Ropa de Compresión

Mejorar el rendimiento deportivo y, a su vez, reducir al máximo la probabilidad de sufrir lesiones musculares, son sin duda, uno de los mayores deseos de cualquier atleta. Con esta intención se ha desarrollado la ropa de compresión, y no solo aporta beneficios a deportistas, sino también a cualquier persona que quiera evitar lesiones o acelerar la recuperación de cualquier dolencia.

Las mejores prendas de compresión

¿Qué es y para qué sirve la ropa de compresión?


¿Qué son?


Se trata de un grupo de prendas que se ajustan perfectamente a la anatomía del usuario, brindando una compresión a los músculos y aportando una serie de beneficios como mejorar la circulación de la sangre, minimizar el impacto y las vibraciones generadas durante actividades como caminar o correr. Cada prenda está diseñada con diversos grados de presión, que va desde los 30 a los 40 mmHg siendo esta ideal para la práctica deportiva. Estas prendas se han convertido con el paso del tiempo en una terapia alternativa válida para el tratamiento de todo tipo de problemas relacionados con la circulación sanguínea, recuperación de lesiones musculares y mejora del rendimiento deportivo.

¿Para qué sirven?


En principio, la ropa compresiva era recomendada por los médicos para pacientes en etapa postoperatoria, de modo que gracias a ella se estimulara la recuperación muscular y se activara el flujo sanguíneo tanto para una mejor regeneración de los tejidos, como para facilitar la reactivación del cuerpo de la anestesia en las primeras 48 horas después de salir del quirófano. Pero con el tiempo se fueron descubriendo más beneficios.

En los años 80 comenzó a ser recomendada para mejorar la calidad de vida de pacientes con problemas circulatorios, e incluso, para solucionar problemas estéticos como las varices en las piernas. Ya para los años 90 se aplicaba en el deporte de élite en atletas y gimnastas, y a día de hoy, es usada de forma regular por runners, futbolistas, jugadores de baloncestos, ciclistas, en Fitness y todo tipo de deportistas.

Esto se debe a que funciona a la perfección para reducir el impacto en los músculos que genera realizar actividades físicas de medio y alto impacto, así cómo mejorar la circulación sanguínea para que los músculos reciban un mejor riego sanguíneo y asimilen nutrientes de una forma más eficiente. Todo esto favorece el rendimiento muscular durante la actividad y la recuperación celular en periodos de reposo.


¿Cómo funcionan?


Estas prendas de compresión funcionan ejerciendo presión en los músculos en los que se aplica. Dicha presión, que va desde los 20 mmHg a los 40 o 50 mmHg, hace que las fibras se compriman, lo que permite una mejor circulación de la sangre durante su uso, lo que reduce la fatiga considerablemente.

A su vez, esta compresión muscular minimiza en gran medida las vibraciones generadas por acciones como caminar, correr o saltar, conservando la elasticidad y resistencia de los tejidos blandos de la zona en la que se utilice. Además, aporta estabilidad a las articulaciones y sobre todo, favorece a mejorar la higiene postural del usuario, lo que evita un sin fin de dolencias causadas por un mal posicionamiento del cuerpo.


