🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Tratamiento de lesiones deportivas en el baloncesto

Las lesiones son lo peor que le podría pasar a cualquier deportista sea profesional o aficionado. Por ello es importante que si te dedicas a la práctica del baloncesto conozcas los métodos más utilizados para el tratamiento de cualquier tipo de lesión que puedas sufrir tanto en el tren inferior como en el superior.

En este artículo te enseñaremos los principales tipos de lesiones y cuáles son los tratamientos quirúrgicos más utilizados cuando la dolencia lo requiere, ya que no todas ameritan este tipo de medidas sino que basta con tratamiento de fisioterapia para la recuperación.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al baloncesto?

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al baloncesto?

Entre saltos, giros, golpes y fricciones, es común que los jugadores de baloncesto tengan desgaste en sus articulaciones, músculos, ligamentos y huesos. Si comenzaste a practicar este deporte y te apasiona, ten en cuenta las posibles dolencias que puedes tener:

  • Tendinitis del tendón de Aquiles: los constantes piques y cortes que realizan los jugadores de baloncesto llevan al tendón de Aquiles, encargado  de unir el hueso del talón con la parte posterior de la pantorrilla, al extremo, haciendo que con el tiempo este se inflame y genere una tendinitis que causa mucho dolor y limita considerablemente la potencia de la arrancada.
  • Rodilla del saltador: se trata de una lesión en el tendón rotuliano que ocurre cuando este se inflama, lo que por lo general ocurre por el desgaste de los constantes saltos al realizar anotaciones y tiros. Es una lesión menor, que solo genera algunas molestias pero se debe detener la actividad física para poder recuperar el tendón o de lo contrario se corre el riesgo de sufrir una rotura en el mismo que puede requerir intervención quirúrgica.
  • Esguince de tobillo: es una torcedura que hace que los ligamentos y la articulación sean llevados al límite por un movimiento no natural de los mismos, que puede ocurrir al aterrizar mal después de un salto para anotar o intentar bloquear un lanzamiento de un rival. Este puede generar desde una simple hinchazón en el tejido por el movimiento, que vendrá acompañada de dolor, hasta una rotura completa de los ligamentos que requerirá casi con total seguridad una operación abierta para solucionar el problema.
  • Torcedoras de dedos: las torceduras de dedos son de las lesiones más comunes, ocurren por recibir un pase con la mano que hace que la potencia con la que llega el balón doble los dedos hasta que se tuerzan e incluso pueden llagar a dislocarse. Por lo general no pasa de ser un simple esguince pero en ocasiones el daño llega a ser suficiente como para fracturar un metatarsiano.
  • Traumatismos musculares: ocurre cuando el músculo se lleva un fuerte golpe. Por lo general es tratado con algo de hielo, pero en ocasiones puede generar fracturas musculares que requieren de una recuperación más compleja que puede ir desde fisioterapia y masaje deportivo hasta el paso por el quirófano.

Mejores productos para recuperación de lesiones en baloncesto

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en el baloncesto?

El objetivo de este método es brindar la atención primaria que necesita el jugador, luego de una lesión, para minimizar el daño a corto, mediano y largo plazo. Antes conocido como RICE, el método PRICE es la actualización de estas técnicas que busca la protección de fibras, articulaciones, huesos, ligamentos y tendones afectados:

  • Protección: El área o extremidad afectada debe ser protegida. De ser necesario, se inmoviliza toda el parea, así se restringen posibles movimientos que compliquen la lesión. Es poco probable que esta fase se sepa si se trata de una torcedura, esguince o fractura parcial o total. La asistencia siempre debe estar a cargo de un profesional, pues una mala maniobra puede ser perjudicial para el atleta.
  • Reposo: En ocasiones pensamos que el dolor es pasajero y podrás seguir jugando, sin embargo, aunque se trate de una lesión leve, esta puede llegar a empeorar. Lo mejor que puedes hacer es guardar reposo y esperar a que el profesional se tome su tiempo para precisar la gravedad del asunto. Si deseas estar al 100% hoy, mañana o en el futuro, guarda el reposo que el médico te indique en ese momento.
  • Hielo: Este elemento por sí solo ayuda a que el dolor sea más soportable y contribuye a que la hinchazón baje su intensidad. Aplicado directamente sobre la piel puede generar quemaduras, preferiblemente utiliza toallas o una compresa durante 15 y 20 minutos, luego puedes dar un descanso de 30 minutos.
  • Compresión: Es uno de los métodos más utilizados al tratar una lesión en primera instancia. Consiste en vendar el área afectada y lo recomendables es que lo haga un profesional, al igual que los pasos anteriores. Evita ejercer demasiada presión. El mecanismo de vendaje evoluciono a un sistema adhesivo que facilita al paciente obtener fuerzas de otros músculos para mover el área lesionada.
  • Elevación: Cuando se eleva el parea afectada se garantiza el retorno venoso. La altura debe ser igual o superior al corazón. ¿Qué buscamos en este paso? Que la sangre circule mejor a través de la lesión lo que se traduce en la reducción de la hinchazón.

Tratamientos quirúrgicos para curar las lesiones graves o crónicas en jugadores de baloncesto

Tratamientos quirúrgicos para curar las lesiones graves o crónicas en jugadores de baloncesto

Cuando la prevención y la atención primaria no son suficientes para abordar las lesiones o prevenirlas, entonces es probable que estas sean graves o crónicas. En estos casos, la cirugía es el siguiente paso a seguir.

