🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Prevención de lesiones deportivas en la gimnasia

El arte, la belleza y la capacidad física se unen para deslumbrar con uno de los deportes más exigentes y hermosos, donde se muestran movimientos de suma dificultad, acompañados de música, y en el que se despliegan coreografías de un alto nivel, creando un espectáculo único denominado gimnasia.

Para ello los atletas de este deporte, recurren a entrenamientos exigentes y como consecuencia, no están exentos de sufrir alguna lesión, es por esto vamos a descubrir cuales son las lesiones más comunes al momento de practicar la gimnasia deportiva y como prevenirlas

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando hacemos gimnasia deportiva?

¿Cuáles son los tipos de lesiones más comunes cuando hacemos gimnasia deportiva?

Las manos, pies, tobillos, hombros y piernas pueden ser sufrir lesiones al momento de practicar gimnasia deportiva.

Vamos a mencionar los tipos de lesiones más comunes en esta disciplina:

  • SLAP: en el hombro se encuentra un anillo de tejido firme, que une el hombro con el brazo, el cual le proporciona estabilidad y que tiene por nombre Labrum. Las lesiones de esta zona del hombro, se le conoce como SLAP, este puede desgarrarse al momento de practicar gimnasia artística o de sobre exponer la articulación. Esta lesión se ve frecuentemente en el uso de los anillos o cualquier tipo de barras, ya que exigen mayor esfuerzo en la parte superior del hombro.
  • Luxación del codo: la articulación del codo es una de las zonas que sufre más lesiones en la gimnasia, ya que puede ser gravemente afectada por la presión, mal posicionamiento o caídas. Este tipo de lesión ocurre a cuando el hueso se desliza o sale de la articulación.
  • Esguinces de tobillo: son muy comunes en la práctica de este deporte ya que las caídas constantes exponen a los tobillos a sufrir torceduras que generen daños en los ligamentos que mantienen estable la articulación, haciendo que sufran desgarros parciales o totales que pueden sanar en pocas semanas con descanso, o en este último caso, requerir una cirugía.
  • Esguinces en la muñeca: las manos deben estar fuertes para evitar esta lesión, que se genera cuando el gimnasta la apoya en el piso para realizar alguna acrobacia y esta pierde estabilidad y termina realizando un movimiento no natural que lastima uno o varios de los muchos ligamentos y tendones que la componen.
  • Lesión en el ligamento cruzado: muchas de las modalidades de la gimnasia, exigen hacer caídas perfectamente coordinadas después de realizar algunas vueltas en el aire, de no caer bien muchos atletas se lesionan los ligamentos cruzados de la rodilla. El ligamento cruzado anterior, que conecta el fémur con la tibia y va a estabiliza la articulación de al momento de la caída, es el que más sufre en estos casos.

Mejores productos para recuperación de lesiones en gimnasia

Más vendidos

Lista de métodos de prevención de lesiones en gimnasia rítmica o deportiva

Lista de métodos de prevención de lesiones en gimnasia rítmica o deportiva

Tras sufrir una lesión, puede pasar un tiempo considerable antes de volver a practicar cualquier deporte o en su defecto la gimnasia. Puesto que el entrenamiento que conlleva para poder recuperar la condición física, hasta a un excelente nivel, es de varios meses. Por ello lo mejor es prevenir muchas de estas lesiones tomando las medidas adecuadas.

A continuación, te dejamos las más importantes:

Realizar un buen calentamiento

Es más fácil sufrir una lesión cuando nuestro cuerpo no está preparado para la acción, es por ello que la mayoría de lesiones musculares ocurren por una falta de calentamiento.

Uno de los calentamientos más importantes para los gimnastas, es estirar toda la musculatura del brazo; hombro, bíceps, tríceps, deltoides y trapecio, puesto que estos músculos van a recibir una carga alta al momento de realizar una performance y hay que prepararlos correctamente.

En los miembros inferiores, hay que estirar en especial la zona de la cadera, la fascia lata, y muy específicamente la musculatura de los dedos del pie y tobillo que son el músculo peroneo anterior, tibial anterior, extensores de los dedos y demás músculos importantes. Así todos ellos estarán preparados para la actividad y serán menos propensos a padecer esguinces y otro tipo de lesiones.

Acabar los entrenamientos con un enfriamiento

Para que exista una buena recuperación después de un entrenamiento de gimnasia, es fundamental tener un período de enfriamiento. Este consiste en bajar la intensidad, ya que al momento practicar este deporte nuestro cuerpo se encuentra en una actividad constante y el paro en seco de esta puede traer consecuencias físicas, como molestias musculares, espasmos, mareos, tensión muscular y posibles lesiones.

Es por eso importante después de cada sección de entrenamiento bajar nuestro ritmo cardíaco, realizar ejercicios de respiración o estiramientos pasivos, tanto de piernas, brazos y espalda con lentitud, para así ir reduciendo la tensión generada. La vuelta a la calma después de una sesión es importante para una mejor recuperación.

Buena nutrición e hidratación

Los alimentos que consumimos tienen un gran impacto en nuestro rendimiento deportivo como gimnastas, de igual forma para conseguir prevenir lesiones es necesario que nuestros músculos, huesos y articulaciones, estén saludables y esto solo se consigue si se les aportan los nutrientes y vitaminas que necesitan.

