Guía de compra: ¿Cómo elegir las mejores rodilleras de compresión y cintas para la condromalacia rotuliana? Lista 2021

Tanto caminar como hacer deporte todos los movimientos tienden a desgastar los cartílagos que son aquellos tejidos encargados de revestir las articulaciones. Dicho desgaste afecta el funcionamiento del cartílago directamente y cuando esto ocurre en la zona de la rodilla, aparece la condromalacia rotuliana.

La mayoría de personas suponen que esta enfermedad sólo aparece en adultos mayores, lo cierto es que también puede afectar a las personas jóvenes por diferentes motivos. Entonces, dado que el síndrome de dolor femoropatelar es más común de lo que se cree, vale la pena conocer qué es la la condromalacia rotuliana y cómo se puede mejorar con rodilleras y cintas rotulianas.

¿Qué es la condromalacia rotuliana y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es la condromalacia rotuliana y cuáles son sus síntomas?

El cartílago articular consiste en un tejido compuesto por condrocitos o células que conforma una superficie brillante, blanquecina y dura que se ocupa de recubrir la región ósea que roza con otro hueso para poder formar la articulación. Este tejido no se encuentra vascularizado y por ende, su nutrición se realiza por medio de los intercambios de oxígeno y nutrientes que tienen lugar por ósmosis. La corrosión y reblandecimiento del cartílago de la rodilla, origina la condromalacia rotuliana.

La condromalacia de la rótula o “síndrome de dolor femoropatelar” es una patología que hace referencia al desgaste, fisura o reblandecimiento del cartílago encargado de aislar la fricción a la rótula y el fémur. De tal manera, describe el dolor que se manifiesta en la parte delantera de la rodilla y es el resultado del padecimiento del cartílago en la superficie posterior de la rótula por un incremento de presión.

Se identifican numerosas causas y factores de riesgo:

  • Las prácticas deportivas que implican la realización de frenadas, giros y arrancadas.
  • Actividades físicas repetidas que aumentan la presión en la rótula.
  • Empleo de un calzado inadecuado.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Debilidad en los músculos de las piernas.
  • Anormalidades estructurales de la rótula.
  • Piernas desiguales en longitud.
  • Curva exagerada en la columna vertebral.

Los siguientes signos y síntomas son los más comunes ante esta dolencia:

  • Dolor sensible en la cara anterior de la rodilla. Este, empieza de forma gradual y está típicamente relacionado con la actividad física. El cual, empeora al correr sobre superficies duras y tras subir o bajar escaleras.
  • Sensación de rigidez y dificultad para extender la rodilla.
  • Debilidad del cuádriceps, en especial, del vasto interno.
  • Acortamiento de la cadena muscular posterior.
  • Percepción de roces y chasquidos de la rótula sobre el fémur.

Para diagnosticar con mayor precisión esta lesión, es importante definir en qué grado se encuentra y esto, se puede concretar a partir de la siguiente clasificación:

  • Grado 1: Produce un dolor leve a causa del reblandecimiento del cartílago. Siendo una molestia que suele presentarse por alguna postura, actividad física, calzado o condición del clima.
  • Grado 2: En este caso, el dolor se vuelve más intenso debido a una reducida fibrilación del cartílago que perdura con el paso del tiempo. Por ende, el desgaste es más notable.
  • Grado 3: Como la superficie del cartílago está fisurada, el dolor es mayor e incluso, se acompaña de una inflamación acentuada en la zona.
  • Grado 4: Es el tipo de condromalacia rotuliana más aguda de todas, ya que el dolor se torna incapacitante y permanente sobre la articulación. En efecto, al mismo tiempo, revela una gran hinchazón e inestabilidad articular. Esto, en vista de que existe pérdida total del cartílago.

¿Cuáles son los beneficios de usar una rodillera o cinta rotuliana para tratar la condromalacia?

Al momento de tratar la condromalacia rotuliana, primero que todo, es fundamental confirmar las causas que han llevado al paciente a desarrollar esta patología, así como también, evaluar los síntomas que manifiesta y los desenlaces de las pruebas por imagen.

