¿Cómo hacer tus propias bolsas de gel calor/frío hechas a mano para aliviar todo tipo de dolores?

Si quieres aprender cómo hacer tus propias bolsas de gel calor/frío hechas a mano para aliviar todo tipo de dolores ¡estás en el lugar correcto! En este post te enseñaremos cuáles son sus principales ventajas y beneficios para la salud y cómo hacerlas en casa.

Sobre todo, porque las terapias de frío y calor están recomendadas ampliamente para tratar lesiones físicas críticas, esguinces musculares y algunas lesiones crónicas. ¿Quieres saber más? ¡vamos allá!

¿Cuáles son las ventajas y beneficios para la salud de usar bolsas rellenas de gel para aplicar frío?

Cuáles son las ventajas y beneficios para la salud de usar bolsas rellenas de gel para aplicar frío

Cuando experimentamos dolor, molestias, o hinchazón, las compresas frías vienen como una solución deal para contribuir al proceso de curación. Actualmente, existe una amplia variedad de presentaciones, pero las bolsas rellenas de gel son de las más usadas y recomendadas.

Sobre todo, por ser reutilizables, flexibles, versátiles, fáciles y cómodas de usar. Estos paquetes están diseñados especialmente para ofrecer adaptabilidad a las diferentes partes del cuerpo.

Por eso, es muy oportuno hablarte sobre los innumerables beneficios para la salud de usar bolsas rellenas de gel para aplicar frío:

  • Eficaz para provocar la vasoconstricción, disminuir la inflamación y el dolor.
  • Para generar un efecto adormecedor o analgésico en la zona adolorida.
  • Previene el daño tisular si se aplica dentro de las primeras 24-48 horas de la etapa en una lesión aguda.
  • Ayuda en el proceso de curación si se aplica luego de las 48 horas cuando persiste la inflamación.
  • Alivia espasmos musculares.
  • Ideal para colocar luego de una sesión intensa de ejercicios para mejorar el dolor, la inflamación y los niveles de energía.
  • Para tratar torceduras y desgarro muscular.
  • Muy efectiva para tratar moretones y picaduras de insectos.
  • Ampliamente recomendada en tendinitis y demás lesiones por esfuerzos repetitivos.
  • Para aliviar latigazo cervical y síntomas que se presentan en las diferentes artritis.

Pasos para fabricar tu propia bolsa de gel frío/calor para aliviar todo tipo de dolores

Pasos para fabricar tu propia bolsa de gel frío/calor para aliviar todo tipo de dolores

Si quieres hacer tu propia compresa de gel frío y calor en casa, echa un vistazo al paso a paso que sigue. Pensando en tu comodidad, te enseñaremos a fabricar 7 tipos de bolsas de gel caseras. Cada una con un tipo de ingrediente diferente para que tengas opciones para elegir de acuerdo a tu disponibilidad de recursos.

Los materiales que necesitarás son realmente accesibles, y seguramente los tendrás en tu alacena. Así que, ya no tendrás excusa para aplicar frío para aliviar todo tipo de dolores sin salir de casa.

Método 1: ¿Cómo hacer bolsas de gel con alcohol isopropílico?

Para fabricar bolsas de gel casera usando alcohol isopropílico o cualquier alcohol médico, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 o más bolsas resellables.
  • Alcohol isopropílico (70%) u otro tipo de alcohol de uso médico.
  • Colorante vegetal (opcional).

Una vez tengas todos los ingredientes a la mano, solo debes seguir el siguiente paso a paso:

  1. Abre la bolsa rellenable.
  2. Coloca dentro de la bolsa una parte de alcohol. Se sugiere media taza por cada bolsa, sin embargo, dependerá del tamaño de la bolsa.
  3. Por cada parte de alcohol debes colocar dos partes de agua.
  4. Coloca colorante vegetal de modo opcional.
  5. Sella la bolsa y asegúrate de que no quede aire dentro de la bolsa ni existan fugas.
  6. Agita la bolsa con fuerza para mezclar todos los ingredientes.
  7. Coloca en el congelador por 2 horas como mínimo, o dejar congelada para ser usada cuando lo necesites.

El resultado será una bolsa de gel muy flexible con textura de gel. Este efecto se produce por las diferencias que existen en el punto de congelación del agua y el alcohol impedirá una congelación al 100%. Gracias a esto, se adaptará fácilmente a las diferentes partes del cuerpo. Y, a medida que se vaya descongelando será aún más maleable. Si deseas un gel menos denso, debes disminuir la cantidad de agua de 1 parte de agua por 1 de alcohol.

Método 2: ¿Cómo hacer compresas de gel con detergente líquido?

