Terapia de acupresión

La terapia de acupresión, conocida, desconocida o confundida en Occidente, tiene tanto defensores como detractores. Sin embargo, lo que sí podemos afirmar de ella es que trabaja de manera no invasiva en nuestro organismo produciéndonos beneficios evidentes.

Vas a descubrir hoy qué es la acupresión, cómo se hace o realiza esta técnica (que adelantamos, ya, que es muy sencilla) y, muy importante para muchos, si es lo mismo que la acupuntura o en qué se diferencia, algo que te sorprenderá y que, seguramente, te gustará. Sigue leyendo y descubre todo lo que esta técnica puede aportarte sólo recibiendo placer y disfrutando de un buen rato de relax.

¿Qué es la terapia de acupresión y para qué sirve?

Qué es la terapia de acupresión y para qué sirve

Acupresión es una de las varias técnicas de la medicina tradicional china. Es similar a otras que ya llevan tiempo implantadas en Occidente aunque, por supuesto, no igual.

En este caso, lo que se busca es el fluir del Chi en nuestro interior para lograr su equilibrio y que, con ello, nuestro estado sea saludable, beneficiándonos de aspectos como alivios, reducciones, eliminaciones, calmas y otras formas de resta de dolores, mermas y otros. O al contrario, acrecentando, sobre todo, sensaciones de bienestar, trabajando a nivel mental.

Para que esto suceda, lo que se hace es presionar unos puntos llamados meridianos que están relacionados con las diferente partes de nuestro cuerpo. Así es como conseguimos llegar a ellas y trabajarlas para normalizar su estado y sean funcionales. Esto se consigue presionando con los dedos y, en ocasiones, con los nudillos de los dedos o, de manera excepcional, con los codos.

Más vendidos

¿Cuáles son los usos y beneficios de la acupresión para mejorar la salud?

La mayoría de las personas que reciben esta terapia acuden a ella para tratar de controlar o mermar los síntomas de ciertas afecciones.

Las más usuales son:

  • Fatiga, especialmente la que se relaciona con el cáncer, pero no la única.
  • Dolores de cabeza a todos los niveles.
  • Dolores musculares y tensiones (tendinitis, tirones musculares etc).
  • Vómitos y sensación nauseabunda producida a raíz de la aplicación de terapia quimio o de una cirugía así como en el embarazo.
  • Cinetosis (mal movimiento por falta de percepción entre lo percibido y lo real).
  • Disfunciones menstruales como hemorragias, calambres, irregularidad etc.
  • Estrés.

Aun así, los beneficios de la acupresión van muchísimo más allá, existiendo mejora de patologías típicas que se dan, de hecho, en varios de los puntos (como el estrés), hasta otras de las que puede que no hayamos oído hablar nunca (como el retraso intelectual, eliminación de ganas de llorar sin motivo y otros casos curiosos).

Podemos decir que, en general, se tratan dolencias físicas evidentes, pero hay puntos que, bien estimulados, trabajan sensaciones emocionales o incluso viscerales.

En cualquier caso, a continuación vamos a ver los puntos más utilizados con todos y cada uno de los beneficios que comporta su presión. De este modo, te podrás hacer una idea de lo completa que es esta técnica tradicional.

¿Cuáles son los puntos de acupresión más importantes que debes conocer?

puntos de acupresión

Siendo tan específica como es esta práctica no te será difícil conocer y recordar los puntos básicos de la acupresión. Aun así, queremos hacer la distinción entre puntos de acupresión locales y puntos de activación.

  • Puntos de acupresión locales: son los que vamos a estimular con esa presión, donde vamos a llegar a través de la presión del punto de activación, que es como un canal. Serían las zonas que queremos relajar, donde tenemos un dolor, etc.
  • Puntos de activación: son los puntos físicos sobre los que el terapeuta actúa, es decir, donde nos va a tocar física y directamente.

Los puntos locales se unen a los de activación por lo que se conoce como red, un sistema por el que fluye el chi por todo nuestro cuerpo y que nos permite actuar en el interior desde el exterior para mantenernos en equilibrio.

