🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Calambres

En ocasiones, los calambres musculares o espasmos suelen atacar a muchas personas de forma súbita, produciendo un gran dolor que puede mantenerse por segundos e incluso, por varios minutos. De allí, surge la gran duda respecto a que son estas contracciones involuntarias y qué tipos existen.

Es por eso que, en el presente post, nos enfocaremos en darte a conocer dicha información sobre los calambres musculares, al igual que cuales son sus principales causas y síntomas, qué métodos existen para mejorar los dolores causados por ellos y otras dudas frecuentes en favor de conservar tu salud en el mejor estado posible.

Definición: ¿Qué son los calambres musculares?

Si bien es cierto, los calambres se definen como contracciones musculares involuntarias que son producidas cuando uno o varios músculos del cuerpo humano se endurecen y se contraen, con la imposibilidad de relajarse. De tal forma, generan un notable dolor en las personas que puede durar desde algunos segundos hasta varios minutos. Valorando que, en los peores casos, se mantienen por más de 15 minutos.

En ese sentido, a pesar de que normalmente tienen lugar en las piernas y los pies, provocando la flexión del pie y de los dedos; lo cierto es que también se pueden presentar en cualquier otro músculo del cuerpo. Esto, por lo general, se asocia a una deficiencia de magnesio en el organismo, aunque se conocen otras causas adicionales que motivan la aparición de dichos espasmos súbitos, tanto después de hacer ejercicios como también cuando el cuerpo se encuentra en reposo.

¿Cuáles son los tipos de calambres y espasmos musculares más comunes que hay?

¿Cuáles son los tipos de calambres y espasmos musculares más comunes que hay?

Muchos pacientes de esta dolencia involuntaria, se preguntan si existen varios tipos de calambres y es por eso que, ante dicha duda tan latente, acotamos que, si se identifican diferentes clases de espasmo musculares que pueden variar dependiendo de su naturaleza. Ya sea, según el instante en el cual ocurren o por el tipo de músculo afectado en el individuo.

Por ende, a continuación, destacamos en qué consisten cada uno de ellos:

Según el momento del calambre

En vista de que las contracciones musculares súbitas tienden a aparecer a causa del ejercicio, la principal clasificación de esta dolencia radica en el momento en el cual se produce el calambre.

Considerando que, normalmente, suelen efectuarse durante el ejercicio o después de realizar un gran esfuerzo muscular:

  • Espasmos durante el ejercicio: Si el individuo afectado hace un esfuerzo excesivo mientras se ejercita, sobre todo por presentar una mayor intensidad de lo habitual, es probable que sufra un espasmo muscular durante su actividad física. Ya sea por deshidratación, por usar una técnica incorrectamente, por falta de buen estado físico y debido a la sudoración.
  • Espasmos después del ejercicio: También pueden producirse después de haber hecho ejercicios, en especial, si la persona duró más tiempo de lo común. Ya que, es es frecuente que aparezca una contracción de este tipo cuando se culmina una larga actividad física que haya sido exigente. Debido a que, el flujo sanguíneo muscular experimenta cambios extremos y si este es insuficiente, causará dicha contracción súbita.

Según el tipo de musculatura afectada

Otra clasificación que se maneja en torno a los calambres, hace referencia al tipo de musculatura que estos afectan en los seres humanos. Lo cual, al mismo tiempo, depende de la condición de base de cada individuo.

Por tanto, a continuación, mencionamos qué clases de espasmos existen en lo que concierne a los músculos impactados:

  • Calambres nocturnos: Son aquellos que se generan cuando hay bajos niveles de ciertos minerales (como el magnesio, por ejemplo), al igual que por la disminución del flujo sanguíneo a través de los músculos (por estar mucho tiempo acostados o sentados) y también por la deshidratación. Así, se producen durante la noche y son los más comunes de todos.
  • Calambres del músculo liso: Por lo general, este tipo de calambres musculares ocurren antes y/o durante el ciclo menstrual de la mujer. Razón por la que, principalmente, se caracterizan por ser contracciones sintomáticas.
  • Calambres del músculo esquelético: Hacen referencia a los calambres asociados con la actividad extenuante y agotadora (aunque, en ciertos casos, se presentan durante la relajación) que termina afectado los muslos, los arcos de los pies y las pantorrillas de los individuos. En comparación con los demás tipos, los calambres de músculo esquelético son los más dolorosos de todos.

