¿Cuáles son las diferencias entre una pelota de masaje eléctrica y una pelota de masaje miofascial?

Los masajes con las pelotas con vibración y bolas de masaje miofascial son uno de los productos más utilizados en el mundo deportivo y en fisioterapia. Quienes experimentan con estas bolas aseguran que reciben beneficios similares a un masaje profesional, por lo que utilizan las bolas como complementos perfectos para sus entrenamientos.

Con ambos productos se logra liberación miofascial, sin embargo, las pelotas con vibraciones complacen a dos tipos de usuarios: los que buscan mayor estimulación con beneficios permanentes y los que solo desean una relajación física general. En este artículo encuentras todo lo que necesitas saber sobre la liberación miofascial con el uso de las pelotas masajeadoras.

¿Qué es la terapia de vibración y qué tipo de dolencias se pueden tratar con las bolas vibratorias?

¿Qué es la terapia de vibración y qué tipo de dolencias se pueden tratar con las bolas vibratorias?

En Europa, un 80% de las personas acuden con cierta regularidad al uso de algún producto masajeador para mejorar su estilo de vida. Las pelotas estimuladoras están en esta lista de los mecanismos más utilizados.

Se trata de movimientos mecánicos, vibratorios o por fricción, que generan una serie de reacciones químicas y físicas que permiten aliviar dolencias asociadas a lesiones leves y de tejidos blandos, por lo que lo primero que debes saber es que no todos los dolores se pueden tratar con masajes.

La mitad de la eficiencia de los masajes depende de la aplicación que hagan las personas y la otra mitad depende de la calidad del producto, debido a que una pelota de fabricación dudosa no ofrece presión suficiente en el cuerpo, más bien puede dejar daños en los tejidos.

Estas son algunas dolencias que puedes tratar con las bolas de masaje:

  • Lesiones por contracturas: al realizar masajes, aumenta la cantidad de mitocondrias en el cuerpo, estos son componentes que sirven de fuente de energía para la actividad celular. La recuperación muscular se logra por la capacidad de las células para multiplicarse y sustituir las células dañadas o muertas durante una actividad física.
  • Dolores de cabeza: siempre que el origen de este mal se deba a lesiones musculares en el cuello y los hombros es posible que haya un alivio a la cefalea cuando es leve y moderada. Del origen del dolor de cabeza solo puede saber quien la padece al evaluar si hay tensiones en el cuello o se trata de un proceso de estrés que deja rigidez.
  • Tendinitis: hay lesiones como la tendinitis aquilea que pueden ser tratadas con un buen masaje, se debe tener cuidado de la presión que se haga sobre estos tejidos porque no se quiere una sobre estimulación. En estos casos, es más recomendable el uso de pelotas eléctricas, que primero preparan el tejido con vibraciones uniformes.
  • Dorsalgia: los músculos dorsales en la espalda son resistentes y de difícil acceso, por eso los fisioterapeutas prefieren utilizar las pelotas masajeadoras en vez de otros productos como el Foam Roller, esto por su pequeña forma que estimula mejor estos grupos musculares que la silueta alargada de los rodillos de espuma.
  • Cervicalgia: las pelotas eléctricas y clásicas son productos seguros si deseas estimular la nuca, donde se encuentran las vértebras cervicales sin que haya riesgos por una compresión innecesarias en los nervios, tampoco alteran la integridad de los discos vertebrales.
  • Nódulos musculares: los nódulos y puntos gatillos son el mismo tipo de lesión, pero los nódulos generan un dolor localizado y los puntos gatillos generan dolor en otras partes del cuerpo que están conectadas. En ambos casos, con las pelotas masajeadoras se logra que baje la tensión excesiva y las protuberancias que se forman en la piel y que son palpables.
  • Latigazos cervicales: hay lesiones complejas de tratar como los esguinces cervicales, pero es posible siempre que cuentes con la orientación de un fisioterapeuta. Si realizas una presión inadecuada, es probable que haya una contracción muscular mayor. Hablamos de una lesión que requiere de la asistencia de un profesional, aunque las pelotas pueden ser utilizadas por cualquier tipo de usuario en casa.

¿Qué es la terapia de liberación miofascial y qué tipo de dolencias se pueden tratar con las pelotas de masaje?

¿Qué es la terapia de liberación miofascial y qué tipo de dolencias se pueden tratar con las pelotas de masaje?

Aunque los músculos y las fascias están estrechamente conectados, a veces las personas solo requieren de una liberación miofascial puntual, beneficio que se obtiene cuando realizas rutinas con las pelotas masajeadoras tipo Lacrosse o con pinchos, pero sin necesidad de recurrir a las vibraciones.