Esto se puede conseguir gracias a una buena dieta equilibrada tanto en grasas, proteínas y carbohidratos, mantenerse comiendo frutas y lácteos de buena calidad, frutos secos, todo tipo de vegetales e hidratos de carbono integrales. Sin bien, la mejor forma de asegurarnos que estamos realizando una buena nutrición, es acudir al nutricionista especializado en alimentación deportiva para que nos ponga un plan de dieta personalizado y acorde a nuestros requerimientos diarios.

En cuanto a la hidratación se debe tomar agua en cada sesión de entrenamiento, no esperar a tener sed, ya que esta es el primer síntoma de deshidratación, lo ideal es beber a pequeños sorbos cada 20-25 minutos durante los descansos.

Mejorar tu estado físico

Nuestro cuerpo debe ser el centro de atención no solo en la práctica de la gimnasia rítmica, también debemos adquirir un estilo de vida completamente saludable para estar siempre en forma y prevenir múltiples lesiones.

Tener hábitos de vida saludables como, dormir bien, dedicar tiempo para hacer ejercicio, cuidar la posición de nuestro cuerpo e ir aumentando la actividad física gradualmente nos ayudará mucho. Siempre es recomendable tener un programa de ejercicios externos al entrenamiento que nos doten de la resistencia aeróbica y anaeróbica necesaria.

Si practicas la gimnasia en algún club, el entrenador o preparador físico se encargará de ponerte los entrenamientos más adecuados a tu nivel y disciplina deportiva, siempre hay que ir progresando poco a poco para que nuestras capacidades físicas se vayan acostumbrando a las nuevas acrobacias y ejercicios cada vez más exigentes.

Masaje deportivo

Es una excelente forma para preparar nuestro cuerpo para la actividad física o relajar nuestros músculos posteriormente. Los fisioterapeutas pueden aplicar distintos tipos de masajes con la intensión de liberar tensión de la musculatura y articulaciones.

Las técnicas de masaje deportivo varían desde el amasamiento y las percusiones, hasta las articulaciones asistidas, todo con la intención de estimular la liberación de endorfinas del cuerpo que favorecen la recuperación muscular después de una sesión intensa de entrenamiento de gimnasia.

Uso de terapias de frío y calor

El frío es muy utilizado para reducir la inflamación en alguna zona afectada, siendo las bolsas de hielos las que mayormente podemos aplicar si empezamos a sentir algún dolor en nuestro cuerpo, relajando el músculo y mejorando su plasticidad, esta técnica debería usarse alrededor de 5 a 10 minutos.

El uso del calor antes de entrar a nuestra sesión de práctica, va a producir un efecto de relajación, gracias a la vasodilatación que se va a producir a lo largo de todo nuestro tejido muscular, donde los músculos van a ser muchos mas flexibles y adaptable al deporte.

Uso de prendas de compresión

Usar el equipo adecuado evitará múltiples lesiones, en la actualidad el uso de prendas de compresión es muy común no solo para mantener el calor corporal, sino también porque mejora la circulación sanguínea, reduce molestias por las vibraciones al caer, mejora la recuperación después de la actividad física, y disminuye la posibilidad de sufrir de alguna lesión.

El uso más popular entre los practicantes de la gimnasia deportiva es la malla de compresión que proporciona un soporte extra a la parte inferior del cuerpo, aunque los leotardos que usan durante la competición también se pueden considerar prendas de compresión.

Uso de terapias de acupresión

Hacer presión en puntos específicos nuestro cuerpo con el pulgar o las palmas de las manos por un tiempo moderado se llama acupresión, y es una practica sumamente útil para conseguir que el cuerpo libere tensión acumulada en determinadas zonas musculares y articulaciones, reduciendo considerablemente la posibilidad de sufrir lesiones por estrés.

Sin embargo, esta no es una práctica que pueda ser aplicada por cualquier persona sino por un profesional capacitado, ya que si no se estimulan bien los puntos de presión se pueden generar dolores y otros efectos contraproducentes.

Uso de termoterapia y crioterapia

El uso del calor sobre nuestro organismo se le conoce como termoterapia, y causa un efecto de vasodilatación. Normalmente se utiliza para preparar al músculo para la actividad física, por ello es muy efectivo para prevenir lesiones, además de mejorar la extensibilidad del mismo.

En cuanto al uso de la crioterapia, ya sea por un medio solido o líquido, va a producir un efecto de vasoconstricción generando beneficios como la reducción de inflamación, a la vez que da un alivio del dolor efectivo para los espasmos musculares o esguinces. Por lo general se usa después de un entrenamiento de gimnasia.

Uso de equipamiento adecuado

Las instalaciones donde se practique o entrene la gimnasia deben tener el equipamiento necesario y en óptimas condiciones. Para poder desarrollar un buen entrenamiento en todas las modalidades, se debe contar con un espacio que tenga el Potro, barras de equilibrio, barras fijas y paralelas, y las anillas o argollas. También la cinta, la cuerda, la pelota, las mazas son esenciales para practicar la gimnasia rítmica, entre las mujeres.

También es importante la ropa, que debe ser ajustada al cuerpo y lo suficientemente elástica para que el gimnasta realice sus acrobacias, siendo los leotardos los más usados tanto en hombres como en mujeres.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00