En la cabeza

  • GV16 Fengfu o mansión del viento: Es la nuca como tal, la zona central, el hueco entre los dos músculos que suben verticalmente hacia el cráneo. Se estimula, como la mayoría, con la yema de los dedos aunque es común usar, también, un cubo de hielo, presionando de manera intermitente por intervalos de tres segundos. Los beneficios son variados, incluyendo una mejora de la digestión, el favorecimiento de la circulación sanguínea general, la disminución en dolores diversos como el de muelas, el de cabeza o el articular y, por último, también mejora la calidad de nuestro sueño.
  • GB20 Feng Chi o las puertas de la consciencia: Lo encontramos en la zona donde el trapecio y el esternocleidomastoideo se unen al cráneo, siendo doble, lógicamente. Para verificarlo, lo habitual es comenzar palpando desde el hueso de la oreja y bajando en diagonal, siguiendo el surco. Se presiona con las yemas unos segundos y después se masajea con los nudillos. En general, es el predilecto para tratar cefaleas, migrañas o dolores de cabeza con foco, por ejemplo, con visión borrosa. Otros beneficios relacionados con el sentido cinestésico son el dolor ocular, los acúfenos, los mareos y los vértigos, que se reducen considerablemente. También nos ayuda a recuperarnos de la fatiga y a encontrarnos más compuestos si estamos resfriados. Por último, elimina la rigidez, en este caso, de la propia zona, de la nuca.
  • Tercer ojo: Todos los conocemos por poco que conozcamos sobre esta terapia, pues se trata del punto que se encuentra en nuestro entrecejo, justo sobre la nariz. Lo estimulamos bien con presión del dedo índice por un minuto bien realizando un masaje circular sin levantar el dedo. Es un punto pensado para trabajar de distintas maneras sobre los vasos sanguíneos, mejorando la circulación y oxigenando, consecuentemente, los tejidos. Esto supone beneficios a nivel interno, como es lógico, pues tenemos un mayor aporte de nutrientes a todos los tejidos, un buen funcionamiento celular, pero también cambios visibles como la reducción de ojeras, roces, etc.
  • Bambú: Se halla en la zona interior del ojo, en la esquina. Se trabaja con el dedo índice y sólo por un minuto, con suavidad. Con su estimulación reduciremos el estrés, nos ayudará a relajarnos y, ojo, nos ayudará a descongestionar la nariz (importante para resfriados, muy útil en infantes).
  • Punto de la fragancia:  Se ubica a los dos lados de las fosas nasales, a un par de centímetros de la aleta de la nariz, en la zona inferior del pómulo. Este no es de presión fuerte sino de masaje. Trabajándolo mejorarán los síntomas de la sinusitis y ayudará a aliviar terribles migrañas.
  • Renzhong Du: El punto de los puntos, el que rige todos los meridianos. Se sitúa en el centro del labio superior. De manera local, ayuda con el dolor de dientes de la mandíbula superior y con la parálisis facial temporal y desentapona la nariz. Es un punto de emergencia ante síncopes, desmayos y pérdida del conocimiento en general (en este caso, procederemos a presionarlo con la uña, con más intensidad), siendo un estupendo aclarador de la mente y reduciendo la agitación (por ejemplo, nos elimina la necesidad de hablar incesantemente o de llorar o reír sin motivo. También se trabaja para reducir el dolor agudo de lumbalgia.

En el tronco del cuerpo

  • Guanyuan Ren4: Lo encontramos justo a mitad entre el ombligo y el comienzo de la zona del pubis. Regula una menstruación incoherente, ayuda en la retención de orina y a cortar la diarrea. En general, es un punto muy relacionado con la zona baja, pues se indica para cortar hemorragias de útero, amenorreas, dismenorreas, espermatorreas, dolor en la parte baja del abdomen, controlar la enúresis y la encópresis y, muy importante, para retener los síntomas y las dificultades de un prolapso de recto. Debe estimularse con bastante fuerza.
  • Zhongwan Ren12: Lo encontramos en el estómago medio, a varios centímetros sobre el ombligo. Es el meridiano en el que centrarnos para tratar los problemas estomacales (muy eficaz en el caso de problema digestivos de origen emocional) y de entrañas en general (vejiga, intestinos, vesícula…). También es termoregulador, ayudando en la función de los órganos internos que se puedan ver alteradas por este problema. Trabajas también las emociones cuando practicas presión en él porque reduce la obsesión, el exceso de reflexión en las cosas, el nivel de preocupación a futuro y, en general, la ansiedad. Debe tratarse de manera profunda, con presión con nudillo.
  • Shanzhong Ren17: Al centro del dorso, entre ambos pezones, sobre el esternón. Es un punto con el que se consiguen resultados muy variados, desde mejora del asma, desaparición de náuseas y vómitos, eliminación de la opresión de la caja torácica, mejora de la mastitis, de la irritabilidad, de la tos, reducción de cantidad y potencia de las palpitaciones etc.
  • Jian Jing GB21: Situado en la zona central del músculo principal del hombro. Para hacer la terapia, en este caso lo que se hace es pellizcarlo con los dedos 1 y 3, como si estuviésemos cogiendo una camiseta con una percha de pinzas, por encima de la clavícula. Es un punto a considerar si estás embarazada, pero no prohibido. Con su estimulación vas a eliminar el dolor de cabeza, de cuello y de muelas así como el de los músculos faciales. Además, es el más utilizado para aliviar el estrés, sobre todo el acumulado de manera pasiva.

