¿Cómo funcionan los masajeadores eléctricos y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Los masajes convencionales provienen de culturas antiguas como las civilizaciones chinas, egipcias y romanas. Sin embargo, los aparatos masajeadores eléctricos que hoy conocemos tienen una data más reciente, pero están basados en los mismos principios que tienen beneficios y algunos inconvenientes que debes conocer.

Te mostraremos qué ventajas tienen los masajeadores modernos para la salud, cuáles son sus contraindicaciones, en qué momento no se deben utilizar como recurso terapéutico y cuáles son los tipos de estimulaciones a los que tienes acceso para calmar la mayoría de dolores y malestares físicos.

¿Cómo funcionan las máquinas de masaje y qué evidencia científica las respaldan?

Los modernos aparatos de masajes cuentan con materiales hipoalergénicos, resistentes y son completamente portátiles, a diferencia de los masajeadores de hace 30 años en los que era casi imposible llevarlos a donde quisieras.

Estos productos tienen distintas maneras de estimular la piel, los tejidos blandos y el sistema circulatorio. Algunos productos utilizan vibraciones, que inhiben el dolor y activan los puntos gatillos; otros aparatos ofrecen fricción, que relajan las fibras musculares y estiran la fascia; y están los aparatos que emiten calor terapéutico, que se especializan en mejorar el flujo de la sangre.

Tanto para el área deportiva como para uso doméstico, los aparatos masajeadores tienen ventajas comprobables. El Institute of Human Movement Science, Sport and Health de la Universidad de Graz, ubicada en Austria, demostró que con solo cinco minutos de masajes con aparatos eléctricos puede lograr en las personas un mejor rango muscular.

A su vez, la Universidad Central de Nueva Delhi, indicó que los masajes con estas máquinas expulsan mejor los componentes que emiten las células cuando hay exigencias deportivas, ayudan a evitar las adherencias y reducen el dolor después de los entrenamientos.

Además de estas bases científicas, existen miles de testimonios de fisioterapeutas, deportistas reconocidos y personas en todo el mundo que dan cuenta de los beneficios de los masajes con máquinas.

¿Qué tipos de masajeadores eléctricos existen?

¿Qué tipos de masajeadores eléctricos existen?

Los mejores masajeadores eléctricos deben ofrecer beneficios similares a las manos expertas de un fisioterapeuta, pero al alcance de tus recursos económicos y estas máquinas las puedes llevar a donde desees.

Revisa los tipos de masajeadores que encontrarás en nuestra web:

  • Masajeadores eléctricos para los pies: son ideales para quienes permanecen de pie y caminan casi todo el día, en el que la fascia termina agotada y adolorida. Estos aparatos se caracterizan por dar movilidad y calentar la piel hasta ofrecer bienestar a las personas.
  • Masajeador eléctrico cervical: se utilizan para aliviar las tensiones en el cuello y permitir que las vértebras tengan un correcto funcionamiento, pero no se debe estimular directamente los huesos. Es suficiente con relajar las fibras musculares para que haya alivio.
  • Masajeadores eléctricos miofasciales: estos se encargan de liberar las tensiones que se acumulan en la fascia, que es una especie de segunda piel que recubre todos los órganos del cuerpo. Están fabricados de material resistentes y blandos a la vez para evitar que haya daños en este tejido.
  • Masajeadores eléctricos para la espalda y las piernas: muchos de ellos son una especie de esterilla que debe cubrir los músculos de la espalda y los muslos, en concreto. Se utilizan mientras las personas están de pie, están acostados o sentados. Son realmente útiles y prácticos para llevarlos dónde desees.
  • Masajeadores eléctricos pequeños de mano: no es que se utilicen para estimular las manos, es que los utilizas con las manos para llegar a cualquier parte del cuerpo donde haya molestias musculares. Son los aparatos más populares porque controlas tanto las vibraciones como la presión al ejercer mayor o menor fuerza con las manos.
  • Silla de masaje eléctrica: muchos de los modelos actuales son sillones que estimulan el cuerpo entero, en especial la espalda, por eso son los modelos más costosos por todo el material y resistencia que se requieren para soportar a las personas sentadas sobre ellos y ofrecer vibraciones a la vez.
  • Cojín de masaje eléctrico Shiatsu: son productos estupendos para abordar altos niveles de estrés en personas que tienen una apretada agenda de trabajo. Hay modelos que permiten usar este producto al estar acostados, al estar de pie, incluso mientras conduces tu coche. Utilizan baterías recargables para que puedas usarlos donde requieras.
  • Bola de masaje eléctrica vibratoria: también es un producto que trabaja las tensiones en la fascia, en lugares donde quizás el Foam Roller no puede acceder por su forma cilíndrica. La presión sobre los tejidos es controlada por el propio peso corporal y requieres de ejercicios puntuales para que tengan un real efecto positivo.
  • Pistola eléctrica de masaje de percusión: la mayoría viene con cabezales intercambiables que van a facilitar la estimulación en la musculatura, en la estimulación del tejido miofascial y la activación de los puntos gatillos que son los que van a proveer de alivio a los dolores que tengas. Es un producto utilizado mucho en el área deportiva.
  • Rodillo de masaje eléctrico miofascial: al igual que las pelotas masajeadoras, el Foam Roller es un aparato bastante popular porque se especializa en la liberación miofascial. Puedes usarlo de forma manual y con las vibraciones, que acostumbran tener varios niveles para adaptar al cuerpo a las nuevas experiencias sensoriales.
  • Sillón masajeador: estos son productos pensados para un uso doméstico pese a su gran tamaño. Funcionan muy bien para reducir las inflamaciones generalizadas por retención de líquidos, dolores en la espalda baja por hernias discales y para ofrecer bienestar general en personas de avanzada edad y quienes padecen enfermedades degenerativas.
  • Masajeadores de calor infrarrojo: funcionan para dilatar los vasos capilares y calentar el cuerpo de cara a otros tipos de masajes. Con ellos se busca ganar tiempo al calentar los tejidos y permitir que los masajes principales surtan un mejor efecto. La luz infrarroja es mínima, pero suficiente para hacer que las células se regeneren y faciliten la recuperación muscular.

