Guía de compra: ¿Cómo elegir los mejores cinturones y fajas de cadera para todo tipo de lesiones? Lista 2021

Cuando menos lo esperas puede ocurrir un incidente que interrumpe las actividades cotidianas. Los cinturones y las fajas de cadera son prendas aliadas a la hora del proceso de recuperación que se prolongará o será corto dependiendo de la gravedad del incidente.

Para qué se usan estos productos, cuando son recomendables, sus beneficios para la salud, cómo se deben lavar y las características, son algunos de los conocimientos que te brindará esta lectura para que puedas adquirir lo que se ajuste a tus necesidades y que a la vez te permita sentir alivio, reducir inflamaciones y más.

¿En qué tipo de dolencias o lesiones son recomendables usar las fajas y cinturones de compresión para la cadera?

Antes de reconocer cuando es el momento adecuado para usar las mencionadas prendas, se debe saber qué son exactamente:

  • Las fajas de cadera son una especie de soporte ortésico creadas para controlar y restringir los movimientos de la zona, dando las compresiones necesarias; ideales para las personas que se han sometido recientemente a una cirugía en el área abdominal.
  • Mientras que los cinturones, están más vinculados a la corrección de la postura y aliviar el dolor de ciática, pélvico y lumbar.

A continuación listamos aquellas dolencias y lesiones de cadera más comunes:

  • Ciática: Es un dolor que recorre todo el nervio ciático, el cual abarca  desde la parte inferior de la espalda hasta llegar a la zona baja de las piernas. La afección puede ser por un espolón en la columna vertebral o una hernia de disco.
  • Fracturas de pelvis: Es la rotura de uno o más huesos de la pelvis. Se pueden dividir entre los más pequeños, como puede ser un diminuto arrancamiento de un fragmento del hueso. También existen los más fuertes que suelen pasar en accidentes automovilísticos.
  • Lesiones de las articulaciones sacro-iliacas con o sin inflamación: Se caracteriza por generar un dolor intenso en la parte baja de la espalda. Por lo general, su diagnóstico pasa desapercibido para el médico, lo que lamentablemente puede llevar a tratamientos inapropiados e inadecuados.
  • Esguince de la articulación sacroilíaca: Están ubicadas en la parte inferior, a ambos lados de la columna vertebral. Es una articulación sinovial y transmite el peso de la columna a los miembros inferiores. Su diseño les permite soportar fuertes tensiones, aunque si hay una presión fuerte sobre la cápsula, puede provocar daños en los ligamentos que la rodean y producir inflamación.
    Para que exista una recuperación, el cuerpo buscará protegerse dando órdenes a los músculos para presionar hacia arriba y esto producirá la contracción del mismo.
  • Inestabilidad de las articulaciones sacroilíacas: Cuando esto ocurre, se produce una lumbalgia o dolor en la pierna, puede ser similar a la ciática o al dolor causado por una hernia de disco lumbar.
  • Osteopatía dinámica del pubis (pubalgia): Suele presentar dolores intensos que pueden durar semanas y hasta meses debido a la laxitud en los ligamentos pubianos, a un desequilibrio muscular entre abductores y recto anterior del abdomen, y finalmente hasta por déficit de movilidad en la articulación coxo-femoral y en la sacro-iliaca.
  • Lesiones traumáticas de la sínfisis púbica: Pueden estar implicadas en fracturas, que van en cuanto a la gravedad, desde mínimamente desplazadas causadas por caídas con baja energía a fracturas drásticas e inestables que pueden causar hemorragias masivas.
  • Contracturas musculares: Es una acción continuada e involuntaria que genera tensión. Produce dolor durante la realización de actividades cotidianas.
  • Largos períodos de pie: Cuando se pasan horas prolongadas sin sentarse o descansar, esto puede llegar a generar malestares en el área de la pelvis y la cadera, por lo que el uso de la prenda aportará compresión para rebajar la molestia.
  • Durante el embarazo: En el tiempo de gestación, la tripa crece y con ella también lo hace la musculatura que rodea el abdomen. En este momento los tejidos, todos los músculos del suelo pélvico e incluso los del abdomen se encuentran distendidos y debilitados, por esta razón ambas prendas son recomendadas.
  • Tras el embarazo: El cinturón pélvico es una banda elástica que se ajusta en la zona de las caderas y se usa en la fase del posparto contra los dolores comunes en este proceso, así como también por una cuestión estética.

