¿Cómo usar las bolsas de gel para frío y calor para aliviar el dolor por una fascitis plantar en pie?

La fascitis plantar es una lesión que causa un terrible dolor en el talón y la planta del pie. Se trata de una dolencia muy común en corredores, aunque las personas obesas y de avanzada edad también pueden desarrollarla.

La crioterapia y la terapia de contraste son muy recomendadas para tratar esta lesión. Por eso, queremos decirte cuáles son las causas de esta enfermedad y cómo usar las bolsas de gel para frío y calor para aliviar el dolor por una fascitis plantar en pie. ¡comencemos!

¿Cuáles son las causas y origen del dolor del pie por una fascitis plantar?

¿Cuáles son las causas y origen del dolor del pie por una fascitis plantar?

La fascia plantar es una banda gruesa de tejido conectivo que se encuentra en la planta del pie. Este tejido une el calcáneo (hueso del talón) con los dedos y le da sustento al arco plantar. Además, absorbe y devuelve la energía asociada a los impactos del pie contra el suelo.

La inflamación de esta banda se conoce médicamente con el nombre de fascitis plantar. Esta lesión se caracteriza por un dolor punzante en la planta del pie cerca del talón, justo donde la fascia plantar se conecta con el calcáneo. El dolor asociado a esta lesión suele manifestarse al caminar luego de despertar. Con el descanso de la noche la fascia plantar se contrae un poco y durante los primeros pasos del día la tracción ejercida sobre ella es más fuerte.

A medida que esta banda se estira la sensación dolorosa disminuye. El dolor también puede aparecer luego de hacer ejercicio físico o al final del día por estar mucho tiempo parado. Esta lesión se produce debido a los estiramientos y desgarros repetitivos ejercidos sobre la fascia plantar, que terminan irritando o inflamando esta banda.

Las principales causas de la fascitis plantar son:

  • Actividad física: Caminar, correr o permanecer de pie por un largo periodo de tiempo, especialmente sobre superficies duras, irregulares o inclinadas. Esto ocurre frecuentemente en el marco de ciertas actividades laborales o recreativas. Maestros, deportistas (runners, atletas…), bailarines de ballet, trabajadores de fábricas, entre otros, son propensos a presentar fascitis plantar.
  • Material inadecuado: Usar un calzado que tenga una suela blanda, no quede bien o no soporte adecuadamente al arco plantar.
  • Tensión muscular: Acortamiento o tensión en los músculos de la pantorrilla y en el tendón de Aquiles. Cabe destacar que el uso de zapatos de tacón produce acortamiento en los gastrocnemios (gemelos).
  • Edad: Debilitamiento de los tejidos del pie debido al envejecimiento natural. De hecho, personas entre 40 y 60 años de edad son propensas a sufrir esta lesión.
  • Obesidad: Cuando un paciente tiene sobrepeso la presión ejercida sobre la fascia plantar es superior a la normal.
  • Problemas en la mecánica del pie: Presentar arco alto, pie plano o una forma de caminar anormal puede afectar la distribución del peso. Estas condiciones traen como consecuencia una mayor tensión sobre la fascia plantar.
  • Embarazo o cambios hormonales: Generalmente las hormonas pueden ocasionar que los tejidos alcancen una flexibilidad superior a la normal.

¿Qué es mejor para reducir el dolor de la planta del pie por una fascitis plantar, frío o calor?

¿Qué es mejor para reducir el dolor de la planta del pie por una fascitis plantar, frío o calor?

La aplicación de altas y bajas temperaturas puede formar parte del tratamiento de la fascitis plantar. De hecho, combinar frío y calor alternadamente puede resultar mejor que aplicar solo uno de ellos. Generalmente, el tratamiento de esta lesión también incluye descanso, analgésicos, masajes, entre otros. Todo dependerá de tu condición particular y de lo que te indique tu fisioterapeuta.

Ahora, ¿Cuándo aplicar frío o calor para aliviar el dolor de una fascitis plantar? Durante los primeros días (aproximadamente una semana) en que se presente esta dolencia se debe aplicar crioterapia. Sucede que el calor puede aumentar la hinchazón inherente a esta lesión. Tu enfoque en este periodo inicial debe ser reducir la inflamación y el dolor, lo que puedes lograr aplicando frío.

Luego, sí es posible aplicar calor pero de forma moderada y siempre equilibrando con frío. En este sentido, luego del periodo inicial es recomendable realizar sesiones en donde se alterne entre altas y bajas temperaturas (terapia de contraste).