Para acelerar el proceso de rehabilitación, se recomendará la realización de ciertas terapias alternativas y no invasivas que logren regenerar el funcionamiento de la rótula afectada de manera eficiente. Una de las terapias más recomendados, es la terapia de compresión que consiste en un método basado en una prenda elástica con la capacidad de ejercer una presión controlada sobre la parte del cuerpo lesionada para normalizar el funcionamiento de la pared vascular, mejorar el flujo de la sangre, disminuir la inflamación y proteger la zona.

Se sugiere utilizar rodilleras de compresión o cintas rotulianas por proporcionar los siguientes beneficios:

  • Calmar el dolor sobre la rodilla: Esto, gracias a que, estabiliza la articulación y evita el movimiento continuo que tiende a estimular el dolor allí.
  • Reduce la inflamación: En vista de que aplica el nivel de sujeción adecuado, puede mejorar el flujo de la sangre en la rodilla y de tal forma, eliminar la hinchazón existente.
  • Acelera el proceso de recuperación: Las rodilleras de compresión son útiles para minimizar la fatiga originada por la alteración, así como también, ayudan a recobrar su estado funcional.
  • Ofrece protección en la rodilla afligida: En efecto, previene posibles recaídas o incrementos de gravedad y, asimismo, sirve para eludir otras patologías más graves en la articulación o sus partes adyacentes.
  • Garantiza comodidad y seguridad: Con el uso de estas prendas de compresión, el paciente se sentirá más seguro para realizar cualquier movimiento o actividad física que implique el uso de tu rodilla.
  • Eleva el rendimiento de las personas: Después de que se modere la afección, estos dispositivos de compresión conducirán a un rendimiento más elevado, gracias a que, optimizan la distribución de las cargas corporales. Por tanto, es ideal para los deportistas.

¿Qué tipo de rodilleras y bandas rotulianas son las mejores para mejorar la condromalacia?

Para elegir la mejor alternativa a fin de mejorar el cuadro clínico de una condromalacia en la rótula, es esencial que los usuarios se enfoquen en ciertas particularidades antes de elegir tu prenda de compresión. Por tanto, el primer punto a detallar, consiste en el tipo de compresión que aplicará la rodillera o cinta y en consecuencia, también es oportuno seleccionar una talla o dimensión apta para tu articulación. Así, podrás evitar que perjudique el flujo sanguíneo y altere el proceso de recuperación.

También es relevante prestar atención al material de elaboración de la prenda con el objetivo de corroborar su calidad y durabilidad. De la misma manera, tienes que comprobar su grado de transpirabilidad para evitar que se acumule el sudor en el área y cause molestias. Se recomienda usar prendas sin costuras para evitar roces.

Sugerimos el uso de alguna de las siguientes opciones disponibles por ser las más apropiadas:

Rodillera deportiva de compresión

Es una alternativa ideal que, básicamente, ayuda a tratar los dolores presentes en la rodilla y por ello, se caracteriza por promover su recuperación en el menor tiempo posible (en conjunto con todos los cuidados formulados). Tomando en cuenta que, ofrece gran estabilidad a la rodilla (para atacar su debilidad) y disminuye la tensión que se acumula en la zona debido a la alteración. En consecuencia, es una prenda provechosa para mejorar la condromalacia rotuliana.

Cinta para tendinitis rotuliana

Se trata de una cinta o cincha que, principalmente, se emplea para tratar la tendinitis rotuliana (tal como su nombre lo indica). Pero, más allá de esto, es un dispositivo elástico que ayuda a mejorar la rodilla o la rótula, tras padecer cualquier contusión. Por ende, la cinta para tendinitis rotuliana también funciona para fomentar el proceso de rehabilitación después de sufrir la condropatía rotuliana, debido a que aporta el nivel de sujeción necesario y garantiza la estabilidad de la articulación afligida.

Item added to cart.
0 items - $0.00