¿Cómo usar de forma segura las bolsas de gel para la aplicación de la terapia de calor o frío?

Las bolsas de gel son una opción muy recomendada por especialistas médicos y entrenadores deportivos para realizar terapias de calor o frío. Todo esto, gracias a sus propiedades para disminuir el dolor muscular, inflamación, hinchazón, entre otras, causadas por lesiones.

Sin embargo, hay quienes todavía se preguntan cómo usar de forma segura las bolsas de gel para la aplicación de terapias de calor o frío. Si eres uno de ellos, estás en el lugar correcto para despejar todas tus dudas sobre este tema. ¡comencemos!

¿Cuáles son los beneficiosos de utilizar la terapia de frío y calor para la salud?

Usar terapias de frío y calor promueve el movimiento de las articulaciones en un rango mejorado. Por eso, resultan muy beneficiosas para tratar el dolor y la inflamación, ayudando a sanar la lesión.

Sin embargo, existen otros beneficios que merece la pena conocer según sea el caso, y en la siguiente lista te lo contamos:

  • El frío ayuda a reducir la inflamación por la disminución del flujo sanguíneo.
  • La terapia de frío reducir el daño tisular y la inflamación.
  • También, actúa como analgésico local, adormeciendo los tejidos doloridos.
  • La crioterapia es usada por especialistas de la salud y entrenadores para inducir la vasoconstricción. Como aspectos a favor, reducirá espasmos musculares, dolor, inflamación, tasa metabólica y circulación.
  • La terapia de calor es implementada para aumentar la circulación, haciendo que el tejido conectivo sea más flexible.
  • La termoterapia reduce la rigidez articular, espasmos musculares y el dolor.
  • La inflamación y congestión de los tejidos disminuyen y mejoran con terapias de calor.
  • En caso de dolor crónico, el calor ayuda a relajar los músculos gracias a que promueve el flujo sanguíneo.
  • El dolor muscular ocasionado por actividad física intensa se reduce alternando frío y calor.
  • Alternar frío y calor resultará beneficioso para lesiones que impidan actividad aeróbica.
  • Los atletas que necesitan recuperarse de una lesión o dolor pueden mejorar con la terapia de contraste. Los efectos se reflejan en la reducción del dolor, inflamación, hinchazón.
  • Las terapias de contraste mejoran las distensiones musculares, siempre y cuando sean leves. También, mejoran el estado de alerta aumentan la frecuencia cardiaca.
  • Las terapias de frío y calor promueven la recuperación más rápida luego del ejercicio, aumentan la energía y elevan el estado de ánimo.

¿Cuándo usar las bolsas de gel calientes o frías según cada tipo de dolor y lesión?

Cuándo usar las bolsas de gel calientes o frías según cada tipo de dolor y lesión

Ante la duda de qué terapia usar, si frio o calor, la respuesta dependerá del tipo de lesión. También, considerando las reglas generales aplicadas de acuerdo a los beneficios que aporta cada temperatura. En el siguiente segmento queremos decirte cuándo usar bolsas de gel calientes o frías, de acuerdo al tipo de lesión o dolor. Veamos:

¿Cuándo aplicar frío?

La terapia de frío contribuye al proceso de sanación de la lesión al mismo tiempo que reduce el dolor y la molestia. Esto es posible, ya que reduce los procesos metabólicos que generan muerte celular en la zona lesionada.

Basándonos en el método RICE (Reposo, Frío, Compresión y Elevación), las terapias con bolsas de gel frío resultan muy eficaces para tratar lesiones. Sin embargo, para reducir la hinchazón debe existir una combinación entre frío y compresión.

Por todo esto y más, es importante en que conozcas en qué otras situaciones resultan convenientes usar bolsas de gel frío:

  • Como primera emergencia ante traumatismos, antes de las 72 horas de haber ocurrido la lesión.
  • Si hay hinchazón o fiebre.
  • Inmediatamente después de una rutina de ejercicio
  • Para tratar lesiones agudas y heridas recientes.
  • En caso de fracturas, esguince o distensión.
  • Para tratar Osteoartritis, Artroplastias, Endoprótesis, Tendinitis y Migrañas.
  • Como terapia en periodos postoperatorios, especialmente en cirugías asociadas a extremidades y maxilofacial.
  • Para reducir la hipertonía.
  • En caso de espasmos, rigidez y calambres musculares.
  • Para tratar quemaduras leves o superficiales.

¿Cuándo aplicar calor?

Aplicar calor en lesiones resulta muy efectivo para aliviar el dolor y la tensión ya que relaja el tejido. Sin embargo, es necesario que se hayan completado las etapas iniciales de curación.

En la medicina deportiva se combinan las terapias de calor con el ejercicio para una recuperación más rápida y eficaz. Por eso, es utilizado para promover el rango de movimiento de la zona lesionada, permitiendo una recuperación aún más rápida.

A continuación, te diremos en qué otras lesiones o tipos de dolor puedes usar compresas de gel caliente:

  • Si la lesión tiene más de 72 horas o se trata de una lesión insidiosa, la terapia de calor resultará muy beneficiosa.
  • Contribuye a la recuperación de articulaciones y músculos.
  • Resulta muy efectivo si se indica a mediano plazo, sobre todo en dolor crónico o malestares recurrentes.
  • Para calmar calambres, espasmos y rigidez muscular, siempre que no exista lesión.
  • En caso de dolor ocasionados por fármacos, dolor menstrual, por sobreesfuerzos, tirones o fibromialgia.
  • Para tratar la artritis y la falta de sueño.
  • Como analgésico y descontracturante.
  • Para la contribuir a la cicatrización de la lesión, ya que el calor aumenta la elasticidad de los tejidos.
  • Como complemento ideal para ejercicios de rehabilitación.

