🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Tipos de lesiones deportivas más comunes en la halterofilia y levantamiento de pesas

Es cierto que la halterofilia es un deporte de alta intensidad, sin embargo el porcentaje de lesiones es 10 veces menor que en el fútbol, por ejemplo. Por cada mil horas de entrenamiento, hay en promedio 5 lesiones; en el fútbol el promedio es de 50 lesiones.

La única diferencia es que en el levantamiento de pesas, el daño generalmente es crónico debido a la carga que el cuerpo soporta y a que el atleta lleva su organismo al límite. Revisa las lesiones más comunes en halterofilia, aprende a prevenir las dolencias y aplica correctamente el método PRICE durante los primeros auxilios.

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando hacemos halterofilia y levantamiento de pesas?

Si no lo sabías, la mayor cantidad de lesiones se producen en las competiciones, donde el atleta lleva su cuerpo al extremo en busca de las mejores puntuaciones. Más de 40% de los casos de molestias se deben a una sobrecarga de tensión corporal.

Revisa esta lista de las lesiones más recurrentes en el levantamiento de pesas, tanto a modo profesional como si eres un aficionado a la halterofilia:

Lesiones en los codos

Los codos son una de las articulaciones que más sufren, en especial en los levantamientos a dos tiempos ya que el primer impulso hace que estos queden soportando casi todo el peso de la barra por unos segundos. Entre las lesiones más comunes podemos identificar las siguientes:

  • Fractura de codo: El radio es el hueso que más sufre por la fuerte tensión muscular debido al peso de los discos. Una mala técnica suele ser la causante de una fractura en el codo y esta puede ser en uno o más pedazos. Los nervios en la plataforma, la presión por ser el mejor o simplemente un mal calentamiento harán que los tejidos blandos cedan en el levantamiento y la presión recaiga en los huesos.
  • Luxación de codo: En el codo hay una estabilidad muy rígida por ser una articulación con bajo rango de movilidad. Cualquier lateralidad en el envión hará que el codo se desplace y se disloque, es decir, se salga de su sitio. El peso de los discos y la mala maniobra del atleta han generado la mayoría de los casos conocidos de luxaciones de codo en la halterofilia.
  • Tendinitis: Es de las lesiones más leves que pueda haber en la halterofilia. Se trata de la inflamación de los tendones que dan movilidad y estabilidad al codo, y que mantienen unido los músculos a los huesos. Esta es una lesión generada por el intenso agarre de las manos a la barra olímpica. La presión generada en los dedos hace que la tensión provoque consecuencias negativas en los tendones del codo.

Lesiones en espalda y lumbares

La espalda y la zona lumbar es donde radican las principales lesiones graves para un potencista de halterofilia ya que las vertebras siempre sufren un desgaste importante causando dolencias como:

  • Distensión lumbar: La posición inclinada que adopta el halterófilo y después el levantamiento brusco de la barra hace que los tendones y fibras musculares de la espalda baja se lesionen si han recibido un buen calentamiento. Es poco probable que se trate de una mala técnica, pero sí de una escasa preparación muscular.
  • Enfermedad degenerativa discal: Se origina por la carga constante y reiterada de tensión en los discos de la columna vertebral. Es un mal que surge con los años de intenso entrenamiento y competiciones. A diferencia de lo que piensas, por más que cuides tu técnica siempre habrá un desgaste importante en los tejidos y la estructura ósea corporal, por lo que la halterofilia no es un deporte para practicarlo de por vida.
  • Contractura muscular: Hablamos de una alteración en la funcionalidad de los músculos de retomar su estado de calma después de una contracción. Cuando los músculos no son capaces de relajarse, permanecen tensos y hay dolor local. Esta contracción es involuntaria y debemos ser pacientes antes de intentar hacer nuevos movimientos intensos. Como en la espalda hay grandes músculos, es probable que sientas el dolor en varias zonas.