¿Qué beneficios para la salud tienen los cinturones sacroilíacos para mujeres y hombres?

¿Qué beneficios para la salud tienen los cinturones sacroilíacos para mujeres y hombres?

Cuando se va a usar una prenda de este tipo, es importante conocer cuáles serán los beneficios que aportará a la vida diaria para de esta forma, tener más confianza a la hora de adquirirlo.

A continuación explicaremos algunas:

  • Alivio del dolor: Gracias a la compresión del producto, la recuperación se convierte en un proceso menos molesto, aunque la sanación no se note de inmediato.
  • Reducción de la inflamación: Al tener la presión sobre la zona afectada comienza a desinflamarse, lo que da señales de una recuperación próxima. Aunque se debe guardar reposo hasta que esté completamente aliviado el malestar, la pieza permite o actúa como un apoyo para que se puedan ir desarrollando actividades diarias.
  • Mejora la postura: Aunque muchas personas no consideran el cómo caminan o se sientan, una mala posición puede llegar a causar grandes molestias. Sobre todo porque al hacerlo costumbre, cotidiano, se crea una sensación de comodidad que en realidad está generando lesiones. En estos casos el cinturón es ideal.
  • Brinda soporte a los músculos: La presión ejercida por la prenda es sin duda un apoyo ante las contusiones, que en su mayoría, se desarrollan por movimientos mal ejecutados. Un claro ejemplo y que en realidad es bastante común, es no realizar calentamientos antes de practicar algún deporte o no levantar peso de la forma adecuada y que esté fuera del rango que el cuerpo maneja.
  • Ayuda a la recuperación postoperatoria: Gracias al diseño de la prenda que constituye suavidad y firmeza suele usarse tras una operación.
  • Protege las incisiones de una cirugía: Funciona como protector evitando que se abran nuevamente o de lo contrario en vez de mejorar, la condición de salud empeoraría. Presionan y retienen el dolor.
  • Estabiliza las articulaciones de la cadera: Aumenta el flujo sanguíneo y reduce el tiempo de recuperación.
  • Se pueden usar durante el embarazo: Muchas prendas de este estilo son eliminadas para las mujeres cuando van a tener un bebé. Este no es un problema del cual preocuparse porque se les puede dar uso antes, durante y después, con múltiples beneficios para la salud porque apoyan la barriga, en casos de cesárea y también para aquellas damas cuya figura cambió en el proceso.
  • Aplica calor permanente en la zona afectada: Este proceso es positivo para la salud porque relaja los músculos y combate el dolor gracias a la temperatura.
  • Fortalece tejidos de la pelvis femenina: Un beneficio para la mujer es que si hay un debilitamiento de los músculos y tejidos que rodean la pelvis femenina, la prenda fortalece e incluso ayuda a enfrentar los dolores menstruales de una forma distinta gracias a la fuerza que se va generando progresivamente.

¿Qué características debes tener en cuenta antes de elegir el mejor cinturón pélvico y faja para la cadera?

Existen diversos tipos de fajas para la cadera y cinturones pélvicos pero, es importante elegirlos de acuerdo a tus necesidades; según los malestares, dolencias o contusiones. Y por supuesto, conocer más detalles cómo tallas, diseños y precios. Aquí te explicamos todas sus características para que hagas la elección correcta.

