🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Cabeza, cara y ojos

El cráneo y la cara son los encargados de resguardar el cerebro, órgano fundamental para el desarrollo del ser humano. Los dolores de cabeza son frecuentes en una gran cantidad de personas, mientras que las causas y síntomas que los producen pueden ser variados dependiendo de qué parte del organismo no funciona de forma correcta.

Por tal motivo, es importante conocer la anatomía de la cabeza, ojos y cara y las enfermedades más comunes que se producen en esta parte del cuerpo. Esta información la encontrarás a continuación, por lo que te invitamos a que sigas leyendo. ¡Echa un vistazo!

Partes y anatomía de la cabeza

La anatomía de la cabeza se compone de:

Cráneo

El cráneo está formado por los siguientes huesos:

  • Frontal: Se encuentra el hueso en la vista anterior y superior del cráneo. Es un hueso central y simétrico que está unido al parietal, esfenoides, nasal, etmoides, cigomático, maxilar y lacrimal.
  • Parietal: Son dos huesos ubicados en la parte anterolateral del cráneo. Es un hueso grande qué se encarga de cubrir gran parte del cerebro. Se conecta con el frontal, esfenoides, temporal y occipital,
  • Temporal: Al igual que el parietal es un hueso par, pero se ubica en la parte anterior del cráneo. Está unido al frontal, al temporal y el parietal y al cigomático de la cara. Se ubica a la altura de la sien.
  • Occipital: Este hueso forma la parte de la base del cráneo, la cual se une con el atlas o primera vértebra cervical de la columna vertebral. También se conecta con el parietal y el temporal.
  • Esfenoides: Es un hueso profundo e impar que se ubica en la base media del cráneo. Se conecta con el frontal, el temporal y el occipital. Las glándulas hipófisis y las meninges se encuentran dentro de este hueco endocraneal.
  • Etmoides: Su forma en T permite la conexión con el frontal, el esfenoides, el maxilar, el nasal, el lagrimal y el macizo facial.

Los músculos que conforman el cráneo son:

  • Occipitofrontal: Este músculo se encuentra en la zona posterior de la cabeza, desde la membrana fibrosa epicraneal hasta la apófisis mastoidea del temporal. También se le conoce como vientre occipital.
  • Temperoparietal: La fascia temporal está recubierta por este músculo, el cual nace de la zona superior del cráneo (precisamente en la galea aponeurótica) hasta su inserción en el hélix de la oreja.
  • Esternocleidomastoideo: Es un músculo plano ubicado en la base del hueso temporal y se desarrolla hasta el manubrio esternal.
  • Prócer: Este músculo es el encargado de mover las cejas hacia abajo. Nace en la parte baja del frontal y se inserta en las cejas.
  • Corrugador superciliar: Es posible arrugar la frente gracias a la acción de este músculo. Su trayectoria se realiza desde el arco superciliar hasta la piel del párpado.
  • Temporal: También conocido como crotafites, es un músculo que permite la elevación y retracción de hueso de la mandíbula. Su recorrido se realiza desde el temporal inferior hasta la apófisis del maxilar inferior.

Las articulaciones que existen en el cráneo son de tipo sinartrosis. Es decir, presentan una pequeña membrana o no tienen movimientos entre los huesos.

Anatomía del cráneo

Cara

Los huesos de la cara son:

  • Maxilar superior: Ocupa una gran porción de la cara, es un hueso par y de forma cuadrilátera. Se encuentra en la parte central anterior de los huesos de la cara conectándose con cigomático, frontal, lagrimal, nasal, etmoides, vómer palatino y cornete inferior. Da origen a los dientes y muelas superiores.
  • Maxilar inferior: Se lo conoce también con el nombre de mandíbula. Es el hueso más grande de la cara, es un par y simétrico. Posee la articulación con más movimientos en la cara en su parte posterior. Encargado de mantener los dientes y muelas de abajo.
  • Nasal: Este hueso par se une entre sí por medio del cartílago septal, formando la parte externa de la nariz. Su cara superior se conecta con el frontal y la zona interna con el etmoides.
  • Vómer: Forma parte del tabique nasal, es un hueso único el cual permite dividir a la nariz en las dos fosas nasales. Se une con el maxilar superior, con los palatinos, con el etmoides y el esfenoides.
  • Cornetes: Se los puede dividir en superior, medio e inferior por lo que forman una estructura ósea dentro de la nariz. Se encuentran en la cara lateral de las fosas nasales.
  • Cigomático o Malar: Constituye parte de la órbita ocular y el pómulo de la cara. Es un hueso sobresaliente que se une con el maxilar, esfenoides, frontal y temporal.