A continuación, te explicamos los principales beneficios de aplicar calor y frío sobre la fascitis plantar:

Beneficios de aplicar frío

La crioterapia es muy usada para tratar afecciones musculoesqueléticas. En el caso de la fascitis plantar se recomienda aplicar frío para reducir el dolor y la inflamación. Los principales beneficios de la terapia de frío son:

  • Efecto antiinflamatorio: Aplicar crioterapia ayuda a reducir la inflamación producida por lesiones como la fascitis plantar. El frío genera vasoconstricción lo que reduce la circulación de sangre aminorando la hinchazón como consecuencia.
  • Alivio del dolor: El frío actúa como un analgésico local reduciendo significativamente el dolor. Ya que la crioterapia desinflama la zona afectada se aminora la sensación dolorosa asociada a la hinchazón. Además, las bajas temperaturas bloquean total o parcialmente la transmisión de impulsos nerviosos asociados al dolor.
  • Reducción de espasmos musculares: La crioterapia relaja los músculos debido al efecto analgésico de las bajas temperaturas. Por tanto ayuda a reducir los espasmos musculares.

Beneficios de aplicar calor

La termoterapia tiene grandes beneficios que pueden ayudar a sanar lesiones del aparato locomotor. Si bien debe acompañarse de crioterapia en el caso de la fascitis plantar, sí que puede resultar muy beneficiosa. Sus principales ventajas son:

  • Acelera la recuperación: El calor dilata los vasos sanguíneos (vasodilatación). Como consecuencia se aumenta la circulación y por tanto el aporte de oxígeno y nutrientes hacia las células. Esto permite curar el tejido dañado más rápidamente.
  • Relaja y disminuye la rigidez: La aplicación de altas temperaturas relaja los tejidos del aparato locomotor y les otorga mayor flexibilidad. Esto ayuda a reducir la rigidez o tensión en músculos y articulaciones.
  • Efecto analgésico: El calor puede aliviar el dolor asociado a lesiones como la fascitis plantar. Esto por la función relajante y curativa de las altas temperaturas.

¿Cómo usar las bolsas rellenas de gel frío/calor para reducir la inflamación en la zona del pie por fascitis plantar?

Las bolsas de gel para frío y calor te serán de gran ayuda para tratar la fascitis plantar. Estas compresas podrás utilizarlas para aplicar crioterapia y termoterapia sobre la lesión, pues pueden alcanzar bajas y altas temperaturas. Podemos ofrecerte packs de gel frío/calor con cinta de compresión que pueden ajustarse al pie cómodamente. Además, nuestras compresas disponen de una funda protectora diseñada para evitar cualquier quemadura.

A continuación, te explicamos paso a paso cómo utilizar las bolsas de gel frío/calor para aliviar el dolor de la fascitis plantar:

Usar en frío (Crioterapia)

Para usar las bolsas de gel en frío y aplicar crioterapia sobre la zona afectada solo debes seguir estos pasos:

  • Coloca el pack en el refrigerador por un periodo aproximado de 2 horas.
  • Extrae el paquete y verifique que haya alcanzado la temperatura adecuada. Si está demasiado frío déjalo al aire libre por unos minutos, pero si quieres enfriarlo más introdúcelo de nuevo en el refrigerador por un momento.
  • Coloca la compresa cubriendo arco y talón por unos 20 minutos.
  • Puedes realizar este procedimiento unas 3 o 4 veces al día.

Usar en caliente y en frío (Terapia de contraste)

En este caso necesitarás dos bolsas de gel para frío y calor. Una de ella tendrás que enfriarla en el refrigerador tal como te explicamos en el caso de la crioterapia.

La otra debes calentarla siguiendo este procedimiento:

  • Asegúrate de que la compresa esté a temperatura ambiente.
  • Puedes calentar el paquete en un microondas. En uno de 800 W bastará introducir el pack por unos 30 segundos. Si necesitas calentarlo más introdúcelo por intervalos de 10 segundos en el aparato. Puedes masajearlo para distribuir bien el calor.
  • También es posible calentar el pack en la estufa. Hierve 3,5 litros de agua en una olla, retira esta de la llama y sumerge la bolsa por unos 7 u 8 minutos. Puedes calentar más volviendo a introducir el pack en la olla por intervalos de 1 min.

Ahora, cuando las compresas estén a la temperatura indicada podrás seguir este procedimiento para aplicar la terapia de contraste:

  • Aplica el pack frío sobre el arco y el talón por 1 minuto y posteriormente retíralo.
  • Coloca la compresa caliente en el mismo lugar por unos 3 minutos y luego retírala.
  • Repite los dos pasos anteriores de 3 a 6 veces.
  • Termina aplicando frío por 1 minuto.
  • Este procedimiento debe realizarse dentro de un lapso de 20 o 30 minutos.

Recuerda que, en el caso de la fascitis plantar estas sesiones deben comenzar y terminar aplicando frío. Esto es para evitar y mantener al mínimo cualquier inflamación.

Item added to cart.
0 items - $0.00