🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones en piernas

Después de las manos, las piernas son las herramientas más importantes del ser humano. Caminar de pie parece ser algo sencillo, pero nos llevó millones de años de evolución lograr esta técnica para dejar libres las manos y permitirnos desarrollar mayor habilidad con ellas.

El sedentarismo, un mal estado físico y hasta el exceso de esfuerzo muscular harán que tus piernas resulten lesionadas, por eso te dejamos esta lista de las lesiones más frecuente en las piernas, cómo se originan, qué síntomas debes tomar en cuenta para evitar males mayores y cómo aplicar el método PRICE a modo de primeros auxilios.

¿Qué tipos de lesiones de piernas podemos sufrir?

¿Qué tipos de lesiones de piernas podemos sufrir?

Cuando el cuerpo está bien preparado, las piernas pueden soportar más del doble del peso corporal incluso mucho más. Pero en los movimientos de flexión y extensión de las piernas de forma excesiva, así como en la flexión plantar y dorsiflexión pueden haber lesiones severas. Veamos cuales son las más comunes.

Heridas en la piel

La piel humana es más que un caparazón, en realidad es el órgano más grande e importante de nuestro cuerpo. Una herida ocurre cuando la piel en las piernas se rompe por cualquier causa: cortes, arañazos, incisiones y hasta ampollas.

Si la piel se abre, esa zona se convierte en una puerta de entrada para que agentes extraños ataquen el organismo y ocurran infecciones. Mientras más profunda sea la herida, mayor cuidado debe tener el paciente. Por tanto, al ser las piernas una zona del cuerpo muy grande, están expuestas a multitud de heridas en la piel.

Contusiones

Se generan cuando el bíceps femoral, cuádriceps o gemelos reciben fuertes golpes. De inmediato logras ver moretones en el área dañada y dolor moderado, si se trata de un golpe fuerte como caídas. El color irregular en la piel se debe a hemorragias internas que con frecuencia desaparecen a los pocos días.

Caídas en las escaleras, resbalar en la ducha, práctica de deportes de contacto o los accidentes de tráfico son eventualidades que nos dejan grandes contusiones en las piernas sin necesidad de que haya esguinces, desgarros o fracturas.

Dolor óseo

Es muy extraño que haya un dolor óseo sin que esté asociado a una fractura o golpe, pero en casos como el cáncer puede que haya dolor. Incluso la artritis y la osteoporosis hacen que tengas una sensación de molestia y dolencia en los huesos. Siempre que tengas una sensación similar, debes acudir a tu médico de cabecera para hacer una exploración.

Los huesos son resistentes, están recubiertos por una membrana llamada periostio, además reciben la protección de los tejidos blandos como son los músculos, tendones y ligamentos. Así que no es común que los huesos duelan, siempre habrá una causa seria que produzca este síntoma.

Distensiones

Las distensiones en las piernas ocurren al realizar una flexión completa y tener peso adicional en el cuerpo, como al intentar levantar una caja pesada desde el suelo hasta una mesa. Una flexión estira los músculos, y cuando estos no están preparados, se irritan y se inflaman. A este cuadro también le llamamos “tirón muscular”.

Una distensión supone la inflamación del músculo y la rotura parcial en algunas de sus fibras. Es suficiente unos pocos días de descanso y la aplicación del método PRICE para bajar el dolor y la hinchazón, este método lo explicaremos más abajo paso a paso.

Desgarros

Un desgarro es la secuela de la distensión. Cuando la lesión no se trata a tiempo o el estiramiento muscular sobrepasa la capacidad natural del mismo, entonces las fibras se rompen por completo y el dolor se vuelve insoportable.

Los desgarros musculares en las piernas son más frecuentes en las actividades deportivas, bien sea por la sobrecarga de tensión o porque los músculos no están adaptados para soportar un fuerte entrenamiento. En el caso de las piernas, los gemelos y los isquiotibiales son los músculos más propensos a desgarrarse.

Esguinces

En casa o en el trabajo, los esguinces que más se presentan ocurren en el tobillo, sin descartar las rodillas. En el caso de la articulación del tobillo decir que permite una mayor cantidad de movimientos que la rodilla, por lo que en ella aumenta la probabilidad de que haya una torcedura que lesione los tendones y ligamentos.

Los esguinces tienen tres grados según su gravedad, en el último grado es probable que se requiera de intervenciones quirúrgicas para reparar el tejido afectado. En los grados I y II, solo hará falta la inmovilización de la articulación durante varias semanas.

Fracturas

En caso de torceduras muy fuertes, los extremos de los huesos son los que se fracturan y pasan de ser esguinces a un mal mayor. Tanto la tibia como el fémur son huesos largos, una caída o golpe fuerte contra objetos filosos pueden romperlos, más cuando la pierna no ha sido ejercitada y los músculos que la rodean son débiles.

Las fracturas pueden ser abiertas, si se rompe la piel y afecta la integridad de los tejidos blandos; cerradas y múltiples, cuando no deja heridas cutáneas, pero hay varios pedazos sueltos; y en forma de fisuras, cuando mediante radiografías se ven líneas en los huesos, a veces sin dolor.