En los brazos

  • LI-4 Hegu: Como ocurre con el GV16, este punto, situado en la molla de carne que tenemos situada entre en índica y la base del dedo pulgar, alivia varios dolores típicos del día a día como el de cabeza, el de muelas o el de cuello así como todo tipo de tensiones faciales. Mucha atención porque se considera inductor del parto, de manera que está prohibido trabajar con él durante el embarazo.
  • Shenmen C7: Está inmediatamente sobre la prominencia interior de la articulación de la muñeca, la que está a la altura del dedo 5. Tiene mucha relación con los problemas mentales, siendo útil en casos de manías, histeria, ansiedad, demencia, pérdida de memoria, sueño múltiple, retraso intelectual infantil e irritabilidad. También lo usamos cuando padecemos calor palmar en la mano, ictericia o palpitaciones así como dolor precordial o hipocondrial.
  • Waiguan Sj5 o Puerta Exterior: Está situado en el antebrazo, en la depresión formada por los huesos cúbito y radio, coincidiendo con el borde radial del extensor común. Importante porque trabaja sobre la neumonía, la odontalgia, el tinnitus, la sordera, la conjuntivitis y varios otros aspectos que no tratan el resto de puntos. También alivia el dolor de mejilla, de dedos, de espalda y hombro y mejora los trastornos del brazo y, especialmente, del codo a nivel motor así como la rigidez en el cuello. Para estimularlo debemos asegurarnos de llegar a presionar el extensor.
  • P6 Neiguan: Se sitúa en la muñeca, en la parte dorsal, justo en medio, en el punto de ramificación de la vena, al lado de la zona donde tomamos el pulso radial. Otro de los muchos para tratar el dolor de cabeza, la ansiedad y los mareos. Sin embargo, tiene efectos que no encontramos en ningún otro punto. Por ejemplo, el síndrome del túnel carpiano (que tan difícil solución tiene si lo dejamos avanzar) o el malestar del estómago irán a mejor. Ojo porque ayuda a regular el palpitar del corazón, lo que puede hacer que muchos problemas cardiovasculares mejoren y se reduzca el riesgo de infarto.
  • Zhong Zhu TE3: Se encuentra en el dorso de la mano, en la zona donde se forma una unión entre los tendones de los dedos meñique y anular, entre los nudillos de ambos y un pelín hacia abajo. Es específico para el dolor de cabeza cuando se da de manera aislada, no si este es recurrente o se padecen cefaleas. Es ideal para eliminar la tensión del cuello y los hombros y también para aliviar el dolor que produce la lumbalgia. Se trabaja primera dándole una fuerte presión para pasar a masajear unos pocos segundos, de manera que se relaje la zona.

