🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones de cadera en el Yoga

El yoga es una de las tantas maneras que existen para mantenerse en forma, prevenir lesiones y aumentar la flexibilidad. Sin embargo, para quienes no usan las técnicas adecuadas o lo practican sin tomar en cuenta las medidas preventivas necesarias, podrían sufrir lesiones de cadera en el yoga, entre otras afecciones.

En la siguiente entrada queremos hablarte específicamente de los tipos de lesiones de cadera más comunes, y cómo tratarlas adecuadamente cuando se presenten. Para conocer más, echa un vistazo a lo que sigue.

¿Cuáles son los tipos de lesiones de cadera más comunes cuando hacemos Yoga?

¿Cuáles son los tipos de lesiones de cadera más comunes cuando hacemos Yoga?

Las lesiones de cadera más comunes en el yoga se generan al practicar ejercicios arriesgados. Generalmente, estas posturas extremas causan inestabilidad y tensión en la cadera, ocasionando una lesión.

En esta parte, es importante analizar la cadera con respecto al fémur y acetábulo. Generalmente, las lesiones de cadera en el yoga se generar por simple desgaste, especialmente en la superficie cartilaginosas o acolchada que recubre nuestras articulaciones. Pasado el tiempo, la persona comienza a sentir dolor causado por la irritación e inflamación del cartílago.

En general, existen tres categorías principales en las que se generan lesiones en las articulaciones de cadera:

Desgarros de lambrum de cadera

En la práctica del yoga es muy común que se compriman los músculos, tendones o el labrum y el borde cartilaginoso a consecuencia de los movimientos del yoga. Generalmente, las excrecencias óseas, tales como los espolones óseos causan compresión de la estructura del tejido blando.

Esto ocurre, por el contacto anormal entre este hueso extra y los huesos de la cadera, evitando que la suavidad de los movimientos durante la actividad. Pasado el tiempo, se generan desgarros del labrum. Una afección que cubre el acetábulo de la cadera, muy frecuente en pacientes que padecen pinzamiento de cadera. Los síntomas que se presentan son rigidez, chasquidos repetidos y dolor local que se extiende a ingle y nalgas.

Osteoartritis de cadera

La osteoartritis de cadera o rotura del cartílago articular es una patología degenerativa, causada por desgaste del cartílago de la cadera. Comienza manifestando un dolor local que va empeorando lentamente, aunque también puede aparecer de manera repentina. También, se presenta chasquido o estallido en la cadera, especialmente al realizar una flexión profunda. Sobre todo, en una circunducción o sentadilla. Con frecuencia, se llega a la fase de este tipo de artritis por descuido al no buscar atención médica. Por eso, es importante estar atento al dolor, fastidio o chasquido que podría indicar pinzamiento.

Displasia de cadera

Se trata de cambios óseos, tales como pérdida del cartílago o artritis en varias etapas, que resulta una patología muy difícil de identificar, sobre todo en la práctica del yoga. Esto se debe a que es un factor que toma mucho tiempo desarrollar.

Se trata de una cavidad de la cadera o cuenco profundo que se muestra más superficial de lo normal. De esta manera, la persona obtiene un rango de movimiento mayor de las caderas, aunque con menor estabilidad. Si un yogui tiene este rango de movimiento de cadera extremo, lo mejor es evitar su uso excesivo para mantener las caderas saludables.

Mejores productos para la recuperación de lesiones de cadera y piernas en el Yoga

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de cadera en el Yoga?

El método PRICE, antiguamente llamado RICE es un protocolo aplicado para tratar el dolor y la inflamación, al mismo tiempo que se evita que la lesión se agrave. En este principio se hace referencia a la Protección (Protection), Reposo (Rest), Hielo (Ice), Compresión (Compression) y Elevación (Elevation) de la zona lesionada.

Aunque es un método muy útil y efectivo para tratar todo tipo de lesiones, estudios recientes afirman que no necesariamente en todos los casos. Pues, existen partes del cuerpo donde se generan las lesiones, como la cadera, que dificulta cumplir con la fase de elevación. Estos especialistas también afirman que, en la fase de reposo, también refiere a una inmovilización relativa. Por lo que, aunque se puede reducir la actividad en la zona lesionada, no siempre se puede inmovilizar en su totalidad.

Otro aspecto a considerar en esta medida, es el uso de hielo como analgésico y desinflamatorio. Ya que, en lesiones que se desarrollan a la largo plazo o lesiones degenerativas el frío no está indicado. Aunque el método PRICE no puede abarcar todos los casos, es importante valorar cada caso y fases del protocolo para cada tipo de lesión y de paciente.

A continuación, te hablaremos de sus fases y cómo aplicarlas en los casos que refieran lesiones de cadera por yoga:

  • Protección: Durante esta fase evitaremos que se genere una lesión posterior, evitando la actividad de inmediato. De esta manera, se reduce el flujo sanguíneo que evitará la inflamación de la zona lesionada.
  • Reposo: El reposo o descanso servirá para obtener una recuperación efectiva. Para lograrlo, se requiere suspender la actividad física en la práctica del yoga, sobre todo, en movimientos extremos de la cadera que podrían agravar la lesión.
  • Hielo: Ante un dolor agudo en la cadera, aplicar hielo de inmediato ayudará a generar la vasoconstricción de los vasos sanguíneos de la zona lesionada. De esta manera, se reduce el dolor, formación de edemas y espasmos musculares. Esto debe hacerse de 15 a 20 minutos, durante las primeras 72 horas de haberse generado la lesión, repitiendo de 3 a 4 veces al día.
  • Compresión: Con el objetivo de disminuir la irrigación de sangre en la zona lesionada, se utiliza un vendaje, soportes de cadera y ortesis de cadera. Sin embargo, este no debe apretarse demasiado para evitar el bloqueo circulatorio de la sangre.
  • Elevación: Durante esta fase se debe elevar la zona lesionada, con el objetivo de reducir la presión arterial. Sin embargo, esto dependerá del tipo de lesión y de la gravedad, ya que una mala práctica podría empeorarla. Nuestra recomendación es contactar a un especialista que ofrezca una valoración personalizada.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00