionada. La forma correcta de realizarla es manteniendo la zona afectada por encima del corazón, siempre generando mayor retorno venoso. Lo mejor es realizarla en los momentos de reposo utilizando como base una superficie blanda como una almohada.

Atender cualquier tipo de lesión mediante el método PRICE es muy sencillo y favorecedor. La combinación de estas etapas garantiza que el jugador de tenis pueda tener una recuperación más rápida y sin secuelas en la recuperación.

¿Cuándo debemos acudir a un especialista para el tratamiento de lesiones en tenistas?

Cuando ocurren lesiones deportivas en el tenis que dificultan inmediatamente la movilidad o una recuperación rápida, pueden tratarse de lesiones graves. Por eso, los deportistas deben saber reconocer cuando tienen que consultar a un médico.

Las lesiones graves pueden generar los siguientes síntomas:

  • Aumento de volumen considerable en la articulación o zona afectada.
  • Inestabilidad de alguna articulación o miembro.
  • Incapacidad para realizar los movimientos con normalidad.
  • Imposibilidad para ponerse en marcha o de pie.
  • Dolor en la espalda que se irradia hacia los brazos o hacia las piernas con entumecimiento y pérdida de la sensibilidad.
  • Dolor que empeora con el paso de los días e interrumpe el sueño o la vida diaria.

Las lesiones crónicas son por sobreuso y generan estos síntomas:

  • Dolor que empeora con la actividad, pero que al guardar reposo desaparece.
  • Hinchazón leve o aumento de volumen.
  • Crujir de las articulaciones al realizar los movimientos habituales.
  • Debilidad que disminuye la capacidad de la articulación o miembro de moverse normalmente.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00