¿Cómo utilizar las pelota de masaje vibratorias para aliviar el dolor y mejorar la recuperación muscular?

Los masajes con vibración forman parte del tipo de estimulación de terapia de percusión, pero a un nivel micro, en el que se requieren de movimientos rápidos y con presión para lograr que los tejidos se relajen y dejen de doler en caso de estar lesionados. Antes de que existieran estos aparatos, las vibraciones se realizaban con las manos.

Actualmente, se utilizan masajeadores eléctricos porque ofrecen uniformidad y se manipulan mejor. Te diremos qué tipo de dolencias puedes tratar con las pelotas de masaje vibratorio, en qué partes del cuerpo es mejor utilizarlas y cuáles son las mejores alternativas a este tipo de productos.

¿Qué tipo de dolencias se pueden tratar con una pelota de masaje vibratoria?

¿Qué tipo de dolencias se pueden tratar con una pelota de masaje vibratoria?

Al igual que las pelotas de Lacrosse, este modelo con vibración busca proteger la fascia de tensiones.

Sin embargo, tiene otros beneficios para más tipos de dolores:

  • Dolor de cabeza: aunque estas pelotas no se colocan en la cabeza ni en el rostro, la cefalea y la migraña se relaciona con frecuencia con tensiones en el cuello y los hombros. Por eso, cuando no hay motivo aparente de un dolor de cabeza, es probable que haya alguna contractura muscular en estas partes del cuerpo. Al relajar la musculatura, la cabeza también consigue alivio cuando los fármacos no surten efecto.
  • Dolor por contracturas musculares: una contractura puede darse en el área deportiva, en el trabajo y hasta en el hogar. Se trata de un agrupamiento irregular de las fibras musculares que ocasionan dolor y rigidez, estas señales se tratan con masajes constantes y no deben pasar más de tres días para que haya una relajación efectiva con las pelotas para ser considerada una simple contractura pasajera.
  • Cervicalgia o dolor de cuello: esta es una molestia más común de lo que piensas, se debe a trabajar muchas horas frente a un ordenador, a golpes leves en el cuello, a movimientos bruscos y un desgaste por entrenamientos deportivos. Solo requieres de las vibraciones de este producto para volver a dar movilidad y evitar que una lesión leve desencadene dolores de cabeza y un mal funcionamiento vertebral.
  • Lumbalgia o dolor de espalada: es la causa más frecuente de molestia en la espalda baja, que soporta el peso de gran parte de la complexión. Cuando haya una mínima señal de molestia, es importante realizar masajes constantes con vibraciones suaves y que puedes aplicar a diario para que una simple molestia no se convierta en una lumbalgia en potencia, con un dolor que puede durar varias semanas en desaparecer.
  • Fascitis plantar: los pies reciben toda la carga corporal, además mantienen el equilibrio y permiten la tracción para caminar y correr. Es normal que queden fatigados y más cuando hay factores de riesgo como sobrepeso. Usar la bola masajeadora a diario protege la fascia de fatigas, la mantiene resistente y flexible, con una simple aplicación diaria podrás seguir realizando las actividades que requieras.
  • Tendinitis Aquilea: este tipo de lesión es más sencilla de tratar con la pelota porque el tendón de Aquiles sobresale y es visible. Lo único que debes tomar en cuenta es no ejercer mucha presión con el producto ni estimularlo por más de 10 minutos para evitar que haya una mayor irritación de la estructura tendinosa. No es recomendable cuando hay lesiones como desgarros.
  • Tensiones en puntos gatillos: aunque se trata de una contractura pequeña, esta ocurre en zonas puntuales y profundas del cuerpo que generan dolor, además, dejan muy tensa la piel. Un fisioterapeuta experto y un aficionado podrán estimular fácilmente estos puntos calientes con la pelota para hacer que los tejidos se relajen y vuelva a fluir mejor más sangre y oxigenación en el área dañada.
  • Inflamación en los pies: un buen masaje en los pies va a ayudar a reducir las señales de los problemas vasculares que suelen estar relacionado con várices y celulitis. La ventaja con este producto, es que no requieres ser un experto para conseguir alivio inmediato a inflamaciones y dolores siempre que estos no sean crónicos. En estos casos, es mejor si cuentas con la opinión de un experto.
  • Dolores musculares crónicos: cuando se habla de cronicidad, se habla de tipos de lesiones que no han sido sanadas con el tiempo. Hay millones de testimonios en el mundo que hablan de los beneficios de acudir a los masajes cuando los fármacos y tratamientos convencionales no han logrado aliviar los síntomas de dolencias viejas y que siguen limitando la vida diaria de los pacientes.
  • Ciática: este es un mal presente en adultos mayores, deportistas y personas que no han tenido un cuidado de su espalda a través de los años. Como la causa más recurrente son las compresiones nerviosas debido a contracturas, las pelotas masajeadoras pueden evitar los dolores en la espalda, los glúteos y las piernas por este motivo muscular.

