¿Para qué sirven y qué beneficios para la salud tienen las bolsas de gel frío y calor?

Las bolsas de gel frío y calor son el sustituto curativo a las tradicionales bolsas de hielo o bolsas de agua caliente. Estas almohadillas han sido especialmente diseñadas para aplicar el efecto frío y calor de manera indistinta en zonas donde exista alguna lesión o dolor, gracias a las propiedades de su gel térmico.

Si quieres saber para qué sirven y qué beneficios para la salud tienen las bolsas de gel frío y calor, echa un vistazo a lo que sigue y despeja todas tus dudas con este post.

¿Cuáles son las ventajas y beneficios de usar bolsas rellenas de gel para aplicar frío o calor?

Las bolsas rellenas de gel para aplicar frío o calor son realmente una opción segura, práctica y útil para tratar lesiones, dolores musculares, traumatismos u otras dolencias. Su principal ventaja es que pueden conservar la temperatura por mucho más tiempo, siendo capaces de alcanzar desde las más altas hasta las más bajas.

Ahora, te hablaremos de las ventajas y beneficios de usar bolsas rellenas de gel para aplicar frío y calor de forma más detallada:

  • Flexibles: Luego de enfriarse o calentarse seguirán siendo maleables y se adaptarán a la zona del cuerpo a tratar.
  • Fáciles de usar: Su diseño está pensado para una fácil aplicación (focalizada) en la zona a tratar. Solo debes enfriarla o calentarla de acuerdo a cada necesidad y colocarla en la zona afectada.
  • Cómodas: Comparadas con el hielo, no gotean ni mojan. Y, si la usas con calor te evitarás las molestias que generan los paños calientes.
  • Reutilizables: Puedes usarlas cuántas veces quieras al mismo tiempo que ahorras dinero a tu bolsillo.
  • Diferentes tamaños y formas: Están diseñadas para actuar en zonas específicas como cuello, muñecas, tobillos. También, en zonas más grandes como espalda, abdomen o espalda baja.
  • Anatómicas: Independiente de su forma y tamaño tienen un diseño anatómico que se adaptará a las diferentes partes del cuerpo.
  • Actúan como relajantes: Promueven la relajación y ayudan a la movilidad de la zona afectada.
  • Resistentes: Nuestras compresas están rellenas de material capaz de soportar altas temperaturas y radiación al microondas. Sin embargo, este aspecto dependerá de cada fabricante, por lo que te recomendamos mirar las indicaciones del empaque.
  • Térmicas: Su efecto térmico permite conservar la temperatura (frío o calor) por más tiempo.
  • Pueden colocarse directamente en la piel: Nuestras compresas incluyen fundas especiales que resultan suaves al tacto para que el contacto con la piel ofrezca una sensación agradable.
  • Funcionalidades extras: Algunos modelos ofrecen funcionalidades extras como aromaterapia para contribuir a la relajación. Los aromas más usados son romero, árnica y lavanda.
  • Uso terapéutico: Están indicadas para terapias y tratamientos post-quirúrgicos.

¿Cuándo es mejor aplicar frío para reducir los síntomas de una lesión?

Cuándo es mejor aplicar frío para reducir los síntomas de una lesión

Si quieres alcanzar una recuperación exitosa en una lesión debes conocer cuándo conviene aplicar frío o calor. Sobre todo, porque cada temperatura tiene propiedades únicas frente a lesiones o dolores musculares.

Por eso, resulta conveniente saber cuándo se debe aplicar frío y cómo hacerlo de la manera correcta:

¿En qué momento es mejor aplicar la terapia de frío local?

En la siguiente sección queremos decirte en qué momento está indicado aplicar crioterapia o terapia de frío local para que tu proceso de recuperación sea el apropiado, minimizando el uso de fármacos:

  • Para disminuir la temperatura en los tejidos: Ayuda a disminuir la temperatura de manera superficial, y luego de unos minutos de haber iniciado la aplicación la temperatura continuará disminuyendo hacia los tejidos más profundos.
  • Después de una caída, golpe o traumatismo: Aplicar frío justo después de una caída, golpe, torcedura o esguince, tirón muscular o traumatismo tendrá un efecto sobre la circulación, reduciendo el aporte sanguíneo a la zona, proceso conocido como vasoconstricción.
  • Tratamiento inicial de afecciones musculoesqueléticas: Es decir, en situaciones donde exista inflamación o lesión ocasionada por golpe o distención articular o muscular. La compresa debe colocarse preferiblemente durante las primeras 48 horas de haberse producido la lesión.
  • Ante el enrojecimiento de la piel: Gracias al frío disminuye el metabolismo y el retorno de la sangre por las venas en vasos y tejidos, logrando mejorar en el enrojecimiento de la piel.
  • Después de un entrenamiento intenso: La aplicación del frío produce una acción miorrelajante que reduce el espasmo muscular. Este efecto muscular, tisular y articular disminuye la elasticidad del tejido conjuntivo y muscular, contribuyendo a la tonificación del músculo debilitado y la disminución de daños en el tejido.
  • Para aliviar algunos dolores de cabeza: Gracias al efecto analgésico que produce el frío se produce una disminución en la sensibilidad y la percepción del dolor.
  • Evitar reacción inflamatoria: El frío evita la formación de edemas gracias a la disminución del flujo sanguíneo. También, evita la segregación de sustancias que generan inflamación.
  • Quemaduras: Está indicado aplicar frío durante las primeras 48 horas de una quemadura para disminuir el dolor, evitar pérdida de líquido local, daño tisular, formación de edemas y formación de ampollas y fiebre en la zona.
  • Otros casos: El frío también se aplica de forma terapéutica para tratar algunas lesiones, mejorar drenaje linfático, entre otros. También, para tratamientos de belleza antiarrugas y como complemento para aplicar cremas.