Para lesiones o traumatismos

Son heridas que puede sufrir un paciente en órgano o tejidos, como los esguinces, las luxaciones o las fracturas. A continuación presentamos la distintas formas de tratar una lesión por medio de un cinturón pélvico o faja para la cadera:

  • Faja para la ciática: El diseño está fabricado especialmente para recuperación de lesiones en la ingle, pierna y cadera. El dolor en la ciática usualmente viene acompañado de insensibilización en la pierna, debilidad y hormigueo causado por daños al nervio. Sirve para acompañar con terapia de frío y en conjunto proporcionan alivio.
  • Cinturón sacroilíaco: Este tipo de faja se parece a un cinturón que se usa a la altura de la cadera para disminuir el dolor en la zona, espalda baja, piernas y los dolores derivados de la ciática. El nombre viene de la articulación sacroilíaca, que se ubica debajo de la columna lumbar y sobre el coxis, conecta el sacro con la pelvis.
  • Cinturón lumbar: Su función es básicamente aliviar la presión, el estrés y los dolores. Se puede llevar bajo la ropa y la sudoración no será un problema gracias a su material transpirable.
    Entre los  síntomas de dolor de espalda baja se pueden incluir: Dolores musculares y punzantes, dolor que irradia hacia la pierna, que empeora al hacer básicamente, cualquier tipo de movimiento.
  • Faja ortopédica: Brindan soporte y estabilizan las articulaciones buscando disminuir el dolor e inflamación. Se debe tener en cuenta que si se van a utilizar gran parte del día, el material debe ser siempre transpirable, de esta forma se evita incomodidad por el calor, así como roces en la piel. Ayuda a mejorar la movilidad y disminuye la tensión en los músculos.

Para el embarazo o postparto

Para las mujeres en embarazo existe un cinturón suave que eleva la barriga sin comprimir el abdomen para no hacer daño y además, 2 bandas laterales que se ajustan al grado de presión y adaptan al crecimiento de la barriga de la mamá. Está especialmente fabricado para que pueda usarse a diario. Se puede llevar cómodamente debajo de la ropa, elimina la tensión en la parte lumbar y protege el vientre de las estrías.

El cinturón pélvico es perfecto para colocar durante o después del embarazo. En el proceso de gestación, sirve para combatir los problemas de dolor socroiliaco o diástasis de la sínfisis púbica.  También puedes usarlo justo después de dar a luz: La finalidad es estabilizar las articulaciones pélvicas y ayudar a la recuperación del mismo suelo. No solo es usado para mujeres que están o estuvieron embarazadas, también lo utilizan personas con incontinencias, atletas y en prolapsos.

Con o sin refuerzo lumbar

  • Apoyo lumbar: Es una herramienta más que una prenda, porque mantiene en la posición correcta la columna y esto, al mismo tiempo brinda estabilidad. Es una pieza ajustable gracias al velcro, lo que la hace cómoda. Una de sus características es que reducen las cargas compresivas sobre la columna reduciendo el riesgo de lesión.
  • Rígidos: También aportan beneficios a la postura, tienen correas con tiras autoadhesivas para poder ajustar según la necesidad de quien la usa. Aplica doble compresión dorsal, limita los movimientos y permite estabilizar la pelvis en el plano frontal. Funciona para el dolor pélvico, cuando hay síntomas de inestabilidad pélvica, sobrepeso (cambio en el centro de gravedad) y si hay presencia de articulación pélvica suelta.
  • Cinturones lumbares preventivos (propioceptivos): Ofrece presión sobre los músculos que se sitúan en la zona baja de la espalda para que estos se dispongan mejor, evitando movimientos que pudieran producir una lesión. Más que un simple cinturón es una herramienta porque sujeta, protege, brinda compresión, favorece la transpiración y da calor a la zona.
  • Soporte de cadera: Actúan como un refuerzo terapéutico para la ingle, cuádruple y flexor. Su mayor beneficio es que ayuda a recuperar el músculo. El soporte y la compresión alivian dolores y bajan la inflamación en caso de que sea uno de los síntomas presentes. Se ajusta con fuerza a la piel pero su diseño no permite que llegue al punto de incomodidad.
  • Para mujeres de la tercera edad: Las personas mayores son propensas a ser más delicadas. Sus huesos son más débiles y van perdiendo fuerzas, por lo que tanto la faja como el cinturón buscarán ser una prenda de apoyo.
  • Mejorar la postura: Alivia el dolor de la espalda baja y la ciática debido al ajuste que proporciona. Esto generará un buen hábito, saludable para evitar consecuencias a largo plazo. La posición diaria, cuando la persona se sienta o camina no es muy tomada en cuenta, pero conforme se crea el mal hábito las molestias llegan y pueden ser muy dolorosas.