Dislocaciones

La parte que más se disloca es la rótula, debido a torsiones fuertes de la pierna que intenta girar y el pie permanece fijo en el suelo. Todos, o parte de los ligamentos estabilizadores de la rodilla se rompen y dan paso a que la rótula se salga de su sitio habitual, lo que ocasiona inflamación y un dolor agudo.

Enfermedades como la osteoporosis y la artritis hacen que haya un debilitamiento de los huesos y cartílagos, lo que incrementa la probabilidad de que haya lesiones en la rodilla, en este caso una dislocación de la rótula.

Mejores productos para la recuperación de lesiones en las piernas

Más vendidos

¿Cuáles son las causas del dolor en las piernas?

¿Cuáles son las causas del dolor en las piernas?

Las lesiones en las piernas no son males exclusivos de los deportistas. Cualquier persona puede sentir dolor y tener alguna fractura. Siempre se debe tener cuidado en las actividades que se realizan y mantener un buen estado de forma.

Deshidratación

Además de realizar actividad física a modo de prevención, mantener bien hidratado y alimentado el cuerpo hará que los músculos soporten mejor los accidentes y las sobrecargas de tensión. Los nutrientes entran mediante los alimentos que ingerimos y circulan mejor en el torrente sanguíneo hasta llegar a los músculos por medio del agua que tomamos. Lo ideal es no llegar a tener la sensación de tener sed, ya que este es el primer síntoma de la deshidratación.

Sobrecarga de trabajo

Actividades del hogar o trabajos exigentes físicamente, hará que tu cuerpo se fatigue y sienta molestias, cansancio y hasta lesiones. Cambiar la intensidad en el ritmo de vida es la principal razón por la que tu cuerpo se lesiona, más si hay un sedentarismo importante. A medida que avanza la edad, aumenta la probabilidad de que tus músculos, tendones y ligamentos no puedan soportar mayores exigencias.

Enfermedades

Una dificultad arterial periférica se suma a la artritis y la osteoporosis como enfermedades que ocasionan posibles lesiones leves o graves en las piernas. Los tumores óseos también ocasionan daños en la estructura ósea. Evitar las lesiones y hacer ejercicio de manera ocasional no es suficiente. Hay factores que no podemos controlar, pero son latentes y amenazan nuestra salud. Ante cualquier dolor, acude a tu médico.

Ciática

Es una patología con dolor compartido entre la parte baja de la espalda y las piernas. Cuando un disco en la zona lumbar se desplaza, entonces presiona el nervio ciático y a veces ocasiona un dolor inexplicable en la parte posterior del muslo. Para evitarla, se debe tener más cuidado con el esfuerzo que se realiza en la espalda y acudir al fisioterapeuta para realizar ejercicios de fortalecimiento y rehabilitación.

Embarazo y sobrepeso

Obviamente, cuando las piernas tienen que soportar una mayor carga, si estas no están preparadas puede llegar a sufrir lesiones. En el caso de las mujeres embarazadas, es posible que surjan varices en las piernas debido a una peor circulación sanguínea. Para aquellas personas obesas o con sobrepeso, además de todas las enfermedades asociadas al exceso de peso corporal, se suma la posibilidad de padecer dolencias en el tren inferior.

¿Cuáles son los síntomas del dolor de piernas?

¿Cuáles son los síntomas del dolor de piernas?
A menos que se trate de un esguince o fractura en el que el dolor es intenso y la razón sea visible, hay algunas señales a las que debes estar atento para evitar futuras y posibles complicaciones en la recuperación de las lesiones de piernas.

  • Sensación de ardor: Si sientes que un fuego recorre tu espalda y las piernas, es probable que se trate de la compresión de un nervio, quizás una ciática. Esta se produce cuando hay un desplazamiento de disco a raíz de actividades que requieran fuerza en la columna.
  • Hormigueo en las piernas: La alteración en el funcionamiento de tejidos blandos, como músculos, tendones y ligamentos, hace que sientas como “dormida” las piernas. Ocurre por el corte de circulación sanguínea en la extremidad.
  • Debilidad y pesadez: La causa más probable es la fatiga muscular, cuando las fibras están agotadas por la constante movilidad de la persona al hacer ejercicio o simplemente por tener un día ajetreado en casa y el trabajo.
  • Inflamación y dolor: La hinchazón siempre irá asociada con algún dolor, leve, moderado o intenso. Si no has sufrido caídas o lesiones, es probable que la inflamación se deba a problemas en la circulación.
  • Fiebre: Una persona puede presentar un cuadro febril si el origen de su lesión en las piernas está asociado a una fractura abierta, o a enfermedades más severas como la artrosis y sobre todo el cáncer.
  • Dolor de cabeza: Si el dolor es causado por una arteria o un coágulo en la pierna es posible que también se sientan otros síntomas como cefalea o jaqueca.
  • Dificultad para respirar: Un coagulo en la pierna que comience a moverse hacia los pulmones y corazón puede generar dificultades respiratorias, un indicio grave por el que hay que ir al médico para evitar un desenlace catastrófico.
  • Piernas cansadas: Debido a un estilo de vida estresante, llevar calzado inadecuado, largos periodos de pie o sentado, inactividad física etc.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de piernas?