¿En que zonas del cuerpo podemos usar una pelota de masaje vibratoria?

¿En que zonas del cuerpo podemos usar una pelota de masaje vibratoria?

Tanto el modelo convencional como el eléctrico tienen múltiples beneficios en cada parte del cuerpo, a continuación te comentamos los beneficios más importantes en cada zona del cuerpo.

En cuello y cervical

Como vas a usar la mano para aplicar los masajes con este producto, no va a haber problemas de una sobre estimulación muscular porque sentirás molestias cuando eso esté a punto de ocurrir:

  • Busca un lugar donde puedas estar sentado cómodamente.
  • Enciende el producto con vibraciones leves.
  • Usa una mano para colocar el producto en la piel.
  • No necesitas hacer deslizamientos en estos casos.
  • En promedio, debe haber contacto durante uno o dos minutos en un solo punto a la vez.
  • La sesión completa no debe durar más de cinco minutos.
  • Luego de un descanso, puedes repetir la terapia dos o tres veces al día.

En brazos

La musculatura en los brazos es menos densa, pero un poco más resistente que en el cuello. Tampoco debe haber mucha presión con tus manos.

  • Coloca la pelota masajeadora sobre una mesa.
  • Siéntate junto a la mesa.
  • Enciende el producto y ubica el brazo sobre la pelota.
  • Realiza deslizamientos del brazo hacia adelante y hacia atrás.
  • Intenta estimular por separado el bíceps braquial, el músculo braquiorradial y los flexores del antebrazo.
  • Cada músculo debe ser estimulado durante uno o dos minutos.
  • No debes pasar más de cinco minutos haciendo la sesión entera.
  • Repite los movimientos dos o tres veces al día.

En espalda

Usar la pelota masajeadora en la espalda es más complejo porque deberás hacer algunas rutinas sencillas, como si se tratara de una pelota tipo Lacrosse.

  • Recuéstate boca arriba en el suelo.
  • Enciende la pelota y colócala en uno de los lados de la espalda alta.
  • Con apoyo de los pies y las manos, intenta hacer deslizamientos hacia adelante y hacia atrás.
  • Coloca la pelota en el otro lado de la espalda y repite los deslizamientos.
  • Baja la pelota hasta la zona lumbar, realiza movimientos lineales suaves.
  • Ahora ubica la pelota en el otro lado.
  • Con esta pelota no podrás hacer masajes bilaterales, como lo pudieras hacer con la pelota en forma de cacahuete.
  • Cada estimulación puede durar uno o dos minutos.
  • Toda la sesión puedes extenderla durante 10 minutos.
  • Debes ser precavido al masajear las vértebras.

En cadera y cintilla iliotibial

Una vez finalices los masajes en la espalda, puedes pasar directamente a las caderas y la cintilla iliotibial, en la cara lateral y externa del muslo.

  • Recuéstate de costado en el suelo.
  • Enciende la pelota masajeadora, colócala entre tu cadera y el suelo.
  • Con apoyo de las manos y el pie libre, realiza deslizamientos hacia adelante y hacia atrás.
  • Recuerda que no debe haber dolor al hacer los masajes.
  • Aprovecha esa posición para bajar la pelota hasta el muslo.
  • El producto debe tocar la piel desde el final de la cadera y antes de la rodilla.
  • De forma lineal, mueve tu cuerpo para que la pelota ruede por toda la banda iliotibial.
  • Cada estimulación debe durar uno o dos minutos.
  • El tiempo de la sesión no debe ser mayor a cinco minutos.

