🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Esguince de muñeca y mano

Los ligamentos son el tejido conectivo fibroso elástico que tienen la función de unir los huesos entre sí para mantenerlos estables en el seno de una articulación. De esa manera, permiten realizar los movimientos y, al mismo tiempo, evitan mover los huesos de manera excesiva. Pero, cuando los ligamentos son elongados súbitamente, se genera una lesión conocida como “esguince”.

En consecuencia, si los ligamentos de la articulación de la muñeca sufren este tipo de desgarro, se origina un esguince de muñeca y mano. Sin embargo, aunque son comunes, lo cierto es que muchas personas desconocen en qué consisten, cuáles son sus causas, síntomas, tratamientos y formas de prevención. Lo cual, explicaremos a continuación.

¿Qué es un esguince de muñeca y manos y qué grados hay?

También conocido como “muñeca abierta”, el esguince de muñeca y/o mano se define como una lesión ligamentosa que es generada por una distensión o elongación traumática de sus fibras. Es decir que, se produce una vez los ligamentos de la articulación de la muñeca son afectados por un desgarro súbito que puede ser parcial o total, según el grado de gravedad que alcance la lesión.

Por su parte, un esguince de esta categoría es verdaderamente doloroso, tiende a limitar el movimiento de la mano y se considera una patología seria, en vista de que la muñeca constituye el conjunto articular más complejo del organismo. Pues, cuenta con dos hileras de huesos (cuatro huesos en cada una) que se mantienen interconectados entre sí y se relacionan con los huesos metacarpianos (o huesos de la mano), al igual que con los del antebrazo (radio y cúbito).

De esa forma, la posición de los huesos de la muñeca se deben a su soporte ligamentoso. Valorando que, se delinean tanto los ligamentos intrínsecos que relacionan los huesos de las dos hileras entre ellas, como también los ligamentos extrínsecos que enlazan los huesos del antebrazo con la muñeca. En consecuencia, normalmente, el ligamento que más se lesiona en la muñeca es aquel que conecta el escafoides con el semilunar, llamado ligamento escafosemilunar.

Así, dada la complejidad de la estructura de la muñeca, un esguince en esta parte del cuerpo tiene que ser tratada de forma correcta dependiendo de su gravedad para que no se convierta en una torcedura aguda que desencadene otras patologías de mayor carácter. Por ello, a la hora de diagnosticar un esguince de muñeca y mano, es preciso establecer el grado de la lesión para proporcionar un tratamiento eficiente y esto se sujeta a los siguientes niveles:

Grado 1

En este caso, se produce la distensión de los ligamentos de la muñeca, sin llegar a la ruptura de los mismos. Gracias a ello, se trata de un esguince leve que, únicamente, provoca un dolor tenue, inflamación ligera y no existe laxitud articular asociada. De tal modo, los pacientes cuentan con la capacidad de realizar movimientos completos.

Grado 2

El esguince de muñeca y mano de grado 2, consiente un estado moderado. En vista de que, existe una rotura parcial de la porción ligamentosa de la muñeca y por ende, se desencadena un mayor dolor, el proceso inflamatorio resulta más acentuado y aparece deformidad o equimosis (hematomas). Aparte de ello, se observa una ligera inestabilidad articular en el individuo impactado.

Grado 3

Este es el nivel de gravedad más alto que puede alcanzar un esguince de tal tipo. Tomando en cuenta que, se manifiesta una ruptura total del tejido ligamentoso y existe impotencia funcional de la articulación afligida. En consecuencia, el dolor que sufre el paciente es totalmente agudo, también hay equimosis y deformidad intensa, al igual que una inflamación prominente.

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo de sufrir un esguince en la muñeca?

Por lo general, este tipo de esguinces son suscitados por diferentes tipos de accidentes que propician la hiperflexión e hiperextensión en esta parte de la mano. Sin embargo, también se consideran otras causas específicas que motivan la aparición del estado sintomatológico de un paciente con esguince en la muñeca.