Mejores productos para calambres musculares

Más vendidos

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo de los espasmos musculares?

Más allá de conocer que, los calambres musculares son espasmos involuntarios y dolorosos en uno o varios músculos del cuerpo, los cuales pueden producirse debido al aumento de la frecuencia de acción muscular y/o por la gran exigencia de una actividad física; también se distinguen otras causas por las cuales aparecen dichas contracciones durante un tiempo determinado.

Como consecuencia, mencionamos qué factores de riesgo aumentan las probabilidades de que una persona pueda sufrir estas dolencias:

  • Por bajos niveles de electrolitos, tales como: Magnesio, calcio o potasio.
  • Debido a los músculos que presentan poca irrigación sanguínea u adquieren un suministro de sangre inadecuado.
  • También se experimentan durante el proceso de diálisis tras la pérdida de la función renal.
  • La deshidratación o el hecho de realizar alguna actividad física sin haber tomado suficiente líquido, es otra causa que produce los calambres musculares.
  • Si el individuo siente estrés o presenta compresión en sus nervios (en espalda o cuello), es probable que sufra contracciones súbitas.
  • Hay ciertos medicamentos que generan estos espasmos musculares, como efectos secundarios.
  • Durante el embarazo, las mujeres también pueden sufrir de calambres musculares intensos.
  • Otro de los factores de riesgo de estas dolencias, consiste en el sobrepeso de los individuos.
  • En muchas situaciones, los espasmos musculares suelen afectar a los adultos mayores de 60 años con frecuencia.
  • Algunas afecciones como la diabetes y los trastornos hepáticos, tiroideos y nerviosos, también conllevan a la producción de calambres en las musculaturas de los pacientes.

Principales signos y síntomas asociados a los calambres

Principales signos y síntomas asociados a los calambres

Una vez se presenta el espasmo muscular en las personas, el principal signo de todos hace referencia a la sensación de tensión y dolor en el músculo afectado que, en algunas circunstancias, es verdaderamente intenso.

Sin embargo, más allá de esto, existen otros síntomas asociados a los calambres que vale la pena saber y es por ello que, a continuación, listamos los más relevantes:

  • Endurecimiento y contracción de la musculatura de forma repentina e incontrolable.
  • Una notable sensibilidad en el músculo durante las 24 horas posteriores al calambre inicial.
  • Durante o después de la contracción, es posible que se genere un bulto duro de tejido muscular debajo de la piel.

¿Cómo aliviar el dolor y mejorar los síntomas por calambres musculares?

En vista del fuerte dolor que causan los calambres musculares en las personas, los afectados se preguntan cuales son las soluciones a las que pueden recurrir para lograr disminuir y aliviar el dolor a fin de mejorar los síntomas generados por este tipo de afecciones.

Afortunadamente, la medicina garantiza diferentes alternativas para que estos pacientes puedan liberarse de dicha aflicción y aquí, detallamos de cuales se tratan:

Terapias alternativas y complementarias

Básicamente, una terapia o tratamiento se define como un conjunto de medios que permiten curar o aliviar los síntomas de ciertas enfermedades y/o dolores generados por alguna afectación médica.

En el caso de las contracciones musculares súbitas, los pacientes pueden recurrir a una gran variedad de terapias, tales como:

  • Terapia de frío y calor: Gracias a que esta técnica terapéutica disminuye la inflamación, alivia el dolor e incrementa la circulación de la sangre, se recomienda para mejorar los síntomas causados por los calambres musculares. Así, puede aplicar calor cuando el músculo está tenso y usar compresas frías o hielo cuando el músculo duele.
  • Terapia de compresión: Conocida como “terapia de compresión médica”, se distingue como aquella que emplea un elemento elástico en las extremidades u otras áreas del cuerpo con el objetivo de ejercer una presión controlada sobre ellas, debido a que aprieta las paredes de las venas. De tal manera, aumenta la velocidad y el volumen del flujo sanguíneo, mejorando así los síntomas generados por el calambre y reduciendo la aparición de ellos.
  • Terapia de masaje: Los masajes terapéuticos, principalmente, se caracterizan por sobar y frotar una zona especifica del cuerpo para relajarla. Con ello, tienen la capacidad de reducir la presión arterial y mejorar la circulación, al igual que, disminuir el dolor y la rigidez. Por consiguiente, son indicados para aliviar los síntomas provocados por los espasmos musculares.
  • Terapia de acupresión: Se refiere a un tratamiento propuesto por la medicina tradicional china que consiste en estimular diversos puntos del cuerpo humano al ejercer una presión en ciertas zonas (planta del pie, palma de la mano, pabellón auricular, etc.) con los dedos o codos. Así, logra calmar el dolor en área localizadas y, por ende, son perfectos para los pacientes afectados por calambres al desencadenar una respuesta curativa dentro del cuerpo.
  • Termoterapia: Con fines terapéuticos, la termoterapia recurre a la aplicación de calor para proporcionar un efecto sedante y relajante en el enfermo. Ya sea en forma sólida, semilíquida o gaseosa, con lo cual actúa como analgésico y antiinflamatorio. Gracias a ello, puede aminorar el dolor de una zona en concreto que ha sido afectada por un espasmo muscular.
  • Remedios naturales con uso de plantas: Otra terapia complementaria que puede mejorar los signos de estas contracciones, se basa en utilizar plantas medicinales o remedios naturales que pueden favorecer la circulación de la sangre y generar un efecto antiinflamatorio para aliviar la aflicción. Para los calambres, algunas de las mejores opciones son: Infusiones de romero, castaño de indias, diente de león y cola de caballo.
  • Ultrasonido: Los pacientes que sufren de espasmos súbitos con frecuencia, también pueden recurrir a la terapia con ondas de presión que también es conocida como “ultrasonidos”. Los cuales, son sonidos no audibles que suscitan una presión sobre los tejidos blandos y con ello, también producen calor local. De ese modo, funcionan como un medio ideal para atenuar los calambres en las musculaturas.
  • Meditación y relajación: Otra solución indicada para aliviar los dolores generados por los espasmos musculares e incluso, para evitar estas contracciones; consiste en recurrir a la meditación para conseguir un estado de relajación que le permita al individuo ser más consciente de su cuerpo, entender sus dolencias, limpiar el subconsciente de cualquier tensión y descargar la ansiedad.
  • Aromaterapia: Como medicina alternativa basada en el empleo de materiales aromáticos (incluyendo los aceites esenciales), nace la aromaterapia que garantiza la mejora del bienestar físico y  psicológico de las personas. En vista de ello, muchos aceites esenciales son recomendados para calmar el dolor producido por calambres, al igual que para brindar un estado de relajación y placer por medio de los aromas. Entre los mejores para esto, encontramos: Aceite esencial de tomillo, lavanda, cayena e hinojo.
  • Acupuntura: Este componente clave de la medicina tradicional china ​que implica la inserción de agujas finas en el cuerpo en ciertos puntos, también se destaca como otro tratamiento ideal para mejorar los síntomas propios de los espasmos musculares.  Gracias a que, permiten incrementar la circulación de la sangre, calmar el dolor muscular y equilibrar el Qi del paciente.
  • Retroalimentación: Con la ayuda de un equipo eléctrico, este tratamiento se centra en monitorear el ritmo cardiaco de la persona afectada junto con su presión sanguínea, tensión muscular y temperatura, para ayudarle a estar más consciente de la reacción de su cuerpo al dolor. De tal forma, la retroalimentación combinada con algunas técnicas de relajación, promete el control de las respuestas del cuerpo a la molestia causada por el calambre.
  • Hábitos de vida saludable: También es esencial implementar algunos hábitos de vida saludable por medio de los cuales se logren evitar estas afecciones originadas por las contracciones musculares involuntarias. Entre los cuales, se pueden destacar: Mantenerse hidratado bebiendo abundante líquido todos los días, prevenir el sedentarismo, estirarse de forma correcta antes de ejercitarse, realizar actividades físicas sin excederse, comer sanamente, etc.

