Terapia de liberación miofascial

Con el paso de los años, los tejidos musculares van perdiendo elasticidad y firmeza, lo que hace que se vuelvan sensibles y acumulen tensión con mayor facilidad al realizar actividades deportivas, laborales o cotidianas. En este sentido, la fascia es el tejido que más suele sufrir.

Cuando se acumula una tensión excesiva en la fascia, puede generar un fuerte dolor que se conoce como síndrome de dolor miofascial. Este puede tratarse de diversas formas, pero la solución inmediata es aplicar la terapia de liberación miofascial que conocerás a continuación.

¿Qué es el la terapia de liberación miofascial y cómo se usa en fisioterapia?

También conocida como inducción miofascial, esta terapia consiste en la aplicación de masajes manuales para tratar el acortamiento y la tensión que se genera en el tejido miofascial que conecta los músculos con los huesos y nervios. Para ello se utilizan diversas técnicas de masaje que se enfocan en los llamados puntos gatillo.

La terapia funciona gracias a que, al liberar toda la tensión acumulada en una zona del tejido miofascial, que es una de las principales causas de dolor, así como estirar los tejidos para que se relajen y la dolencia se diluya, generando alivio. Sin embargo, esta puede no ser una cura total para la lesión, ya que llegados a este punto es posible que el problema se haya vuelto crónico.

Esto es importante saberlo ya que en muchas ocasiones el dolor miofascial es simplemente una consecuencia de enfermedades degenerativas de los tejidos blandos o los nervios, por lo que la aplicación de esta terapia solo será útil para aliviar el dolor en momentos puntuales. Pacientes con problemas como el síndrome de dolor miofascial crónico por ejemplo, deberán acudir de forma continuada a su fisioterapeuta de confianza para aplicar los masajes de liberación con determinada regularidad.

Más vendidos

¿Qué es el síndrome de dolor miofascial y cómo identificarlo?

¿Qué es el síndrome de dolor miofascial y cómo identificarlo?

Se conoce con este nombre al dolor muscular crónico que ocurre por la aparición constante de los llamados puntos gatillo. Cuando estos se crean en el tejido miofascial, suelen ocasionar dolor que en muchos casos se siente en zonas del cuerpo que aparentemente no están relacionadas, lo que causa confusión en el médico y el paciente.

Si bien todos hemos sentido en alguna ocasión dolor muscular intenso en una parte del cuerpo, la diferencia con el síndrome del dolor miofascial es que este suele ser persistente y empeorar con el paso del tiempo, volviéndose así una dolencia crónica.

¿Qué es la fascia?

Es un tejido blando que conecta los músculos con huesos, vasos sanguíneos y nervios de todo el cuerpo. Su función es dar estabilidad a todo el conjunto musculo-esquelético y nervioso, ayudar a absorber impactos y sobre todo facilitar la coordinación de todos estos sistemas para que se muevan como uno solo, creando así una red ininterrumpida que funciona en todo el sistema motriz. La tensión en la fascia se suele identificar y concentrar en los llamados puntos gatillo, que pueden incluso causar dolor referido a otras zonas del cuerpo que parecen no relacionarse con su origen.

¿Qué son los puntos gatillo?

Los puntos gatillo se conocen como zonas o regiones de dolor en un músculo que se palpan como una banda o nudo en el tejido muscular, o simplemente una zona sensiblemente tensa. La característica más importante de estos puntos es que el 80% del dolor que causan no se localiza exactamente en la zona del punto, sino que es referido a zonas musculares cercanas.

Existen dos tipos de puntos gatillo; principales y satélites o secundarios. En ambos casos, para localizarlos se procede a hacer un tacto alrededor del punto de dolor, hasta encontrar un nudo o una “bola” que se sienta tensa. Esto puede hacerse en casa sin necesidad de un especialista, siempre y cuando no se intente tratar si no se conocen las técnicas correctas para hacerlos.

¿Cuáles son las causas?

El síndrome de dolor miofascial puede tener una gran cantidad de causas que están relacionadas con la práctica de deportes de alto impacto, o simplemente por la pérdida de nutrientes y elasticidad de los tejidos blandos con el paso de los años.

