¿Para qué sirven y qué beneficios para la salud tienen las almohadillas térmicas para microondas?

Los sacos térmicos para calentar en microondas han demostrado ser uno de los mejores remedios para aliviar y reducir muchos de los dolores que sufrimos día a día.

Todos estos beneficios que nos aporta este remedio natural se basa en la termoterapia, es decir, al uso del frío y del calor para aliviar ciertos dolores, ya sean crónicos, periódicos o puntuales.

¿Cuándo podemos usar las almohadillas térmicas y para qué sirven en cada momento?

El cojín de semillas para microondas se puede utilizar varias veces al día. Al ser de aplicación externa, no perjudica en absoluto a nuestra salud, sino todo lo contrario, va a aportarnos más bienestar y salud sin necesidad de tomar ningún tipo de medicamento convencional (siempre que nuestra dolencia nos lo permita).

Hay afecciones que nos permiten utilizar sólo el frío y no el calor. En estos casos lo que necesitamos es que el riego sanguíneo disminuya para bajar la inflamación y reducir el dolor.

Para poner unos ejemplos, esto suele ocurrir en:

  • Golpes, esguinces, picaduras, post operatorio, para rebajar la fiebre, migrañas, jaquecas, o también para reducir la inflamación de los ojos y las ojeras y mejorar nuestro aspecto.

El uso del calor también está muy recomendado como remedio natural para múltiples afecciones, y es beneficioso para eliminar el dolor causado por músculos tensos ya que el calor aporta flujo sanguíneo en la zona y la sangre y el calor hace que los músculos se relajes y aportan nutrientes y oxígeno, necesarios para la recuperación.

Algunas afecciones para las cuales es bueno utilizar el calor son:

  • Rigidez de articulaciones en artritis y artrosis, tendinitis, dolores menstruales, dolores de cuello, contracturas musculares, pies y manos frías, blefaritis, ojos secos, y también para calentar la cama o la cuna en invierno.

El calor nunca se tendrá que utilizar en heridas abiertas ni en zonas que aparezcan inflamada y enrojecidas. En estos casos, es mejor el frío.

¿Qué beneficios para la salud nos aporta el uso de almohadillas térmicas de semillas?

¿Qué beneficios para la salud nos aporta el uso de sacos de semillas terapéuticos?

Los beneficios de los cojines de semillas para microondas son múltiples y desde hace miles de años la termoterapia ha sido el único remedio que muchas personas han podido utilizar para remediar algunas enfermedades.

Cada vez son más médicos y más fisioterapeutas que recomiendan estos productos para alivio momentáneos del dolor, en vez de hacerlo con algún tipo de pomada o medicamento convencional a base de químicos que pueden dañar nuestro organismo.

Aplicar calor seco sobre articulaciones (artrosis, artritis…), músculos (contracturas, tensiones…) y otras zonas (pies, ojos, frente etc) aporta beneficios que ciertas pastillas no te pueden dar, como bienestar general, sensación de calma, de alivio, y todo sin efectos adversos ni excipientes no deseados.

Beneficios del calor seco o termoterapia

El método científico ha demostrado que, cuando aplicamos calor a más de 40ºC, como pueda ser con una almohada de semillas para microondas, se activan los receptores del calor, y al ocurrir esto, se inhiben los receptores del dolor. En resumen, lo que ocurre es que nuestro organismo sólo se  da cuenta de la nueva sensación del calor, y la del dolor desaparece.

¿Esto para cuando nos sirve? Pues se trata de un remedio natural fantástico para aliviar los dolores menstruales, los cólicos en los bebés, los dolores en: manos, dedos, rodillas y demás, causados por la artritis y la artrosis. También cuando sufrimos de dolor lumbar, debido a un pinzamiento del nervio ciático, o cuando tenemos tanta tensión y dolor en el cuello que apenas lo podemos mover.

Si todavía no lo has probado, te invito a que lo hagas. Si tienes un cojín de semillas en casa, lo utilizarás mucho, ya sea para aliviar cualquier dolor o molestia que sientas, hasta pata darte calor mientras estás leyendo o viendo tu serie favorita en el sofá.

Ventajas del frío local o crioterapia

El calor es muy beneficioso, pero no siempre es lo más indicado, hay momentos en los que se tiene que utilizar frío en vez de calor y a continuación dejaré un par de ejemplo de lo más claros.

Cuando hay una herida que no está bien curada, no se debe aplicar calor, porque este hace que la sangre fluya más y puede reabrir o aportar un calor excesivo que lleve a infección en la herida. En estos casos lo mejor es aplicar frío y así rebajaremos la inflamación y el dolor que podamos tener en la zona.