Vale la pena conocer cuales son los diferentes factores de riesgo a partir de los cuales se pueden desencadenar una torcedura allí:

  • Generalmente, son ocasionados por una caída sobre la mano o un traumatismo directo en el carpo.
  • A nivel deportivo, las técnicas realizadas de forma errónea también tienden a provocar esta clase de lesión. Sobre todo, en deportistas de contacto, gimnastas y halterófilos (levantamiento de pesas).
  • Otro factor de riesgo que causa un esguince de esta categoría, son los sobreesfuerzos o esfuerzos repetitivos que extreman la actividad de la muñeca. Especialmente, en ciertos deportes como el pádel, por ejemplo.
  • Si se realiza cualquier actividad física que implique el uso constante de las manos sin haber hecho un calentamiento previo, es posible que se origine un esguince.
  • El sedentarismo es otra de las principales causas por las cuales una persona sufre un esguince de muñeca. Ya que, sin el ejercicio pertinente, los músculos no pueden ofrecer su mayor vigor y como consecuencia, experimentan lesiones.
  • Las personas que presentan debilidad en la musculatura ubicada alrededor de la muñeca, habitualmente, padecen torceduras.
  • Si, anteriormente, un individuo ha sufrido una lesión en la muñeca o en una región cercana; incrementan los riesgos de padecer un esguince en estos ligamentos.
  • Los malos hábitos, tales como: alimentarse de forma insana, beber alcohol y fumar en exceso, debilitan el organismo en general y aumentan las probabilidades de contraer un esguince de muñeca y mano.

Mejores productos para esguince de muñeca y manos

Más vendidos

Principales signos y síntomas que nos advierte que tenemos un esguince de muñeca

Principales signos y síntomas que nos advierte que tenemos un esguince de muñeca

Cada vez que se manifiesta un esguince en el área de la muñeca, las personas afectadas padecen un cuadro sintomatológico singular que define esta afección y permite diferenciarla de otros estados patológicos parecidos. En consecuencia, es importante conocer cuáles son los principales signos, síntomas y señales a través de los cuales se logra diagnosticar un esguince de este tipo.

Por ello, aquí listamos cada uno de ellos:

  • Dolor en la mano y/o muñeca: Este, aumentará dependiendo de la gravedad que manifiesta el esguince.
  • Rigidez en la zona que, se traduce en una flexibilidad limitada en las articulaciones.
  • Inflamación o hinchazón caracterizada por un aumento del volumen de la región que ha sufrido el impacto (mano o muñeca) y en ocasiones, provoca la percepción de calor.
  • Incremento de la sensibilidad en la muñeca, debido a su alteración.
  • Cambios de color en la piel; es decir, enrojecimiento y moretones o hematomas.
  • Limitación de movilidad que puede propagarse desde la muñeca hasta la mano.
  • Pérdida de fuerza y a causa de ello, el paciente no es capaz de sostener ningún elemento.
  • En ocasiones, se presente ruido en el carpo cada vez que este se mueve (o intenta hacerlo).

¿Qué tratamientos hay para mejorar los síntomas de un esguince en muñecas y manos?

Alternativamente, los pacientes que sufren un esguince en muñeca y mano cuentan con la posibilidad de recurrir a ciertos tratamientos con los cuales se minimicen los síntomas desencadenados por esta afección. Por lo que, en lugar de ingerir ciertos fármacos por cuenta propia (no recomendado).

Resulta más apropiado someterse a diferentes técnicas terapéuticas y tratamientos de fisioterapia que ayuden a normalizar el funcionamiento de esta parte del cuerpo. Al igual que, consumir ciertos suplementos alimenticios y tener en cuenta otras opciones que son ideales para acelerar el proceso de rehabilitación.

Terapias alternativas y complementarias

Hoy en día, se distinguen varias terapias complementarias que garantizan un efecto analgésico, antiinflamatorio o sedante para aminorar el cuadro sintomatológico propio de un esguince en muñeca. Lo que significa que, por defecto, brindan excelentes resultados para aliviar la dolencia de una lesión de esta clase y regular el funcionamiento de las articulaciones estropeadas.

Aquí, mencionamos y detallamos cuáles son y en qué consisten:

