🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en el golf

Para los que nunca han practicado el golf les puede parecer un deporte sencillo, sin riesgo ni técnica. Están muy lejos de la realidad, el golf desafía nuestra técnica y resistencia, pues debemos golpear la pelota de abajo hacia arriba y esto supone un trabajo muscular y articular preciso e intenso.

Con las repeticiones del swing, viene una alta cantidad de lesiones que te explicaremos en este artículo. Además, sabrás qué hacer para prevenir las dolencias más frecuentes en el golf y cómo aplicar el método PRICE a modo de primeros auxilios para cuando te lesiones después de algunos hoyos en el club de tu ciudad.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al golf?

Aunque una pelota de golf solo pesa 45 gramos, alcanza una velocidad máxima de 330 km/h con un solo movimiento potente y que involucra cada articulación del cuerpo. Estas son las partes que más sufren con las repeticiones del swing y a continuación te mencionamos las lesiones más comunes que puedes sufrir jugando al golf.

Epitrocleitis

La lesión es mejor conocida como “codo de golfista”, es la dolencia más frecuente generada después del desgaste de los tendones que permiten cerrar la mano y mover la muñeca debido a los repetitivos movimientos de swing. En ella el dolor se traslada a la parte interna del codo y todo el antebrazo. El detonante suele ser un giro de la muñeca en sentido a la palma de la mano con mucha fuerza, sumado a un mal calentamiento hace que ocurra con más frecuencia.

Rotura de fibras

Ocurre cuando hay un estiramiento forzado y excesivo de las fibras musculares durante un golpeo potente. Con frecuencia es un desgarro de pocas fibras y la recuperación apenas dura unos 7-10 días. Debes saber que el deporte del golf es de mediana intensidad, por lo que es poco probable que haya desgarros totales.

Es recomendable estar atento a dolores leves en los músculos, hematomas y dificultades para mover tu brazo al hacer un swing, ya que estos síntomas son avisos de nuestro cuerpo que pueden desembocar en una lesión mayor. Las enfermedades metabólicas y un mal calentamiento aumentan el riesgo de esta lesión.

Hernias de disco

Los discos en la columna vertebral sirven de amortiguadores ante la constante rotación del tronco al golpear la pelota de golf. Una hernia discal es el desplazamiento del disco hacia fuera por desgarros en su anillo intervertebral. Todas las lesiones en el golf giran en torno al swing, por ser un movimiento mecánico y que involucra los músculos de la espalda. Si la hernia está en la zona lumbar, el dolor lo sentirás de inmediato por la dificultad y molestias al girar el tronco.

Esta es una lesión poco común en golfistas amateur ya que rara vez llevarán su cuerpo al límite, que es la principal causa de una dolencia tan grave como esta, pero en profesionales suele pasar con más frecuencia, por lo que es bueno que tengas presenta que la posibilidad siempre estará latente.

Lesión en el ligamento cruzado anterior

Te equivocas si pensabas que esta lesión solo es propia de futbolistas u otros deportes de impacto. Los jugadores de golf también la padecen, como Tiger Woods en el año 2008 y que lo mantuvo de baja varios meses. Esta lesión de rodilla puede ocurrir por una mala técnica al realizar un swing que te haga perder la estabilidad del cuerpo y genere un esguince de rodilla.

Al ocurrir, el jugador sufre inflamación, dolor intenso e imposibilidad de mover la rodilla libremente e incluso para mantenerse de pie. Al diferencia de la anterior lesión, esta si puede ocurrir en golfistas amateurs ya que si no tienes una buena técnica y te olvidas de fijar con fuerza las rodillas, el peso y la potencia del swing puede hacerte perder el equilibrio y generar este esguince.

Tendinitis en el manguito rotador

Cuando hay microrotura en sus fibras, los tendones se inflaman hasta generar dolor y problemas para mover todo el brazo. Las articulaciones del hombro sufren debido a la potencia que hay que administrar a la pelota para realizar un drive largo. La lesión no afecta el manguito rotador en su totalidad, pero sí es una molestia que afecta su funcionamiento.

Si juegas al golf de forma regular, eres más propenso a sufrir esta lesión, en especial si no practicas tu técnica de tiro, que es la principal causa por la que se fuerzan los ligamentos y tendones del manguito rotador del hombro.