Lesiones en la rodilla

  • Degeneración de tendón: Al igual que el fútbol y el Crossfit, la halterofilia tiene un impacto degenerativo en el tendón de la rótula. Este tejido recibe una tensión excesiva que va acabando con las células que la componen y el cuadro se agrava con la edad del atleta.
  • Desgarro de menisco.: El papel de los meniscos es fundamental en este deporte: mantener el equilibrio del cuerpo mientras la persona está de pie. Los meniscos también se desgastan con el exceso de carga en el cuerpo, entonces ellos dejan de amortiguar el peso de los discos de goma en las extremidades inferiores hasta que hay un desbalance y se generan movimientos peligrosos en la rodilla.
  • Esguince de rodilla: Cuando el deportista pierde el enfoque y el equilibrio del peso que duplica a su peso corporal, es factible que la rodilla realice un movimiento inadecuado e involuntario hasta que ocurre un esguince. Cuando los ligamentos colaterales y los ligamentos cruzados no soportan el peso de la barra, estos se tuercen de una forma brusca y desgarran los tejidos. Debido a la sobrecarga de energía en la rodilla, cualquier movimiento será lo suficientemente brusco para que la lesión sea crónica.

Mejores productos para recuperación de lesiones de gimnasio

Más vendidos

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos halterofilia o hacemos pesas?

¿Cómo prevenir las lesiones cuando practicamos halterofilia o hacemos pesas?

Prevenir las lesiones es más importante que recuperarse de ellas. Cuando ya hay una lesión, el área afectada queda sensible y es probable que haya reincidencias. Por esta razón, te mostramos cómo prevenir las lesiones en el levantamiento de pesas desde distintos vértices de este deporte.

  • Realizar un buen calentamiento: con el calentamiento deseamos aumentar la temperatura del cuerpo, lograr la mayor amplitud de movilidad en las articulaciones, facilitar la acción motriz y llegar a una mejor coordinación del sistema nervioso. Realiza calentamientos generales como caminar y andar en bicicleta estacionaria, después aplica calentamientos específicos como movimientos articulares en el cuello y el hombro. No olvides hacer movimientos circulares tanto en las extremidades superiores como en las inferiores. Tu cuerpo te lo agradecerá al estar en la plataforma olímpica.
  • Acabar los entrenamientos con un enfriamiento: ejercicios para abdominales y estiramientos de los tendones son una manera sencilla de permitir al cuerpo regresar a su estado de calma. Debemos dar oportunidad al ritmo cardíaco y la presión arterial regresar a la calma que tenían antes del calentamiento. ¿Por qué es importante enfriar el cuerpo? Porque le permitiremos drenar las toxinas que el cuerpo emite al entrenar, porque los tejidos blandos podrán estar preparados para un próximo entrenamiento, sin dolores ni molestias, y porque puede haber contracturas y calambres al dejar de entrenar de golpe.
  • Buena nutrición e hidratación: Como las proteínas son los componentes que alimentan los músculos, la dieta de un halterófilo debe estar basada en un consumo suficiente de pollo, pavo, leche, huevos, pescado y queso con un mínimo porcentaje de grasa. Aunque la grasa debe tener apenas un 30% de presencia en la dieta de un atleta. En cuanto a la hidratación, toma agua cada 20 minutos mientras entrenas, evita entrenar con el estómago lleno así sea de agua porque estarás con un estado de pesadez indeseado.
  • Mejorar tu estado físico: como has leído en este artículo, no es apropiado que haya un aumento de la masa muscular sin control, sin que esto suponga un aumento de la fuerza. La hipertrofia muscular es un proceso lento, de meses de entrenamiento general y enfocado en cada músculo de tu cuerpo, para hacerlo fuerte, resistente y saludable. No debes tener exceso de grasa, toda musculatura debe estar basada en fibras y no en grasas.
  • Masaje deportivo: cuando notamos que hay dificultad en las funciones musculares, los masajes deportivos permiten una mejor relajación de las fibras de estos tejidos. Al aplicar una fuerza mecánica en el organismo hacemos que los músculos tengan nuevamente la elasticidad que los caracteriza y así vuelvan a tener un excelente rendimiento en competencia. Los masajes contribuyen a prevenir las lesiones, aceleran la recuperación de dolencias, favorecen la resistencia muscular y aportan en la circulación de la sangre, así los nutrientes llegan mejor a los tejidos blandos.
  • Uso de terapias de frío y calor: ambas terapias se utilizan con propósitos diferentes, según las necesidades de los atletas. Si lo que se desea es tener una mejor recuperación de lesiones, el frío es lo ideal en los primeros minutos tras la molestia. Reduce la circulación de la sangre, baja los moretones y la hinchazón de los tejidos. A su vez, el calor permite que los músculos estén a una temperatura ajustada, según si es una exigencia de entrenamiento o de competición.
  • Uso de prendas de compresión: en la halterofilia, los atletas pueden usar solo medias de compresión en las competiciones y olimpiadas. Es muy peligroso intentar obtener medallas si se intenta ocultar una lesión previa. El maillot en los entrenamientos puede cubrir todo el tronco y los brazos, así habrá un mejor rendimiento muscular. Pero como punto en contra, no debes exceder su uso pues acostumbras al cuerpo a depender de esta prenda compresiva.
  • Uso de terapias de acupresión: Esta terapia establece que el cuerpo humano tiene puntos locales, puntos de activación y meridianos que permiten fluir la energía o “Chi” acumulada en zonas estratégicas. La acumulación de energía se traduce en tensión muscular, un concepto ya conocido por todo entrenador y deportista profesional. Los nudos en los tejidos impiden que haya un mejor rendimiento.
  • Uso de termoterapia y crioterapia: se trata de la aplicación del frío y calor en niveles extremos y que buscan beneficios a largo plazo ¿Cuáles niveles extremos? El frío se utiliza a temperatura promedio de -130°C para eliminar las células musculares defectuosas y proteger las que están saludables. Es una terapia que con frecuencia es de cuerpo completo y que no dura más de algunos segundos. En cuanto al calor tiene poderes curativos a largo plazo en caso de lesiones graves como desgarros musculares.
  • Uso de equipamiento adecuado: además del maillot que mencionamos anteriormente, los atletas deben utilizar un cinturón a modo de protección para bajar la probabilidad de tener lesiones lumbares. También es recomendable emplear muñequeras flexibles, que no limiten el libre movimiento de la mano al descansar la barra olímpica en el pectoral y los hombros del atleta. Las zapatillas deben quedar a la medida y estas tienen dos o tres centímetros de elevación en la suela para una mejor postura.