Entre las razones más comunes podemos identificar:

  • Lesiones musculares mal tratadas que se vuelven reincidentes, esto hace que con cada recaída la fascia del músculo en cuestión se vaya deteriorando.
  • Pérdida de elasticidad y nutrientes de los tejidos musculares que ocurre con el paso de los años en personas de edad avanzada.
  • Enfermedades degenerativas del sistema circulatorio o nervioso que deterioren la fascia.
  • Desgaste muscular por utilizar de forma repetitiva.
  • Mantener durante mucho tiempo una misma postura.
  • Contusiones o traumatismos musculares.
  • Mal uso de prendas compresivas en determinadas zonas del cuerpo.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

En cuanto a los síntomas, el dolor miofascial se siente de una forma muy particular que hace que el fisioterapeuta lo sepa identificar fácilmente.

Entre los principales signos y síntomas están:

  • Dolor agudo y persistente.
  • Repetitivo en especial después de realizar una actividad física exigente.
  • Dificultad para mover el músculo afectado sin sentir dolor.
  • Sensibilidad al tacto en la zona de dolor.
  • Hormigueos y calambres.
  • Inestabilidad al usar el músculos.
  • Desequilibrio articular después de sufrir un esguince.
  • Pitidos en los oídos.

Cuando el síndrome de dolor miofascial es a su vez un síntoma de otras dolencias degenerativas, se debe prestar atención especialmente a síntomas como la fiebre, espasmos musculares involuntarios, rigidez articular o enrojecimiento de la piel.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia de liberación miofascial en el tratamiento de lesiones?

¿Cuáles son los beneficios de la terapia de liberación miofascial en el tratamiento de lesiones?

La liberación miofascial no es una terapia que pueda usarse únicamente para tratar el síndrome de dolor miofsacial, sino que también puedes adquirirla como hábito para evitar estos dolores y otras dolencias relacionadas con la fascia y los puntos gatillo.

Entre los beneficios que conseguirás al hacerlo podemos identificar:

  • Liberación de tensión en los músculos y nervios.
  • Liberación de endorfinas que reducen el estrés general y especialmente el muscular.
  • Reduce la probabilidad de sufrir lesiones por desgaste.
  • Aumenta la resistencia de tus músculos a la fatiga.
  • Reduce considerablemente la adherencia de los tejidos para evitar contracturas involuntarias.
  • Aumenta el radio de movimiento articular al aportar flexibilidad a los tendones y ligamentos.
  • Reduce el dolor post entrenamiento o DOMS (agujetas).

Más vendidos

¿Cuáles son las principales técnicas utilizadas en el masaje miofascial?

La liberación miofascial no es muy diferente a otras terapias de masaje, con la diferencia de que esta se focaliza en la liberación de tensión en los ya mencionados puntos gatillo. Para ello lo primero que se debe hacer es identificar el punto de dolor, lo cual se hace palpando las diferentes zonas del cuerpo adyacentes a la lesión hasta ubicar un área de tensión muscular.

Una vez hecho esto se procede a aplicar las siguientes técnicas de masaje:

  • Roce: con la palma de la mano y la yema de los dedos se inicia un suave roce con la piel sin ejercer presión en los tejidos musculares. Es una técnica introductoria que se realiza antes de iniciar cualquier sesión de liberación miofascial.
  • Fricción: en este caso se procede a frotar la piel y ejercer más presión para estirar y estimular los tejidos musculares subyacentes. Esta fricción se ejecuta con movimientos circulares o elípticos que buscan liberar tensión en las fibras musculares más profundas del punto de gatillo. Con la simple aplicación de este método se consigue un alto nivel de liberación y analgesia.
  • Tachadura: consiste en la aplicación de presión breve en el punto de gatillo utilizando el borde cubital de la mano y la punta de los dedos. Cada contacto debe buscar estirar el tejido que tocan, y la presión debe estar perfectamente calibrada para generar el efecto de liberación miofascial que se busca. Los dedos se moverán como tal como los de un pianista sobre su teclado, de forma coordinada.
  • Amasamiento: el amasamiento es una técnica de compresión bastante más “agresiva” que las anteriores. En ella se estira y comprime el tejido muscular para despegarlo y desplazarlo trasversalmente de un lado a otro, por lo que es necesario la aplicación de aceites o cremas que eviten quemaduras en la piel por la fricción que se genera.
  • Vibración: con las manos, el fisioterapeuta aplica presión estática y variable en el punto gatillo localizado, de modo que se genere un movimiento vibratorio natural que ayude a suavizar el tejido afectado a y drenar tensión excesiva en este.