En las piernas

  • LV-3 Taichong Le: Se encuentra en el pie, entre los dedos primero y segundo, en la zona más alta de la parte hundida. Muy útil para tratar de equilibrar una presión arterial algo alta, para reducir el insomnio, trabajar los trastornos emocionales, lidiar con el estrés y para reducir los dolores en todas las extremidades.
  • Sanyinjiao Sp6: Este lo encuentras en la depresión de la tibia, en la cada interior de tu pierna, unos 5 cm por encima de la prominencia del astrágalo. Debes realizar bastante presión en la zona (es profundo) con la punta del dedo pulgar y terminar masajeando unos segundos, en círculo. No debes recibir tratamiento acupresivo en este punto durante el embarazo. En general, mejora trastornos pélvicos, urológicos y cólicos menstruales (incluyendo dolor y también angustia). Además, resulta muy eficaz para tratar el insomnio y elimina la fatiga.
  • KI3 Taixi o el canal de riñón: Lo tienes en la cara interna del tobillo, a pocos dedos hacia atrás de la prominencia del maléolo y antes de alcanzar el tendón calcáneo. De su nombre deducimos que trabaja el riñón, en este caso, tonificándolo. También ayuda a evitar la pérdida de hidratación por exceso de calores: reduce el insomnio, evita la fiebre vespertina, reduce los sudores nocturnos, evita que la lengua se seque mientras dormimos…). Tiene otros muchos beneficios, pero destaca por sus beneficios para tratar el asma, la tos y, en general, los problemas respiratorios.. Reduce el dolor lumbar, de cabeza y de muelas, rebaja la inflamación de la garganta y los síntomas de acúfenos y problemas de oído. También regula la emisión de semen y la menstruación. Para estimularlo debemos realizar una presión oblicua dirigida al hueso prominente.
  • ST 36 Zu San Li Ma: Se encuentra situado en la zona inferior de la pierna, a unos centímetros bajo la rodilla, en la parte frontal y hacia el exterior, más o menos cuatro dedos por debajo de la rótula, en la depresión, junto a la tibia. Alivia el dolor de rodilla y los problemas leves y repentinos de tipo gastrointestinal (como una digestión pesada). Otros usos de este punto son el de tratar la depresión, eliminar fatiga y, de hecho, en Asia es en el que se confía para lograr incluso una mayor longevidad.
  • Neiting Ma E44 o Patio interior: Lo tenemos entre los dedos 2 y 3, en la depresión distal, junto a la segunda articulación de las falanges, en el dorso del pie. Es regulador de los intestinos, elimina los dolores oculares y dentales y, en general, de la zona superior del meridiano. Por supuesto, se indica para eliminar el dolor de la parte dorsal del piel. Estimula el V par, nervio del cráneo inferior a la sien altamente sensitivo capaz de producir dolores insoportables. También tiene efecto positivos en trastornos mentales como la depresión en todos sus grados.

Más vendidos

¿Cómo aplicar auto-masajes para mejorar la salud y recuperación de lesiones?

Veamos todos los puntos a considerar al respecto de una sesión de acupresión convencional y cómo debemos aplicarnos un auto-masaje nosotros mismos de forma correcta y sencilla.

postura de decúbito supino o decúbito prono

Postura

Una de las especificaciones que debemos considerar y mantener es la de que el paciente adquiera la postura de decúbito supino o decúbito prono. Esta consiste en permanecer en paralelo al suelo, acostado, con cuello neutro (se suele colocar algún elemento para conseguirlo) y con la mirada al cénit.

Las extremidades estarán extendidas, las manos con la palma hacia arriba y los pies en flexión neutra, es decir, dejándolos descansar de manera similar a como si estuviésemos de pie, en un algo cercano a los 90º respecto a la pierna. Será el propio profesional quien, para punzar sobre una y otra zona, te vaya moviendo suavemente.

Presiones

Estas buscan estimular los puntos de acupresión, reflejos o meridianos, que, como hemos dicho, se relacionan o son la representación de zonas de difícil acceso, que son las que están afectadas. Las presiones se pueden realizar tanto con la yema de los dedos pulgares como con los nudillos de los dedos o, de precisarse, con cualquier otro dedo.

La presión debe ser suave pero aplicarse con firmeza para ir aliviándose lentamente. La duración de estas varía entre los 30 y los 120 segundos. Otro punto importante del masaje de acupresión es que estas punciones se deben repetir tres, cuatro o cinco veces. No se trata de apretar una vez, más o menos fuerte, sino de hacerlo, en cada punto, cómo y cuánto se considere.

Finalmente, no debemos olvidar mimar la zona circundante a los puntos meridianos. Estas se van a masajear o estirar tras terminar cada presión para dar mayor confort y recuperar más fácilmente la situación original de la zona trabajada.

Sesión

La sesión debe realizarse buscando siempre la relajación de la persona. Para ello, se adecuará la sala con música e iluminación, aunque esto no es un requisito indispensable. De hecho, sería contraproducente si el profesional no es capaz de encontrar con facilidad los puntos de presión. En cualquier caso, reina el silencio, se esparcen aromas, la persona se mantiene vestida, etc.