Tamaño

Si no se elige la talla adecuada puede agravarse la molestia y no brindar ni el soporte necesario, ni se logrará la recuperación. Para elegir la talla ideal siga las siguientes recomendaciones. En el caso de las mujeres que están embarazadas y necesitan hacer uso del producto, las medidas son distintas porque se debe adaptar al crecimiento de la barriga. Para tener medidas más acertadas se puede tomar una cinta métrica y colocarla alrededor de la zona (asegúrate de colocarla a unos 5 cm por encima de las caderas). Luego se procede a medir el contorno y obtendrás tus resultados.

Diseño

El producto viene en distintos colores y tamaños, también en diferentes materiales e incluso la mayoría de los diseños son unisex. En cuanto al material en el que vienen fabricadas, las hay de neopreno, que brinda calor terapéutico y acelera el tiempo de recuperación disminuyendo el dolor, también vienen con nylon o spandex.

Tanto la faja como el cinturón, se podrían definir en cuanto a diseño como modernos, son productos cómodos y de apoyo que brinda grandes beneficios para la salud. Las mujeres embarazadas tienen una ventaja en este punto y es la alta elasticidad, el soporte de malla ampliada y la ductilidad del producto, que es fácil de poner. Y, la mejor parte, es que dependiendo del modelo, se puede usar como cinturón de soporte de maternidad y faja abdominal girándola hacia atrás.

Precio

Si bien nuestro presupuesto debe ser una razón para elegir nuestras compras, cabe destacar que cuando hablamos de material para mejorar la salud o reducir el dolor, lo recomendable es no escatimar en el precio y elegir el mejor producto posible teniendo en cuenta la calidad de los materiales, el diseño y sus características más esenciales.

¿Cómo usar los cinturones y fajas para aliviar el dolor de cadera?

¿Cómo usar los cinturones y fajas para aliviar el dolor de cadera?
Siguiendo las instrucciones no deberías tener inconvenientes a la hora de elegir el cinturón o la faja adecuada. Es importante tener presente que cuando se mida la prenda debe sentirse cómodo. Más allá del malestar, elegir una talla inapropiada solo causará graves consecuencias como una leve recuperación e incluso se puede empeorar la lesión.

Se debe colocar y retirar fácilmente sin lastimar a quien lo utiliza. El cinturón suele colocarse a la altura de la cadera y se ajusta la compresión necesaria para la persona. Si se eligió la prenda adecuada comenzará a disminuir el dolor de caderas, espalda baja, piernas y los dolores derivados de la ciática. Se debe destacar que aunque las fajas ortopédicas generalmente controlan el movimiento, esto no debe suponer incomodidad al usarla.

Para el caso de embarazos, primero se coloca la parte de atrás situándola por encima del sacro, luego la parte delantera por encima del pubis y finalmente cuando se coloque la banda, hay que ajustar las cinchas que rodean la cintura por los laterales. Se debe lavar en máquina, pero no aplicar suavizantes fuertes. No se puede olvidar el mantenimiento porque puede traer malos olores y suciedad.

Los beneficios de las fajas y cinturones son múltiples y abarcan a todo tipo de personas, no importa si eres un adulto mayor o estás en el proceso de tener un bebé. Con el uso adecuado, son prendas que no tienen desventajas y también se caracterizan por ser prácticas gracias a sus materiales y diseños.

Item added to cart.
0 items - $0.00