Una sesión de liberación miofascial puede contener todas estas técnicas mencionadas o solo algunas de ellas según lo crea necesario el especialista de turno. La duración de cada terapia puede variar según el nivel de tensión al que esté sometido el punto gatillo, y siempre se debe estar seguro de que esta ha sido liberada por completo, de lo contrario se corre el riesgo de una reincidencia aún más fuerte que la anterior.

¿Qué dolencias o lesiones pueden tratarse con terapia de liberación miofascial?

¿Qué dolencias o lesiones pueden tratarse con terapia de liberación miofascial?

La liberación miofascial puede utilizarse en un gran número de lesiones, ya que esta terapia es muy efectiva para aliviar dolores agudos, y estimular el flujo sanguíneo para acelerar la recuperación de dolencias en los tejidos blandos de músculos y articulaciones.

Entre las más comunes se pueden identificar:

  • Tendinitis: puede ayudar a aliviar el dolor generado por el desgaste e inflamación de un tendón, además de agilizar la recuperación al mejorar el flujo sanguíneo en la articulación afectada.
  • Dolores de espalda: los dolores en la espalda media y baja pueden ser fácilmente tratados con esta terapia, ya que esta reduce el estrés, libera tensión en las vertebras y alivia el dolor generado por dorsalgia, lumbalgia y hernias discales.
  • Hombro doloroso: los dolores provocados por tendinitis o daños del manguito de los rotadores, hombro congelado o fracturas de húmero pueden aliviarse con la aplicación de esta terapia.
  • Fibromialgia: la terapia de puntos gatillo es muy popular para el tratamiento del dolor muscular generalizado causado por esta condición crónica, reduciendo su reincidencia en un porcentaje alto.
  • Síndrome del túnel carpiano: aplicar terapia de puntos gatillo en el brazo, hombre y antebrazo puede ayudar a reducir y aliviar el dolor causado por la inflamación del nervio medio del túnel carpiano.
  • Fascitis plantar: con esta terapia se alivia y se reduce la reincidencia de esta lesión causada por la inflamación de la fascia de la planta del pie que causa dolor en el talón y la base de los dedos.
  • Disfunción temporomandibular (ATM): los dolores en la articulación maxilar y los músculos que la rodean pueden tratarse con la aplicación de inducción miofascial la cual ayudará a reducir el dolor y evitar que se presente nuevamente en el futuro.
  • Síndrome de la salida torácica: puede reducir y aliviar los dolores causados por la compresión de la abertura torácica entre la clavícula y la primera costilla.
  • Síndrome pospoliomielítico: puede reducir los dolores y rigidez que padecen pacientes sobrevivientes de la polio que tienen tendencia a sufrir este raro síndrome que, si bien es poco mortal, puede arruinar la calidad de vida de cualquier persona.
  • Latigazo cervical: es útil para reducir la tensión y aliviar el dolor por el daño en los ligamentos cervicales después de un accidente en el que se sufra latigazo repentino.
  • Esguinces y distensiones agudas: ideal para aliviar el dolor causado durante la recuperación de un esguince o distensión muscular, además de ayudar a su recuperación al mejorar la calidad del flujo sanguíneo.

Más vendidos

¿En qué deportes se utiliza la terapia de liberación miofascial para tratar lesiones?

¿En qué deportes se utiliza la terapia de liberación miofascial para tratar lesiones?