Finalmente, tenemos que destacar que una sesión completa tiene una duración de entre 50 y 60 minutos. En este cas se estimularán cantidad de puntos, siempre buscando un bienestar general. Por lo general, se suelen escoger un conjunto de puntos que producen un bienestar en tantos aspectos como es posible. Sin embargo, si acudimos por un problema en particular, lo lógico es que las sesiones sean más cortas y se enfoquen en aquellos meridianos relacionados con nuestra situación.

Material complementario

Para que la práctica sea más completa, equilibrada y efectiva, en ocasiones los expertos se valen de diferentes elementos.

  • Bolas de acupresión: Se usan para realizar masaje en una zona localizada. Son muy estimulantes por su estructura con pinchos.
  • Anillo de acupresión: Se usa para hacer los masajes en los dedos, tanto de las manos como de los pies.
  • Esterilla de acupresión: Una base de colchón con elementos de diferente relieve que permiten que recibas un masaje de manera pasiva, conforme se te va aplicando la presión en diferentes puntos mientras estás tumbado.

¿Porqué la acupresión también se le conoce como masaje Shiatsu?

masaje Shiatsu

Es posible que hayas escuchado hablar de ambos conceptos de manera que fuesen idénticos. Lo cierto es que tienen muchísimo de parecido. Por ejemplo, ambos son formas de medicina alternativa, aunque el Shiatsu es japonés. La base es el flujo del Qi por todo nuestro organismo a base de presiones en los meridianos, que son los mismos tanto en Shiatsu como en acupresión y también en acupuntura. También se coincide en el ambiente en el que se realizan y en que el paciente se mantiene vestido.

Acupresión y Shiatsu hacen uso de las palmas de la mano para realizar las presiones, sobre todo las yemas de los dedos. Sin embargo, en el primer caso, también nos valemos de los nudillos o incluso los codos. Así, los conceptos en los que se rige el Shiatsu son idénticos a los de la terapia de acupresión, traídos de la medicina tradicional china para aplicarlos en Japón, pero con esa sutil diferencia.

Además, cabría mencionar que mientras el Shiatsu se ve más como un masaje, activo (todo lo que se puede considerando su metodología), incluso usado como recurso de ocio, de relajación, la acupresión no tiene ese punto de masaje placentero sino que se ve más como un recurso medicinal en el que no existe tanto ritmo (aunque sí equilibrio).

Así, podemos decir que son lo mismo, o son muy fácilmente confundibles y, de hecho, se demandan por igual puesto que el objetivo y el método son casi idénticos salvo las diferencias antes mencionadas.

Más vendidos

¿Es lo mismo la acupresión que la acupuntura? ¿Y la punción seca?

acupuntura y punción seca

Es posible que te hayas hecho esta pregunta al ir leyendo este artículo. Ciertamente, las tres tienen objetivos similares y parte de su actuación es parecida, aunque hay evidentes diferencias.

La diferencia radica en que la acupresión se practica con los dedos, ejerciendo presión, y que para la acupuntura y para la punción seca se hace uso de agujas ínfimas que penetran mínimamente en la piel. Los puntos se pulsan, pero no por igual; el material, el recurso utilizado es diferente.

Más lógico sería preguntase si la punción seca y la acupuntura es lo mismo, pues se parecen mucho más. En general, la primera está respaldada de manera científica mientras que la acupuntura, como la acupresión, se basa en la medicina tradicional oriental, mucho más antigua y sabia que la medicina actual de occidente.

A su vez, entre la punción seca y la acupuntura, la mayor de las diferencias es que la acupuntura (como la acupresión) sigue marcando los puntos meridianos mientras que la punción seca trata el punto gatillo (zona afectada o la que actúa sobre ella). Para ello, se da otra diferencia, que es la postura del paciente.

Si trabajamos sobre los meridianos, la posición será de decúbito supino. En el caso de las zonas gatillo, hay que colocarse de manera que estas sean lo más fácilmente accesibles. Por evidentes motivos, otra gran diferencia es la asiduidad con la que nos podemos someter a sesiones con o sin agujas.

¿Cuáles son los riesgos y contraindicaciones del masaje de acupresión?

De todo lo anterior, podrás entender fácilmente que la acupresión tiene un riesgo ínfimo, por no decir inexistente. A fin de cuentas, estamos hablando de masajear y hacer pulsiones en zonas no delicadas de nuestro cuerpo. Aún así, vamos a ver sus posible efectos secundarios y las contraindicaciones que tiene.

