¿Cómo usar la pistola de masaje eléctrica en diferentes partes del cuerpo?

Las pistolas masajeadoras dan cientos de golpes diminutos y verticales, pero que llegan a tejidos profundos y que difícilmente pueden ser estimulados igual de bien por otros productos similares, por eso han ganado adeptos en el mundo deportivo y en la fisioterapia.

Para tenerlo claro, su principal función es calmar el dolor que generan algunas lesiones leves, pero que son lesiones que están en los músculos más cercanos a los huesos, donde la mano humana no puede ofrecer los mismos beneficios.

¿Cuáles son los beneficios de usar la pistola de masaje para aliviar dolencias de forma natural?

Las masajeadores de percusión son productos no invasivos, de rápido efecto y de fácil uso cuando se tratan zonas donde el paciente pueda usar ambas manos. Pero en partes como la espalda, es mejor contar con una tercera persona.

Estos son los principales beneficios que logras con la pistola de percusión:

  • Elimina los puntos gatillos: los profesionales clasifican estos puntos como nódulos musculares cuando el dolor está en el mismo sitio del abultamiento, y como puntos gatillos cuando el dolor está en una zona conectada. La pistola desenreda estos puntos al relajarlos y permitir un mejor paso de la sangre hacia ellos.
  • Relaja la musculatura: no hace falta que haya nódulos en los tejidos que están tensos y presentan rigidez. Desde la primera aplicación de la pistola de percusión, se siente un alivio a las tensiones que deja el estrés, la realización de actividades físicas poco habituales y los entrenamientos deportivos.
  • Alivia el estrés: las personas que suelen tener una vida estresante y llena de ansiedad, también presentan pequeñas contracturas musculares que alteran su calidad de vida. El cuello y los hombros son las principales partes del cuerpo donde se siente mayor dolor ocasionado las alteraciones en el control de las emociones.
  • Calma los dolores musculares: siempre que se trate de un dolor físico y leve, la pistola de percusión podrá inhibir los receptores sensoriales en la piel para que esa información no llegue al cerebro y la médula, los encargados de traducir mediante el dolor de que hay una lesión muscular.
  • Aumenta la circulación: este efecto se logra de forma donde la pistola tenga contacto, lo que se quiere es que haya una mejor regeneración de células saludables para que el cuerpo vuelva a tener la movilidad de antes de que se presentara la lesión tanto en las fibras musculares como en la fascia.
  • Favorece el sistema linfático: el sistema linfático es similar al aparato circulatorio, pero en el primero no hay un aporte de oxígeno en los músculos. Sin embargo, es igual de importante y se debe prestar atención a la retención de líquidos. La pistola de percusión también crea puentes por lo que circula mejor la linfa y se previene inflamaciones en las piernas.
  • Ayuda a eliminar el ácido láctico: aunque es importante para el metabolismo anaeróbico, los niveles de este compuesto no deben ser muy elevados porque impiden la entrada de oxígeno y nutrientes que son favorables para la recuperación muscular. Se usan las pistolas para acelerar este desecho durante la primera hora después de hacer actividades físicas importantes.
  • Protege la función articular: cuando los músculos están saludables, esto favorece la fusión de los ligamentos y tendones, así se evita que tengan lesiones y se protege las articulaciones. Sin embargo, es importante aclarar que la pistola no debe ser aplicada directamente sobre ninguna articulación.
  • Acelera la recuperación: los deportistas y fisioterapeutas prefieren acudir a la pistola de masaje para estimular los tejidos tensos y fatigados, así se acorta el tiempo de recuperación muscular que varía según el grado de la lesión. Es una forma efectiva de asegurar un rápido regreso a las actividades habituales que más te gustan.
  • Sirve de complemento para deportistas: se trata del uso de la pistola masajeadora para calentar el cuerpo y enfriarlo como parte de una rutina deportiva. Ambas fases del entrenamiento son importantes para mantener músculos resistentes, flexibles y elásticos. El tiempo de uso de la pistola se debe ajustar para dar un tipo y tiempo de masaje antes antes o después del entrenamiento.

¿Qué lesiones y dolores se pueden aliviar con el uso de la terapia de percusión?

¿Qué lesiones y dolores se pueden aliviar con el uso de la terapia de percusión?

La terapia de percusión es más efectiva con el uso de la pistola de masaje eléctrica que con las manos de un experto, debido a que genera golpes uniformes y precisos que llegan a los tejidos más superficiales del cuerpo y también a los más profundos.