Tipos de ropa de compresión para hombre y mujer

  • Muñequeras: Son prendas pequeñas de una sola pieza que rodean la muñeca, lo que le aporta una estabilidad extra a la articulación para que sus ligamentos y tendones no se sobre esfuercen, suelen fabricarse con una pieza de velcro para regular el ajuste en la muñeca.
  • Coderas: Son prendas cilíndricas que encajan a la perfección en el bazo y se ajustan al codo. Pueden encontrarse en dos diseños, en un prenda única que se ajusta a la anatomía de la articulación, o abiertas, que se ajustan mediante broces o cierre de velcro.
  • Hombreras: Estas tienen una aplicación generalmente terapéutica. Tienen forma de férula y su intención es brindar un soporte en el hombro para inmovilizar la articulación en procesos de recuperación y dolor. Para proteger esta articulación durante la actividad física se suelen usar hombreras de compresión elásticas que ofrecen mayor movilidad.
  • Musleras: Son prendas cilíndricas ajustadas a los músculos de las piernas llamados cuádriceps y bíceps femoral, se usan en especial para reducir el impacto y las vibraciones mientras se realizan actividades como caminar, correr o saltar, aunque también se suele recurrir a ellas para pacientes con problemas de mala circulación sanguínea.
  • Rodilleras: Al igual que las coderas, pueden encontrarse en dos diseños, uno cilíndrico de prenda única que se ajusta a la rodilla para darle estabilidad durante la ejecución de actividades deportivas, y el otro abierto que se ajusta con velcro, más usado en procesos postoperatorios y rehabilitación.
  • Tobilleras: Son prendas que se ajustan de forma anatómica al tobillo y se usan comúnmente para inmovilizar la articulación durante procesos de recuperación para esguinces. Para el uso durante la actividad física se recurre a las medias de compresión que cubren todo el pie hasta la pantorrilla.
  • Faja lumbar de compresión: Son prendas abiertas que se ajustan con cierre de velcro en la espalda baja. Puede ser usada tanto por atletas, de modo que con ella se le brinde una estabilidad extra a la zona lumbar, o para pacientes con hernias discales o ciática que requieran de un soporte extra para mantener la dolencia a raya. Por lo general suelen ser usadas también para proteger la zona lumbar en trabajos donde la espalda está en constante tensión.
  • Cinturón para la cadera: Son prendas abiertas con las que se puede envolver la cadera y aplicar una compresión ajustable. Son muy usadas por aquellas personas que sufren de algún problema de cadera ya que mejoran la resistencia de la cadera y la zona lumbar. También pueden ser útiles para evitar lesiones como lumbagos o hernias discales.
  • Pantorrilleras de compresión: Son prendas cilíndricas similares a un calcetín largo, pero estas cubren solo la pantorrilla y no el pie. Pueden ser usadas por atletas de deportes en los que se genera muchas vibraciones en las piernas por correr y saltar, o por personas que desean aliviar problemas circulatorios durante su día a día.
  • Calcetines y medias de compresión: Son prendas hechas con materiales altamente elásticos como Spandex que brindan una presión extra entre los 20 mmHg y los 40 mmHg. Su función es brindar estabilidad y proteger los músculos y articulaciones de los pies, tobillos y pantorrillas. Incluso se pueden encontrar diseños más largos que llegan hasta la parte media de los muslos.

Beneficios para la salud y el deporte de la ropa de compresión

  • Mejora del rendimiento deportivo: Diversos estudios médicos han determinado que las prendas compresivas mejoran el rendimiento de los atletas, ya que al estimular una mejor circulación de la sangre, produce una reducción del desgaste durante el entrenamiento o competición. Es decir, los músculos serán más resistentes.
  • Reduce la fatiga muscular: Al mejorar el riego sanguíneo se consigue un efecto beneficioso que reduce en gran medida la fatiga muscular, por lo que el atleta puede rendir durante más tiempo con menos riesgo de sufrir contracturas o calambres.
  • Evitar lesiones deportivas: Gran parte de las lesiones deportivas son musculares, y estas a su vez se generan por desgaste y tensión acumulada por el impacto de las acciones en la disciplina deportiva en cuestión. Esto último se minimiza con las prendas de compresión que absorben mejor las vibraciones en los músculos al correr o saltar.
  • Acelera la recuperación muscular: Usar ropa de compresión durante una lesión compacta las fibras musculares y a su vez, genera una mejor circulación, lo que estimula la recuperación celular siempre que se complemente con otras terapias convencionales como crioterapia y fisioterapia.
  • Mejora la circulación sanguínea: Al comprimir las fibras musculares se consigue una zona más sólida y compacta en la que la circulación de la sangre fluye mucho mejor, un factor que genera una reacción en cadena de beneficios beneficiosos para el organismo.
  • Mejora la oxigenación de la sangre: Permiten una mejor asimilación del oxigeno en la sangre, lo que conlleva a un flujo sanguíneo de mejor calidad que a su vez, oxigena mucho mejor las fibras musculares, haciéndolas más sanas ya que absorben mejor los nutrientes.
  • Drenaje de las toxinas: Al mejorar el riego sanguíneo también permite una mejora considerable en el drenaje de toxinas en el organismo, lo que aporta beneficios a todo el organismo en general y no solo a los músculos.
  • Minimiza las vibraciones: Al compactar las fibras musculares, se consigue una zona más resistente a los impactos y en la que hay una menor repercusión de las vibraciones generadas al correr o saltar, minimizando el riesgo de lesiones.
  • Mejora la higiene postural: Prendas de compresión como las hombreras o las fajas para la espalda baja ayudan a tener una mejor postura, lo que libera tensión en la espalda y todos sus nervios, reduciendo la posibilidad de tener dolencias cervicales o lumbares.
  • Mayor estabilidad y soporte: Los músculos y articulaciones en los que se usa la ropa compresiva consiguen un apoyo extra en sus tendones y ligamentos, lo que mejora la estabilidad en general, reduciendo la probabilidad de tener esguinces.
  • Mantiene el calor corporal: Otra característica a destacar es que ayuda a conservar la temperatura del cuerpo durante y después de la actividad deportiva, además de ser transpirables. Aporta confort y calidez cuando se practica o compite en días con temperaturas bajas. Las prendas de compresión son termorreguladoras para frío y calor.
  • Evita rozaduras y ampollas: Usar ropa de compresión sin costuras en zonas en las que hay fricción en la piel, como tobilleras o mallas de compresión que cubren la entrepierna, minimiza la aparición de irritaciones y ampollas.

