🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Tratamiento de lesiones deportivas en el fútbol

En cada partido, un futbolista pierde en promedio unas mil calorías, eso es bastante energía y es un desgaste excesivo en su cuerpo que en algún momento terminará en problemas musculares que requieran de un buen tratamiento para mejorar su estado de forma.

Solo en un partido, el futbolista puede llegar a correr 15 kilómetros ¿Sabías esto?. Te mostramos cuáles son los tratamientos quirúrgicos más comunes para curar lesiones graves y crónicas en el fútbol. Además sabrás cuáles son las dolencias más frecuentes y cómo aplicar el método PRICE.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al fútbol?

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando jugamos al fútbol?

Evitar una lesión en el fútbol es tarea tanto del jugador como del preparador físico, pero cuando a ambos se les imposibilita sortear una dolencia, es importante saber cómo reaccionar en los primeros instantes y que pasos son los siguientes para evitar que una lesión leve se convierta en grave.

Revisa esta lista de las lesiones más frecuentes en el fútbol y la causa de origen en cada uno de ellos:

  • Rotura de falanges en los pies: Los dedos de las manos y pies están compuestos por falanges, estos son pequeños huesos muy frágiles y sensibles a golpes. Puede que haya una lesión de falange en los pies y el jugador no se dé cuenta hasta que siente una extraña molestia que lo obliga a examinar sus dedos. Esta lesión se produce por fuertes patadas o por una mala técnica al realizar un chut.
  • Pubalgia: Toda la tensión de los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones en la cadera termina por afectar el pubis de los futbolistas. Cuando los tejidos presionan esta área, se genera una pubalgia. Se resume como la inflamación de las intersecciones del músculo del pubis. Y aunque parezca algo leve, en realidad es una molestia porque impide al jugador correr libremente. Puede comenzar por un funcionamiento alterado en el área del pubis o por repetidos golpes y presiones, es el caso más común en el fútbol.
  • Luxaciones: Como los tobillos y las rodillas reciben todo el peso del cuerpo en las carreras, arranques y paradas durante un partido de fútbol, son las articulaciones que más salen de su sitio. Un golpe puede empujar la rodilla fuera de su lugar o una flexión excesiva. Lo mismo con los tobillos, el desgaste en los tendones aumenta la probabilidad de en una dislocación, junto a una torsión por una mala pisada. Lo mejor es verificar que no haya lesiones arteriales que puedan complicar el cuadro.
  • Fascitis plantar: El dolor en esta lesión se concentra más en la zona del talón, aunque el tejido va desde el talón a la zona metatarsal, justo debajo de los dedos de los pies. Es la inflamación de este tejido, que es resistente, pero no tanto para soportar constantes caídas y malas pisadas de los jugadores que van a velocidades de más de 30 km/h durante un partido. Para que tengas una idea, fuera del área deportiva esta lesión aparece en personas con más de 45 años en adelante, pero en los jugadores de fútbol ocurre a cualquier edad debido a la intensidad del deporte.
  • Tendinitis de aductor: Es una lesión de cadera, una de las posibles causas de la pubalgia cuando no es abordada a tiempo. Ocurre cuando hay un daño suave en los tejidos del grupo muscular que componen los aductores. Estos llevan la pierna de regreso al centro del cuerpo. Un futbolista corre unos 15 kilómetros en cada partido, por lo que supone un desgaste importante tanto en los aductores como en los abductores.
  • Lesión de gemelos e isquiotibiales: La única forma de prevenir estas lesiones es calentar adecuadamente antes de los entrenamientos y partidos. Ambos músculos ayudan a ofrecer más potencia a los jugadores al correr, por lo que se debe tener especial cuidado en no forzar mucho estas partes de la pierna. Un desgarro en los gemelos e isquiotibiales es lo peor que un deportista puede sufrir ya que le dejará fuera del partido y posiblemente de competencia por varias semanas.

Mejores productos para recuperación de lesiones en fútbol

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en el fútbol?

Bajar la probabilidad de complicaciones en los tejidos es el principal propósito del método RICE, un conjunto de pasos a seguir a modo de primeros auxilios. La terapia RICE comenzó a ser utilizado en la medicina deportiva a finales de los años 70, desde entonces recibió una actualización al método PRICE.