Con el frío lograremos controlar el flujo sanguíneo y rebajar la inflamación y el dolor. Para ello, es conveniente aplicar la bolsa de semillas previamente enfriada en el congelador.

También vamos a agradecer el cojín de semillas frío para momentos en que suframos de migrañas o jaquecas, ya que aplicado sobre los ojos o la frente, haremos que la sangre circule mejor hacia la cabeza de manera que aportará oxígeno y se eliminará esta molesta sensación de dolor y además, seguro que te encanta el olor a lavanda fresca. Puedes probar a colocar el cojín de semillas frío o caliente en la nuca, así la sangre fluirá mejor hacia el cerebro, oxigenándolo y eliminando el dolor de cabeza.

Para las mamás que estén dando el pecho, el frío también es clave (como el calor), pues aplicando el saco de tamaño pequeño y frío sobre el pecho media hora después de la toma del bebé, o en el momento en que duelan, conseguirás un alivio agradable y totalmente seguro, pues al no ingerir nada, no va afectar en la lactancia.

Usos de la aromaterapia

Quizás conozcas más la aromaterapia ya que desde pequeños nos daban baños con lavanda para dormir mejor. Esta planta es conocida en todo el mundo por sus beneficios relajantes y su olor es un ingrediente clave también en la perfumería, ya que es bien aceptado por casi todas las personas.

Cuando combinamos el calor de la almohada de semillas con el olor que desprenden las flores de lavanda, conseguiremos olvidar rápidamente el dolor, ya que nuestra cabeza va a estar más pendiente de los nuevos estímulos del calor y olor que del dolor que nos ha llevado a usar este cojín para microondas.

La fitoterapia y sus ventajas

Para poder beneficiarnos del calor, el frío y la aromaterapia sólo vamos a necesitar unas plantas y estas son, el trigo y la lavanda. Por una parte el trigo se encargará de almacenar el calor que necesitamos y por otra parte, la lavanda multiplicará los efectos analgésicos y calmantes.

Los cojines térmicos son un gran remedio natural que nos evitará muchas tomas de medicinas convencionales, lo cual fortalecerá nuestro organismo y no creará resistencia para cuando de verdad sean necesarias.

Usos del cojín de semillas ¿Cuándo es mejor aplicar frío o calor?

Usos del saco de semillas ¿Cuándo es mejor aplicar frío o calor?

El calor no siempre es adecuado cuando nos lesionamos. Siempre podemos preguntarnos si es mejor frío o calor y a continuación, verás una lista para qué afecciones se recomienda usar el frío y para qué otras se recomienda usar el calor.

Aplicar frío

Sí usamos en frío cuando:

  • Inmediatamente después de que se produzca una lesión (contusiones, esguinces, lesiones articulatorias, tendinitis, hematomas, calambres…).
  • Cuando hay gran inflamación (ayuda a reducirla).
  • Tras entrenamientos de alta intensidad.
  • Siempre sin tener contacto directo con el elemento de frío (hielo, geles, etc).
  • Podemos aplicarlo en todo tipo de tendones, músculos y articulaciones, aunque es cierto que hay zonas más sensibles como el estómago o la espalda, donde debemos evitar que la temperatura sea excesivamente baja

No aplicamos frío cuando:

  • Si hay una herida.
  • Se ha producido una infección.
  • Obviamente, también, si se padece de trastornos vasculares.
  • Si tenemos hipersensibilidad cutánea.
  • En las sienes (especialmente si se tiende a padecer mareos y pérdidas de consciencia).

Aplicar calor

El calor sí es adecuado en:

  • Al menos un par de días después de haber sufrido una lesión y haberla tratado previamente con frío y con los fármacos recomendados por un profesional. Esto es, cuando ya hemos sufrido la evolución aguda pero el dolor continúa.
  • Cuando tenemos cólicos menstruales.
  • En casos en de lesiones producidas por el esfuerzo diario (limpiando, durmiendo en mala postura, por acumulación de tensión…).
  • Para relajar los músculos en contracturas musculares

No aplicamos de forma inmediata calor cuando:

  • Tras un golpe.
  • Si se mantiene la inflamación.
  • Si hay infección enrojecimiento.
  • Si la piel ya de por sí tiene una alta temperatura.
  • Si se sufre de hipertensión.
  • Si se padece de alteraciones de la sensibilidad.
Item added to cart.
0 items - $0.00