Fractura por estrés

Los metacarpianos tanto de las manos como los metatarsianos de los pies son propensos a fracturarse por el estrés en el entrenamiento y ante un mal golpe en el golf. Apretar con fuerza la mano, mientras esta tiene una lesión, incrementa el riesgo de una fractura. En el caso de los pies, se da ante un mal giro del tobillo durante el golpe, recuerda que este suele girar al final del movimiento que impulsa la pelota, generando una tensión específica en el quinto metatarsiano.

Tendinitis aquilea

Practicar y jugar al golf en terrenos muy irregulares hace que el tendón de Aquiles sufra una dolencia. Quizás no haya una rotura completa del tejido, pero sí se inflamará, siendo una lesión a tomar en cuenta para evitar males mayores ya que si se continua forzando el pie, podría agravarse.

Este tendón está en la parte inferior de la pantorrilla y la conecta con el talón. Al iniciar la inflamación, se siente un dolor leve que remite con un buen descanso y algunas terapias que iremos comentando a lo largo del post.

Tendinitis de los aductores

La sobrecarga de trabajo por constantes swings a menudo es tan intensa en la cadera que se genera una tendinitis en los aductores, los músculos que conectan la pierna al centro del cuerpo y lo mantiene estable. Cuando ocurre esta dolencia, sientes un desequilibrio corporal y tienes dificultad para mantener la posición correcta para realizar un buen swing. El dolor inicia en el área genital y cubre toda la cadera y la parte baja de la espalda.

Dolor cervical

El Stance y el Swing son dos de los momentos importantes en el golf y los que más desgaste ocasionan en la cervical. Cuando hay una mala técnica, hacemos que la tensión se acumule en la parte trasera del cuello, generando un fuerte dolor en esta zona. La flexión y rotación del hombro ayuda a un buen golpe a la pelota, pero cuando esa tensión no se distribuye de manera equilibrada, termina lesionando las primeras siete vértebras de la columna vertebral.

Síndrome de túnel carpiano

Esta dolencia ocurre cuando se comprime en exceso y de forma repetitiva el nervio medio de la mano, en la zona de la muñeca. Esto comienza con una inestabilidad de la mano hasta que duele al cerrar y mover los dedos. Es una lesión frecuente en golfistas que realizan circuitos completos con frecuencia, que ya han generado un desgaste suficiente en sus manos como para activar esta dolencia. Una cirugía es la opción más usada para liberar la tensión del tendón, aunque existen tratamientos conservadores que pueden ayudar a la desaparición de esta lesión.

Mejores productos para recuperación de lesiones en golf

Más vendidos

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos golf?

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos golf?

El golf es un deporte muy técnico, mecánico, en el que importa la memoria muscular para golpear correctamente la pelota en la menor cantidad de intentos posible. Por esta razón, el entrenamiento y la práctica del swing son fundamentales, así el golfista podrá concentrarse en la estrategia a realizar tiro por tiro.

Calentamiento

Las articulaciones de un golfista deben estar al 100% en las prácticas y torneos de golf. Por eso los estiramientos son fundamentales, así como la movilidad de las articulaciones. Prueba hacer círculos con los hombros, las muñecas, rodillas y tobillos antes de elegir tu palo de golf. Después realiza movimientos circulares con la cadera, siempre en forma lenta y en ambos sentidos.

Haz el mismo movimiento con tu cuello, lleva la cabeza hacia delante, hacia atrás y hacia los lados. Después mueve la cabeza de forma circular. Recuerda que en cada paso debes tomarte tu tiempo. Al terminar de movilizar las articulaciones, realiza estiramiento de los músculos de los brazos, piernas y espalda baja hasta que todo el cuerpo esté en un estado apto para la práctica deportiva, que, aunque es un deporte de mediano impacto, siempre hay riesgo de lesiones leves y moderadas.

Enfriamiento

Al finalizar un circuito de 18 hoyos con tus amigos estarás muy tenso e incluso fatigado, por lo que no puedes solo irte a casa sin más. Con el enfriamiento conseguirás que las articulaciones y demás músculos del cuerpo regresen a un estado de relajación y reposo de forma progresiva, de modo que toda esa tensión se libere en lugar de quedar encapsulada.