Aunque el método PRICE es mejor conocido en el mundo deportivo, en casa o el trabajo puedes aplicarlo para facilitar la recuperación de lesiones leves y en tejidos blandos. PRICE es una actualización del método RICE, como fue mejor conocido en el mundo desde la década de los años 70.

  • Protección: Depende de si el dolor está en la articulación de la rodilla o el tobillo, debes utilizar un vendaje de primeros auxilios para evitar realizar movimientos involuntarios que compliquen la lesión. Ante heridas como cortes, se debe taponar la herida presionando con un paño limpio y acudir a urgencias lo antes posible.
  • Reposo: Si se trata de una torcedura, traumatismo o esguince, lo mejor es permanecer sentado o acostado durante 72 horas, este es el lapso máximo para abordar una lesión como leve.
  • Hielo: El frío sirve como terapia de recuperación por su efecto analgésico y antiinflamatorio. Es el primer paso para aliviar el dolor y bajar la hinchazón en la parte de la pierna afectada.
  • Compresión: Si utilizas rodilleras y tobilleras de compresión, decir que es mejor que emplear un vendaje elástico, aunque no debes descartarlo por si no cuentas con estas prendas compresivas. Si sientes hormigueo en la parte afectada, entonces debes aflojar el vendaje.
  • Elevación: Si estás sentado o acostado, trata de mantener elevada la pierna, esto hará que baje la irrigación de la sangre en la parte afectada acelerando la recuperación.

Lesiones deportivas de piernas más comunes

Si eres asiduo a algún deporte, entonces este apartado es para ti. Revisa esta lista de las lesiones más frecuentes que puedes tener en las piernas al practicar alguna disciplina deportiva, ya sea Crossfit, fútbol o baloncesto, u otros deportes de contacto, ninguno de ellos está libre de sufrir alguna lesión en la pierna.

Dolencias en las piernas más comunes

Si sientes alguna de estas dolencias en las piernas, lo más recomendable es que reduzcas la movilidad corporal y consultes a tu médico. Para conocer más sobre sus causas, síntomas y métodos de prevención puedes acceder para saber más.

Referencias

  1. Blue, J. M., & Matthews, L. S. (1997). Leg injuries. Clinics in sports medicine16(3), 467-478. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0278591905700351
  2. Counsel, P., & Breidahl, W. (2010, June). Muscle injuries of the lower leg. In Seminars in musculoskeletal radiology (Vol. 14, No. 02, pp. 162-175). © Thieme Medical Publishers. https://www.thieme-connect.com/products/ejournals/abstract/10.1055/s-0030-1253158
  3. Gallo, R. A., Plakke, M., & Silvis, M. L. (2012). Common leg injuries of long-distance runners: anatomical and biomechanical approach. Sports health4(6), 485-495. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1941738112445871
  4. Söderman, K., Alfredson, H., Pietilä, T., & Werner, S. (2001). Risk factors for leg injuries in female soccer players: a prospective investigation during one out-door season. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy9(5). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11685365/
  5. Bosse, M. J., MacKenzie, E. J., Kellam, J. F., Burgess, A. R., Webb, L. X., Swiontkowski, M. F., … & Castillo, R. C. (2002). An analysis of outcomes of reconstruction or amputation after leg-threatening injuries. New England Journal of Medicine347(24), 1924-1931. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa012604
  6. Brewer, R. B., & Gregory, A. J. (2012). Chronic lower leg pain in athletes: a guide for the differential diagnosis, evaluation, and treatment. Sports Health4(2), 121-127. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1941738111426115
  7. Kim, D., & Hong, J. (2011). Hamstring to quadriceps strength ratio and noncontact leg injuries: A prospective study during one season. Isokinetics and Exercise Science19(1), 1-6. https://content.iospress.com/articles/isokinetics-and-exercise-science/ies00406
  8. Pasanen, K., Parkkari, J., Pasanen, M., Hiilloskorpi, H., Mäkinen, T., Järvinen, M., & Kannus, P. (2008). Neuromuscular training and the risk of leg injuries in female floorball players: cluster randomised controlled study. Bmj337. https://www.bmj.com/content/337/bmj.a295.long
  9. Knapik, J. J., Bauman, C. L., Jones, B. H., Harris, J. M., & Vaughan, L. (1991). Preseason strength and flexibility imbalances associated with athletic injuries in female collegiate athletes. The American journal of sports medicine19(1), 76-81. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/036354659101900113
  10. Orava, S., & Puranen, J. (1979). Athletes’ leg pains. British journal of sports medicine13(3), 92-97. https://bjsm.bmj.com/content/13/3/92.short
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00