Guía de compra: ¿Cómo elegir la mejor almohadilla térmica para microondas para aliviar todo tipo de dolor? Lista 2021

Las almohadillas térmicas para microondas han sido una gran solución para aliviar la mayoría de los dolores corporales. Con solo meterlas unos minutos al microondas o al congelador, podrás disfrutar de las propiedades de la termoterapia. Además, son muy fáciles de usar, por eso siempre serán las preferidas en cualquier hogar.

Suelen estar rellenas de semillas y flores de lavanda, ideal para aplicar aromaterapia a la hora de dormir. Si deseas conocer un poco más sobre estas almohadillas no dejes de leer la siguiente entrada. Aquí te diremos qué son, para qué sirven, sus beneficios y cómo usarlas correctamente.

¿Qué son y para qué sirven las almohadas térmica para microondas?

Las almohadillas térmicas son una especie de sacos elaborados en telas de algodón y rellenas en su mayoría con semillas. Son muy útiles para aliviar dolores musculoesqueléticos y también para mejorar los cólicos menstruales y abdominales. Soportan el frío y el calor muy bien, y gracias a esto pueden ofrecer los grandes beneficios de la termoterapia, tanto para frío como para calor.

Estas almohadillas pueden encontrarse en diferentes formas, modelos y tamaños, que servirán para tratar las diferentes partes del cuerpo. Son consideradas el complemento terapéutico a muchas dolencias articulares y musculares, también como método de relajación.

¿Cuáles son los beneficios de las almohadas térmicas para la salud?

¿Cuáles son los beneficios de las almohadas térmicas para la salud?

Como ya te hemos comentado, las almohadillas térmicas ofrecen muchos beneficios a la salud y al organismo. Pueden usarse en frío y caliente para disfrutar de sus grandes beneficios en la zona del cuerpo donde se aplique.

Entre los beneficios que más destacan están:

Beneficios de aplicación en frío

Aplicar almohadillas térmicas en frío resulta muy efectivas en lesiones agudas, tales como traumatismos, desgarros musculares, fracturas, etc. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el frío es útil las primeras 72 horas de haberse producida la lesión:

  • Aportan efectos antiinflamatorios: El frío provoca una vasoconstricción periférica, provocando una reducción del aporte de sangre a los tejidos. Esto evita que las sustancias promotoras de inflamación lleguen al sitio de la lesión y se produzca la inflamación. De esta forma, la zona de mantiene sin edema y con mucho control de la inflamación.
  • Aportan efectos analgésicos: El frío inactiva los nervios periféricos de la zona donde se aplica la terapia de frío lo que reduce considerablemente el dolor. Inicialmente, provoca una elevación del umbral del dolor, para entonces disipar la sensación del dolor que se haya generado a nivel local.
  • Permite recuperación temprana: Al aportar grandes beneficios antiinflamatorios y analgésicos permite una recuperación más rápida de los tejidos y la zona lesionada. Cuando se aplica correctamente durante las primeras 72 horas de haberse generado la lesión, permite una recuperación más rápida.

Beneficios de la aplicación en calor

El calor es mucho más efectivo para tratar las lesiones crónicas como las artritis, artralgias, lumbalgias, contracturas musculares, entre otras. También, suele usarse después de las 72 horas de las lesiones en terapias de contrastes o simplemente calor.

Entre los principales beneficios podemos mencionar:

  • Efecto relajante de los tejidos blandos: El calor ofrece la capacidad de aportar relajación de los músculos, ligamentos y tendones. Permite un alargamiento de las fibras de los tejidos, lo que garantiza una mejoría rápida de las contracturas de los tejidos blandos.
  • Efecto analgésico y antiinflamatorio: Al permitir un mejor aporte de sangre a nivel de los tejidos permite una recuperación rápida de las lesiones. Esto garantiza una mejoría considerable del dolor y la inflamación de forma local.
  • Efecto de aromaterapia relajante: Las flores de lavanda con el calor desprenden sus aceites esenciales y generan olores agradables que permiten relajar. Es muy útil en personas que sufren de insomnio o para mejorar los estados de ánimo.

¿Cómo usar las almohadillas térmicas para alivio del dolor?

¿Cómo usar las almohadillas térmicas para alivio del dolor?

Después de conocer los grandes beneficios de las almohadillas térmicas para aliviar los dolores, es importante conocer cómo usarlas correctamente. Estas almohadillas están elaboradas en materiales de excelente calidad que son capaces de soportar el calor y el frío.

A continuación, te explicamos la forma correcta de prepararlas y usarlas:

Para terapia de calor

Estas almohadillas térmicas pueden ser calentadas en microondas de la siguiente forma:

  • Introduce en el microondas: Mete la almohadilla dentro del microondas y aplica la potencia máxima durante aproximadamente 1 minuto y medio. Posteriormente, retira y confirma la temperatura de la almohada a través del tacto de tu mano. En caso de requerir más temperatura vuélvela a meter en el microondas durante 30 segundos más.
  • Coloca la almohadilla en la zona: Debes colocar la almohadilla en la zona afectada durante 15 a 20 minutos, haciendo periodos de exposición cada 2 horas aproximadamente. No se recomienda usarla durante más de 30 minutos seguidos.
  • Repetir el proceso: Se puede repetir el proceso cuantas veces sea necesario, siempre y cuanto no se excedan los 25-30 minutos de aplicación. También, debes prestar atención que no hayan cambios de coloración en la piel o mucho enrojecimiento para evitar daños mayores.

Para terapia de frío

Estas almohadas térmicas pueden enfriarse en congeladores o frigoríficos de la siguiente forma:

  • Introducir al congelador: Enfriar la almohadilla es muy fácil, solo debes introducirla al congelador por aproximadamente 2 horas. De esta forma, se garantiza que la almohadilla pueda lograr la temperatura adecuada.
  • Aplica la almohadilla en la zona: Realiza tiempos de uso de aproximadamente 10 a 15 minutos en la zona afectada. Vigila que no se generan cambios de coloración en la piel para evitar quemaduras e irritaciones.
  • Repite el proceso: Después de terminar el tiempo de exposición vuelve a meter la almohadilla en el congelador. Puedes repetir la aplicación de 3 a 4 veces al día o realizar aplicaciones cada 2-3 horas.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00