Lesiones en hombros

las lesiones en los hombros son de las más comunes ya que el fuerte contacto entre jugadores suele ser amortiguado por esta articulación. En caso de daño severo se realizan los siguientes procedimientos:

  • Artroscopia de hombro: Es un procedimiento en el cual se inserta un pequeño tubo con una cámara para observar el daño en la articulación y luego proceder a reparar el daño sufrido sin necesidad de hacer una gran incisión que requiera una recuperación más prolongada. Este procedimiento se usa para tratar problemas crónicos como la artrosis o daños en los ligamentos generados por esguinces o luxaciones graves.
  • Cirugía abierta de hombro: esta suele emplearse para repara daños graves, en especial en el manguito de los rotadores, o ante una fractura de clavícula que requiera de la inserción de instrumentos de fijación como clavos. Según el problema que haya que solucionar se realiza una gran incisión bajo anestesia general y se procede a reparar el daño.

Lesiones en la rodilla

La rodilla es sin duda la articulación más problemática para deportistas de cualquier disciplina, y el baloncesto no es la excepción. Salvo en caso de esguinces leves, las lesiones en esta zona siempre requieren intervención quirúrgica.

  • Artroscopia de rodilla: Se trata de una operación en la que se realiza solo un pequeño corte para introducir un artroscopio que permita al médico reparar el daño de la forma menos invasiva posible. Es común para tratar lesiones graves como las reconstrucciones de ligamentos o meniscos.
  • Reparación de ligamento cruzado: Se realiza una intervención bajo anestesia general en la que se realizan injertos de tejido para reconstruir todo el ligamento, para lo cual se realizan perforaciones en la tibia y el fémur de modo que se sustituya el ligamento roto y se inserte el injerto que posteriormente es fijado con clavos u otros instrumentos de fijación.

Lesiones en tobillos, pies y piernas

Siendo los pies la parte del cuerpo en la que se sostiene todo el peso del cuerpo, es normal que ocurran lesiones en esta zona que conlleven a una intervención de este tipo.

  • Reconstrucción del tendón de Aquiles: en estos casos se realiza una operación abierta en la que el tendón se vuelve a unir usando puntadas que lo mantendrán así hasta que se regenere de forma natural, lo cual suele tardar varias semanas. Luego de eso se inmovilizará la zona por un periodo que determinará el especialista y se procede a tratamiento fisioterapéutico para estimular la recuperación.
  • Cirugía de espolón calcáneo: bajo anestesia local se realiza un corte en la zona del talón en la que se encuentra el espolón para limarlo y reducirlo lo máximo posible, de modo que con tratamiento de fisioterapia pueda ser reducido por completo. Esta cirugía está más orientada a reducir el dolor que a curar el espolón en sí, y es considerado un procedimiento ambulatorio por lo que casi con total seguridad podrás irte a tu casa a recuperarte el mismo día de la cirugía.

Referencias

  1. Harmer, P. A. (2005). Basketball injuries. Epidemiology of pediatric sports injuries: Team sports49, 31-61. https://www.karger.com/Article/Abstract/85341
  2. Newman, J. S., & Newberg, A. H. (2010). Basketball injuries. Radiologic Clinics48(6), 1095-1111. https://www.radiologic.theclinics.com/article/S0033-8389(10)00121-1/fulltext
  3. Trojian, T. H., Cracco, A., Hall, M., Mascaro, M., Aerni, G., & Ragle, R. (2013). Basketball injuries: caring for a basketball team. Current sports medicine reports12(5), 321-328. https://journals.lww.com/acsm-csmr/Fulltext/2013/09000/Basketball_Injuries___Caring_for_a_Basketball.13.aspx
  4. Borowski, L. A., Yard, E. E., Fields, S. K., & Comstock, R. D. (2008). The epidemiology of US high school basketball injuries, 2005–2007. The American journal of sports medicine36(12), 2328-2335. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0363546508322893
  5. Zelisko, J. A., Noble, H. B., & Porter, M. (1982). A comparison of men’s and women’s professional basketball injuries. The American journal of sports medicine10(5), 297-299. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/036354658201000507
  6. Dick, R., Hertel, J., Agel, J., Grossman, J., & Marshall, S. W. (2007). Descriptive epidemiology of collegiate men’s basketball injuries: National Collegiate Athletic Association Injury Surveillance System, 1988–1989 through 2003–2004. Journal of athletic training42(2), 194. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1941286/
  7. Bolotin, A., & Bakayev, V. (2016). Efficacy of using isometric exercises to prevent basketball injuries. Journal of Physical Education and Sport16(4), 1177. http://efsupit.ro/images/stories/nr4.2016/art188.pdf
  8. Padua, E., D’Amico, A. G., Alashram, A., Campoli, F., Romagnoli, C., Lombardo, M., … & Annino, G. (2019). Effectiveness of warm-up routine on the ankle injuries prevention in young female basketball players: a randomized controlled trial. Medicina55(10), 690. https://www.mdpi.com/1648-9144/55/10/690
  9. Sonzogni Jr, J. J., & Gross, M. L. (1993). Assessment and treatment of basketball injuries. Clinics in sports medicine12(2), 221-237. https://europepmc.org/article/med/8481963
  10. McKay, G. D., Goldie, P. A., Payne, W. R., Oakes, B. W., & Watson, L. F. (2001). A prospective study of injuries in basketball: a total profile and comparison by gender and standard of competition. Journal of Science and Medicine in Sport4(2), 196-211. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S144024400180030X
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00