Suplementos alimenticios

Para evitar las contracciones musculares y/o calmar el dolor generado por estos espasmos, también es aconsejable ingerir ciertos suplementos alimenticios. Puesto que, estos son ideales para complementar una alimentación sana, gracias a sus ingredientes que permiten obtener vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos y enzimas.  Lo cual, adicionalmente, te ayudará a mantener tu mente y tu cuerpo en buen estado.

Ahora bien, de forma especifica, vale la pena puntualizar cuales son los mejores alimentos para evitar calambres en las musculaturas y por consiguiente, aquí procedemos a listarlos:

  • Suplementos alimenticios ricos en potasio: Como, por ejemplo: tomate, zanahoria, banano, melón, naranja y kiwi.
  • La carne de pollo y de vaca: también es apropiada para prevenir estas dolencias. Pues, son risas en proteínas y aportan el nivel de potasio recomendado al día (4.7 gramos).
  • Productos lácteos: También se recomiendan los lácteos como la leche, el yogur y el queso que son ricos en calcio (un mineral esencial para los músculos, nervios y huesos). En caso de que, no seas tolerante a la lactosa, puedes recurrir a la soya.
  • Frutos secos: Otro suplemento ideal para evitar los calambres musculares, son las nueces que aportan un gran nivel de magnesio. Con ello, aparte de ayudar a tus músculos, también mejorarás el funcionamiento de tu cerebro.
  • Frutas frescas: El aguacate también es apropiado para obtener una buena cantidad de magnesio y así, minimizar los riesgos de sufrir espasmos musculares.
  • Frutos rojos: Para eliminar los radicales libres que se acumulan en los músculos y generan los calambres, consume arándanos antioxidantes como una compota.
  • Zumos: Muchos expertos recomiendan beber zumo de jengibre para mejorar la circulación y así, prevenir los calambres nocturnos. A la hora de prepararlo, puedes agregar un par de limones exprimidos con un poco de jengibre.

Medicamentos

Si la afección originada por los calambres musculares ha generado un excesivo dolor en el paciente, viene acompañado de enrojecimiento, hinchazón o sensación de calor, ocurren a menudo, duran mucho tiempo y esto no puede ser aliviado por medio de terapias o con medicina natural, lo mejor será recurrir a un profesional de la salud para que el mismo pueda brindarte las medidas de cuidado correctas.

Entre lo cual, seguramente, te recetará medicamentos aptos para calmar el dolor y la inflamación, al igual que para reducir las probabilidades de sufrir espasmos musculares en futuras ocasiones.

Por su parte, aunque es ideal consumir medicamentos para mejorar los síntomas, no es apropiado recurrir a la automedicación sin antes visitar a un médico capacitado. Ya que, esto podría presentar falta de efectividad, causar reacciones adversas, generar peligrosos efectos secundarios e inclusive, intoxicar al paciente.

¿Qué métodos de prevención para los calambres musculares son los más efectivos?

¿Qué métodos de prevención para los calambres musculares son los más efectivos?

Así como con cualquier otra lesión, en el caso de los calambres, es mejor prevenirlos que tener que tratar de aliviar el dolor causado por ellos. Por lo que, resulta fundamental que las personas que han sufrido de estos espasmos, recurran a algunas medidas preventivas que ayuden a evitar dicha dolencia.