F.A.Q: Preguntas frecuentes


¿Cómo elegir la talla adecuada para la ropa de compresión?


La ropa de compresión no se clasifica igual que la ropa normal, ya que cada persona tiene cuerpos diferentes que afectan la cantidad de presión de aplicará la prenda en su cuerpo. Cualquier error en estas medidas puede hacer que incluso se consiga un efecto contrario al deseado.

Para prendas específicas como rodilleras, gemeleras, musleras, coderas o muñequeras se debe realizar una medición de la circunferencia de la articulación y contrastar estas medidas con la que aportan el fabricante para así, elegir la talla correcta. Recordar que este tipo de prendas deben quedar ajustadas al cuerpo pero sin cortar la circulación sanguínea ni producir dolor. De este modo se determina si el usuario debe elegir una talla S, M, L o XL.


¿Cuáles son los tipos de niveles de compresión que hay?


La ropa de compresión suele clasificarse según la cantidad de presión en unidades de mmHg (milímetros de Mercurio) que aplican al cuerpo del usuario.

En ese sentido podemos encontrar prendas de los siguientes niveles de presión:

  • Compresión suave: Son prendas que aplican entre 8 a 15 mmHg, que se usan para prevenir problemas circulatorios, para varices reticulares y para tratar piernas cansadas.
  • Compresión media o terapéutica: La presión va desde los 20 ya 40 mmHg y son beneficiosas para piernas ligeramente hinchadas, Venas varicosas pequeñas o molestias en las piernas durante el embarazo.
  • Compresión de grado médico: Esta ropa aplica entre 20 a 40 mmHg, pudiendo llegar en algunos casos a 50 mmHG y se usa en casos en los que se desea una mejor circulación sanguínea mientras se está mucho tiempo de pie o sentado, para tratar dolores musculares y articulares y para la práctica deportiva.
  • Compresión alta: Son prendas que generan presión entre 40 hasta 60 mmHg que sirven para tratar enfermedades como linfedema primario, post terapia descongestiva o síndrome post trombótico severo.


¿Cómo lavar y cuidar la ropa de compresión?


Los materiales como el Spandex o el neopreno son más delicados que otro tipo de textil, por eso para evitar daños en sus fibras y que tus prendas pierdan sus propiedades compresivas se recomienda seguir estas indicaciones:

  • Lavar en agua fría en programas delicado
  • Lavar a mano preferiblemente
  • No usar lejía
  • No usar secadora
  • No planchar
  • No usar jabón con suavizantes
  • No usar cloro


¿Existen contraindicaciones en el uso de la ropa de compresión?


Si bien la ropa de compresión es segura en la mayoría de los casos, se recomienda que sea evitada por personas que tengan alguna de las siguientes condiciones especiales:

  • Insuficiencia arterial avanzada
  • Trastornos cardiacos graves
  • Neuropatía periférica
  • Personas discapacitadas que no se puedan quitar la prenda por su cuenta
  • Edemas pulmonares
  • Insuficiencia cardíaca
  • Trastornos nerviosos graves en brazos y piernas
  • En caso de heridas abiertas o infectadas


Mejores guías, tutoriales y trucos



Comprar ropa de compresión barata para hombre y mujer

Item added to cart.
0 items - $0.00