🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones deportivas de espalda en la halterofilia y levantamiento de pesas

La halterofilia es un deporte de tracción y empuje, por lo que durante el inicio de la rutina de levantamiento es cuando hay mayor riesgo de tener una lesión en la espalda baja, donde mayormente se concentran los dolores.

Cuando hay una mala técnica y desconcentración, aumenta la probabilidad de tener lesiones. Te mostramos las dolencias más frecuentes en la espalda cuando practicamos halterofilia. Además aprenderás a aplicar el método PRICE cuando se presente una dolencia de tejidos blandos. Por último, conocerás los productos que facilitan la recuperación.

¿Cuáles son los tipos de lesiones de espalda y lumbares más comunes en la halterofilia y levantamiento de pesas?

¿Cuáles son los tipos de lesiones de espalda y lumbares más comunes en la halterofilia y levantamiento de pesas?

Por algo es obligatorio el uso de cinturones de protección en la halterofilia, si no fueran por ellos las incidencias en este deporte serían mayores. Echa un ojo a esta lista de las lesiones puntuales en la espalda baja durante los entrenamientos o competiciones en el levantamiento de pesas.

Espondilosis cervical

Comencemos por la espalda alta, en el tramo cervical donde la columna se une con el cráneo. Se trata de un desgaste en los discos de la columna que provoca rigidez y dolor en el cuello y la cabeza. Los movimientos irregulares y bruscos en el levantamiento provocan una especie de latigazo cervical que poco a poco ocasiona un desgaste importante.

En su inicio no necesariamente hay dolor, este solo aparece cuando el desgaste vertebral está más avanzado. Esta patología es frecuente en personas de 50 años en adelante, pero la práctica del levantamiento de pesas hace que el daño se acelera hasta ocasionar la espondilosis cervical.

Espondilolistesis lumbar

Aunque es un mal probable en la cervical, es más frecuente en la zona lumbar por los movimientos durante el arranque del levantamiento de pesas. Es una dolencia producto de ejercicios repetitivos que empeoran al aplicar demasiado peso al cuerpo. Suele ocurrir en las secciones L4, L5 y S1 de la columna vertebral y se trata del desplazamiento de una vértebra sobre otra.

Hablamos de anterolistesis y retrolistesis si el desplazamiento se realiza hacia delante o hacia atrás respectivamente. Cuando se presenta esta lesión, la persona registra dolor en las piernas si se trata de la zona lumbar, y en los brazos cuando el desplazamiento es en la sección cervical. Al caminar sentirás una inestabilidad y dolor intenso.

Contractura muscular

La razón es simple; no hubo una correcta técnica en la arrancada del levantamiento. En esta modalidad no hay descanso de la barra en los pectorales, los discos deben pasar del suelo hasta por encima de la cabeza en un solo movimiento. El agrupamiento irregular de los músculos impide que estos vuelvan a relajarse, entonces permanecen tensos.

Lo más recomendado es que el cuerpo esté bien calentado y los ejercicios programados debes hacerlos hasta que falten cinco minutos para el primer intento. Los esfuerzos elevados y reiterativos harán que los músculos se sobrecarguen y sufran.

Desgaste de discos

Es un mal propio de los halterófilos experimentados y que ya han tenido lesiones serias en la espalda baja en el pasado. No hay forma de saber que una sola lesión la genere, simplemente se trata de un desgaste progresivo de los discos vertebrales. Cuando sientes constante dolor, rigidez y dificultad para mantenerte erguido o caminar, es señal de que debes bajar la intensidad y acudir a un especialista para ver qué ocurre en tu espalda.

Si el diagnóstico es un desgaste degenerativo, apenas habrá opciones quirúrgicas para que puedas mantenerte activo en la halterofilia como aficionado.

Desgarro muscular

Una cosa es una contractura y otra es un desgarro o rotura de las fibras musculares que generan un fuerte dolor en la espalda. El músculo dañado se inflama y se calienta hasta el punto de requerir de inmediato la aplicación del método PRICE.

Un tirón, como también es conocido, se presenta cuando el músculo se estira en exceso por la actividad física propia de la halterofilia. Un desgarro también ocurre en los tendones, así que será complicado en un comienzo saber de qué tipo de lesión se trata.

Los músculos paravertebrales son los que más sufren, ellos son los encargados de sostener la columna y aguantan todo el peso corporal y el peso de los discos, que puede superar hasta el doble de la contextura del atleta.

Lesión del psoas ilíaco

Este es un grupo muscular que funciona en la flexión y extensión de la cadera. Se activa en la posición inicial del atleta, cuando comienza el proceso de levantamiento de la barra. Recuerda que las rodillas se flexionan a profundidad o en un ángulo de 90°, en cualquiera de los casos la espalda hace de soporte de todo el cuerpo y aporta en el envión de las barras hacia arriba.

Ambos son fuertes, y comparten una inserción distal en el trocánter menor de la espalda. Cuando hay un propósito de exceder el peso a levantar, es probable que en la zancada sientas un dolor en la zona lumbar y este grupo muscular se inflame.

Esguince lumbar

Tanto en deportes donde se requieren giros y en los que se requiere tracción, es común que haya un esguince lumbar que consiste en el desgarro en conjunto de los tendones y músculos en esa zona. Tener la pelvis muy inclinada y lesiones viejas mal curadas hará que aumente la probabilidad de tener esta lesión que amerita reposo absoluto y fisioterapia cuando se acerque el momento de volver a entrenar.

Los músculos paravertebrales deben estar bien preparados, en constante calentamiento antes del levantamiento, donde ocurren la mayoría de las lesiones en la halterofilia.

Mejores productos para la recuperación de lesiones de espalda en la halterofilia y levantamiento de pesas

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de espalda en la halterofilia?

Este método es un conjunto de pasos a seguir para abordar lesiones leves en los primeros minutos. Recuerda tener a la mano hielo y un vendaje elástico. Estos son los insumos necesarios para que haya un rápido efecto analgésico. PRICE es una actualización del método RICE, como anteriormente era mejor conocido en el mundo deportivo.

  • Protección: Utiliza un vendaje convencional para cubrir la lesión en la espalda. Debes dar toda la vuelta a la espalda y el abdomen, así lograr que no haya más movimientos que puedan complicar la lesión.
  • Reposo: Debes tomar un descanso desde la presencia de la lesión. No se trata de no hacer nada, lo que se busca es minimizar los movimientos bruscos e inesperados que agravarán el daño en los tejidos blandos.
  • Hielo: Tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio. El hielo puede quemar la piel si se utiliza directamente, por eso debes usarlo con apoyo de un pañuelo o una bolsa térmica.
  • Compresión: Aplica una presión leve en la lesión con un vendaje elástico. Hay fajas flexibles que son fabricadas para este tipo de protección de lesiones, si tienes una va a funcionar mejor que el vendaje.
  • Elevación: Haz de la gravedad una aliada. Trata de estar recostado con una leve inclinación hacia arriba de la parte baja de la espalda. Es una posición que es recomendable mantener durante 72 horas si ves mejoras.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00