  • Protección: El primer paso siempre debe ser proteger la zona lesionada, ya sea la rodilla, tobillo o cualquier otra articulación, se debe realizar un vendaje e incluso aplicar una férula para evitar que pueda recibir un nuevo golpe que agrave la lesión.
  • Reposo: Le segundo es dejar de mover la extremidad o zona de la lesión, ya que al no conocer su alcance se podría agravar la misma y generar nuevas complicaciones que alarguen el tiempo de recuperación.
  • Hielo: En la asistencia primaria, solo requieres de hielo cubierto de un pañuelo o una bolsa térmica que permita aplicarlo sobre la piel. Recuerda que al dejarlo por más de 20 minutos, solo agravará el cuadro de la lesión, siempre debe haber un descanso de 10 minutos. El hielo inicia un efecto analgésico, antiinflamatorio y controla el dolor.
  • Compresión: Todo buen futbolista debe tener tobilleras y rodilleras de compresión, estas prendas compresivas son geniales para controlar la inflamación y mantener una buena temperatura corporal en la lesión. Al final lo que se busca es poder bajar el umbral del dolor en los jugadores y ejercer una presión leve para reducir la irrigación de la sangre.
  • Elevación: Hagamos de la gravedad una aliada importante en la atención de lesiones. Como las dolencias suelen ser en las piernas, el futbolista debe estar acostado y boca arriba, para posteriormente elevar la pierna por encima del nivel del corazón sobre una almohadilla, esto permite bajar el flujo de sangre. La elevación, combinada con la compresión y el hielo, harán que la inflamación no sea incontrolable, así como el dolor.

Recuerda que el método PRICE solo es recomendado en lesiones leves y de tejidos blandos. Bajo ninguna razón se debe emplear ante esguinces que se sean extremadamente severos ni fracturas óseas.

Tratamientos quirúrgicos para curar las lesiones graves o crónicas en jugadores de fútbol

Tratamientos quirúrgicos para curar las lesiones graves o crónicas en jugadores de fútbol

¿Por qué debemos evitar una lesión deportiva? Porque cuando un músculo, ligamento o tendón se rompen por completo, estos pueden ser reconstruidos, pero quedan con cierta sensibilidad ante posibles reincidencias.

Revisa esta lista de los tratamientos invasivos más efectivos por cada lesión en el fútbol:

Lesiones en la cadera

La cadera es más usada de lo que se piensa en el fútbol ya que en ella está el secreto de los buenos regates. Todo regateador vive y muere por su cadera por lo que no dudará en ir al quirófano para recuperar su arma secreta.

  • Tenotomía para la pubalgia: Se realiza en cualquiera de los tendones que puede generar compresión excesiva en el pubis. Para hacerlo de forma segura, se requiere de anestesia local y en un pabellón operatorio, luego el deportista debe ir a rehabilitación paulatina con fisioterapia.
  • Cirugía para abductores: A toda costa se debe evitar una cirugía de cadera, primero deben ser agotadas las opciones de terapia de recuperación antes de ir a pabellón. Si las terapias no son favorables, se procede a una cirugía abierta en la que se reparan los tendones afectados en los abductores. Posterior a eso, también debe haber fisioterapia.

Lesiones en piernas

Las piernas son las que soportan toda la tensión de los piques y contusiones causadas por rivales, por lo que es normal que muchas de las dolencias en ellas requieran cirugía.

  • Reparación de desgarros musculares: La rotura de las fibras en los músculos debe ser total para ir a cirugía sencilla con anestesia que puede ser local o general según lo indique el médico. En la cirugía se repara el músculo al hacer incisiones en sus fibras y en los ligamentos para volverlos a unir. También requiere de fisioterapia de recuperación.
  • Reparación de fracturas: Cuando se rompe el fémur, se emplea una Reducción Abierta y Fijación Interna (ORIF, en inglés) para volver a unir los huesos rotos. Luego de aprender a caminar con muletas, poco a poco se deben comenzar ejercicios suaves de recuperación y esperar un largo tiempo hasta estar rehabilitado completamente.