En la cara se encuentran los siguientes músculos:

  • Orbicular de los ojos: El cual se lo puede dividir en la porción orbitaria y el palpebral. Este músculo nace desde el frontal pasando por el canal lagrimal hasta la piel de los párpados. Su función es la de cerrar los párpados.
  • Nasal: Es posible encontrar a este músculo en la cara lateral de la nariz, ya que se origina en el maxilar superior y se inserta en el hueso nasal. Eleva los huesos cornetes de las fosas nasales y controla los movimientos de la punta de la nariz.
  • Elevador del labio superior: El nombre de este músculo se debe a la acción que realiza. Nace en el borde infraorbitario y se inserta en la piel y en el músculo ubicado en el labio superior.
  • Cigomático menor: Este músculo de la cara es un pequeño tejido que nace y se inserta en la cara externa del malar o hueso cigomático.
  • Cigomático mayor: Su recorrido se produce desde la apófisis del temporal hasta el ángulo de la boca. Su trabajo consiste en accionar la piel alrededor de la boca.
  • Buccinador: Es músculo plano ubicado en la mejilla de la cara, acciona en la masticación y comprime las mejillas. Nace en el maxilar superior y se inserta en el músculo orbicular de la boca.
  • Orbicular de la boca: Los labios pueden ser plegados gracias a la acción del músculo, el cual tiene una trayectoria de este el maxilar superior hasta la piel ubicada en la comisura labial.
  • Macetero: Su acción permite cerrar la boca y controlar movimientos de la mandíbula. Este músculo recorre desde la apófisis del cigomático hasta el punto antropométrico de la mandíbula.
  • Risorio: Es un músculo pequeño situado al lado del músculo orbicular de la boca, se caracteriza por retraer la comisura labial lo cual forma parte de la acción de reír en la persona.
  • Depresor del labio inferior: Al igual que otros músculos este tejido lleva el nombre de acuerdo a la acción que realiza. Se desarrolla desde el maxilar inferior hasta la piel ubicada en el labio de abajo.
  • Mentoniano: Es el encargado de levantar la piel en la parte de la barbilla. Nace y se inserta en la parte baja de los labios.
  • Depresor del ángulo de la boca: La comisura labial puede ser deprimida gracias a la acción de este tejido muscular. Nace en el mentón y se inserta en el ángulo de la boca.
  • Platisma: Es el encargado de hacer descender la mandíbula y de tensar la piel cuando se contraen algunos músculos de la cara. Es un músculo grande cuyo origen se produce en la parte subcutánea de la clavícula y se inserta en la región mentoniana.
  • Pterigoideos: Es un grupo de músculos encargados de la masticación que nace desde el esfenoides hasta la mandíbula, provocando su depresión y elevación.

Los ligamentos que se pueden encontrar en la cara son:

  • Esfenomandibular: Este ligamento permite la unión del esfenoides con el agujero mandibular y con los vasos maxilares.
  • Ligamento lateral: Esta cinta se divide en dos secciones que permiten unir la cara posterior del cuello del hueso maxilar con el cigomático.
  • Ptérigoespinoso: La apófisis espinosa del hueso esfenoides se une con el pterigoideo lateral por medio de este tejido.
  • Estilomandibular: Es otro ligamento corto y delgado que permite la unión del esfenoides con la mandíbula.
  • Estilohioideo: Este es uno de los ligamentos más largos que se pueden encontrar en la cara, ya que facilita la unión del hueso hioides con la apófisis estiloides del temporal.

Las principales articulaciones que hay en la cara son:

  • Temporomandibular: Este cuerpo articular es el encargado de realizar los movimientos entre la mandíbula y el hueso temporal. Es de tipo sinovial.
  • Articulaciones de tipo sinartrosis.

Anatomía de la cara

Ojos

La cavidad orbitaria está formada anatómicamente por estos huesos:

  • Lacrimal, lagrimal o unguis: Es una lámina de forma cuadrada que se articula en cada uno de sus cuatro lados son con el frontal, con el etmoides, con el nasal y el maxilar superior.
  • Etmoides: Tal como mencionamos antes, este hueso de forma de T permite crear un lateral de la cavidad orbitaria del ojo.
  • Otros huesos ya analizados en la cara: Cigomático, maxilar, palatino y esfenoides.