¿Cuáles son los beneficios para la salud de los masajeadores eléctricos?

¿Cuáles son los beneficios para la salud de los masajeadores eléctricos?

Aunque haya distintos tipos de modelos de máquinas masajeadoras, todos comparten muchos de los beneficios que encontrarás en este apartado.

  • Alivian el dolor muscular: siempre que se trate de lesiones físicas leves, el dolor podrá ser controlado desde el primer instante en el que se apliquen masajes con estos aparatos estimuladores eléctricos.
  • Reducen las tensiones musculares: son señales de que un cuerpo está fatigado por exceso de entrenamiento sin descanso y porque la persona ha tenido un día estrés corporal poco habitual.
  • Relajan el tejido miofascial: un buen masaje hace que las tensiones sean liberadas y se proteja la movilidad articular, que se ve afectada porque la fascia debe estar flexible en todo momento. Estas tensiones también suelen generar dolor intenso.
  • Aumentan la temperatura corporal: esta cualidad permite que los músculos se recuperen mejor de las lesiones físicas leves como contracturas, calambres y fatiga. Los masajes hacen que el cuerpo supere mejor las lesiones de este tipo.
  • Dilatan los vasos sanguíneos y las venas: esto provoca que circule una mayor cantidad de oxígeno y nutrientes a las fibras musculares que requieren recuperarse de lesiones. Luego de una actividad física, siempre es recomendable realizar masajes.
  • Producen más endorfinas: este componente natural del cuerpo hace que baje el dolor, pues se trata de un analgésico altamente efectivo para calmar las dolencias en cualquier parte del cuerpo donde haya algún daño físico.
  • Controlan los altos niveles de estrés: las personas que sienten estrés y ansiedad suelen usar estos productos a modo de relajantes mentales, puesto que al eliminar las tensiones musculares la mente también siente este alivio.
  • Mejora el rendimiento deportivo: en realidad, estos productos lo que logran es que pases más tiempo en los entrenamientos y acorten las pausas asociadas a lesiones musculares. Al mantenerte activo, podrás alcanzar tus metas deportivas y trazar nuevos objetivos en menor tiempo.

Contraindicaciones e inconvenientes: ¿Cuándo no se debe aplicar masajes?

Son pocas las limitaciones que las personas tienen para poder utilizar los masajeadores eléctricos. Sin embargo, te dejamos una lista de las razones por las que no deberías recurrir a estos aparatos:

  • En caso de fracturas, esguinces y luxaciones.
  • En caso de dolores e inflamación crónicas.
  • En caso de pacientes oncológicos, mejor consultar con un especialista.
  • En caso de fiebre y malestar general.
  • En caso de enfermedades degenerativas como artritis, osteoporosis y problemas vasculares intensos.
  • En caso de heridas abiertas.
  • En embarazos, también se debe buscar apoyo de un especialista.
  • En caso de sentir dolor al usar cualquiera de estos productos.

¿Cuáles son todos los tipos de masajes que existen?

Todos los equipos masajeadores eléctricos se basan en una modalidad de masaje convencional, que buscan dar mayor profundidad y uniformidad a las personas para obtener mejores resultados.

  • Masaje terapéutico: se emplean para abordar problemas neuromusculares, distintos a las lesiones físicas de las que hemos hablado. Desde niños y jóvenes, hasta adultos mayores, puede recibir este tipo de estimulaciones.
  • Masaje relajante: se trata de suaves toques y apretones con las manos para relajar la musculatura, son masajes superficiales pues no requieren de la estimulación de puntos gatillos para que haya una sensación de bienestar físico y mental.
  • Liberación miofascial: son los masajes más populares entre deportistas de todo tipo, debido a que la sobrecarga de tensión muscular hace que el cuerpo quede con dolencias y rigidez, que impiden seguir realizando entrenamientos.
  • Terapia de acupresión: se trata de una modalidad de la acupuntura que estimula puntos específicos de activación y desencadenamiento para aliviar molestias en los tejidos blandos, así se protegen los tendones y ligamentos.
  • Terapia de puntos gatillo: los puntos calientes suelen ser abordados con masajes de percusión, especialmente con pistolas de percusión que tienen distintos cabezales para hacer que estos puntos liberen tensión y reduzcan el dolor.
  • Masaje de percusión: se trata de golpes rítmicos y sólidos sobre la piel, aunque no suelen ser profundos para evitar daños en los tejidos. Estos masajes buscan inhibir la emisión de las señales de los receptores de dolor.
  • Electroestimulaciones eléctricas: utilizan impulsos eléctricos leves para ayudar a estimular los músculos dañados en lesiones de tejidos blandos y que no han conseguido aliviar con tratamientos convencionales.
  • Electro-acupuntura: esta es una modalidad de la acupuntura tradicional que combina la estimulación de puntos específicos en el cuerpo con descargas eléctricas suaves en busca de una regeneración celular.
  • Masajes con aparatos eléctricos: fueron pensados para que cualquier tipo de persona tenga acceso a los beneficios de un masaje profesional, pero a bajo costo. Los resultados son similares y la ventaja es que puedes usarlo con pocas indicaciones.
Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00