La fascia permite un balance funcional, por lo que los masajes devuelven el equilibrio perdido que tiende a dejar rigidez y dificultades en el movimiento muscular. Incluso, las personas sienten dolores intensos y sensación de estar frenados. Este es un tejido que cubre todas las partes del cuerpo como una segunda piel, incluso la membrana cubre las fibras musculares.

Revisa algunas de las lesiones que se pueden tratar con la liberación miofascial:

  • Síndrome de dolor miofascial: se origina por la presencia de puntos gatillos que, además de afectar el funcionamiento muscular, también deja tensiones excesivas en el tejido fascial. Siempre debe haber una orientación de un profesional para tratar este mal, pero en casa se puede hacer un refuerzo de con terapias.
  • Problemas posturales: hay puntos gatillos que no son tan pronunciados ni duelen, pero alteran la postura natural del cuerpo, lo que desencadena toda una serie de alteraciones músculo-esqueléticas que dejan dolencias adicionales en las personas, como males lumbares y cervicales.
  • Fatiga por repeticiones: en deportes como el ciclismo y el running, hay partes del cuerpo con mayor exigencia fascial que en otras. Las piernas, por ejemplo, suelen tener una mayor carga de tensión y la fascia se debilita con frecuencia. Los masajes van a permitir que se mantenga la elasticidad en este tejido.
  • Elongaciones: al igual que en los músculos, la fascia sufre por estiramientos constantes y excesivos de su tejido en los movimientos que realizan las personas al realizar deportes o actividades físicas repentinas. Cuando se realizan masajes de forma constante, se protege la integridad de la fascia que debe estar saludable para permitir mejores movimientos.
  • Fascitis plantar: si no eres deportista, de igual forma la fascia plantar puede irritarse e inflamarse debido a una sobrecarga de tensión sobre ella y adicional al peso corporal. Suele ser una patología sencilla de tratar con las pelotas masajeadoras, solo requieres “pisar” el producto y hacer deslizamientos breves, incluso sería suficiente con encender las vibraciones durante pocos segundos.
  • Condiciones como tiroides y psoriasis: muchas personas buscan en las pelotas masajeadoras una forma de prevención ante estas enfermedades. Cuando hay antecedentes familiares, los especialistas recomiendan el uso de masajes miofasciales para retardar o evitar la aparición de este tipo de males.

¿Cuáles son las diferencias entre las bolas de masaje vibratorias y las bolas de masaje miofascial?

¿Cuáles son las diferencias entre las bolas de masaje vibratorias y las bolas de masaje miofascial?

Pese a que hemos dado algunas pistas de las diferencias entre las pelotas vibratorias y las convencionales, debes conocer mayores características de cada una de ellas.

Tipo de terapia

Todos los tipos de masajes, que son más de 80% en el mundo, tienen un impacto positivo en la estructura muscular y miofascial. Sin embargo, debes conocer que las pelotas masajeadoras aplican dos formas de estimulación:

  • Masajes por vibración: esta es una estimulación que trata mejor las tensiones corporales por estrés y por problemas en el funcionamiento de la fascia a modo superficial. Los micro movimientos de estos aparatos desagrupan los nudos y hacen que haya una mejor elasticidad.
  • Masajes por fricción: es uno de los tipos de masajes más usados en el tiempo, desde que se utilizaban la fuerza de las manos para relajar los tejidos. Actualmente, hay aparatos como las pelotas masajeadoras y los rodillos con el que realizas deslizamientos lentos y profundos.

Con ambas pelotas se logra una liberación miofascial con fricción, pero solo con las pelotas eléctricas se obtiene una estimulación mediante vibración, por lo que suele ser más buscado por personas cuyas vidas son estresantes y requieren de momentos de relajación.

Modo de uso

Con ambos productos logras hacer deslizamientos. Solo debes detectar la zona donde haya mayor dolor o tensión miofascial y aprender los tipos de rutinas que puedes hacer.

¿Requieres una carga sencilla o doble? ¿Cuánto tiempo dura una sesión? ¿Con qué frecuencia se debe hacer masajes? Todas estas dudas debes aclararlas con apoyo de un fisioterapeuta, con más razón cuando hay lesiones complejas como la lumbalgia y es probable que haya complicaciones cuando se aplica mal una terapia.