Los músculos de los ojos son:

  • Oblicuo mayor: Permite el movimiento del ojo en todas las direcciones, su recorrido se realiza en la parte posterior del ojo hasta el anillo cartilaginoso de la órbita.
  • Oblicuo menor: También forma parte de la musculatura extrínseca del ojo, pero a diferencia de los demás músculos se inserta en el anillo tendinoso común o “Anillo de Zinn”.
  • Recto superior: Su nombre se refiere a la ubicación que tiene este músculo, en la parte superior de la órbita ocular. Permite realizar los movimientos de giro del ojo y de elevación.
  • Recto interno: Este tejido muscular permite la contracción de la órbita ocular provocando que el ojo pueda girar en dirección a la nariz.
  • Recto externo: La acción de este músculo permite que el globo ocular pueda girar en dirección contraria a la nariz, es lo que se conoce como abducción del ojo.
  • Recto inferior: Es el último del grupo de seis músculos que equilibran los movimientos del globo. Este tejido se encarga de girar hacia abajo el ojo y permitir un movimiento hacia el medio del mismo.

Los ligamentos que se encuentran en el ojo son:

  • Suspensorio del cristalino: También es conocido como zónula ciliar. Este ligamento formado por carbohidratos y proteínas estabiliza el cristalino del ojo para mejorar el enfoque de objetos cercanos.

Anatomía del ojo

Mejores productos para el alivio del dolor cabeza, cara y ojos

Más vendidos

Enfermedades y dolencias más comunes en los ojos

A continuación, detallamos las enfermedades más frecuentes que suelen aparecer en los ojos:

Miopía

Esta enfermedad trae como consecuencia la imposibilidad de la persona de ver objetos lejanos de forma clara, lo cual provoca una visión borrosa. Existen diferentes causas que provocan este cuadro ocular, pero la principal es la hereditaria.

Astigmatismo

La curvatura irregular que presenta el cristalino del ojo genera una visión borrosa de objetos cercanos y lejanos (en algunos casos existe la percepción de imágenes distorsionadas). Se puede presentar en diferentes edades, ya que esta enfermedad por lo general es hereditaria.

Presbicia

Es una de las enfermedades oculares más comunes que existen en varones de 40 a 45 años, pudiendo aumentar hasta los 65 años. Se trata de la incapacidad de enfocar objetos cercanos, siendo uno de sus síntomas característicos la necesidad de leer a una distancia determinada, por lo general del brazo extendido por completo.

Conjuntivitis

Esta enfermedad contagiosa provoca picazón, secreción ocular y enrojecimiento en el ojo debido a la presencia de virus o bacterias se inflaman la conjuntiva (pequeña capa que cubre la parte blanca) del glóbulo.

Cataratas

Además de producir una visión borrosa por la opacidad del cristalino del ojo también las personas pueden percibir objetos de forma doble. Diferentes causas que generan este cuadro, y no la más común es la edad avanzada del paciente.

Glaucoma

Existen diferentes tipos de glaucoma, siendo el más común el de ángulo abierto, el cual consiste en la pérdida de la vista de forma gradual. Se trata de una enfermedad que se genera por una presión alta en el ojo, lo cual puede aparecer a cualquier edad, aunque es común encontrar pacientes mayores de 60 años.

¿Cómo podemos aliviar el dolor de cabeza mediante terapias complementarias y no invasivas?

Enfermedades y dolencias más comunes en los ojos

Mira a continuación los tratamientos complementarios que se aplican para aliviar el dolor de cabeza, cara y ojos:

Terapia de frío y calor

Este tipo de tratamiento consiste en aplicar en una misma sesión el calor, luego continuar con el frío y terminar con la primera temperatura. Hay que tener cuidado, ya que la aplicación no debe superar los 20 minutos en total.

  • El calor proporciona que los vasos de las paredes capilares se dilaten provocando un mayor riego sanguíneo en el área afectada, se recomienda el uso de sacos térmicos para microondas.
  • Mientras que el frío actúa como un agente analgésico. Es posible aplicar esta terapia por medio de bolsas de gel frío.

Terapia de masaje

Los masajes permiten la estimulación de los vasos sanguíneos a para mejorar la circulación de sangre en la zona afectada. Además, disminuye el estrés porque el propio cuerpo genera dopamina provocando una sensación de bienestar. Esto puede ayudar a la disminución de cefaleas. Para ayudar a la disminución de cefaleas es posible utilizar masajeadores electrónicos, rodillos de vibración, pistolas de masajes y sillas masajeadoras eléctricas de espalda.