  • Terapia de frío y calor: Por medio de las propiedades del calor y frío, este tratamiento es empleado para mejorar los síntomas de una lesión que afecta los ligamentos y articulaciones, como es el caso de los esguinces. Dado que, el frío es esencial para calmar las afecciones musculoesqueléticas porque disminuye el dolor y la inflamación, aparte de que evita el daño del tejido ligamentoso. Además, el calor mejora la elasticidad de los ligamentos, devuelve la movilidad y aumenta el flujo de sangre. Así, es indicado aplicar compresas frías en la muñeca por 15 o 20 minutos y alternarlo con compresas calientes durante el mismo tiempo (se puede realizar de dos a tres días consecutivos y 3 o 4 veces diarias).
  • Terapia de compresión: Otra fórmula útil para sanar un esguince en la muñeca o mano, se basa en utilizar la terapia compresiva que, básicamente, ejerce una fuerza controlada en alguna zona del cuerpo mediante un elemento elástico para reducir la irrigación sanguínea, regular la función de la pared vascular, bajar la inflamación y atenuar la dolencia. En el caso de las torceduras en la muñeca, se aconseja hacer un vendaje compresivo o una muñequera de compresión en dicha área (sin apretar de forma exagerada para evitar dejar sin circulación la muñeca).
  • Terapia de acupuntura: Uno de los tratamientos más indicados para atacar la dolencia generada por un esguince en el carpo, consiste en aplicar la terapia de acupuntura. Para implementarla, los expertos capacitados se ocupan de insertar finas agujas indoloras en determinadas áreas del cuerpo para estimular los puntos energéticos conectados al sistema nervioso a fin de ayudarle al paciente a liberar endorfinas y obtener una sensación de alivio, desbloqueando los canales que irrigan energía. De tal forma, es un tratamiento apropiado para eliminar el dolor, deshinchar la muñeca y mejorar la circulación sanguínea.
  • Remedios naturales con uso de plantas: Los pacientes con torceduras de mano y/o muñeca, también pueden agilizar su proceso de recuperación a través de los remedios naturales fundamentados en plantas que poseen las propiedades requeridas para calmar el dolor, eliminar la hinchazón y relajar las áreas del cuerpo que están tensionadas.  En este caso, las medicinas inherentes más recomendadas para tratar las dolencias en la muñeca son:  hacer emplastos o cataplasmas con cúrcuma, beber infusiones de jengibre, aplicar infusiones calientes de ulmaria, tomar jugo de apio en ayunas, frotar aceite de almendras o coco en la zona, colocar trozos de cebolla con un vendaje y administrar árnica sobre la muñeca afligida.
  • Hábitos de vida saludable: Para poder mejorar y hasta prevenir los esguinces en la muñeca, los individuos también pueden considerar varios hábitos saludables y practicarlos día tras día. Con esto, además de evitar la dolencia, incluso, lograrán tener una vida más sana y equilibrada para que su organismo adquiera la capacidad de obstruir otras patologías. Así, se aconseja llevar a cabo lo siguiente: Utilizar muñequeras o vendajes elásticos para entrenar, brindarle al carpo el reposo necesario siempre que lo requiera, hacer estiramientos para fortalecer los músculos y ligamentos, realizar actividades físicas paulatinamente y no forzar la muñeca al cargar objetos pesados.

Suplementos alimenticios

Los suplementos nutricionales o alimenticios, principalmente, se caracterizan por ser productos que poseen uno o varios ingredientes ricos en vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas e hierbas. Por lo que, son ideales para complementar una ingesta de alimentos sana y equilibrada con el objetivo de aportar un total bienestar al organismo.

Así, el cuerpo en general podrá manifestar un óptimo funcionamiento y neutralizar diversas patologías, gracias a que no existen déficits de este tipo de sustancias en el organismo.  Tomando en cuenta que, con ello, es más fácil acelerar el proceso de recuperación que requiere un paciente que ha sufrido lesiones, tales como los esguinces en muñecas y manos.

Te recomendamos los siguientes suplementos alimenticios:

  • Vitamina A: Se refiere a una sustancia antioxidante que trabaja en la formación y el mantenimiento de tejidos, además de que optimiza el sistema inmunitario y aporta notables beneficios a varios órganos (corazón, riñones y pulmones). Ahora bien, en vista de que tiene la capacidad de regenerar tejido y fortalecer las articulaciones, se recomienda consumir vitamina A para atenuar los síntomas desencadenados por un esguince, a partir de las siguientes fuentes alimenticias: leche, huevos, aceite de hígado de bacalao, zanahoria, espinaca, pimiento, papaya, mango, melocotón, etc.
  • Vitamina C: Está catalogado como una vitamina esencial para conservar la salud de los ligamentos y tendones, por lo que, es apropiada para acelerar el proceso de rehabilitación de los esguinces en muñecas y manos. Considerando que, genera un efecto analgésico para aliviar la dolencia, es antiinflamatoria y aporta una mayor síntesis de colágeno de alta calidad en el organismo. Para consumirla, puedes recurrir a: naranjas, toronjas o pomelos, melón, piña, kiwi, papaya, fresas, mango, patata, pimientos rojos y verdes, espinacas, coliflor, brócoli, repollo, etc.
  • Vitamina D: Consiste en una vitamina que se almacena en el tejido adiposo y cumple con la función de absorber el calcio necesario para el cuerpo humano. Adicionalmente, se ocupa de formar el sistema óseo, participa en la síntesis de los proteoglicanos (básicos en la bioquímica del cartílago articular) y así, se estima como una sustancia que logra mejorar las articulaciones. Por ende, para prevenir los esguinces, puedes consumir vitamina D por medio de los siguientes alimentos: hígado vacuno, salmón, atún, sardinas, caballa, ostras, trucha, queso, yema de huevo, hongos, etc.
  • Vitamina E: Corresponde a una vitamina primordial para que los ligamentos y los tendones garanticen el mejor funcionamiento posible. Sumado a esto, la vitamina E ayuda a desinflamar las áreas lesionadas, debido a que aumenta el flujo sanguíneo liberando citocinas que normalizan el volumen de la piel reuniendo células reparadoras de tejido. Incluso, se distingue por incrementar la eficiencia en el tratamiento de debilidad estructural. Por ello, aconsejamos consumir vitamina E para mejorar los síntomas del esguince, ya sea desde: frutos secos, cacahuates, espárragos, espinacas, brócoli, aguacate, salmón, sardina, palometa, anguila y aceites vegetales (avellana, almendra, girasol, colza y germen de trigo).
  • Colágeno: Por medio de esta proteína elástica presente en la piel, los tendones, los ligamentos y otras estructuras flexibles del cuerpo, los pacientes que sufren de esguinces también pueden mejorar su cuadro sintomatológico. Valorando que, el colágeno interviene en el mantenimiento de la movilidad de las articulaciones y como consecuencia, ayuda a recuperar el movimiento de la región afectada por la torcedura (las manos o carpos, en este caso). Ahora bien, para prevenir el déficit de colágeno, debes ingerir: huevos, leche, queso, carne, pescado azul, aguacate, apio, cebolla, cerezas, fresas y frutos secos.

Tratamientos de fisioterapia

La fisioterapia es una ciencia de la salud que propone diferentes terapias o ejercicios que resultan eficientes para proveer un plan de rehabilitación más rápido. En vista de que, su principal misión es que el paciente puede sentir un mayor alivio en torno al dolor que genera una lesión, al igual que desinflamar la parte afectada, restablecer la fuerza o resistencia y recuperar los movimientos en las articulaciones, sin mucha dificultad.

Por si fuera poco, los tratamientos de fisioterapia también son importantes para disminuir las posibilidades de empeorar la afección y/o padecer otras torceduras más agudas en la mano o muñeca, en este caso. Por supuesto, siempre y cuando, el terapeuta estudie el diagnóstico del paciente para poder establecer un programa de recuperación personalizado que se acople al nivel de gravedad de la lesión y al estado de salud en general.

Habitualmente se recurren a las siguientes fases a fin de someter a la persona afectada a un tratamiento fisioterapéutico:

  • Primera fase: Armonización de los huesos de la muñeca y electroterapia para aliviar el dolor, drenaje del edema y movilizaciones pasivas.
  • Segunda fase: Ejercicios de propiocepción en descarga, movilizaciones activo-asistidas y estiramientos en cadena de la musculatura con principios basados en cadenas musculares de reeducación postural global.
  • Tercera fase: Movilizaciones activas, ejercicios de propiocepción en carga y prácticas de potenciación muscular (para trabajar flexión y extensión, desviación cubital y radial, supinación y pronación).

Sumado a ello, la fisioterapia también recomienda otros tipos de ejercicios como son:

  • Ejercicio de la pelota: Se emplea para aumentar la fuerza del carpo, cuando este alcance un estado de mejoría considerable. Básicamente, el ejercicio consiste en abrir la palma de la mano hacia, colocar una pelota de goma allí y sostenerla con los dedos. Después, el paciente tiene que mantener inmóvil tanto la muñeca como su mano mientras aprieta la pelota suavemente. Esto, es necesario realizarlo durante 30 segundos y repetir el ciclo 20 veces por dos días consecutivos.
  • Ejercicios de flexibilidad y movimiento:  En este caso, se aconseja calentar la muñeca con una toalla tibia o almohadilla térmica por 10 minutos. A continuación, la persona debe sujetar su mano hacia fuera (en posición horizontal) y agarrar los dedos con la mano sana, para después llevarlos hacia atrás y flexionar la muñeca. Es valioso hacer este estiramiento durante 30 segundos y repetirlo 5 veces (descansando un minuto por cada ciclo, para que la muñeca logre relajarse). Posteriormente, es necesario doblar la muñeca en dirección opuesta estirándola hacia la parte inferior y sujetando por 30 segundos (también se debe hacer 5 veces, con un minuto de descanso).