Para disfrutar de las vibraciones, puedes hacer las mismas rutinas de movimientos, pero con la vibración encendida, eso dará un plus a los beneficios que ofrecen este tipo de productos. Sin embargo, puedes utilizar tus manos para ubicar la pelota vibratoria donde haya mayor tensión muscular, eso permitirá tener una relajación mejor.

Efectividad del masaje

Al ser productos similares, casi idénticos, los beneficios y la efectividad de las estimulaciones son los mismas e inmediatos. La disciplina y constancia de las sesiones, hará que el alivio sea permanente.

Diversos estudios aseguran que el uso de pelotas masajeadoras ayudan a controlar los dolores y eliminar la rigidez miofascial, esto como beneficios a corto plazo. Sin embargo, cuando las personas tienen un hábito de uso, los beneficios se expanden para mejorar la movilidad articular y cuidar flexibilidad y elasticidad de los tejidos.

Dolencias a tratar

Aunque hemos hablado de regular la intensidad del dolor y tratar algunas lesiones musculares, hay ciertos límites que no se deben sobrepasar. Vale destacar que ningún aparato masajeador va a reemplazar la eficiencia de unas manos expertas, ni será sustituto de valoraciones médicas.

Sin embargo, cuando se desea recibir atención constante, se debe resaltar que las lesiones que se tratan son leves y de tejidos blandos. Por lo que hay enfermedades puntuales y lesiones que también ocasionan dolor y malestar muscular, pero no deben ser tratados con masajes miofasciales.

Contraindicaciones

Si deseas convertirte en un profesional en el uso de estas pelotas masajeadoras, debes comenzar por conocer las contraindicaciones existentes y comprobadas, son casos en los que no es recomendable realizar masajes miofasciales.

  • En los tres primeros meses de embarazo.
  • En caso de diabetes.
  • En caso de tomar fármacos como corticoides.
  • En caso de fracturas, esguinces o luxaciones.
  • Inmediatamente después de un traumatismo.
  • En caso de infecciones y hongos en la piel.
  • En caso de problemas vasculares severos.
  • En caso de dolores e inflamaciones crónicas.

Hay situaciones relativas, como el embarazo, que deben ser monitoreadas por un especialista. Hay dolores e inflamaciones que sí pueden ser atendidas, siempre que cuenten con la aprobación de un gineco obstetra.

Precio

El precio de estos productos varía según la funcionalidad, los materiales y la presentación. Por ejemplo, lo más accesible es comprar una única pelota tipo Lacrosse para dar masajes, pero no resulta lo más conveniente.

Cuando obtienes un pack de bolas masajeadoras, este viene con varias pelotas de distintos tamaños, durezas y texturas, lo que permite dar una mayor variedad en los masajes. Así podrás iniciar con una presión suave y luego pasar a estimulaciones con mayor profundidad.

Sin embargo, el producto de costo más elevado es la pelota vibradora, que cuenta con varios niveles de intensidad, está fabricado de plástico ABS que es resistentes a golpes y presiones y es hipoalergénico, por lo que no habrá reacciones alérgicas.

¿Cuáles son las principales alternativas a las pelotas de masaje vibratorias y manuales para aliviar dolores?

Además de las pelotas con vibraciones, debes conocer qué otras alternativas tienes al alcance de tu mano para ofrecer alivio a distintos males musculares:

  • Foam Roller: es una de las opciones más solicitadas porque permite una relajación muscular profunda, liberación miofascial y protege tendones y ligamentos de las deficiencias musculares.
  • Pistola de acupresión: este producto se especializa en calmar los dolores intensos musculares y relaja los puntos gatillos que se crean en zonas profundas como los muslos y la espalda. El uso debe ser breve cuando se aplican altas intensidades.
  • Esterilla de acupresión: pese a que no usa fricción o vibraciones, la alfombrilla permite una relajación corporal al estimular el aparato circulatorio y el sistema linfático. Es un equipo muy usado en practicantes de yoga y pilates porque magnifica sus beneficios.
  • Masajeador de cuello y hombros: estos emplean las fricciones mediante cabezales giratorios, también aplican termoterapia para estimular la multiplicación celular y la producción de endorfinas.
  • Masajeador para pies: estas resultan mejores opciones para dar alivio a inflamaciones y dolor en los pies, mejor que las pelotas masajeadoras. Estos combinan varios tipos de masajes para incrementar los beneficios.
  • Gancho masajeador: es uno de los equipos masajeadores manuales más antiguos, solo se requiere de la fuerza de las manos y las puntas estimuladoras para desenredar los nudos que se forman por las sobrecargas de trabajo.
Item added to cart.
0 items - $0.00