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en la halterofilia?

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de primeros auxilios en la halterofilia?

El método PRICE es una forma de primeros auxilios que debes aplicar en caso de lesiones de tejidos blandos. Bajo ninguna circunstancia debes utilizarlo si sabes que hay un esguince de tercer grado o una fractura.

A finales de los años 70, comenzó a ser utilizado este método, pero era mejor conocido como RICE. Ahora es nombrado PRICE con una actualización al inicio de los pasos.

  • Protección: Consiste en utilizar un vendaje clásico para dar una mínima protección a la lesión y así evitar la probabilidad de que los movimientos naturales del cuerpo perjudiquen el cuadro clínico. Ve a un lugar calmado donde puedas sentarte si la lesión está en las extremidades superiores o puedas acostarte si la lesión está en las piernas.
  • Reposo: Este debe durar al menos 48 o 72 horas si ves cambios favorables en la lesión. Aunque no estés enfermo, siempre que algo no vaya bien en tu cuerpo debes tener reposo. Solo podrás realizar movimientos suaves cuando tu médico deportivo y tu entrenador lo indiquen, de lo contrario solo complicaría el tejido dañado.
  • Hielo: Aplica un buen trozo de hielo con apoyo de un pañuelo o bolsa térmica. No debes aplicarlo directamente sobre la piel porque generan quemaduras leves y será peor el remedio que la enfermedad. La duración del hielo no podrá superar los 20 minutos, después debes ofrecer un descanso de 10 minutos y retomas el uso del hielo.
  • Compresión: Su propósito es brindar cierta presión sobre la extremidad afectada, verás como la inflamación y el dolor comienzan a bajar poco a poco. Si notas que hay hormigueo en el área del vendaje, lo recomendable es soltarlo un poco.
  • Elevación: Si se trata de las extremidades inferiores y superiores, es sencillo elevarlas por encima del nivel del corazón. Esto ayudará al efecto del hielo y la compresión sobre el tejido dañado. En la zona lumbar no es posible esta elevación, pero puedes probar colocar almohadas en tu espalda si eso te hace sentir más cómodo. Lo recomendado es que la columna vertebral esté totalmente recta.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00