Se trata de otra variación a las compresas de gel caseras que podrás fabricar usando detergente líquido. Para esta opción necesitarás:

  • Bolsas resellables del tamaño que desees en la cantidad que necesites.
  • Jabón líquido para lavar.

Ahora, solo debes seguir estos pasos:

  1. Rellena la bolsa resellable a la mitad con jabón líquido. De ser posible, usar doble bolsa para evitar fugas.
  2. Asegúrate de extraer todo el aire de la bolsa antes de sellarla.
  3. Deja congelar por 2 horas mínimo, o déjala en el congelador para usarla cuando necesite.

Una opción muy fácil y conveniente que asemeja mucho a las bolsas de gel comerciales. El resultado será una bolsa de gel casera muy cómoda y fácil de usar que se amoldará a tu cuerpo. Ya que, el lavaplatos tiene una consistencia similar a la del gel que no congelará al 100%, siempre se mantendrá flexible y es capaz de retener el frío.

Método 3: ¿Cómo hacer bolsas de gel con gel para el cabello?

Las bolsas de gel frío fabricadas con gel para el cabello también son una opción posible para hacer en casa:

Los ingredientes que necesitarás son:

  • Bolsas resellables del tamaño y cantidad que desees.
  • Gel para el cabello que contenga alcohol.

Ahora, solo debes seguir estos sencillos pasos:

  1. Rellena la bolsa a la mitad de gel para el cabello.
  2. Extrae todo el aire posible antes de sellarla.
  3. Asegúrate de que no existan fugas.
  4. Congela por 2 horas mínimo.

Sin embargo, debes asegurarte que el gel para el cabello contenga entre sus ingredientes alcohol, para que resulte muy efectiva. De lo contrario, podrías tener como resultado una bolsa de gel muy dura para manipular. Aunque, su flexibilidad irá mejorando a medida que se descongele.

Método 4: ¿Cómo hacer bolsas de gel con jarabe de maíz?

Una opción muy recomendada por su flexibilidad y posibilidad para moldear alrededor de rodillas, muñecas, tobillos o zonas adoloridas son las bolsas de gel caseras hechas con jarabe de maíz.

Para fabricar este tipo de bolsas de gel casera necesitarás:

  • Bolsas resellables en cantidad y tamaño que desees.
  • Jarabe de maíz.

Para fabricarla solo debes realizar lo siguiente:

  1. Rellena a la mitad la bolsa resellable con jarabe de maíz.
  2. Asegúrate de que no quede aire antes de sellarla.
  3. Coloca la bolsa por varias horas en el congelador.
  4. Úsala cuando quieras.

El resultado será una bolsa sin ingredientes dañitos, que incluso perforada no resultará tóxica. Además, se mantendrá con una textura agradable, blanda y flexible que no cambiará de color ni textura dentro del congelador.

Método 5: ¿Cómo hacer bolsas de gel con gel antibacterial?

Es de las opciones más recomendadas porque el resultado se asemeja mucho a las compresas de gel compradas.

Los ingredientes que necesitarás son:

  • Bolsas resellables en la cantidad y tamaño deseado.
  • Gel antibacterial.

Ahora, solo debes seguir las siguientes instrucciones:

  1. Rellenar la bolsa a la mitad con el gel antibacterial.
  2. Extraer el aire de la bolsa y sellar.
  3. Esparcir el contenido en toda la bolsa.
  4. Colocar colorante (opcional).
  5. Congelar por dos horas.

Método 6: ¿Cómo hacer compresas de gel con sal?

Una de las opciones más baratas y fáciles, así que se te acabaron las excusas para tratar tus lesiones con bolsas de gel caseras.

Para hacerlas necesitarás:

  • Bolsas resellables en el tamaño y cantidad deseada.
  • 2 cucharadas de sal
  • 2 tazas de agua.

Ahora, inicia el proceso siguiendo estos pasos:

  1. Agrega el agua a la bolsa.
  2. Añade las 2 cucharadas de sal.
  3. Extraer la mayor cantidad de aire posible.
  4. Sellar y colocar en el congelador un par de horas hasta que congele.

El resultado será una bolsa de gel súper práctica y eficaz, ya que al agregar sal se evita la congelación al 100%.

Método 7: ¿Cómo hacer una bolsa de hielo con esponja?

Como última opción, puedes tomar una esponja limpia y mojarla con agua antes de meter a congelar un par de horas. Una vez congelada, la esponja estará firme y con poca flexibilidad. Pero, a medida que vaya descongelando se hará más maleable sin generar goteo. También, puedes colocarla en una bolsita si lo deseas, aunque no es necesario. Lo mejor de esta opción es que solo usa agua y no resulta dañina o tóxica.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00