Efectos secundarios

De manera poco habitual pueden darse dos situaciones:

  • Dolor: Es posible que, tras una sesión, se sienta algo de dolor en las zonas tratadas; este nunca debe ser intenso.
  • Mareo: Puede darse debido a la confluencia de la acción opresiva en zonas sensibles como zonas de paso de sangre.
  • Hematomas: También cabe la posibilidad de que aparezca un hematoma si tenemos piel sensible o un flujo sanguíneo poco convencional (que no significa que sea malo).

Contraindicaciones

En cuanto a contraindicaciones, aunque ya hemos visto que la terapia es poco invasiva, sí se dan algunas:

  • Embarazo: Puedes recibir sesiones de acupresión durante el embarazo. Simplemente, hay puntos como la baja espalda, la pierna u, obviamente, el abdomen, que no se podrán presionar.
  • Heridas: Por obvios motivos, ninguna herida debe ser presionada pues con ello evitamos su curación y daremos lugar, de hecho, a reabrirla, con su correspondiente sangrado.
  • Hematomas.
  • Zonas inflamadas. En general, no debes permitir que se te realice presión en zonas inflamadas a no ser que conozcas su origen y este sea compatible.
  • Otras contraindicaciones: Hay varias circunstancias en que la acupresión puede estar aconsejada o no por un profesional. Estas son si tiendes a padecer hematomas (aunque no los tengas en el momento), si sufres de trastornos hemorrágicos de cualquier otro tipo, si estas tomando fármacos de tipo antiplaquetario o anticoagulante, si sufres algún cáncer, si padeces una enfermedad cardiaca o tienes osteoporosis. En cualquiera de estos casos, la consulta con tu médico es obligatoria y, conociendo tu historial, será él quien considere si debes someterte a sesiones de este tipo, ofreciéndote los correspondientes consejos según tu caso.

F.A.Q: Preguntas frecuentes

¿Es lo mismo la acupresión, la digitopuntura y el masaje Shiatsu?

  • La digitopuntura es toda técnica en la que se apliquen los dedos de las manos para permitir el flujo de energía en el cuerpo.
  • La acupresión es una forma de digitopuntura porque utiliza los dedos, sobre todo los pulgares.
  • El masaje Shiatsu se aplica con los dedos, pero no son solamente toques puntuales. Se emplean las manos para sobar, tocar y activar zonas particulares de la musculatura. Su origen es japonés, pero actualmente ha asimilado principios de la medicina china tradicional.

¿Es lo mismo la acupresión, la acupuntura y la punción seca?

En cuanto a la acupresión y la acupuntura, ambas son técnicas hermanas. Tienen el mismo origen y se fundamentan en los mismos principios filosóficos. La única diferencia real es que en la acupresión se utilizan las manos, los dedos y los nudillos; en la acupuntura se emplean agujas.

La punción seca utiliza una sola aguja fina para estimular los músculos uno a uno. Esta función es mejor reconocida por la medicina moderna porque alivia el dolor miofascial. Con ella se busca una respuesta fisiológica intensa para bajar el dolor y las dolencias musculares.

¿Es segura la terapia de acupresión?

Sí. Cada vez hay más médicos especialistas que apelan por el uso de las terapias alternativas como la acupresión para conseguir resultados que la medicina occidental convencional no ofrece a los pacientes. Hay millones de personas en el mundo que aseguran sentir mejoras a dolencias como el estrés y migraña, y que los fármacos no solucionan.

¿Cuáles son los riesgos y contraindicaciones del masaje de acupresión?

En realidad, no hay evidencia de que un exceso en las terapias sea contraproducente para la salud de las personas. Solo se debe tomar en cuenta que hay puntos que no deben ser tocados en mujeres embarazadas.

Además, en casos de lesiones graves como esguinces, luxaciones y fracturas tampoco se debe tocar los puntos en las zonas afectadas. Permite que sea un médico especialista el que haga la evaluación total de la lesión.

¿Es normal que duelan los puntos de presión en un masaje de acupresión?

No. La acupresión está pensada para aliviar dolores, no para amplificarlos. En caso de que tengas fuertes dolores mientras se activan estos puntos, la técnica se debe detener de inmediato. Recuerda que solo debe ser aplicada en caso de lesiones leves. En las lesiones crónicas, su uso debe estar sugerido por un especialista.

Item added to cart.
0 items - $0.00