¿Cómo usar las bolsas de gel para frío y calor para aliviar el dolor después de una cirugía o postoperatorio?

Las terapias de frio y de calor se han usado desde hace muchos años en postoperatorios de cirugías ortopédicas, de la región facial y cirugías abdominales. Esto, porque se ha comprobado sus grandes beneficios para aliviar el dolor y la inflamación más rápido.

Por eso, se colocan las bolsas de gel para frio y calor para controlar la inflamación reducir la sensibilidad nerviosa. Eso se traduce en una disminución de los niveles de dolor y una recuperación más rápida de la cirugía. ¡Acompáñanos a conocer cómo usar las bolsas de gel frio y calor para aliviar el dolor después de una cirugía o postoperatorio!

¿Cómo podemos recudir los síntomas y dolores después de una operación?

¿Cómo podemos recudir los síntomas y dolores después de una operación?

Quienes se someten a una cirugía temen principalmente a las complicaciones propias de la cirugía y a los dolores del postoperatorio. Cualquier acto quirúrgico desencadena un proceso inflamatorio fisiológico. Para interrumpir ese proceso los médicos utilizan diversas armas terapéuticas muy útiles.

Medidas farmacológicas

Entre las principales herramientas se encuentran los fármacos analgésicos y antiinflamatorios. Estos medicamentos funcionan bastante bien y cuando se administran de forma preoperatoria y postoperatoria dan muy buenos resultados.

El tipo de fármaco y su administración debe ser prescrito por un médico especialista de forma individualizada. Cuando se trata de un dolor importante hay fármacos opioides que pueden contribuir a la mejoría. Los fármacos AINES pueden ser administrados por vía endovenosa durante las primeras 48-72 horas y posteriormente vía oral durante 5 días.

Sin embargo, cualquier medicamento puede generar efectos secundarios y por eso su administración debe ser supervisada. Existen otras alternativas para calmar el dolor y disminuir la inflamación que contribuyen a una mejoría clínica más satisfactoria.

Otras medidas terapéuticas

Después de una operación también se pueden aplicar ciertas técnicas y conductas para ayudar a reducir los síntomas dolorosos. Estas son algunas de las más fáciles y sencillas de realizar:

  • Medidas físicas: En dependencia del tipo de cirugía se deben realizar ciertas medidas físicas para evitar complicaciones posquirúrgicas. Es importante movilizarse y caminar estancias cortas evitando quedarse inactivo durante mucho tiempo para evitar complicaciones. Cuando se trata de cirugías faciales también pueden hacerse movimientos faciales para ayudar a la mejoría clínica.
  • Crioterapia: El frío ofrecen grandes ventajas en procesos quirúrgicos menores y mayores. Debe aplicarse durante las primeras 24 a 72 horas en la zona donde se realizó la intervención quirúrgica. Actualmente existen muchas opciones para ser colocadas, la más idónea es mediante las bolsas de gel para frío y calor.

¿Cuáles son las ventajas de aplicar frío para reducir el dolor después de un proceso postquirúrgico?

¿Cuáles son las ventajas de aplicar frío para reducir el dolor después de un proceso postquirúrgico?

Se ha comprobado que la terapia de frío es la mejor opción para mejorar procesos dolorosos e inflamatorios postquirúrgicos. La ciencia considera a la crioterapia como una de los principales métodos de alivio del dolor más efectivo.

La aplicación directa de frío en cirugías abdominales, maxilofaciales y de extremidades disminuye considerablemente el uso adicional de medicamentos analgésicos. En intervenciones quirúrgicas en extremidades y articulaciones disminuye la hinchazón y facilita la fisioterapia.

Los efectos beneficiosos de la crioterapia han resultados ser muy duraderos y efectivos. El frío además de calmar el dolor y la inflamación, evita mayor daño de los tejidos porque conserva la integridad celular.

El enfriamiento de la zona induce a una serie de respuestas fisiológicas que se traducen en grandes ventajas sobre la lesión:

  • Disminución de la conducción nerviosa del dolor: La aplicación del frio localmente reduce considerablemente la velocidad de los impulsos nerviosos sensitivos. Es decir, la velocidad con la que viaja el dolor en los nervios periféricos aliviando considerablemente el dolor. Es decir que la acción de la crioterapia funciona como un anestésico local.
  • Vasoconstricción de los tejidos y reducción de edema e inflamación: El frio provoca una vasoconstricción local lo que provoca instantáneamente una reducción del flujo sanguíneo. De esta forma, se reduce el metabolismo de los tejidos y se retrasa la liberación de sustancias químicas precursoras de la inflamación. También, se evita en el sistema linfático la extravasación de líquido al espacio intersticial evitando la aparición del edema.
  • Evita el daño tisular y favorece la recuperación rápida: La temperatura fría reduce el funcionamiento de las células no afectadas por el trauma que causa la cirugía. Mantiene su integridad y además frena el daño de las células afectadas. Esto se traduce en una recuperación más rápida de los tejidos y mejoría clínica de la intervención quirúrgica.

¿Cómo usar las bolsas rellenas de gel frío para reducir la inflamación en la zona operada?

El uso de las bolsas rellenas de gel frio para reducir la inflamación en la zona operada es muy sencilla. Te recomendamos seguir las siguientes recomendaciones para asegurar una acción terapéutica adecuada:

  • Enfriar la bolsa: La bolsa se debe enfriar colocándose en el frigorífico o congelador por un lapso de tiempo no menor a 2 horas. Ese es el tiempo mínimo que se considera adecuado para que nuestras bolsas generen el mayor beneficio a la zona afectada.
  • Comprobar la temperatura: Luego de transcurrir el tiempo reglamentario verifica la temperatura al tacto de la bolsa de gel. En caso de no tener la temperatura adecuada lo puedes dejar unos minutos más. Si por el contrario está muy frio puedes dejarlo reposar por unos minutos fuera del congelador.
  • Aplica en la zona a tratar: nuestras bolsas están diseñadas para ser usadas directamente al sitio de la lesión por eso no requieren fundas. tienen un tejido suave en uno de sus lados que no permite el contacto directo con la piel. Para garantizar una mayor comodidad, algunos de nuestros modelos incluyen una cinta de compresión para sujetar en la zona con mayor comodidad.
  • Las primeras 24-72 horas: Aplique las bolsas de gel frio sobre la zona de la cirugía durante 15-20 minutos. Es importante no exceder los 30 minutos dejando reposar durante 30 minutos a 1 hora.
  • Elevación de la zona: Esta conducta va a depender de la zona que esté involucrada. Es mucho más idónea para cirugías de las extremidades y sus articulaciones. En todo caso, mejora considerablemente la inflamación.
  • Inspeccionar la piel: Durante la aplicación de la crioterapia se debe vigilar el estado de la piel. Si existiera algún cambio de coloración se debe suspender inmediatamente.
  • Devolver la bolsa de gel al frio: Una vez se haya culminado el tiempo de exposición al frio reglamentario se debe regresar la bolsa de gel al congelador. De esta forma, se mantiene en la temperatura adecuada hasta el siguiente tiempo de exposición.
  • Cuidar la integridad de la bolsa: Se debe evitar sentarse, apoyarse, o pisar la bolsa de gel. Esto puede causar rupturas de la bolsa y su consiguiente deterioro.
Item added to cart.
0 items - $0.00