¿Cuándo aplicar el contraste frío/calor?

La terapia de contraste consiste poner el cuerpo en contacto con el calor por unos minutos para que se produzca la vasodilatación. En este proceso, aumenta el flujo sanguíneo desde y hacia las extremidades. Luego, se cambia a una temperatura muy fría un par de minutos la zona del cuerpo para inducir la vasoconstricción. Gracias a esto, se ralentiza el flujo sanguíneo y se promueve la circulación a nivel local.

Alternar entre calor y frío a nivel muscular hará que se genere un bombeo tal cual ocurre durante una actividad aeróbica ligera. Siendo muy efectivo en lesiones que impidan la actividad física al individuo.

A continuación, te diremos en qué otros casos puedes usar terapias de contraste frío/calor son:

  • Para eliminar desechos metabólicos del torrente sanguíneo y músculos.
  • Eficaz para reducir daño muscular inducido (EIMD) y prevenir el dolor muscular de inicio retardado (DOMS).
  • Como terapia de recuperación del dolor o lesión.
  • Muy efectiva para disminuir la hinchazón y la inflamación.
  • Para mejorar las distensiones musculares leves y la circulación.
  • Como recuperación rápida y eficaz del dolor posterior a una rutina de ejercicio fuerte.
  • Para aumentar la frecuencia cardíaca, la energía y el estado de ánimo.

¿Cómo usar las bolsas rellenas de gel para frío o calor sin riesgos para la salud?

Cómo usar las bolsas rellenas de gel para frío o calor sin riesgos para la salud

Disfrutar de una sesión efectiva de frío o calor y sin riesgos es posible utilizando bolsas rellenas de gel. Sin embargo, esto dependerá de realizar correctamente el producto. Si no tienes ideas de cómo hacerlo, no te preocupes, a continuación, te diremos algunas recomendaciones efectivas para cada caso:

Usar en frío

Antes de usar compresas de gel en frío, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Colocar el producto en el congelador o frigorífico por 2 horas como mínimo para obtener los mejores resultados.
  • Luego, debes probar la temperatura al tacto para saber si es la indicada, o dejar más tiempo si es necesario.
  • En caso de que esté demasiado frío, esperar unos minutos fuera del congelador antes de usarla.
  • No es necesario usar paños de tela para su colocación, ya que nuestros productos vienen con una funda de tela suave al tacto. Esto garantiza una experiencia placentera y satisfactoria para el usuario. Sin embargo, este aspecto dependerá del fabricante, ya que algunas bolsas de gel sí requieren un paño encima de la piel para su colocación.
  • La terapia está indicada para colocar las bolsas de gel frío en la zona afectada por 30 minutos seguidos como máximo. Jamás se debe exceder este tiempo.
  • Combinar la terapia de frío con elevación.
  • Una vez cumplido el tiempo indicado por el especialista, debe devolver el producto al congelador por 30 minutos antes de usarla nuevamente.
  • Durante la terapia se debe supervisar la piel de la zona lesionada cada 5 minutos. En caso de que exista decoloración o enrojecimiento, se debe suspender su uso de inmediato.
  • Para un solo tratamiento se debe repetir este ciclo de 2 a 3 veces, y varias veces al día para obtener resultados efectivos ante el dolor y la hinchazón. Sin embargo, este proceso debe estar indicado por un especialista.

Usar en caliente

Nuestras bolsas de gel no son tan recomendables para aplicar terapias de calor. Sin embargo, para usar en caliente calentando en microondas debes seguir estas indicaciones:

  • Calentar la bolsa de gel durante 30 segundos en el microondas de 800 W. En caso de que el microondas no tenga esta potencia, debes ir ajustando los tiempos antes de que logres el adecuado.
  • Retirar y comprobar la temperatura al tacto con tu piel.
  • Luego, masajea el gel con tus manos para distribuir de manera uniforme el calor.
  • En caso de que no esté lo suficientemente caliente, debes calentar por 10 segundos más en el microondas.
  • Si se ha excedido la temperatura, debes dejar enfriar antes de volver a calentar. Una vez esté a temperatura ambiente puedes repetir el proceso ya descrito.
  • Las bolsas de gel siempre deben estar a temperatura ambiente para ser calentada en microondas. Jamás lo hagas cuando esté congelada.
  • Introduce al microondas solo el paquete de gel, jamás coloques la cubierta o envoltura de tela.
  • Supervisa el proceso de calentamiento de la bolsa de gel. En caso de que observes alguna hinchazón durante el proceso, suspende de inmediato y espera a que disminuya para volver a calentar. Esto significa que el paquete está sobrecalentado.
  • Jamás se siente o apoye en la bolsa de gel, ya que podría producirse una fuga o rotura. En caso de que ocurra, deja que enfríe antes de retirarlo y luego desecha.
  • No usar en hornos.

En caso de calentar en agua caliente te recomendamos seguir estas instrucciones:

  • Hervir 3,5 litros de agua aproximadamente.
  • Retirar el agua del fuego.
  • Sumergir las bolsas de gel por un periodo de 5 a 7 minutos. Jamás colocar el producto mientras el agua está en el fuego.
  • Retirar del agua caliente utilizando unas pinzas de cocina que no sean filosas.
  • Secar con una toalla la bolsa de gel.
  • Asegúrate de que no tenga alguna rotura o fuga. En caso de que existiese debes desecharla de inmediato.
  • Comprueba la temperatura al tacto para asegurarte de que sea tolerable. En caso de que se haya sobrecalentado, debes dejarla enfriar un par de minutos antes de aplicarlo.
  • Colócalo en su funda antes de ser usado sobre la lesión.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00