Aunque su principal razón es controlar el funcionamiento neuromuscular, permite el tratamiento de los siguientes síntomas y lesiones:

  • Contusiones: con las contusiones, las personas deben ser cuidadosas debido a que con frecuencia hay hematomas, que en sí son hemorragias internas y la pistola va a aumentar la circulación de la sangre. Se debe contar con la orientación de un fisioterapeuta para tratar correctamente una lesión por contusiones.
  • Contracturas: esto se debe a una tensión excesiva de las fibras musculares que impiden que los músculos vuelvan a su estado de reposo, los cambios en la intensidad deportiva y las actividades a las que el cuerpo no está habituado, son las causas más frecuentes. La pistola prepara la musculatura para estar activa y evitar las contracturas.
  • Dolor muscular: es generado por cualquier lesión en el tejido muscular, que está compuestos por pequeñas fibras y miles de miofibrillas que se activa cuando el cuerpo requiere hacer flexiones y extensiones. En cada movimiento intenso, las miofibrillas se rompen y se recuperan con apoyo de la pistola masajeadora, a través de las estimulaciones uniformes.
  • Puntos gatillo: son partes de tejidos tensas, palpables al tacto, que generan dolor durante el movimiento en zonas conectadas a ellas. Se requiere de mucha presión, aunque breve, y alta intensidad en los golpes para que se desactive el punto gatillo, esto puede tomar una o varias sesiones según la zona donde se ubique.
  • Celulitis: cuando el origen de esta patología debe a retención de líquido y acumulación de grasa corporal, es posible que la pistola de percusión tenga un impacto favorable sobre la piel y la fascia, donde se concentra la mayoría de los factores de riesgo que dan paso a las protuberancias y hoyuelos que deja la celulitis.
  • Fascitis plantar: este es uno de los problemas donde mejor actúa la pistola de percusión, debido a que cuenta con cabezales blandos y redondos para evitar hacer daño en la membrana debajo del pie y lograr que se relaje suficiente para eliminar la rigidez y el dolor en esa zona. No se requiere más de 40 segundos a la vez para que haya relajación.
  • Calambres: Se forman después de que finaliza la actividad física y son movimientos involuntarios del músculo que queda agotado por la labor realizada. El uso de la pistola a diario va a favorecer que no haya calambres y que los tejidos puedan sanar rápidamente para que las personas puedan seguir activas.
  • Migrañas: el dolor de cabeza crónico se controla cuando hay masajes en el cuello y los hombros, partes del cuerpo que están conectadas a la base del cráneo y que provocan la cefalea. Antes de usar la pistola, se debe cerciorar de que el origen del mal está en una lesión muscular en la cervical.
  • Ciática: aunque es poco lo que la pistola puede hacer para tratar el origen de la ciática, los dolores intensos que se presentan durante este proceso doloroso pueden ser tratados por la pistola. Los masajes en la zona lumbar, los glúteos y los muslos van a hacer que el dolor sea más soportable. Se trata de una herramienta de apoyo a los fármacos.
  • Cervicalgia: esta es una lesión molesta que va a afectar la forma cómo mueves tu cabeza, las compresiones por tensión muscular también hacen que haya desplazamiento de los discos vertebrales, por lo que se debe tener mucho cuidado con el uso de la pistola de percusión en el cuello para evitar que haya males mayores.

¿Cuándo no es recomendable utilizar una pistola de masaje?

Algunos de los casos en los cuales no está indicada el uso de la terapia de masaje de percusión son:

  • Fracturas: esta es una lesión grave que queda fuera del rango de lesiones permitidas para ser tratadas con la pistola. Los golpes constantes de este producto generarán mayores complicaciones en los tejidos internos y en los huesos que tendrán una sensibilidad mayor. Lo que se busca es que haya mejor irrigación de la sangre, lo que no es posible con este producto.
  • Esguinces: aunque con leves torceduras es posible emplear el masajeador, no ocurre lo mismo cuando se rompe un ligamento cercano a las articulaciones. Recuerda que los huesos no deben ser masajeados, por lo que en estos casos es mejor utilizar formas de atención como el método PRICE.
  • Tendinitis, bursitis y otras lesiones inflamatorias: más que lesiones inflamatorias, estas suelen ser lesiones cercanas o ubicadas en la propia articulación afectada, por lo que tampoco es recomendable dar golpes constantes en estas zonas cuando haya lesiones de este tipo.
  • Ligamentos y tendones desgarrados: forma parte de las condiciones propias de un esguince, en las que la rotura de fibras ligamentosas y tendinosas deben ser tratadas de una forma distinta a los masajes con pistolas de percusión. Estos tejidos quedarían agitados y dañados con aplicación de masajes de forma inmediata.
  • Hipertensión: esta condición se trata con algunos tipos de masajes manuales, pero no con la pistola de percusión debido a que no tiene los efectos deseados para controlar la presión arterial de forma general, ayudando al funcionamiento del corazón en su bombeo sanguíneo.
  • Trombosis venosa profunda: las venas quedan muy vulnerables para que deban ser sometidas a masajes, incluso con las vibraciones leves tampoco es posible evitar que haya complicaciones ante una trombosis de este tipo, que afecta la dilatación de las venas.
  • Venas varicosas: pese a que puede generar inflamación en las piernas, las venas que suelen deformarse por este mal son las venas superficiales, donde la pistola tiene un mayor efecto. Más que aportar en la circulación, la obstruye por lo que su uso no está indicado por los especialistas.
  • Osteoporosis: como la estructura ósea pierde su masa y se vuelve débil, tampoco está permitido el empleo de la pistola como método para fortalecer el cuerpo, debido a que el origen de los dolores no se debe a daños en los tejidos blandos. Solo cuando es supervisado por un fisioterapeuta, las personas pueden en algunos casos recurrir a los masajes.
  • Distrofia muscular: cuando la debilidad y pérdida de masa muscular se debe a un problema genético, la pistola de percusión complica el cuadro patológico porque debilita más las fibras musculares. Los masajes evitan que haya una mayor producción de proteínas que alimentan los músculos.
  • Fibromialgia: este mal hace que haya una mayor sensibilidad, dolor y debilidad muscular generalizados, estos síntomas no deben ser tratados con masajes vía percusión. Cuando las personas desconocen las razones, suelen generar más daños al intentar hacerse masajes.
  • Esclerosis múltiple, lupus o esclerodermia: las señales pueden pasar como leves cuando inicia el mal, pero en realidad hay un daño severo a la capa protectora de los nervios, no es algo que se deba tratar con la pistola de percusión. Algunos de los síntomas que se suelen confundir con un mal muscular son entumecimiento, dolor y hormigueo.
  • Artritis: para aliviar los síntomas de la artritis, es más recomendable el masaje por fricción que por percusión, por lo que es importante que haya una orientación debida de un especialista cuando se desea tratar el dolor por este mal. La artritis es una enfermedad degenerativa y se requiere de masajes puntuales en estos casos.

¿Cómo usar la pistola de masaje para relajar y liberar tensión en todo tu cuerpo?

¿Cómo usar la pistola de masaje para relajar y liberar tensión en todo tu cuerpo?

Al usar esta pistola de percusión debes alternar entre varios niveles de potencias que van desde 1200 revoluciones por minutos (RPM) hasta las 3200 RPM. Para iniciar, es mejor usar un cabezal redondo y blando. Revisa cómo usar este producto según la zona corporal.

Cuello y cervical

Pistola de masaje muscular para cuello

Siempre que estimules el cuello, debes hacerlo con dos tipos de cabezales para sea un masaje seguro:

  • Enciende la pistola sin tocar la piel, mientras el aparato regula su velocidad.
  • Usa el cabezal blando y redondo para estimular los laterales del cuello.
  • Usa la pistola en forma diagonal, no perpendicular a la piel.
  • Realiza deslizamientos suaves, sin tocar huesos.
  • Ubica la pistola en lugares estrechos y mueve la cabeza hacia adelante y hacia a atrás.
  • Recuerda estimular ambos lados por breves segundos.
  • Coloca el cabezal en forma de “U”.
  • Si puedes, pide a alguien más que use la pistola por ti.
  • Estimula la zona de la nuca en forma de línea recta de abajo hacia arriba.
  • Realiza solo una pasada.
  • La forma en “U” evitará que toques las vértebras.

La estimulación en cada punto no debe durar más de 10 segundos. Toda la sesión no debe durar más de uno o dos minutos si realizas poca presión.

Brazos y hombros

Pistola de masaje muscular para hombros y brazos

Para dar un buen masaje, debes variar el cabezal al menos tres veces y ser paciente en la realización de los masajes:

  • Inicia con el cabezal redondo más pequeño, debido a que los músculos son menos densos.
  • Concéntrate en un lado del cuerpo a la vez.
  • Realiza pasadas suaves y en línea recta.
  • Estimula primero el brazo y antebrazo en el primer turno.
  • Detén el deslizamiento donde notes que haya nódulos musculares.
  • Permanece en las zonas tensas durante 20, luego busca otros puntos tensos.
  • Cambia al cabezal plano, estimula la musculatura del hombro.
  • Debes masajear los deltoides y parte del bíceps braquial.
  • Cuando pases al trapecio, debes usar el cabezal en forma de “U”.
  • Debes ser cuidadoso, usa poca presión y revoluciones por minutos.
  • Realiza la misma rutina de masajes en el otro lado del cuerpo.

Toda la sesión debe durar entre tres y cuatro minutos, la estimulación en cada grupo muscular no debe ser mayor a 30 o 40 segundos.