La terapia de liberación miofascial es más usada de lo que puedes pensar en el mundo deportivo. Ya que, no solo brinda muchos beneficios para la recuperación de lesiones, sino que también aporta elasticidad y aumenta el radio de movilidad articular, lo que se puede traducir en un mejor rendimiento de cualquier deportista.

Es por ello que se usa en deportes como:

  • Fútbol, baloncesto, balonmano…
  • Fútbol americano, rugby…
  • Tenis, bádminton y deportes de raqueta
  • Deportes de contacto
  • Yoga
  • Ciclismo
  • Deportes de montaña
  • Halterofilia
  • etc

¿Qué contraindicaciones tiene aplicar la terapia de liberación miofascial?

La terapia de inducción miofascial es muy eficaz y beneficiosa y los riesgos son básicamente nulos. Sin embargo, como toda técnica de masaje, requiere la aplicación de fricción y constantes roces con la piel, por lo que no se recomienda su aplicación en caso de:

  • Infecciones cutáneas agudas.
  • Heridas abiertas en la piel.
  • Quemaduras en la piel.
  • Fracturas de huesos.
  • Deficiencia arterial severa.
  • Trombosis venosa profunda.

F.A.Q: Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre la terapia de liberación miofascial y el masaje terapéutico?

La diferencia radica principalmente en la zona en la que se aplica cada uno. El masaje terapéutico se puede realizar en cualquier parte del cuerpo, ya sea para aliviar dolores o solo para relajar los tejidos musculares. La terapia de liberación miofascial por su parte, se concentra especialmente en la aplicación de masaje en los llamados puntos gatillo para aliviar dolores crónicos del síndrome del dolor miofascial.

¿Qué diferencia hay entre la terapia de liberación miofascial y la acupresión?

Ambas terapias se basan en la aplicación de masajes en puntos específicos del cuerpo, pero hay dos diferencias clavas. La primera es que los puntos de acupuntura y los puntos de gatillo no se ubican en la misma zona del cuerpo. De hecho, los primeros son puntos fijos, mientras que los segundos pueden variar según el paciente y sus hábitos de vida.

La segunda diferencia es la técnica de masaje usada para estimular cada punto. La acupresión utiliza mayormente la punta de los dedos, mientras que la terapia de liberación miofascial combina una variada cantidad de técnicas de masaje para conseguir una liberación más efectiva del punto gatillo afectado.

¿Se puede realizar la terapia de liberación miofascial durante el embarazo?

Los riesgos de aborto por recibir un masaje de liberación miofascial son nulos. Sin embargo, se recomienda no aplicarla en etapas avanzadas del embarazo a partir de las 30 semanas, o en casos de embarazo de alto riesgo. Siempre consulta a tu médico para que pueda darte un diagnóstico personalizado.

¿Es seguro aplicarse uno mismo la terapia de liberación miofascial?

Existen productos como el Foam Roller o las pelotas de masaje que son muy útiles para realizar uno mismo el masaje miofascial, esto no traerá ninguna consecuencia negativa. Sin embargo, en caso de padecer dolencias más severas y un síndrome de dolor miofascial más agudo, lo más recomendable es acudir a un especialista para que aplique otras técnicas de masaje que sean más efectivas para un alivio más prolongado. El Foam Roller como técnica de masaje de liberación suele usarse incluso para prevenir lesiones y liberar estrés de músculos y articulaciones, ya que es un método muy limitado y generalizado.

¿Existe evidencia científica respecto a los puntos gatillo?

Si bien para muchos la terapia de masaje miofascial es considerada una pseudociencia o de medicina experimental, la realidad es que si existe alguna evidencia a su favor. Algunos estudios explican la aparición de puntos de tensión o nudos de tejido cercanos a las zonas de dolor agudo, aunque estas no dicen nada de su estimulación para controlar las dolencias.

Sin embargo, la terapia de liberación miofascial si cuenta con respaldo científico, en especial en el área deportiva ya que para “Bushnell Et Al” en 2015 se realizó un estudio en el que respaldaba varios beneficios de la aplicación de esta terapia de masaje, en especial la capacidad para aumentar el radio de movimiento articular.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00