Medicamentos

Cuando el dolor aumenta súbitamente, la inflamación se empeora y existe sensación de hormigueo o entumecimiento, la mayoría de los pacientes con esguinces de muñeca y mano optan por automedicarse ingiriendo fármacos de venta libre (ibuprofeno, paracetamol y naproxeno, por ejemplo) para calmar todas estas molestias causadas por la lesión, sin una previa receta.

Lo cual, es uno de los procedimientos más perjudiciales que pueden practicar las personas, debido a que este hecho tiende a causar ciertos efectos colaterales que resultan riesgosos, tales como: diarrea, náuseas, mareos, desmayos, somnolencia, fatiga, adicción y en los peores casos, paros cardiacos.

Es por ello que, para medicarse, lo recomendable es visitar a un especialista de ortopedia y/o traumatología que pueda examinar tu esguince de muñeca detalladamente a fin de obtener una diagnosis concisa. Ya sea, por medio de radiografías o imágenes de resonancia magnética que permitan analizar el estado de dicha zona para así definir su nivel de gravedad y formular el tratamiento pertinente con el cual se logrará eliminar la dolencia y agilizar la rehabilitación del paciente.

Cirugía

Aunque un esguince en la muñeca o mano es considerable, en la mayoría de los casos, esta patología puede curarse a través de procesos no quirúrgicos (terapias, tratamientos fisioterapéuticos, remedios naturales, suplementos alimenticios, etc.). No obstante, si la lesión no logra sanar correctamente y se convierte en un esguince crónico, el estado de gravedad incrementará de forma notable y como consecuencia, será obligatorio practicar una cirugía. Ya que, esta es la única vía eficiente para reparar o reemplazar un ligamento desgarrado.

¿Qué métodos de prevención para los esguinces de muñeca son los más efectivos?

¿Qué métodos de prevención para los esguinces de muñeca son los más efectivos?

En el caso de los accidentes, resulta imposible evitar que se origine un esguince en la muñeca. Sin embargo, como no todas las causas provienen de esta clase de eventualidades, las personas cuentan con la posibilidad de prevenir que dicho estado patológico pueda afectarlos, en la medida de lo posible.

Métodos de cuidado más eficientes para obstruir las probabilidades de padecer una torcedura de tal magnitud:

  • Realiza la técnica deportiva correcta: Antes de practicar cualquier deporte, asegúrate de conocer las técnicas correctas.
  • Calentamiento: No olvides la importancia del calentamiento y estiramiento. Dado que, estos ejercicios mejoran la circulación de la sangre y así, se encargan de preparar al cuerpo para ejercicios más intensos.
  • Entrenamiento progresivo: Haz entrenamientos o ejercicios de manera paulatina, de esa forma, evitarás que los ligamentos sean sobresaturados.
  • Ropa de compresión: Usa el equipo de protección adecuado cada vez que realices actividades físicas o muevas grandes cargas, por ejemplo. En este caso, las muñequeras o los vendajes de muñeca son la mejor opción.
  • Evita el sedentarismo: Ya que, el hecho de hacer deporte te ayuda a fortalecer los huesos, músculos, ligamentos y tendones para así prevenir lesiones.
  • Dieta saludable y equilibrada: consumiendo la cantidad recomendada de vitaminas y minerales (suplementos nutricionales). Esto es útil para que el organismo funcione correctamente y para prevenir torceduras.
  • Vida sana: Otro método útil para evitar los esguinces en muñecas y manos, se basa en evitar fumar y beber alcohol en exceso. Pues, estos vicios debilitan la salud de las personas significativamente.
  • Protección laboral: Si tienes un trabajo que implique utilizar las manos y las muñecas de forma constante (cortar cabello, tejer, usar el mouse y el teclado, etc.), es valioso que tomes descansos con frecuencia para evitar que se desencadenen este tipo de afecciones.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00