En piernas

Como en el apartado anterior hablamos de parte de la pierna, si te sientes muy agotado, puedes dejar esta rutina para una nueva sesión al día siguiente:

  • Túmbate en el suelo boca abajo.
  • Enciende la pelota y colócala entre los cuádriceps y el suelo.
  • Con apoyo de las manos y la punta de los pies, mueve tu cuerpo en forma lineal.
  • Luego de uno o dos minutos, ubica la pelota en la otra pierna.
  • Repite los movimientos.
  • El trabajo en los isquiotibiales debes hacerlo sentado en el suelo.
  • Lleva la pelota eléctrica hasta debajo de los isquiotibiales.
  • La pierna que vas a masajear debe estar extendida y la otra pierna flexionada.
  • Imagina que flotas, usa las manos y la pierna flexionada para mover tu cuerpo hacia adelante y hacia atrás.
  • La pelota debe tocar todo el músculo posterior del muslo.
  • Muévete así durante uno o dos minutos.
  • Lleva la pelota hasta los gemelos, aprovecha esa posición para hacer el mismo movimiento.
  • Cambia la pelota de pierna y repite el último paso.
  • Toda la sesión, por lo compleja, puedes hacerla durante 10 minutos sin prisa.

¿Cómo usar las bolas de masaje con vibración?

¿Cómo usar las bolas de masaje con vibración?

Una regla básica en el uso de este producto es que debes estar atento a no sentir dolor durante el masaje, molestias, sensación de hormigueo y calambres. En un inicio, puede sentirse incómodo, pero el cuerpo debe adaptarse.

Está indicado que uses la pelota eléctrica de masajes toda la semana siempre que varíen las posiciones y no toques siempre una única parte del cuerpo, esto ocasiona daños en los tejidos como hematomas, contracturas y fatiga, en resumen, se consigue el efecto contrario.

Las rutinas que te mostramos puedes repetirlas dos o tres veces al día, pero debes bajar esa frecuencia cuando haya mejoras para que el cuerpo comience a recuperarse por su cuenta. Cada sesión debe durar entre 5 y 10 minutos en los grupos musculares que te hemos mencionado, así evitas que haya una sobreestimulación sensorial.

¿Cuáles son las diferencias entre las pelotas de masaje vibratorias y bolas de masaje miofascial?

¿Cuáles son las diferencias entre las pelotas de masaje vibratorias y bolas de masaje miofascial?

Ambos son productos diseñados para el tratamiento de tensiones miofasciales, tienen usos bastante similares y es probable que con el modelo eléctrico puedas hacer cualquier rutina como si se tratara de una pelota convencional masajeadora.

Una de las diferencias más claras es que con el modelo eléctrico aumentan los beneficios en la musculatura, lo puedes usar para conseguir relajación sin hacer rutinas y puede ser utilizado por personas con menos experiencias en el automasaje. En cambio, las pelotas convencionales necesitan ser empleadas con técnicas precisas, movimientos planificados y con la orientación inicial de un experto si no habías tenido contacto con ellas.

¿Cuáles son las principales alternativas a las bolas de masaje vibratorias para aliviar el dolor?

Aunque se trata de un producto práctico y útil para todo tipo de usos, en nuestra web contamos también con otras opciones que funcionan para aliviar dolores musculares.

  • Pack de pelotas de masaje miofascial: estas pelotas son convencionales, pero de un uso más profesional. Son bolas que solicitan deportistas veteranos, fisioterapeutas y médicos deportivos porque ofrecen una gran cantidad de opciones de usos mediante rutinas para conseguir alivio.
  • Foam Roller: al igual que las pelotas, con este producto consigues liberación miofascial y estimulación sobre las fibras musculares. La ventaja es que logras abarcar una mayor cantidad de tejidos en una sola pasada, pero hay puntos gatillos que estimulan mejor, como en los dorsales de la espalda.
  • Masajeador manual Roll On: es el producto más parecido a las bolas vibratorias, pero no se requiere hacer deslizamientos para conseguir beneficios. Solo debes ubicar el producto con la mano en la zona donde duela o esté rígida para que haya alivio. Fue fabricada para dar un uso doméstico, en personas que no tengan experiencia en realizar automasajes.
  • Masajeador eléctrico de cuello: es un aparato que utiliza masajes mediante fricción y aumento de la temperatura, con ambas técnicas se reduce el dolor por tensiones musculares y aumenta la irrigación sanguínea, lo que favorece la recuperación muscular luego de un día estresante.
  • Masajeador eléctrico de pies: aunque las bolas son efectivas para ofrecer estimulación en la fascia plantar, estos productos son diseñados para hacer un mejor tratamiento de las dolencias en la planta del pie y el antepié, entre ellas la fascitis plantar.
  • Pistola de percusión: es un producto que busca calmar el dolor cuando se trata de lesiones físicas leves, funciona para inhibir las señales que envían los receptores de dolor al cerebro y a la médula espinal. Ofrecen un tratamiento miofascial a través de la estimulación de puntos gatillos.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00