🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones deportivas de manos, dedos y muñecas en la escalada

Las lesiones deportivas de manos, dedos y muñecas en la escalada son de las más frecuentes en esta práctica deportiva. Esto se debe a la fuerza desarrollada por las manos y dedos para realizar la técnica de escalada correctamente.

En la siguiente entrada queremos hablarte sobre las lesiones de manos, dedos y muñecas más comunes en escalada y cómo tratarlas con el método RICE. Si aprendes a identificarlas podrás evitar y prevenir su aparición. ¡a por ello!

¿Cuáles son los tipos de lesiones de manos, dedos y muñecas más comunes cuando hacemos escalada?

¿Cuáles son los tipos de lesiones de manos, dedos y muñecas más comunes cuando hacemos escalada?

Algunos estudios afirman que los escaladores sufren con mayor frecuencia lesiones en tendones de los dedos de las manos. En general, se producen esguinces, fracturas y rozaduras producidas por el uso de cuerdas, por malas prácticas en la técnica, esfuerzo excesivos y caídas, estas últimas, cuando se da un mal paso, se desprende una roca o hay mal clima.

A continuación, te diremos cuáles son las lesiones de manos, dedos y muñecas más comunes en escaladores:

Lesión de poleas de los dedos

Ante un prensado manual cerrado persistente, la articulación proximal flexiona a más de 90°, causando una hiperextensión en la articulación interfalángica. Todo este esfuerzo aumenta la tensión en la polea A2, siendo incapaz de soportar el estrés. El escalador experimentará dolor, chasquido y sensibilidad.

En la escalada esta lesión se produce con mucha frecuencia por una carga de choque inesperada, deslizamiento o rotura del agarre. La gravedad de esta lesión se da en tres niveles, siendo el más leve un esguince de polea. El segundo nivel de gravedad refiere una rotura parcial de la polea, mientras que el nivel grave causará una rotura total de la polea. En este último, los síntomas se extienden a hematomas, dolor al apretar y mover el dedo.

Desgarro del complejo de fibrocartílago triangular

El complejo de fibrocartílago triangular (TFCC) corresponde a una serie de estructuras ubicadas en la articulación de la muñeca, entre el cúbito y el carpo, del mismo lado del meñique. Estas estructuras son muy importantes para garantizar el funcionamiento óptimo de la mano, y estabilidad en la articulación de la muñeca.

En la escalada, esta lesión se produce por una caída sobre la mano extendida. Sin embargo, el factor de riesgo más frecuente es por sobreuso, generando inestabilidad y dolor crónico de bajo grado en la muñeca. También, cuando se combina la compresión de la muñeca con rotación o torsión, por ejemplo, durante la colocación de una sujeción.

Distensión de los tendones flexores de los dedos

Los tendones flexores de los dedos son los encargados de garantizar la flexión o doblado de los dedos de una manera óptima. Al producirse un estiramiento excesivo de los dedos, podría conducir al desgarro. En consecuencia, el sujeto experimentará dolor, incapacidad para doblar los dedos, sensibilidad y entumecimiento.

Los escaladores suelen sufrir este tipo de lesiones cuando ejercen demasiada fuerza durante un estiramiento de los dedos para flexionar. En los casos más graves podría generar una ruptura completa del tendón, que probablemente requiera cirugía para curarse.

Esguince de ligamentos colaterales de los dedos

Los ligamentos colaterales (LC) de los dedos forman parte del aparato extensor de la mano, insertados en la base de la falange. Estos garantizan la extensión de los dedos, y deben ser capaces de soportar la exigencia de esta flexión para que que la mano funcione de manera eficaz y óptima. Tras un estiramiento excesivo de estos ligamentos se producirá un traumatismo o tracción que sobrepasa los límites anatómicos de los dedos.

