🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones deportivas de pie, tobillo y piernas en el baloncesto

Entre las piernas, las rodillas y los tobillos se concentran más de 45% de las lesiones en el baloncesto. Es una realidad que debemos tomar en cuenta al momento de entrenar y sobre todo de competir con intensidad, ya sea que lo hagamos como profesionales o aficionados.

En este artículo conocerás los principales tipos de lesiones que podemos sufrir en el tren inferior jugando baloncesto, así como la aplicación del método RICE de forma efectiva para minimizar el impacto de las mismas y aliviar los primeros síntomas.

¿Cuáles son los tipos de lesiones de pie, tobillo y piernas más comunes cuando jugamos al baloncesto?

¿Cuáles son los tipos de lesiones de pie, tobillo y piernas más comunes cuando jugamos al baloncesto?

Tanto en atletas masculinos como femeninos hay una serie de molestias y lesiones que pueden demorar la carrera profesional y hacer pasar malos momentos. Al conocer las lesiones más comunes en el baloncesto, te haces consciente de la posibilidad de prevenirlas de manera más efectiva y todo tu ser se enfoca en estar al 100% durante la temporada entera.

Lesión en la fascia plantar

La fascitis plantar es una inflamación del tejido que abarca toda la planta del pie, que ocurre cuando esta se estira o se sobrecarga demasiado. Es tan doloroso que hace difícil el simple acto de caminar. La confirmación de esta dolencia se da luego de una radiografía y por lo general requiere de tratamiento fisioterapéutico no invasivo para controlar el dolor, ya que también se caracteriza por ser una dolencia crónica.

Esta no es el resultado de una acción fortuita durante un juego, sino de la acumulación de desgaste que los saltos, cortes y piques que todo jugador de baloncesto realiza en la cancha va generando con los años. Si la fisioterapia falla, la cirugía suele ser la única alternativa para controlar este problema.

Desgarro en el tendón de Aquiles

Cuando un movimiento empuja con mucha fuerza y hacia arriba los dedos de los pies, como bien podría ser el choque con la pantorrilla de otro jugador o un frenazo repentino al realizar un corte de balón, ocurre un desgarro en este tendón. Este puede ser parcial, cuando solo una parte del ligamento se rompe, o completo si se separa por completo. Cuando la rotura es total, hace imposible caminar y es necesario el uso de una férula que cubra todo el tobillo y hasta puede que se requiera de una cirugía abierta para unir el cordón con puntadas.

Otro motivo que puede generar esta lesión es recibir un fuerte golpe en la base del talón, algo poco común en el baloncesto pero cuya posibilidad siempre está latente. De inmediato debe haber una evaluación médica y un reposo relativo según lo indique el especialista tratante.

Esguinces de tobillo y rodilla

Ambas articulaciones reciben todo el peso del cuerpo durante el trote, los saltos, los giros y las caídas. Los esguinces tienen varios grados y el dolor te dirá qué tan complicada es la lesión. El problema con ellos es que cuando no hay una buena recuperación, suele haber una reincidencia. Allí comprendes que atender a las indicaciones médicas y tener reposo es fundamental.

En las rodillas, ocurren cuando esta se mantiene fija y todo el cuerpo gira inesperadamente para realizar una finta, mientras que en los tobillos pasa cuando hay una caída al regresar al suelo después de un salto, en la que el pie está en buena posición para amortiguar el retorno del peso a la superficie.

Lesión en los isquiotibiales

Los isquiotibiales son un grupo de tres músculos y cualquiera de ellos puede resultar lesionado. A menudo solo con un descanso prolongado y medicamentos puntuales hay una recuperación total si el daño no es muy profundo, pero lo más común es recurrir al quirófano. Los arranques bruscos y las paradas inesperadas que realizan constantemente los basquetbolistas son combinaciones fatales para este grupo muscular.

Mejores productos para la recuperación de lesiones de tobillos, pies y piernas en el baloncesto

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de tobillos y pies en el baloncesto?

Si bien este método se puede utilizar a mediano plazo, en este apartado te indicaremos cómo aplicarlo ante lesiones leves y atendiéndolas en los primeros minutos, como una forma de primeros auxilios. El método RICE es conocido en todo el mundo con esta abreviatura, pero recibió una actualización al método PRICE que resulta más efectivo ya que añade un paso más al proceso.

  • Protección: Se debe proteger la rodilla o tobillo afectado bien sea con vendajes o férulas, o torniquetes si se trata de una luxación o fractura. Es importante que la articulación afectada no vuelva a sufrir daño accidental después de la lesión.
  • Reposo: Consiste en dejar de usar la rodilla o tobillo afectado, de modo que la lesión no se agrave al intentar usarla con los ligamentos o tendones en mal estado.
  • Hielo: Coloca una compresa de hielo envuelta en un paño en la cara del tobillo o rodilla donde se note más la inflamación. Déjalo ahí por no más de 20 minutos y luego retíralo.
  • Compresión: Puedes usar vendajes normales, vendajes elásticos o cualquier otro producto que sirva para ejercer presión sobre la articulación o músculo afectado. También se pueden usar prendas de compresión como rodilleras o tobilleras terapéuticas de modo que la inflamación no siga avanzando.
  • Elevación: En este caso deberás estar acostado y levantar la pierna del tobillo o rodilla afectada, de modo que esta se sitúe a un nivel por encima del corazón.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00