Lesiones en la rodilla

Las rodillas pueden destrozar la carrera de cualquier futbolista, por eso los médicos no dudan en sugerir el paso por el quirófano para solucionar cualquier dolencia en esta articulación.

  • Reparación de rodilla dislocada: Mediante una artroscopia de rodilla se puede apretar y reparar la rótula, así se podrá bajar el dolor y pasar a una recuperación lenta del jugador. Siempre se debe apostar primero por técnicas de fisioterapia, aunque una operación de este tipo no supone mayor riesgo.
  • Reparación de meniscos: También es un procedimiento mediante artroscopia, lo que la hace una técnica poco invasiva. El cirujano puede optar por una meniscectomía parcial, en la que se extirpa parte del menisco, o la sutura meniscal si al hacer la incisión es posible evitar una extirpación.
  • Reparación de ligamento cruzado anterior: una de las peores lesiones para los futbolistas, ya que requiere de un tiempo de recuperación de entre 3 y 6 meses. El procedimiento en sí es sencillo ya que se sustituye el ligamento roto por un injerto que luego es fijado por un ancla de sutura quirúrgica para proceder a cerrar la incisión y a esperar a que la cirugía cicatrice por completo para iniciar la rehabilitación.

Lesiones en gemelos y pantorrillas

Los gemelos y pantorrillas pocas veces requieren de cirugía para solucionar dolencias, pero cuando los tratamientos convencionales fallan, la necesidad de ir al quirófano no se puede evitar.

  • Sutura de gemelos: Cuando estos músculos se desgarran se procede a una cirugía abierta bajo anestesia general o local en la que el médico procederá a suturar el músculo para volver a unirlo y que con el tiempo este vuelva a regenerarse, un proceso que puede tardar varias semanas.
  • Reparación del tendón de Aquiles: Es la parte de la pantorrilla que más se lesiona en el fútbol y la que más cuidado merece. Se realiza un pequeño corte detrás de la pantorrilla para luego unir las fibras rotas y pasar a la recuperación con fisioterapia. Recuerda que aunque no hay riesgo en la cirugía en sí, el éxito de ella dependerá del reposo y del cuidado que cumplas al pie de la letra, ya que las complicaciones son postoperatorias, porque esta zona suele ser de lenta cicatrización y muy sensible a infecciones.

Lesiones en tobillos

Los tobillos son posiblemente las articulaciones que más problema dan a los futbolistas, pero son de las más necesarias ya que en ellos se concentra parte de la potencia en la carrera.

  • Reparación de ligamento lateral: En estas lesiones se aplica la cirugía Broström, una operación ambulatoria en la que se reconstruyen los ligamentos dañados. Con el procedimiento se asegura alinear nuevamente el pie y retomar el arco en la planta. Es un procedimiento que también va a requerir de fisioterapia posterior para la rehabilitación.
  • Cirugía para fractura de tobillo: Se realiza una incisión de tamaño suficiente para poder colocar el hueso en su lugar y proceder a fijarlo con cualquier instrumento de fijación como clavos y tornillos de titanio. En esta lesión también puede verse afectado el quinto metatarsiano, por lo que es posible que también necesite ser tratado este hueso.

Lesiones en pies

Los pies son una de las armas del futbolista ya que con ellos se apoya para iniciar un pique y además en ellos está parte de la potencia que se le da a los disparos. Por lo que ante cualquier dolencia en ellos no hay que dudar en pasar por cirugía si es necesario.

  • Cirugía para fascitis plantar: Se procede a una Liberación de la Fascia Plantar cuando el tejido (fascia) no responde positivamente al tratamiento no invasivo. Se realiza una pequeña incisión en el talón del pie para liberar la tensión en las fibras de la fascia.
  • Reparación de falanges: En la mayoría de los casos los huesos (falanges) pueden volver a estar en su lugar habitual sin cirugía. Sin embargo, cuando es necesario unirlos en quirófano, se emplea una pequeña placa de metal con tornillos para mantener unidos los huesos mientras se sueldan nuevamente.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00