¿Cuáles son las mejores alternativas a las almohadillas térmicas de semillas para microondas para aliviar el dolor?

Si eres como la mayoría, es posible que alguna vez hayas utilizado sacos térmicos de semillas para microondas. Estos sacos tienen increíbles beneficios para la salud, siendo capaces de aliviar los síntomas de distintas afecciones.

En esta oportunidad te traemos las mejores alternativas a los sacos térmicos para aliviar el dolor. Se trata de productos muy útiles con los que podrás aplicar frío o calor con un fin terapéutico. Pero, primero te explicaremos cuáles son los beneficios de los sacos de semillas. ¡Vamos allá!

¿Qué beneficios para la salud nos aportan las almohadillas térmicas rellenas de semillas para calentar en microondas?

¿Qué beneficios para la salud nos aportan los sacos rellenos de semillas para calentar en microondas?

Los sacos de semillas para calentar en microondas son ideales como elementos terapéuticos. Con ellos se puede realizar termoterapia (aplicación terapéutica del calor) perfectamente. Para esto, solo necesitarás calentar el saco en el microondas y podrás colocarlo en la zona afectada del cuerpo.

Aplicar los sacos rellenos de semillas en caliente tiene lo siguientes beneficios:

  • Promueve la circulación: La aplicación terapéutica de calor genera vasodilatación, es decir, la dilatación de los vasos sanguíneos. Esto aumenta el flujo de sangre incrementando así el aporte de oxígeno y nutrientes, y ayudando a eliminar CO2 (dióxido de carbono) y sustancias de desecho.
  • Alivia el dolor: El calor produce una reducción significativa del dolor en el área en que es aplicado. Esto es posible gracias a que las altas temperaturas activan los receptores nerviosos de calor y pueden inhibir los receptores de dolor.
  • Efecto relajante: Produce relajación muscular, aliviando toda tensión o contractura. Además, se cree que la termoterapia ocasiona la liberación de endorfinas, lo que contribuye con la disminución del estrés.
  • Mejora la elasticidad muscular: Cuando los músculos y demás tejidos se calientan pueden estirarse con mayor facilidad. Esto ayuda a prevenir alguna lesión como una distensión o esguince.

De esta forma, se pueden utilizar las bolsas térmicas en caliente como complemento en el tratamiento de diversas afecciones. Por eso, ayudan a aliviar los síntomas de lumbalgia, dolor cervical, mialgia (dolor muscular), contracturas etc.

Sin embargo, debemos mencionar que la aplicación terapéutica de calor debe evitarse en caso de lesiones agudas durante la fase inflamatoria (primeras 48 horas). Esto es porque las altas temperaturas aumentan la inflamación. Igualmente, la vasodilatación causada por la termoterapia es contraproducente en caso de trastornos hemorrágicos.

¿Qué otras alternativas hay para aplicar frío o calor y reducir todo tipo de dolores?

¿Qué otras alternativas hay para aplicar frío o calor y reducir todo tipo de dolores?

Existen variadas alternativas a los sacos térmicos de semillas para microondas que podrías usar terapéuticamente. En este segmento te mostraremos algunos elementos muy útiles para aplicar frío o calor con el fin de aliviar el dolor.

Presta mucha atención y elige el producto que mejor se adapte a tus necesidades:

Bolsas de gel para frío y calor reusables

Se trata de packs rellenos de un gel con propiedades térmicas ideales para aplicar termoterapia y crioterapia. Generalmente este gel consiste en una sustancia no tóxica. Pueden alcanzar altas y bajas temperaturas y retenerlas eficientemente por un largo periodo de tiempo.

Estas compresas de gel son muy fáciles de usar, además, podrás utilizarlas una y otra vez ya que son reutilizables. Pueden calentarse en el microondas o enfriarse en el congelador dependiendo de lo que necesites. Además, muchas de ellas vienen con una funda protectora para evitar quemaduras en la piel.

Zapatillas y botas térmicas

Se trata de zapatillas o botas con calefacción que permiten mantener los pies a una agradable temperatura. Son el calzado ideal para que tus pies se recuperen del esfuerzo o alguna afección, y para que estén protegidos del frío. Son muy cómodas y de diversos diseños, desde las más llamativas con formas de animales hasta las más discretas unicolores.

Funcionan con electricidad y son recargables, obviamente deben ser inalámbricas porque necesitarás caminar con ellas. Muchas están destinadas especialmente para ser usadas en interiores, mientras que otras también pueden utilizarse en exteriores.

Mantas eléctricas

Se trata de mantas que generan calor usando electricidad, ideales en esas noches muy frías o invernales en las que una manta convencional no es suficiente. Funcionan a través de un cableado de alta resistencia eléctrica, que se mantiene de forma aislada y segura en el interior de la tela. Desde un punto de vista terapéutico, pueden emplearse para aplicar termoterapia en amplias zonas del cuerpo.

Muchas de estas mantas eléctricas pueden apagarse automáticamente después de un periodo de entre 2 y 5 horas. Gracias a esto, puedes dejarlas encendidas mientras duermes de forma segura. Solo recuerda seguir las instrucciones de uso y mantenimiento adecuadamente.

Calienta pies eléctricos

Como su nombre lo indica, proporcionan calor a los pies mediante la electricidad con un fin terapéutico o simplemente en caso de un clima muy frío. Los hay de diversos diseños, pero básicamente consisten en un pequeño saco o almohadilla en el que se puede introducir o colocar los pies. Son ideales para aliviar el dolor de pies al final de un largo día de trabajo o actividades deportivas

Funcionan debido a un cableado resistente que genera calor gracias al efecto Joule, cuando la electricidad circula por él. Algunos modelos deben conectarse necesariamente a la toma de corriente eléctrica, mientras que otros pueden funcionar con batería.

Bolsas de calor instantáneo

Estas bolsas generan calor de rápidamente a través de una reacción química. Para activarlas básicamente debes apretarlas, agitarlas y masajearlas, desencadenando la reacción. Por eso, resultan ideales en escenarios en los que no se disponga de mucho tiempo y una fuente de energía como electricidad y gas.

Se destacan las bolsas de calor instantáneo reutilizables que funcionan mediante la cristalización del acetato de sodio. También, existen modelos desechables como los que operan debido a la disolución de sulfato de magnesio en agua.

Ropa térmica

Esta ropa está diseñada para retener el calor corporal en esos momentos o lugares  demasiado fríos. Está fabricada a partir de materiales aislantes y transpirables, tal que no dan escapatoria al calor pero tampoco permiten la acumulación de humedad en la piel. Ofrece una gran comodidad y cuenta con variados diseños.

Se destaca la ropa interior térmica como las camisetas manga larga y las mallas largas. Estas prendas son ideales como una capa interna contra el frío al esquiar o subir una montaña, por ejemplo.

Botellas de agua caliente

Se trata de esas clásicas bolsas o recipientes en los que se puede verter y contener agua caliente, muy usadas para aplicar termoterapia o hacer frente al frío. La forma y el material pueden variar, pero debe contar con un pico para introducir el líquido y un tapón para que este no se salga. Muchas cuentan con una funda protectora para evitar quemaduras.

Para usarlas tendrás que calentar el agua, dejarla reposar unos segundos y luego verterla en la botella con cuidado. Bastará llenar dos tercios del recipiente, no lo llenes completamente. ¡Ah! y no te olvides de colocarle su respectiva funda o algún tejido en su defecto, antes de ponerla sobre tu piel.

Item added to cart.
0 items - $0.00