¿Cómo usar las bolsas de gel para frío y calor para aliviar el dolor por cólicos y calambres menstruales?

Las bolsas de gel para frío y calor son una solución muy práctica y efectiva para aliviar el dolor por cólicos y calambres menstruales. Como sabemos, la mayoría de las mujeres han presentado cólicos menstruales a lo largo de su vida.

Por lo general, aparecen 6 meses después de la primera menstruación y generan molestias una semana antes de cada ciclo menstrual. Durante los primeros 3 días de la menstruación el dolor se intensifica pudiendo afectar las actividades de la vida diaria. ¡Sigue leyendo y entérate de todos los detalles!

¿Cuáles son las causas y origen del dolor por cólicos menstruales?

¿Cuáles son las causas y origen del dolor por cólicos menstruales?

La dismenorrea o cólicos menstruales es un trastorno del aparato reproductor femenino que se caracteriza por producir dolor menstrual. A pesar de que es un trastorno frecuente, se ha establecido que afecta solo al 30% de las mujeres en edad fértil. Es importante saber que esta condición suele estar más presente en la juventud y con el paso de los años suele desaparecer. De hecho, en algunas mujeres al tener los primeros hijos ha mejorado e incluso no volvió a aparecer.

Ahora bien, para reconocer este trastorno es necesario conocer unos datos importantes. El útero lo recubre una capa de tejido llamada endometrio que suele crecer mes a mes para anidar al ovulo fecundado. Cuando la fecundación no se da, el endometrio se desprende para ser expulsado originado el sangrado menstrual.

Para que ocurra el vaciamiento del útero de este tejido es necesario que el mismo se contraiga. Es allí donde el cuerpo comienza la liberación de sustancias químicas como las prostaglandinas que provoca contracciones similares a las del parto. La intensidad de la contracción varia de una mujer a otra, unas las pueden experimentar leves y otras de forma muy severa.

Se han establecido dos tipos de dismenorreas, una primaria y una secundaria, de donde se han establecido sus posibles causas:

La dismenorrea primaria

Es la forma de presentación más común e inicia en la juventud mejorando con el paso de los años y los partos. En ella no existe una condición patológica preexistente que pueda estar ocasionando el dolor en la menstruación.

Se ha asociado a este trastorno la exagerada producción de prostaglandinas que son sustancias químicas productoras de dolor. Como ya te habíamos comentado, las prostaglandinas provocan contracciones y esto genera los llamados cólicos o calambres. En la dismenorrea primaria el dolor puede aparecer unos días antes de iniciar la menstruación. Por lo general, solo dura unos pocos días, aunque se han descrito casos donde el dolor se ha prolongado más.

Suele estar asociada a ciertos factores de riesgo como:

  • La menarquia o primera menstruación antes de los 11 años o menstruaciones muy largas y abundantes.
  • Hábitos tabáquicos y alcohólicos durante la menstruación.
  • Mujeres con sobrepeso o con muy poco peso.

Todos estos factores de riesgo se han asociado a procesos inflamatorios crónicos que ocasionan mayor liberación de prostaglandinas.

La dismenorrea secundaria

En el caso de la dismenorrea secundaria, el dolor menstrual suele estar asociado a otras patologías del aparato reproductor femenino. Por lo general suele presentarse años más tarde después de llegada la primera menstruación. Es un dolor que puede presentarse días antes de la menstruación y continuar después de terminada, además de empeorar con los años.

Las patologías más frecuentes que suelen provocar dismenorrea secundaria son:

  • Endometriosis: Es una de las condiciones más severas que ocasionan cólicos menstruales. Se presenta cuando el tejido que recubre el interior del útero (endometrio) crece fuera de él. Las zonas más comunes son los ovarios, trompas de Falopio, y en raras ocasiones a órganos fuera del útero.
  • Fibromas o miomas uterinos: Son tumores que crecen en el útero y que son benignos, es decir que no causan cáncer. Son muy comunes, pueden aparecer en las paredes del útero, en la superficie que lo reviste internamente o en la externa. Son ocasionados por las hormonas o por una predisposición genética.
  • Quistes de ovarios: Son pequeños sacos llenos de líquido que pueden presentarse en el ovario o en su superficie. pueden aparecer durante el ciclo menstrual y desaparecer espontáneamente sin generar molestias. Sin embargo, algunos si pueden generar síntomas severos, sobre todo si se rompen.
  • Embarazos ectópicos y abortos: Estas dos entidades suelen confundirse con menstruaciones dolorosas. El embarazo ectópico se produce cuando la fecundación ha sido efectiva fuera de la cavidad uterina. Y el aborto es la pérdida del producto de la concepción con dolos y sangrado vaginal abundante.
  • Infecciones: Las infecciones uterinas es otra de las causas que pueden provocar dismenorreas severas. Al haber un proceso infecciosos, se genera inflamación y por consiguiente dolor, sobre todo en el ciclo menstrual.
  • Otras enfermedades no relacionadas al aparato reproductor femenino: Existen otras afecciones que pueden generar dismenorrea que no están asociadas al útero y sus anexos. Las más frecuentes son las infecciones urinarias y el síndrome de colon irritable.

¿Qué es mejor para reducir el dolor por calambres menstruales, frío o calor?

¿Qué es mejor para reducir el dolor por calambres menstruales, frío o calor?

Durante los calambres menstruales pueden resultar efectivo medicamentos como los analgésicos. Sin embargo, si eres de los que prefiere no usar medicamentos, sino más bien otras alternativas, te conviene conocer las terapias de frio y calor.

