Guía de compra: ¿Cómo elegir las mejores tobilleras de compresión para la tendinitis del tendón de Aquiles? Lista 2021

El tendón de Aquiles es un cordón fuerte y fibroso que se sitúa en la parte posterior del pie, de ese modo, une el hueso del talón con los músculos de la pantorrilla. Su principal función es la flexión plantar y gracias a ello, impulsa la marcha al caminar, correr o saltar.

Si este tendón sufre una sobrecarga o elongación brusca, automáticamente, se desgarra y produce la patología que se conoce como tendinitis Aquílea. En vista de que es una lesión frecuente en deportistas y personas de mediana edad, es conveniente saber en qué consiste y cómo se puede mejorar con la ayuda de una tobillera de compresión.

¿Qué es la tendinitis del tendón de Aquiles y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es la tendinitis del tendón de Aquiles y cuáles son sus síntomas?

El tendón de Aquiles se caracteriza por soportar el peso del cuerpo cuando se empuja con los dedos de los pies al momento de caminar, correr o saltar. Cuando éste tendón efectúa una actividad excesiva que produce cierto daño en él, se desarrolla una tendinitis.

La tendinitis del tendón de Aquiles es una inflamación, irritación e hinchazón de dicho tejido y se estima como una patología leve mientras se trate a tiempo. Los casos más graves implican la rotura del tendón que, como resultado, precisa una reparación quirúrgica.

Consiste en una dolencia que suele a afectar a los atletas, especialmente, a aquellos que tienen edades comprendidas entre los 30 y 50 años. Este tipo de lesión se manifiesta cuando los corredores incrementan la duración o intensidad de sus entrenamientos de forma repentina.

Existen ciertas causas y factores de riesgo específicos que tienden a originar esta inflamación:

  • Sobrecarga en el tobillo.
  • Someter a una tensión repetitiva al tendón de Aquiles.
  • Aumento repentino de una actividad en términos de cantidad o intensidad.
  • Déficit de calentamiento antes de ejercitarse.
  • Correr con frecuencia utilizar un calzado inadecuado.
  • Caminar sobre superficies duras o irregulares.
  • Ejercicios de saltos sin un nivel de entrenamiento suficiente.
  • Tensión acumulada en los músculos de los gemelos.
  • La edad o envejecimiento.
  • Problemas físicos como la obesidad.
  • Otras enfermedades (psoriasis o presión arterial alta).

Para diagnosticar la afección sobre el tendón de Aquiles debes conocer los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor en la parte inferior de la pierna y un poco más arriba del talón.
  • Dolor al estirar el pie y provocado por la presión que ejerce el calzado.
  • Rigidez y molestias en el talón, especialmente durante las mañanas.
  • Inflamación e hinchazón en el tendón de Aquiles.
  • Debilidad en la pierna lesionada.
  • Sonido parecido al chasquido o crujido cuando se presiona el talón.
  • Sensación de calor en la zona.
  • Dificultad para ponerse de pie sobre un dedo.

¿Cuáles son los beneficios de usar una tobillera de compresión para tratar la tendinitis en el tendón de Aquiles?

Los tratamientos iniciales para ralentizar este tipo de tendinitis no involucran cirugía. Tras obtener la diagnosis precisa del paciente, el profesional de la salud optará por definir un protocolo personalizado que logre atacar la lesión en el menor tiempo posible, basándose en la causa de la patología y en los síntomas que manifiesta la persona afectada.

Realizar modificaciones en el calzado y cambios de ciertas actividades con el objetivo de mejorar los síntomas,  favorecer el movimiento y disminuir la inflamación de la zona del talón del pie. Además, es posible que sugiera la ejecución de un tratamiento fisioterapéutico con ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para tonificar el tendón.

Entre otras terapias idóneas para tratar esta enfermedad se encuentra la terapia de compresión. Está, básicamente, es un método terapéutico que consiste en el empleo de una prenda elástica con la capacidad de normalizar el flujo de la sangre en la parte del cuerpo afectada, al igual que, minimizar la presión venosa, moderar el proceso inflamatorio, mejorar la movilidad y agilizar la fase de recuperación del paciente en torno al tendón de Aquiles.

Las tobilleras compresivas se destacan por garantizar los siguientes beneficios:

  • Alivian el dolor de forma instantánea.
  • Minimizan las fases inflamatorias, gracias a la sujeción que aportan.
  • Mejoran la circulación de la sangre con el objetivo de incentivar una recuperación más hábil.
  • Protegen el tobillo para así limitar el desarrollo de una lesión más severa.
  • Reducen la fatiga muscular que pueda presentarse en la zona afectada.
  • Ofrece una mayor estabilidad y comodidad en el tobillo y sus partes adyacentes.
  • Transmiten calor y evitan el frío en la región para así generar un efecto relajante.
  • Ayudan a restringir el movimiento en el tobillo para poder prevenir la acentuación de la dolencia.

¿Qué tipo de tobilleras deportivas son las mejores para mejorar la tendinitis del tendón de Aquiles?

Sugerimos comprar una tobillera deportiva de compresión que es aquella prenda caracterizada por brindar los beneficios propios de la terapia de compresión, sin revelar efectos adversos que alteren el proceso de recuperación negativamente. Valorando que, este modelo de tobillera es ideal para acelerar la mejora tras sufrir una tendinitis en la zona del maléolo u otras patologías similares, independientemente de su nivel de gravedad.

Las tobilleras deportivas de compresión se distinguen del resto por su óptima elasticidad y así, a nivel terapéutico, proporcionan el nivel de sujeción conveniente para reforzar la articulación del tobillo y mejorar su movilidad tanto a la hora de realizar actividades comunes del día a día como también durante las prácticas deportivas. Pues, son dispositivos compresivos fabricados con un material de calidad y transpirable que ayuda a descargar la tensión acumulada en el tobillo, al igual que estabilizarlo mediante la cantidad compresión apropiada.

Es conveniente conocer las principales ventajas de las tobilleras de compresión:

  • Aplican un masaje compresivo para aliviar el dolor.
  • Generan una notable mejora de la circulación sanguínea.
  • Reducen la fatiga muscular que puede aparecer durante la lesión.
  • Aportan mayor estabilidad a la articulación del tobillo.
  • Garantizan protección en el tobillo y sus zonas adyacentes.
  • Ofrecen comodidad y seguridad para el quehacer diario y/o las actividades físicas.
  • Previenen la manifestación de cualquier molestia posterior a la enfermedad.
  • Favorecen la absorción de la humedad para prevenir los malos olores.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00