Fractura

Las fracturas en manos, muñecas y dedos son de las lesiones de mayor gravedad de escaladores. Esto se debe a que la mayoría de estas afecciones necesitará cirugía y rehabilitación para poder recuperarse en su totalidad. Estas se producen por la ruptura parcial o total de algún hueso de la mano, dedos o muñeca como consecuencia de una caída, golpe o traumatismo durante la escalada. Aunque, en algunos casos, también surgen por sobrecarga o estrés.

Dislocación de los dedos

Las dislocaciones de dedos pueden darse en cualquier articulación de los dedos. Sin embargo, en escaladores es muy común que se genere dislocación del dedo pulgar producido por trauma, caída, aplastamiento o estiramiento excesivo del dedo pulgar. De modo que, cualquier tensión excesiva que se genere sobre esta articulación podría separar o sacar el hueso del dedo pulgar de la articulación.

También, puede generar un daño o estiramiento de los ligamentos, evitando que estos encajen correctamente. Los síntomas más frecuentes son dolor, inflamación y limitación del rango de movimiento. La gravedad irá desde el reposo hasta la cirugía, aunque en la mayoría de los casos se obtiene una recuperación efectiva con fisioterapia.

Tenosinovitis

Se trata de una tendinitis o inflamación de la cubierta de los tendones que se produce, la mayoría de las veces por esfuerzo repetitivo del tendón. En la escalada los principales mecanismos que generan esta lesión son los agarres monodedo, regletas de media falange entre otros.

El escalador experimentará dolor en todo el trayecto del tendón, donde hasta un simple desplazamiento podría resultar doloroso. Aunque la mayoría de las veces no aparece mucha hinchazón, su aspecto externo será como cualquier otro tipo de tendinitis.

Distensión de los músculos lumbricales

Tras un movimiento de monodedo o bidedo, se produce un dolor agudo en la palma de la mano. Si estás presentando estos síntomas es posible que tengas un daño en los músculos lumbricales. Se trata de un tipo de músculo intrínseco de la mano que hacen parte de la flexión de la articulación de nudillos y extensión de dedos.

Estos dos movimientos resultan esenciales para practicar escalada. Sobre todo, en movimientos monodedo y bidedo, o al tirar con un dedo de un pocket o agujero mono. En consecuencia, se genera una tensión excesiva de estos músculos, causando un estiramiento de sus fibras.

Mejores productos de recuperación de lesiones en manos, dedos y muñecas en escalada y deportes de montaña

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de manos y dedos en la escalada?

El método RICE es un protocolo aplicado de primeros auxilios aplicado especialmente en lesiones leves. Su efectividad para ofrecer resultados lo ha convertido en el método más idóneo para tratar esguinces, golpes, torceduras, entre otros. Pero, su efectividad está ampliamente recomendada en lesiones agudas. 

A continuación, te hablaremos sobre el método PRICE y cómo aplicarlo en lesiones de manos, dedos y muñecas en escalada:

  • Protección: Esta fase implica parar toda actividad de la mano, dedos y muñeca para evitar daños mayores. Se recomienda usar productos inmovilizadores para evitar movimientos que empeoren la lesión.
  • Reposo: El reposo se combina con la inmovilización de la zona afectada con el objetivo de aliviar la carga. De esta manera contribuir a la recuperación efectiva de la lesión en manos, dedos o muñeca al menos las primeras 48 horas de haberse producido.
  • Hielo: Aplicar hielo en la zona lesionada se le conoce como crioterapia. El objetivo de esta fase es reducir la inflamación y el dolor a través de su efecto vasoconstrictor. Se recomienda aplicar durante las primeras 72 horas de haberse generado la lesión, de 5 a 10 minutos cada sesión y respetando intervalos de 1 a 2 horas.
  • Compresión: Durante esta fase se debe tener especial cuidado para garantizar en el retorno venoso. Por eso, durante la compresión de la lesión no se puede presionar demasiado ni inmovilizar totalmente.
  • Elevación: El protocolo finaliza con la elevación de la mano, dedos o muñeca por encima del nivel del corazón. Esto, con el objetivo de reducir la presión arterial, la inflamación y el dolor.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00