Para conseguir esto solo debes realizar una sesión de estiramiento en la que le des movilidad a las articulaciones, en especial a la espalda baja, los hombros y brazos que son los que más tensión acumulan después de una jornada en el que puedes realizar más de 72 swings.

Equipamiento adecuado

Es importante que los jugadores cuenten con el equipamiento necesario para un juego perfecto, seguro y cómodo. La ropa debe ser a medida y aunque ya hay un estándar, la última elección la tiene el golfista. La camiseta o “polo” debe ser de algodón, la mejor prenda es la que deje fluir la movilidad del hombro y el codo. Aunque es poco probable que llueva en un juego, debes contar con una chaqueta que logre la impermeabilidad que requieres para seguir jugando con la mayor eficiencia posible.

Por otro lado, a pesar de que no hay sudor abundante en el golf, a menos que la temperatura del ambiente sea muy elevada, puedes usar tejidos sintéticos si te sientes cómodo con ellos. Un buen pantalón para el golf debe cumplir con dos propósitos: brindar comodidad y flexibilidad. Para nada debe ser un estorbo en el movimiento del swing y no debe generar roces en la entrepierna. Los diseños han cambiado mucho con los años, y aunque parecen pantalones elegantes de vestir, en realidad son deportivos.

El calzado no debe ser pesado y en los últimos años se le incorporan tacos por ser un deporte de césped, así se le da mayor estabilidad al pie durante los golpes. Deben garantizar impermeabilidad, resistencia y comodidad al caminar por terrenos irregulares. Por último, en el golf está permitido el uso de guantes y gorras, los materiales son variados y deben facilitar el ejercicio del golf en todo momento.

Nutrición e hidratación

Pensarás que un golfista no requiere comer bien, sin embargo es un error pensarlo así. Tu cuerpo necesitará una dieta equilibrada basada en los 3 macronutrientes principales, tanto grasas, proteínas y carbohidratos, porque todos estos elementos hacen que el cuerpo tenga flexibilidad, elasticidad y fuerza. Las proteínas ayudan a combatir la fatiga muscular y los carbohidratos almacenan energía en el organismo que luego utilizarán todos los músculos del cuerpo para hacer un potente swing.

Tu dieta debe contener avena, arroz integral, patatas, pan y pastas, si pueden ser integral mejor. Recuerda que todo en exceso es malo, así que debes variar estos alimentos entre el desayuno, el almuerzo y la cena. Como un golfista camina entre cuatro y cinco horas al aire libre, la hidratación debe ser constante y en pocas cantidades, sin esperar que tengas sed ya que esta es una primera señal de deshidratación.

La ingesta de glucosa es recomendada en el golf, pues es útil para almacenar grandes cantidades de energía que después saldrá en los golpes y caminatas. Las frutas frescas te servirán bien para tener niveles óptimos de glucosa en el organismo.

Estado de forma

Ya sea que tengas una complexión delgada o corpulenta, lo importante es que sepas transferir correctamente la potencia de tus músculos a la punta del palo de golf mientras golpeas la pelota de abajo hacia arriba. Por lo que en realidad estamos ante una disciplina en la que la técnica y la precisión está por encima del físico.

Pero si bien no es necesario tener un cuerpo atlético, es altamente recomendado entrenar un poco en el gimnasio por el hecho de que las articulaciones, tendones y ligamentos deben estar en perfectas condiciones. Camina y trota a diario, realiza actividades aeróbicas que te permitan tener resistencia cardíaca y pulmonar, y fortalece tus brazos y muñecas.

Terapias de recuperación

Bien sea para prevenir o recuperarse de lesiones, las terapias son útiles en manos de expertos. Ninguna técnica de fisioterapia debe sustituir el calentamiento, entrenamiento y enfriamiento necesario para estar en buenas condiciones técnicas y físicas.