Trapecios y músculo serrato

Pistola de masaje muscular para músculo serrato

Cuando el área de la clavícula requiera de una mayor atención, es mejor si te concentras solo en esa área:

  • Estira el brazo por completo para que haya una mejor área de trabajo.
  • Usa solo el cabezal en forma de “U”.
  • Inicia desde los deltoides, siempre con bajas revoluciones.
  • Cuando llegues a la clavícula, evita tocar los huesos, para eso es la forma de horquilla.
  • Cuando sientas zonas más tensas, no debes cambiar de cabezal al de forma de bala.
  • A menudo, no requieres hacer deslizamientos, solo ubicar la pistola en cada grupo muscular.

El uso de la pistola debe ser de apenas un minuto, tocando cada grupo muscular durante breves segundos para evitar que haya hematomas y mayor dolor al mover la articulación.

  • Para el músculo serrato, requieres del cabezal más blando debido a que los tejidos están muy cerca de las costillas.
  • Sin hacer presión, sigue la silueta de las costillas.
  • No debes detenerte en ningún punto sobre los músculos.
  • Solo debes hacer una o dos pasadas en cada lado.

Las estimulaciones deben ser suaves, apenas deben durar algunos segundos para evitar que haya lesiones en la estructura ósea y en la flexibilidad muscular.

Espalda y zona lumbar

Pistola de masaje muscular para espalda

En esta zona se concentra la mayoría del esfuerzo que las personas deben hacer para recibir una correcta estimulación:

  • Si deseas un masaje para relajar, inicia con el cabezal plano.
  • Sigue la forma de la musculatura al momento de desplazar la pistola.
  • Enfócate durante varios segundos en las zonas donde haya mayor rigidez.
  • No debes ejercer mucha presión con las manos para evitar hematomas.
  • Los movimientos deben ser suaves desde abajo hacia arriba.
  • Para estimular los dorsales, usa el cabezal con forma de horquilla.
  • Realiza una o dos pasadas suaves desde la base de la columna hasta la espalda alta.
  • Evita detenerte en una sola parte de la columna.
  • Cuando notes mucha tensión en la zona de la espalda, puedes usar el cabezal en forma de bala.
  • Aplica masajes durante 30 segundos en esas partes tensas.

En promedio, los masajes en la espalda pueden durar entre cinco y seis minutos. Debes dar masajes durante un minuto en cada grupo muscular de la espalda siempre que mantengas el movimiento, a menos que dediques más esfuerzo en los puntos gatillos.

Piernas y tren inferior

Pistola de masaje muscular para piernas

Los masajes en las piernas son más sencillos de hacer, debido a que cuentas con toda la movilidad de las manos para estimular cada parte del tren inferior.

  • Debes iniciar desde el muslo hasta los pies.
  • Utiliza el cabezal plano para dar una o dos pasadas rápidas en ambas piernas.
  • Cambia al cabezal redondo e intenta buscar las zonas más tensas del muslo.
  • Quédate en los puntos gatillos durante 30 segundos si no sientes dolor.
  • Para estimular estos puntos, no uses presión, solo deja que la pistola haga su trabajo.
  • Una vez finalices con el muslo, estimula la pantorrilla con el cabezal redondo.
  • Los gemelos y el sóleo son músculos sensibles, no debes ejercer mucha fuerza.
  • Mueve la pistola en línea recta en todo momento.
  • Deja llevar la pistola desde los gemelos hasta el inicio del talón.
  • Si sientes que requieres de una mayor estimulación en el punto gatillo, usa el cabezal en forma de bala.
  • Solo debes masajear con este cabezal durante 30 segundos.

Debes estimular cada grupo muscular durante uno o dos minutos si tu sensibilidad lo permite y si notas alivio a los dolores musculares. Debes ser precavido al usar el cabezal puntiagudo, así evitas moretones y daños en los tejidos blandos.

Para masajear la fascia plantar en caso de lesión, es recomendable usar solo un cabezal redondo y pequeño.

  • Aplica la pistola con el mínimo de revoluciones por minuto.
  • Desliza la pistola en línea recta desde el talón hasta los metatarsianos.
  • Realiza dos o tres pasadas con la pistola si sientes alivio.
  • Luego debes dejar un descanso de una hora antes de volver a usar.
  • Solo se recomienda aplicar masajes dos o tres veces al día.
  • Usa la pistola para estimular el tendón de Aquiles y los gemelos.
  • Debes dar prioridad en la planta del pie antes de masajear la pantorrilla.

Recuerda que cuando se desea masajear el pie por fascitis plantar, también se debe tratar el origen de la lesión que a veces es un mal funcionamiento de otros grupos musculares de la pierna.

Item added to cart.
0 items - $0.00