¿Cómo aplicar las bolsas de gel fría para reducir el dolor?

Antes de utilizar las bolsas de gel fría para reducir el dolor es importante que tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Colocar la bolsa rellena de gel frío en el congelador por al menos 2 horas.
  2. Aplicar las compresas frías durante las primeras 48-72 horas en la zona lesionada con intervalos de 10 minutos. Este tiempo podría variar en caso de que el especialista lo indique.
  3. Nuestras bolsas pueden colocarse directamente sobre la piel ya que vienen con una funda suave agradable al tacto. Sin embargo, este aspecto dependerá de cada fabricante, si no trae funda deberás colocarla envuelta en un paño.
  4. Luego de las 72 horas de un traumatismo o lesión podrás continuar con la aplicación del frío si no existe edema o inflamación. Ya que el calor tendrá un efecto relajante sobre el músculo.
  5. Debes considerar la gravedad de la lesión, mientras más grave sea mayor debe ser el tiempo de la aplicación, respetando siempre el tiempo máximo.
  6. En caso de que el paciente esté en reposo, el intervalo de descanso puede ser de 2 a 3 horas. En caso contrario, el tiempo de reposo disminuye de acuerdo al tiempo de descanso.

¿Cuándo es mejor aplicar calor para reducir los síntomas de una lesión?

Cuándo es mejor aplicar calor para reducir los síntomas de una lesión

El calor ayuda a transportar la sangre hacia la zona afectada suministrando los nutrientes para que el tejido sane más rápido. También, ayuda a aumentar la flexibilidad de los tendones y músculos. Por eso, es importante que tengas claro cuándo es mejor aplicar calor para reducir los síntomas de una lesión y cómo hacerlo. Para ayudarte a resolver tus dudas, responderemos a este par de interrogantes:

¿En qué momento es mejor aplicar la terapia de calor local?

La terapia de calor local o termoterapia se debe aplicar en caso de que existan dolores musculares o articulares, siempre que no exista inflamación en la zona afectada.

Coloca terapia de calor focalizada cuando necesites:

  • Tratar artrosis, lumbagos, tensión muscular y torticolis: Tras haber sufrido una lesión y haberla tratado de manera adecuada con la supervisión de un profesional se recomienda usar compresas de calor si el dolor continúa.
  • Aliviar el dolor muscular: El calor disminuye la presión en las articulaciones y en consecuencia la sensibilidad al dolor.
  • Dolor cervical, lumbar, artrosis de rodilla y otros dolores musculares: Sobre todo, en pacientes con enfermedades crónicas o reumáticas que ocasionen dolor crónico.
  • Generar un efecto de sedación y relajación más duradero: Aunque el frío ofrece este mismo efecto, el calor está indicado para obtener un efecto más duradero, disminuyendo de manera considerable el consumo de fármacos.
  • Tratar problemas crónicos como artritis y articulaciones rígidas: Ya que el frío disminuye la rigidez y la inflamación, contribuyendo la relajación y estimulación del sistema inmune.
  • Terapia para devolver la movilidad de la zona afectada y mejorar la flexibilidad y elasticidad de ligamentos y tendones.
  • Mejorar la tensión muscular en los hombros, pies cansados, ciática, rigidez de la nuca, entre otras.
  • Tratar lesiones por caso de espasmos asociados a cuello o espalda.
  • Aliviar efectos de lumbalgias.

¿Cómo aplicar las bolsas de gel calientes para reducir el dolor?

Las bolsas de gel caliente son la mejor opción para aplicar en calor y reducir el dolor, ya que penetran mejor en el cuerpo.

Sin embargo, antes de aplicarlas en la zona afectada debes seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Las bolsas de gel se deben calentar al baño María o en el microondas según el tiempo que indique en el envase. Nuestras bolsas resisten la radiación del microondas hasta 800-1000 W y se recomienda no más de 30 segundos e ir probando.
  2. Una vez calientes, se recomienda mover el gel del interior para que este quede bien repartido por todo el paquete.
  3. Aplicar en la zona afectada en intervalos de 10 a 20 minutos con recesos de una hora.
  4. Como recomendación general se debe proteger la piel con una funda o paño. Sin embargo, nuestras bolsas vienen con una funda especial suave al tacto que ofrece una experiencia placentera.
  5. No debe aplicarse calor durante las primeras 48-72 horas, ya que podría aumentar la inflamación.
  6. Está contraindicado su uso en heridas, quemaduras o casos donde exista falta de sensibilidad en la piel. Tampoco, en casos de fiebre, lesiones graves, inflamaciones agudas o problemas de circulación.
  7. Debe existir extrema precaución en pacientes que tomen anticoagulantes o sufran de cardiopatías.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00