Terapia de acupresión

La comprensión es una técnica de masajes que se aplica en lugares específicos del cuerpo para disminuir los dolores de cabeza. Por tal motivo, se puede usar en esta terapia cojines masajeadores para cuello espalda y hombros o también pelotas de vibración. Esto hará que se estimula las paredes capilares para mejorar el torrente sanguíneo.

Termoterapia

Si bien ya hemos hablado de los beneficios que tiene el calor como agente dilatador de las paredes capilares, es importante aclarar en este punto que la presente terapia utiliza solo el calor para obtener estos efectos (a diferencia del tratamiento frío y calor). Por medio de diferentes técnicas es posible aplicar la termoterapia, siendo las más comunes el uso de sacos térmicos para microondas y baños de agua caliente.

Crioterapia

Hay que tener cuidado con la aplicación del frío, ya sea por medio de almohadillas frías o bolsas de gel con hielo, debido a que el efecto que puede generar la crioterapia puede ser contraindicado para los dolores de cabeza. Es decir, el empleo de esta terapia debe ser recomendada por el médico y solo es posible su implementación cuando la lesión no ha superado las 48-72 horas.

Electroterapia

Esta es una técnica que busca alivio a dolores y algunas dolencias físicas mediante la aplicación de energía eléctrica y electromagnética, entre otras variantes, a través de la piel con el uso de almohadillas conductoras llamadas electrodos. Es un tipo de terapia muy segura y que debe ser aplicada por un fisioterapeuta especializado en la manipulación de electricidad para tratar algunas clases de dolencias.

Método R.I.C.E

Método R.I.C.E es el primero y más sencillo de los protocolos de tratamiento de lesiones leves. Aparece en el ámbito deportivo para abordar accidentes que suponen lesiones agudas. Durante muchos años, se considera el más idóneo tanto por su rapidez como por los resultados que presenta.

Otras terapias alternativas efectivas

Existen otras terapias que pueden aplicarse debido a sus métodos no invasivos. Estas son:

  • Remedios naturales con uso de plantas: A través de este tratamiento es posible estimular diferentes zonas del cuerpo que provocarán la disminución del dolor de cabeza, si es que es causado por alguna lesión corporal o por alguna patología hepática o gástrica. Se suele usar el boldo, la manzanilla y el tilo.
  • Acupuntura: Esta técnica oriental permite la relajación del paciente buscando un equilibrio mental. Si el dolor de cabeza es causado por alguna contusión o dolor extremo en alguna parte del cuerpo, con esta terapia es posible disminuir esos síntomas.
  • Aromaterapia: Es una terapia que consiste relajar al paciente por medio de aromas que permiten bajar el estrés, mejorando así el dolor de cabeza. Se puede aplicar por medio de aceites esenciales o a través de difusores aéreos. Entre las hierbas más frecuentes se encuentra la lavanda, la menta y la peperina.

Referencias

  1. Wang, Y. X., Panda-Jonas, S., & Jonas, J. B. (2021). Optic nerve head anatomy in myopia and glaucoma, including parapapillary zones alpha, beta, gamma and delta: histology and clinical features. Progress in retinal and eye research83, 100933. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1350946220301051
  2. Mackenzie, P. J., & Cioffi, G. A. (2008). Vascular anatomy of the optic nerve head. Canadian Journal of Ophthalmology43(3), 308-312. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0008418208801111
  3. Willoughby, C. E., Ponzin, D., Ferrari, S., Lobo, A., Landau, K., & Omidi, Y. (2010). Anatomy and physiology of the human eye: effects of mucopolysaccharidoses disease on structure and function–a review. Clinical & Experimental Ophthalmology38, 2-11. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1442-9071.2010.02363.x
  4. Radius, R. L., & Gonzales, M. (1981). Anatomy of the lamina cribrosa in human eyes. Archives of ophthalmology99(12), 2159-2162. https://jamanetwork.com/journals/jamaophthalmology/article-abstract/634026
  5. Kels, B. D., Grzybowski, A., & Grant-Kels, J. M. (2015). Human ocular anatomy. Clinics in dermatology33(2), 140-146. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0738081X1400234X
  6. Carpenter, W. B. (1866). Principles of human physiology. Lea & Blanchard. https://books.google.es/books?hl=en&lr=&id=6L40AQAAMAAJ
  7. Bentsianov, B., & Blitzer, A. (2004). Facial anatomy. Clinics in dermatology22(1), 3-13. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0738081X03001135
  8. Marur, T., Tuna, Y., & Demirci, S. (2014). Facial anatomy. Clinics in dermatology32(1), 14-23. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0738081X13000898
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00