Aquí especificamos varios métodos de prevención que son realmente efectivos:

  • Estiramientos: Antes o durante una contracción muscular, el estiramiento es un gran aliado para evitar que ocurran e incluso, para proporcionarle alivio al músculo. Por ende, se recomienda hacer un buen estiramiento previo al realizar alguna actividad física e incluso, antes de acostarse a dormir (si has sufrido de calambres en las piernas por la noche).
  • Entrenamientos progresivos: En caso de que entrenes de forma constante, es importante que optes por graduar la duración e intensidad del ejercicio físico. Gracias a ello, tu cuerpo podrá adaptarse al incremento de actividad a través del tiempo y sus músculos no rebasarán el esfuerzo pertinente hasta contraerse y/o lesionarse.
  • La hidratación: también es una excelente medida de precaución para no sufrir de espasmos musculares. Motivo por el cual, es ideal que bebas mucho líquido diariamente para así lograr evitar cualquier grado de deshidratación. Dado que, esta última es una de las principales causas de los calambres en las musculaturas.
  • Dieta sana: Otra clave para impedir esta dolencia, consiste en tener una dieta sana y equilibrada, consumiendo los suplementos alimenticios que te señalamos anteriormente. Ya que, mientras más potasio, magnesio, calcio, proteínas y vitaminas ingieras, menores probabilidades hay de que se endurezcan y contraigan los músculos de manera súbita.
  • Meditación y relajación: Por supuesto, el tener estados de ansiedad, intranquilidad y en definitiva, estrés, no va a favorecer que nuestros músculos estén relajados, por esto se recomienda realizar prácticas de meditación y relajación.
  • Contacto con la naturaleza: En relación al punto anterior, el dar paseos relajantes en entornos naturales nos ayudará a relajarnos y sentirnos mejor, alejándonos del estrés de las grandes ciudades.

F.A.Q: Preguntas frecuentes

¿Porqué ocurren los calambres nocturnos en las piernas y pies?

En general, el mecanismo preciso de los calambres en las piernas y pies todavía se desconoce. Sin embargo, a nivel científico, se han propuesto varios motivos tales como:

  • Durante el decúbito nocturno del cuerpo, el pie se encuentra en flexión plantar de forma pasiva y por eso, las fibras de la musculatura de la pantorrilla están acortadas casi en su totalidad. En consecuencia, la estimulación desinhibida que presenta el nervio, tiende a generar el espasmo.
  • La existencia de algún daño nervioso en las piernas, producido por la elevada prevalencia en trastornos neurológicos (como el parkinsonismo, por ejemplo), también conducen a los calambres por las noches.
  • Debido a un efecto adverso de numerosos medicamentos (anticonceptivos, antipsicóticos, diuréticos, esteroides, etc.), suelen reportarse estos espasmos musculares mientras el paciente descansa en horas nocturnas.
  • Otra causa habitual por la cual se presenta esta dolencia, hace referencia a la colocación de las piernas en posiciones externas mientras la persona duerme. Pues, dichas posiciones pueden impedir un correcto flujo sanguíneo tanto en las piernas como en los pies.
  • El embarazo, sobre todo durante los últimos meses, también genera repetitivas contracciones musculares nocturnas en estas zonas del cuerpo.

¿Cómo podemos evitar la aparición de calambres musculares?

Por suerte, existe la posibilidad de evitar la aparición de los calambres al implementar ciertas indicaciones que impiden la generación de estos espasmos bajo cualquier condición (por hacer ejercicio, debido a ciertas enfermedades, durante la noche, etc.). Así, entre las medidas que puedes implementar para impedirlos, se encuentran:

  • Mantener el cuerpo hidratado, tomando abundante agua o bebidas naturales todos los días.
  • Seguir una alimentación saludable y balanceada que, especialmente, sea rica en magnesio, potasio, calcio y proteínas.
  • Realizar actividades físicas enfocadas en estirar y fortalecer los músculos, sin excederse en tiempo e intensidad.
  • Evitar o limitar la ingesta de bebidas que contengan alcohol. Dado que, este afecta negativamente a las fibras responsables de la conducción nerviosa (motora o sensitiva) que conlleva a la aparición de espasmos.

¿Cómo quitar un calambre muscular y aliviar el dolor?