  • Masaje deportivo: Hay dos propósitos centrales en un buen masaje: hacer más resistente al cuerpo ante lesiones y facilitar la recuperación luego de una lesión leve y moderada. En el primer propósito se desea reducir el cansancio, aliviar las contracturas e inflamaciones y preservar la flexibilidad. Cuando los tejidos son más flexibles y elásticos, es posible aguantar más horas de entrenamiento y prácticas, y subir la intensidad de ellos.
  • Uso de terapias de frío y calor: Según el uso que deseamos conseguir en el cuerpo, podremos utilizar frío o calor en las lesiones o partes del cuerpo que queramos fortalecer ¿Para qué sirve el frío? Se emplea inmediatamente después de resultar lesionado. Como beneficios están la reducción de la circulación sanguínea, el hielo tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio, también alivia el dolor y controla la expansión del edema que se observa en la superficie de la piel. A su vez, el calor sube la cantidad de sangre que circula en el organismo, facilita la actividad metabólica y contribuye también a mejorar la inflamación muscular.
  • Uso de prendas de compresión: Estas prendas mejoran la circulación sanguínea, aumenta el rendimiento muscular, reduce la fatiga en los tejidos y sirve de protección inflamatoria ante posibles lesiones. Como en el golf queremos dar todos estos beneficios en las articulaciones, se hace frecuente el uso de tobilleras, rodilleras, coderas y muñequeras. Todo va a depender de si hay cierta molestia al practicar o si hay una parte débil que se quiera reforzar.
  • Uso de terapias de acupresión: Es una terapia holística que busca distribuir mejor la energía “Chi” en el cuerpo, canaliza la energía acumulada en una sola parte para aliviar dolores y relajar los músculos. Con ayuda de los dedos y las palmas de las manos, la acupresión permite tocar puntos locales y de reacción para bajar la tensión que se acumula en las rodillas, los codos, las muñecas y la parte baja de la espalda. Si sientes dolor en esta zona, sin haber tenido una lesión, esta terapia es una buena forma de aliviar esos dolores y seguir con tu vida de forma normal.
  • Uso de termoterapia y crioterapia: A modo de prevención de lesiones y abordaje de dolencias a largo plazo, estas terapias son altamente efectivas cuando es un especialista el encargado de aplicarlas. Colocar calor a altas temperaturas tiene funciones completamente terapéuticas. A diferencia del hielo que puede durar 20 minutos, la crioterapia solo puede ser utilizada muy poco tiempo ya que no es algo que debas hacer por tu cuenta, sino siempre en manos de un profesional de la salud.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en golfistas?

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en golfistas?

En los años 70 comenzó a ser utilizado en lesiones deportivas, antes de esta década se empleaba cada paso por separado, sin percatarse que juntos tenían un mejor efecto. PRICE es la actualización del método RICE, como es mejor conocido en el mundo deportivo.

  • Protección: El golfista debe estar muy atento a los golpes de pelota, pues es aquí donde resulta la mayoría de las lesiones en este deporte. Utiliza un vendaje clásico para proteger la zona dañada y ganar tiempo mientras se realiza una evaluación inicial.
  • Reposo: El movimiento continuado hará que cualquier lesión se agrave. Si la lesión es en el pie, el deportista debe estar sentado o acostado. El reposo es relativo, pues no se quiere que se detenga la actividad un 100%, solo que no haya movimientos que puedan empeorar el cuadro.
  • Hielo: El hielo debe ser aplicado sobre la piel con apoyo de cualquier superficie que permita la transferencia de frío. No se debe aplicar directamente.
  • Compresión: Las tobilleras, coderas y rodilleras de compresión tienen un mejor efecto para regular la hinchazón en los jugadores. Si no se cuenta con estos insumos, un vendaje elástico hará un trabajo parecido.
  • Elevación: Eleva la extremidad afectada por encima del nivel del corazón, esto ayudará a bajar el dolor, reducir la inflamación y bajar la extensión del edema.

¿Cuándo debemos acudir a un especialista para el tratamiento de lesiones en jugadores de golf?

Ante lesiones moderadas y severas, se debe acudir al médico deportivo y luego al fisioterapeuta. El primero evaluará la lesión y propondrá tratamientos, el segundo los ejecutará y buscará formas alternativas de facilitar la recuperación de lesiones en el golf.

Las fracturas óseas de cualquier tipo son motivo de consulta, así como los esguinces de grado II y III, pues se trata de roturas de las fibras de los tendones que deben ser tratadas por un médico. Las dislocaciones, las molestias en los dedos y el hombro también deben ser atendidas por especialistas.

En resumen, a menos que no puedas aliviar el dolor con reposo y frío en un lapso de 72 horas, debes acudir a tu médico para que avalúe tu estado y puedan aplicar los distintos tratamientos específicos.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00