🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones deportivas de rodillas y piernas en el ciclismo

Los músculos que un ciclista más utiliza son los glúteos, cuádriceps y los isquiotibiales. Los errores en su funcionamiento, mala técnica en el pedaleo o una incorrecta postura encima de la bicicleta, hacen que el resto de las partes de las piernas resulten lesionados.

Por eso te mostramos las principales lesiones deportivas en las rodillas y piernas de un ciclista, y cómo se origina cada una de ellas. Además, te explicamos cómo usar el método PRICE como forma de primeros auxilios y cuáles productos en el mercado tienes disponibles ante una lesión crónica.

¿Cuáles son los tipos de lesiones y dolores en rodillas y piernas más comunes en ciclistas?

¿Cuáles son los tipos de lesiones y dolores en rodillas y piernas más comunes en ciclistas?

Los principales motivos por los que se generan lesiones en las rodillas y piernas son un mal ajuste de la bicicleta y los movimientos repetitivos que realiza el ciclista. En promedio, por cada 100 kilómetros de ir en bicicleta se realizan más de 15.000 pedaleos ¿Crees que tanto esfuerzo repetitivo no pasa factura? Conoce las principales lesiones que debes identificar:

Microdesgarros

Puede haber uno o varios microdesgarros en las fibras de los tendones que a la larga producen tendinitis. Al presentarse uno de ellos, comienza un proceso inflamatorio que detona dolor y dificultad para mover la pierna. Los más expuestos son el rotuliano y el tendón de Aquiles. Al no ser atendida la inflamación, el cuerpo reacciona con un proceso inflamatorio que va a complicar la recuperación y el correcto funcionamiento de los tejidos.

A pesar de no sufrir ninguna caída, los microdesgarros pueden ser el resultado de largas horas sobre la bicicleta en las que los tejidos blandos son sometidos a mucho estrés y tensión, e incluso por una mala técnica de pedaleo.

Pérdida de flexibilidad

Ocurre una pérdida de flexibilidad en el eje de movimiento cuando el aparato extensor ya no puede hacer bien su función y la fuerza de tracción del ciclista se ve reducida. Se da por traumatismos o por razones degenerativas de la función articular en los tobillos o rodillas. Cuando ocurre en esta última, notarás que la rótula está un elevada y en cada pedaleo sentirás cómo esta no aporta la misma fuerza.

Hiperpresión

El movimiento repetitivo de la pierna hace que se reduzca el espacio articular entre la rótula y el fémur, bien en uno o en ambos extremos. Esto aumenta el desgaste de la rodilla y genera una constante presión que puede causar daños extremos en el cartílago que a posta se conviertan en problemas crónicos como la artrosis.

Lesión de meniscos

Como el pedaleo no requiere torsiones en la rodilla, las lesiones en los meniscos no son comunes. Una razón factible es la pérdida del equilibrio de la bicicleta que obligue al deportista a apoyar el pie al suelo y provocar una torsión que afecte los meniscos. También una caída de la bicicleta puede causar un fuerte golpe en la articulación y logre inflamar esta parte del cuerpo.

Lesión del hueco poplíteo

Este “hueco” se encuentra en la parte trasera de la rodilla, junto a los isquiotibiales. Cuando el sillín está muy elevado, el ciclista extiende demasiado sus piernas y provoca esta dolencia. Se trata de un músculo pequeño y corto que se inflama al flexionar y extender en extremo la pierna. La lesión ocasiona la degeneración de los tejidos por lo que el abordaje debe ser rápido y efectivo para evitar que se convierta en un problema crónico.

Lesión en los rotadores externos

Es un aumento de la carga en el movimiento de pedalear, específicamente al subir el pedal. Cuando hay una mala configuración del sillín y el manillar, hay un mal juego en las articulaciones hasta provocar esta lesión que es resultado de desequilibrios musculares que terminen generando daño en los rotadores externos. Cuando no se aborda a tiempo, es probable que haya dolencias más severas como fisuras en los ligamentos cruzados.

Tendinitis aquilea

Una asimetría en las extremidades inferiores puede ser una razón, y otra causa es una mala colocación del sillín que obliga al ciclista a pedalear de forma asimétrica. Es la inflamación del cordón en la base de la pantorrilla que conecta estos músculos con el talón. Cuando ocurre se siente un dolor intenso al comienzo. Como se trata de tejidos blandos, el método PRICE puede ofrecerte algo de alivio mientras revisas para saber el alcance del daño y así poder determinar el tratamiento más eficiente.

Mejores productos para la recuperación de lesiones de rodillas y piernas en el ciclismo

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de rodilla y piernas en el ciclismo?

Cuando ocurre una lesión de tejidos blandos, el método PRICE es ideal, además, este protocolo es la actualización de método RICE, como es mejor conocido en el mundo. Su aplicación puede durar hasta 48 y 72 horas, si se ve una mejora significativa durante el proceso.

  • Protección: Ya sea que el daño se haya realizado en el tobillo o rodilla, Lo que debes hacer en este caso es proceder a protegerlo con un vendaje para evitar que la articulación sufra un nuevo daño que agrave la lesión.
  • Reposo: Es necesario dar el mínimo movimiento a las articulaciones. De a poco se puede probar dar movilidad y analizar hasta dónde se puede llegar, pero esto solo si estamos acompañados de un médico que evalúe la rodilla o el tobillo afectado.
  • Hielo: Este paso consiste en aplicar hielo en la zona inflamada de la rodilla o tobillo en la que nos hayamos lastimado, de tal modo que su efecto desinflamatorio nos ayude tanto a reducir el dolor como a minimizar la hinchazón.
  • Compresión: Al llegar a este paso, la compresión debe hacerse con rodilleras o tobilleras según sea el caso. De este modo favorecemos la vasoconstricción para que la articulación no se siga inflamando.
  • Elevación: Al ser un daño en las extremidades inferiores. debemos acostarnos boca arriba y subir la pierna en la que radique el daño y apoyarla en algún soporte que nos permite ubicarla por encima del nivel del corazón, de modo que se reduzca el flujo de sangre y la inflamación no continúe acrecentándose.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00