🎁 10% Dcto. en tu 1º compra! ⏩ !CLICK AQUÍ!

Lesiones deportivas de hombro y muñecas en el ciclismo

Aunque los dolores y lesiones en las piernas y espalda son más comunes en el ciclismo, como buen amante de este deporte debes prestar atención a las extremidades superiores o puedes lesionarte gravemente.

En este artículo abordaremos los tipos de lesiones deportivas más comunes en las muñecas, manos y hombros, así sabrás entrenar adecuadamente pensando en estas áreas del cuerpo. Te explicaremos cómo aplicar el método PRICE y cuáles productos son más eficientes en el mercado cuando requieras de una rápida recuperación.

¿Cuáles son los tipos de lesiones y dolores en hombros y muñecas más comunes en ciclistas?

¿Cuáles son los tipos de lesiones y dolores en hombros y muñecas más comunes en ciclistas?

A diferencia de otros deportes, en el ciclismo hay un 80% de probabilidades de evitar una lesión a través de un correcto entrenamiento. A menos que caigas y te lesiones, tu cuerpo siempre advertirá cuando algo no va bien en ti. Esta vez nos concentramos en los hombros y muñecas, así que revisa con atención esta lista de las lesiones y molestias más frecuentes en el ciclismo, en extremidades superiores.

Nervios pinzados

Como los nervios están distribuidos en todo nuestro cuerpo, esta sensación puede ocurrir en cualquier lugar donde haya suficiente presión ejercida para que el nervio reaccione con punzadas leves y luego más fuertes y recurrentes. Puede que una inflamación presione el nervio con los huesos, los cartílagos, los músculos y hasta los tendones. Incluso el dolor puede expandirse y dejar de estar localizado, como un dolor que inicia en el hombro y se sienta en todo el brazo.

En el hombro es frecuente esta dolencia porque la articulación acumula mucha tensión después de realizar una larga travesía en bicicleta, pero no es algo que nos vaya a dejar fuera de actividad mucho tiempo. Con reposo y fisioterapia es suficiente para recuperarse.

Dolor en el trapecio

Es recurrente en el ciclismo de montaña, en el que llevas peso en la espalda y a esto se le suma el esfuerzo de subir, bajar, caminar con la bicicleta en el hombro y recibir el impacto del terreno irregular. Se siente una pesadez en el hombro, como si llevaras precisamente un peso muerto en la espalda. Se trata de una dolencia presente en un solo hombro o en ambos.

El trapecio es uno de los músculos más anchos de la espalda y está ubicado en la capa más superficial de la musculatura, por eso el dolor por una lesión se expande por casi toda la espalda alta. En el ciclismo de carretera y pista, no es el esfuerzo lo que genera la molestia, es la sobrecarga del cuerpo sobre las manos, por lo que en este caso es importante variar de posición cuando inicie la molestia muscular.

Capsulitis adhesiva

Es mejor conocido como “hombro congelado”; el húmero calza en una cavidad envuelta de tejido conjuntivo llamada cápsula del hombro y está rodeada de articulación. Un líquido sinovial facilita el movimiento del hombro y como es un área muy compleja, es susceptible a inflamarse hasta generar dolor y rigidez en todo el hombro.

Es frecuente en personas de 50 y 60 años, sin embargo en ciclistas se activa esta dolencia a menor edad, todo depende qué tan preparado esté el atleta para aguantar la exigencia del ciclismo. Cuando es mucha la rigidez, con ayuda de fisioterapia puede haber una completa recuperación durante seis meses o un año.

Síndrome del Túnel Carpiano

Se trata de la compresión del nervio mediano en su paso por el túnel carpo, a la altura de la muñeca. Esta es una lesión de odontólogos, redactores y también de ciclistas. El nervio es crucial porque le da sensibilidad y precisión a la mano, a través de su conexión con el pulgar, el índice y el dedo medio.

Primero se manifiesta como un hormigueo, después como un dolor intenso dificultando incluso el simple echo de cerrar la mano para tomar el manubrio. Si no se atiende con fisioterapia a tiempo, una sala de quirófano será la única forma de corregir este mal. ¿Qué es lo más recomendado? No apretar tanto el manillar de la bicicleta e ir cambiando de posición. En los tramos donde te sientas más relajado, puedes darle movilidad a los dedos y soltar la tensión.

Tendinitis en flexores

Su origen es el uso repetitivo de las manos al mantener la misma posición sujetando el manillar de la bicicleta. Comienza con un engrosamiento y anidamiento en los tendones, y luego se desencadena un dolor que obliga a ir a fisioterapia. Cuando el anidamiento está en la primera polea anular tensa, hace rígida la extensión y flexión suave de los dedos. Una vez los tendones están inflamados, la molestia se siente en toda la mano y a veces en el antebrazo.

Epicondilitis

La región lateral del codo también se lesiona. Recuerda que los brazos soportan gran cantidad del peso corporal y deben dar equilibrio y dirección. Al entrenar en exceso se genera un desgaste en el codo que termina en esta molestia. En el ciclismo de montaña, se genera por caídas en terrenos irregulares. Es natural que las personas intenten detener el golpe con la mano y el brazo.

Mejores productos para la recuperación de lesiones de hombros y muñecas en el ciclismo

Más vendidos

¿Cómo aplicar el método RICE para tratar las lesiones de hombros y muñecas en el ciclismo?

Para conocer más sobre su historia, el médico y ex-atleta Gabe Mirkin mencionó por primera vez el método RICE en 1978. Desde entonces tuvo una actualización y ahora es conocido como PRICE. Son un grupo de pasos a seguir ante una lesión de tejidos blandos. Debes conocer todos los pasos para saber cómo actuar ante una dolencia en los entrenamientos y competición.

  • Protección: Es reducir el riesgo de que la lesión se complique. Cuando lo que se ve a simple vista es sinónimo de alarma, se utilizan vendajes o férulas. Lo que deseamos es evitar que haya otras lesiones asociadas a la primera dolencia.
  • Reposo: Es evitar el uso del hombro o brazo lesionado. A veces se requiere la aplicación de ejercicios leves y apoyo de alguien más para saber con precisión de qué lesión se trata. El reposo es relativo porque solo tu médico te indicará cuándo debes darle movilidad a las articulaciones.
  • Hielo: El frío funciona perfecto cuando se desea que el dolor ceda, así como la hinchazón en el área afectada. El hielo no debe ser aplicado directamente sobre la piel porque la puede quemar. Debes aplicarlo durante unos minutos en la cara del hombro que se note inflamada y luego retirarlo para evitar quemaduras.
  • Compresión: Se debe envolver el hombro con una venda elástica. Aunque funciona también una venda común. Con la compresión se quiere reducir el flujo de la sangre en la lesión, eso reforzará el efecto del hielo.
  • Elevación: Naturalmente el hombro ya cumple con este paso pues consiste en elevar la articulación por encima del nivel del corazón.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00