Beneficios de aplicar frío

El frio desde tiempos antiguos se ha usado para reducir la inflamación y mejorar el dolor en afecciones musculoesqueléticas. El método consiste en aplicar temperaturas bajas durante un tiempo establecido de 10 a 20 minutos en la zona afectada.

Sus beneficios se pueden notar desde el mismo momento en que se comienza a aplicar, entre los que destacan:

  • Reducción del dolor: A los pocos minutos se aplicar el frio se puede notar como el dolor comienza a disminuir. Esto se debe a que el frío provoca una disminución de la actividad en los nervios periféricos. Esta acción se asocia a la disminución del flujo sanguíneo que provoca el frio en los tejidos donde es colocado.
  • Disminución de la inflamación: La acción espontánea del frio sobre el flujo sanguíneo es reducirlo de forma localizada. De esa forma se evita que lleguen al sitio de la lesión los elementos pro-inflamatorios del organismo. Además reduce el metabolismo de los tejidos evitando así la inflamación.
  • Evita el daño en los tejidos: Cuando el frio realiza su acción provoca un enlentecimiento de procesos fisiológicos del daño tisular. Al ser aplicado localmente permite evitar mayor daño, garantizando una mejoría más rápida de la lesión y los tejidos blandos adyacentes.

Cuando se producen los cólicos menstruales existe una contracción del musculo liso del útero que es la provoca el dolor. Aunque el frio es muy efectivo en afecciones musculoesqueléticas, para el caso de la dismenorrea es mucho más efectivo el calor.

Beneficios de aplicar calor

El calor al igual que el frio tiene excelentes beneficios en el caso de dolores de muchas índoles. Su gran particularidad es relajante muscular, de ligamentos y tendones y contribuye a una mejor circulación de los tejidos. Como el calor es un vasodilatador por excelencia no se recomienda usar en procesos inflamatorios agudos. Pero, es sin dudas, unas de las terapias más efectivas y económicas, por eso es usada comúnmente.

Estos son algunos de sus beneficios:

  • Mejora los espasmos musculares: Cuando se coloca el calor en la zona pélvica aumenta el flujo sanguíneo de forma localizada. Esto se traduce en una mayor circulación de sangre que aporta más oxígeno y nutrientes a los tejidos. De esta forma, mejora considerablemente el dolor.
  • Relaja y devuelve elasticidad a los tejidos: La temperatura caliente provoca una mejor relajación de los tejidos, especialmente de los músculos. En el caso de la dismenorrea es una excelente opción porque al relajar el útero mejora considerablemente el dolor.
  • Provoca sensación de bienestar y confort: El aumento del flujo sanguíneo en la zona afectada mejora la distribución del oxígeno y nutrientes en los tejidos. Así, garantiza una recuperación más rápida y satisfactoria de los espasmos o cólicos menstruales.

¿Cómo usar las bolsas rellenas de gel frío/calor para reducir los dolores menstruales y cólicos?

Como ya te habíamos explicado, para reducir los dolores menstruales y cólicos es mejor usar el calor. Nuestras bolsas de gel no están diseñadas para ser usadas en calor, sin embargo pueden calentarse de ser necesario. Existen dos modalidades, en horno microondas y en baño de maría, aquí te explicamos detalladamente el proceso correcto.

Recuerda seguir al pie de la letra esas recomendaciones para evitar accidentes y daños:

En horno microondas

El proceso de calentamiento del microondas es bastante sencillo, te resultará muy fácil:

  • Empieza colocando la bolsa de gel en el microondas a una potencia de 800W durante un lapso de tiempo de 30 segundos. Puede pasar que el microondas no tenga la potencia, entonces lo mejor es ir ajustando los segundos hasta lograr la temperatura adecuada.
  • Pasados los segundos, retira para comprobar la temperatura al tacto. Es necesario masajear la bolsa de gel para que el calor se distribuya uniformemente por toda la bolsa.
  • En caso de que no se haya calentado lo suficiente, es necesario devolverla al microondas y calentar durante 10 segundos más.
  • Si por el contrario, la temperatura se ha excedido es importante sacarla inmediatamente del microondas y dejara reposar. Al enfriarse por completo se deberá iniciar de nuevo el proceso de calentamiento.
  • Si la temperatura es la correcta al tacto, coloque la bolsa en la parte baja del abdomen. Se coloca por un lapso de 10 a 15 minutos y se repite cada hora, durante los días que dure la menstruación. Nuestras bolsas no requieren que se coloquen paños o fundas de protección, pueden usarse directamente.
  • Siempre se debe supervisar el proceso de calentamiento de la bolsa de gel. Puede ocurrir que se produzca una dilatación de la bolsa, esto significa que el paquete excedió la temperatura recomendada. En ese caso se debe sacar y esperar a que disminuya y se enfrié para repetir el proceso.
  • Si se llegase a romper el paquete de la bolsa de gel, retírelo del microondas, deje enfriar por completo y deseche.
  • No caliente una bolsa de gel congelada, procure siempre esperar a que este a temperatura ambiente.
  • Bajo ningún concepto intente calentar una bolsa de gel en el horno.

En baño de María

  • Coloca a calentar en una olla con 3,5 litros de agua aproximadamente.
  • Cuando haya hervido, procede a retirar del fuego e introduce las bolsas de gel por un tiempo no mayor a 7 minutos.
  • Después de eso puedes retirarlas del agua y secarlas con una toalla o paño seco.
  • Comprueba con las manos que las bolsas tengan la temperatura adecuada.
  • Revisa además que no existan fugas de gel o roturas de la bolsa. En caso de que eso suceda debe ser desechada.
  • Coloca en la zona del vientre como ya se describió anteriormente.
Item added to cart.
0 items - $0.00