Si quieres desaparecer la contracción involuntaria de uno o varios músculos para así calmar el dolor que esto produce, puedes recurrir a diferentes estrategias que resultan efectivas para lograrlo. Entre ellas, se encuentran las siguientes:

  • Si presentas espasmos en los pies, coloca una toalla en el piso y tiende los pies sobre este para después jalar el paño hacia arriba a fin de ejercer presión sobre el músculo, manteniendo dicha posición por 60 segundos.
  • En el caso de los calambres en la parte posterior del muslo, debes sentarte en el piso colocando las piernas estiradas y doblar el resto del cuerpo hacia adelante para intentar poner los dedos de las manos sobre las puntas de los pies durante un minuto. Pero, si el calambre se genera en la parte de adelante del muslo, lo que tienes que hacer es mantenerte de pie y doblar la pierna afectada hacia atrás para agarrar el pie y ejercerle presión también por un minuto consecutivo.
  • Los calambres en las pantorrillas son fáciles de quitar, siguiendo esta técnica: De pie, sitúate a un metro de distancia de una pared y mantén los pies apoyados en el piso inclinando el cuerpo hacia adelante para así estirar los músculos ubicados en la batata (o pantorrilla). Puedes repetir esto hasta que sientas alivio.
  • Si contraes los dedos de la mano involuntariamente en la dirección de la palma de la mano, seguramente sufrirás un espasmo en alguno de tus dedos. Para eliminarlo, opta por situar la mano encima de una mesa plana para después agarrar el dedo perjudicado y levantarlo de la mesa, estirándolo hacia atrás lo máximo posible.
  • Al presentar calambres en la parte del abdomen, puedes calmar el dolor producido acostándote boca abajo colocando las manos a cada lado del cuerpo y estirando los brazos para proceder a levantar el tronco suavemente, por 60 segundos en total. No obstante, si está contracción se genera en un lado del abdomen, lo mejor será colocarte de pie y estirar los brazos sobre la cabeza para entrelazar las manos y doblar el tronco hacia el lado contrario del espasmo, durante un minuto también.

¿Por qué se producen calambres en el vientre durante el embarazo?

Si bien es cierto, durante el embarazo suelen producirse numerosos espasmos en el vientre de la mujer y la razón de ello, depende de la etapa del embarazo en la que se encuentre la afectada. Por consiguiente, existen tres razones y son:

  • Si se da en los primeros tres meses de embarazo, los calambres en el vientre se deben a que tanto los huesos como también los ligamentos se estiran para lograr acomodar al feto.
  • En caso de que estos sean provocados durante el segundo trimestre (especialmente entre la semana 18 y 24), la principal razón de ello es la dolencia conocida como “ligamento redondo”. La cual, aparece porque dicho ligamento es el que debe soportar el peso que ha adquirido el útero y mientras más crece, más se estira. Así, genera dolores y calambres súbitos.
  • A medida que se va acercando la fecha del parto o bien, en el último trimestre de gestación; suelen aparecer las moletas contracciones acompañadas de calambres, por naturaleza.

¿Cómo aliviar los cólicos menstruales llamados dismenorrea?

Antes o durante la menstruación de la mujer, aparece un dolor intenso a nivel pélvico y abdominal que es conocido como “dismenorrea”. Siendo esta, una afección que puede permanecer hasta por 24 horas y estar acompañada de náuseas, vómitos o mareos.

En tal sentido, aunque no se puede prevenir, ciertamente son cólicos menstruales en forma de espasmos que pueden calmarse de la siguiente manera:

  • Aplica calor en la zona, ya que las altas temperaturas logran calmar la dolencia. Para esto, puedes utilizar una bolsa de agua caliente o una esterilla eléctrica.
  • Toma infusiones antiinflamatoria, ya sea de manzanilla, canela, romero o melisa.
  • Recibe suaves masajes en el área del abdomen, los cuales deben ser circulares y en el sentido de las agujas del reloj. Generalmente, se recomienda hacerlos con aceite de almendra o aceites esenciales.
  • Practica yoga, esto te permitirá relajarte y reducir el dolor causado por la dismenorrea. Tomando en cuenta que, hay una postura de yoga que permite contraer el útero para adquirir rigidez y así, tener menos molestia.
  • Consume una dieta saludable y balanceada, especialmente, con altas cantidades de vitamina B12 (pescado, huevos, leche, queso, etc.) y Omega 3 (salmón, sardinas, nueces, bebidas de soya, aguacate, etc.).

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00